Cómo obtener reparaciones de hogar gratis

Puede que muchas personas no lo sepan, pero en los Estados Unidos es posible obtener reparaciones de hogar gratis. Usualmente, este tipo de ayuda se reserva para aquellas familias que tengan ingresos bajos o moderados, en especial cuando uno de los integrantes pertenece al grupo etáreo de la tercera edad o se trata de personas con capacidades limitadas o discapacidades.

Para solicitar la ayuda gratuita, la cabeza de la familia, es decir, quien represente la principal fuente de ingresos en la casa, debe aplicar a uno o a varios programas, ya sea para conseguir ayuda para realizar reparaciones de urgencias o quizás un acondicionamiento a largo plazo. Cada familia podrá disfrutar del beneficio siempre y cuando cumpla con los requerimientos preestablecidos y tenga el perfil adecuado.

En algunos casos, notarás que los programas de asistencia gratuita para reparaciones en el hogar le dan prioridad a las personas de la tercera edad y a quienes hayan sido declarados como discapacitados. Esto hace que las aprobaciones sean más comunes en familias con algún integrante que pertenezca a cualquiera de estos grupos socialmente vulnerables.

Sin embargo, existen otros casos en los que las personas obtienen otros beneficios -como préstamos con períodos de gracia para el pago de los intereses– los cuales son de gran ayuda. Estos suelen formar parte del programa de préstamos para la rehabilitación de viviendas o también del sector de apoyos para emergencias ante desastres naturales.

¿De dónde proviene el financiamiento?

Pues, los programas de reparaciones de hogar son financiados por el gobierno federal y en ocasiones, también por los gobiernos estatales o locales. Ahora bien, en cuanto a la gestión, se apoyan en las instituciones de caridad, agencias de acción comunitaria y una serie de instituciones locales sin fines de lucro. Es importante destacar que estas agencias también podrían financiar las obras.

Nota: Cada programa de ayuda para reparaciones del hogar establece sus propios términos, condiciones, disponibilidad y alcance; los cuales suelen adaptarse al lugar donde operen y a las normativas locales que rigen este beneficio.

Más allá de los detalