¿No puedes pagar la renta? Listado completo de ayuda para pagar la renta

Muchas veces la necesidad de asistencia para el pago del alquiler se debe a una emergencia a corto plazo, como un problema de salud, un cambio de empleo u otro acontecimiento importante que ha ocurrido de manera imprevista. ¿Te encuentras en una situación similar? ¿No puedes pagar la renta? A continuación te presentamos un listado completo de ayuda para pagar la renta.

Considerando que más de un tercio de las personas en los EE.UU. dependen únicamente del sueldo para vivir y no tienen ningún fondo de emergencia real o ahorros, no es extraño que muchos se encuentren en una situación difícil cuando toca pagar la renta.

Contexto en los Estados Unidos

Si se está acercando el día de pago y no cuentas con el dinero necesario, existen diferentes formas de afrontar esta situación, los subsidios de emergencia de una asistencia de alquiler o un pequeño préstamo personal (junto con la revisión de tu presupuesto) pueden ayudarte a salir de esta situación incomoda.

Por otra parte, tener la capacidad económica de pagar el alquiler cada mes supone una lucha a largo plazo. La media de los costes de alquiler ha aumentado un 12,6% desde 2008, mientras que la media de los ingresos ha aumentado un 3,1%. En otras palabras, ahora un lugar para vivir cuesta más y ganamos menos, lo que crea un verdadero problema para la mayoría de los consumidores.

Los asesores financieros sugieren que se gaste menos del 35% de los ingresos netos en vivienda, pero esto es cada vez más difícil. Un asombroso 25% de los inquilinos actualmente gastan más de la mitad de sus ingresos en la vivienda. Conseguir un espacio digno para alquilar que no supere el 35% de nuestro presupuesto es cada vez más difícil. ¿Cómo se supone que alguien pueda pagar los depósitos de seguridad, el primer y último mes de alquiler, además del alquiler propiamente dicho, si tiene problemas financieros?

La buena noticia es que hay organizaciones y programas para ayudar a las personas con el alquiler y también con la mudanza. A continuación presentamos algunas ideas y opciones que te pueden ayudar si tienes dificultades para pagar el alquiler.

Asistencia de alquiler a corto plazo y de emergencia

Si te han presentado una notificación de desalojo, puedes obtener ayuda profesional gratuita durante el proceso. Una Sociedad de Asistencia Legal es un servicio independiente sin fines de lucro proporcionado por el gobierno para ayudar a las familias de bajos ingresos y a personas con trámites de carácter civil, como el desalojo.

Pueden ayudarte a obtener una extensión de pago, encontrar una nueva casa o hacer que un desalojo sea bloqueado por completo. Busca en Internet o llama al juzgado de tu localidad para obtener la información de contacto de la oficina de la Sociedad de Ayuda Legal más cercana.

Si aún no has llegado a este punto, acude a las organizaciones de beneficencia locales para obtener alguna subvención que te ayude a cubrir el costo del alquiler antes de que tu retraso sea los suficientemente grande como para justificar un desalojo. Los subsidios, a diferencia de los préstamos, no necesitan ser devueltos, esto puede aliviar tu situación financiera y te permitirá reordenar tu presupuesto después de un imprevisto. Algunas de estas organizaciones también pueden proporcionarte una vivienda temporal, en caso de que la necesites, o ayudarte a encontrar una vivienda asequible.

A continuación se presentan algunos lugares donde puedes buscar ayuda. Ten en cuenta que el hecho de tener trabajo te da una ventaja a la hora de hacer una solicitud.

Listado de lugares de ayuda para pagar la renta

La mayoría de estas organizaciones querrán saber si eres capaz de resolver por ti mismo tu situación a largo plazo antes de proporcionarte ayuda.

  • El ejército de Salvación ofrece subvenciones de asistencia para ayudar a cubrir los pagos. Tendrás que solicitarlo en persona y demostrar tus dificultades.
  • Catholic Charities ofrece subvenciones de asistencia de emergencia, que puedes utilizar para pagar tu alquiler u otros gastos aprobados. Tendrás que solicitarla en persona y hablar con un asistente social.
  • Modest Needs ofrece subvenciones de hasta $1,000 de financiadores privados para cubrir un solo gasto de emergencia. Cualquier persona que tenga un trabajo puede solicitarlo completando una solicitud de subsidio en el sitio web de Modest Needs.
  • Sociedad de San Vicente de Paúl. Este es un ministerio de algunas iglesias católicas. Se especializa en soluciones de crisis de manera inmediata. No todas las iglesias católicas tienen este ministerio, así que llama hasta que encuentres uno.
  • Caridades locales. Los grupos locales sin fines de lucro también pueden ofrecer ayuda para el alquiler y otras subvenciones. 211.org,es un programa nacional de la United Way; proporciona información sobre caridad local y recursos sin fines de lucro a los usuarios.
  • El Departamento de Servicios Sociales puede proporcionar una ayuda única para el alquiler en casos de graves dificultades financieras. Depende de los fondos disponibles. Los servicios de asistencia para el alquiler y la ayuda que proporcionan varían de un estado a otro, así que ponte en contacto con tu oficina local para obtener información específica.
  • El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) ofrece servicios que incluyen proporcionar una vivienda o ayuda para pagar el alquiler, depósitos de seguridad, asesoramiento sobre vivienda, facturas de energía y otras necesidades. El programa ofrece ayuda a las familias de bajos ingresos, a los ancianos y a las personas con discapacidades.

Una vez hayas resuelto la parte más urgente de tu situación, debes pensar en buscar soluciones a largo plazo, como por ejemplo cambiar de vivienda si no puedes pagar o si estás gastando un porcentaje elevado de tus ingresos en el alquiler.

Programas del gobierno federal y estatal de ayuda para pagar la renta a largo plazo

Existen programas federales y estatales diseñados para ayudar a las personas y familias de bajos ingresos, a los ancianos y a los discapacitados a conseguir viviendas asequibles a largo plazo.

Uno de los programas es la vivienda subvencionada o pública, que puede ir desde casas unifamiliares hasta apartamentos. Hay aproximadamente 1,2 millones de hogares ubicados en viviendas públicas administradas por el gobierno.

Otra opción es el Programa de Vales de Elección de Vivienda (antes Sección 8), que es el mayor programa del gobierno federal de asistencia a personas y familias con dificultades. A diferencia de la vivienda pública, la asistencia del Housing Choice Voucher se proporciona a la familia o a la persona de manera directa una vez al mes. Si la cantidad que obtienes de asistencia no es suficiente ayuda para pagar la renta, tú mismo tendrás que cubrir la diferencia. Con este programa, puedes elegir cualquier vivienda que cumpla con los requisitos, no tienes que limitarte a las unidades ubicadas en proyectos de vivienda subvencionados.

El Programa de Asociaciones de Inversiones en el Hogar (HOME Investments Partnerships) ofrece subvenciones a los estados y a los gobiernos locales. Estas subvenciones están diseñadas exclusivamente para crear viviendas asequibles para hogares de bajos ingresos, ya sea a través de la asistencia directa para el alquiler y la asistencia a los compradores de viviendas, así como a través de fondos para la construcción y el desarrollo de viviendas asequibles. Debido a que los fondos de HOME se otorgan a los estados, tendrás que ponerte en contacto con tu gobierno local o visitar el HUD en línea para determinar cómo funciona el programa en tu área y conocer las organizaciones que reciben los fondos de HOME.

Muchos estados también tienen sus propios departamentos y agencias que ofrecen programas de asistencia financiera, siendo la vivienda uno de los más grandes. Este tipo de asistencia está disponible para los residentes del estado y ayuda a pagar el alquiler, los costos de mudanza y depósitos, y otros gastos relacionados con la vivienda. Las oficinas locales de Servicios Sociales o de la Autoridad de Vivienda también pueden proporcionar información sobre estos recursos.

El objetivo de estos programas es asegurarse de que haya viviendas asequibles a largo plazo y que la mayoría de ellas cumplan con los requisitos de elegibilidad basados en los ingresos. Incluso, si no eres elegible para recibir asistencia directa, por lo general, pueden proporcionarte una lista de otros recursos locales que podrías utilizar.

Otras formas de encontrar ayuda para pagar la renta

Hay otras soluciones cuando necesitas ayuda con tu alquiler, ya sea para una necesidad a corto o largo plazo. Sin embargo, lo primero que debes hacer es revisar o corregir tu presupuesto mensual para controlar los gastos innecesarios y asegurarte de que no estás gastando demasiado dinero en la vivienda. De esta forma, podrás prepararte para devolver el dinero que has pedido prestado lo antes posible.

Cómo resolver tu crisis de vivienda:

  • Habla con tu casero. La mayoría de los caseros serán flexibles y podrían estar dispuestos a colaborar contigo si eres un inquilino que normalmente paga a tiempo su alquiler. No vuelvas a retrasarte y prepárate para explicar tu situación actual y la forma en la que planeas evitar que el problema se repita.
  • Préstamos para amigos y familiares. La principal ventaja de recibir un préstamo de un amigo o familiar es que, probablemente, ellos serán más flexibles en cuanto a los acuerdos de pago y, por lo general, te pedirán una tasa de interés más baja que la que puedas obtener en otros lugares. Aún así, debes tratar estos préstamos como si fueran un préstamo bancario y asegurarte de que tienes un acuerdo de pago claramente establecido.
  • Préstamos personales de un banco o una cooperativa de crédito. Obtener un pequeño préstamo personal para compensar los gastos inmediatos o de emergencia, puede ser una buena opción.
Ten mucho cuidado con préstamos de particulares que no son familiares o amigos, si tu crédito es malo, ten cuidado con quién haces negocios.

Si el prestamista no te pide una verificación de crédito, no verifica tus ingresos, y tú mismo no puedes verificar la situación del prestamista ante la Oficina de Buenas Prácticas Comerciales, quizás sea mejor buscar el dinero en otra parte. Hay maneras de obtener buenos préstamos aún teniendo mal crédito, no te arriesgues a una estafa o a tasas de interés exorbitantes, es lo peor que puedes hacer en una situación de urgencia.

Maximiza tu presupuesto reduciendo los gastos y aumentando los ingresos

Incluso, con el alivio inmediato de un préstamo o indulgencia del propietario, es probable que necesites reducir tus gastos o aumentar tus ingresos (preferiblemente ambos) para que tu presupuesto mensual sea más sólido.

A veces la solución más lógica es no vivir solo. Encontrar un compañero de cuarto puede ser una forma inteligente y rentable de reducir los costos de vivienda y servicios públicos. Al mismo tiempo, un trabajo complementario puede ayudar a generar ingresos adicionales. Podrías destinar ese dinero extra para el alquiler, el pago de deudas y el establecimiento de un fondo de emergencia.

Si tienes una habilidad que otras personas necesitan, trabajar por cuenta propia podría ser una opción. Los trabajos como conducir para Uber, Lyft o hacer entregas para Amazon a través de Amazon Flex, son también oportunidades adicionales. Busca en la web oportunidades disponibles en la zona donde vives y asegúrate de comprobar que son legítimas antes de comenzar, especialmente cuando se trata de ofertas de trabajos en línea.

Lo recomendable es que después de haber recibido la ayuda para pagar la renta, comiences a organizarte con vista a mediano y largo plazo, esto comprende localizar una vivienda más acorde a tu presupuesto, procurar nuevos ingresos y crear un fondo para imprevistos.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!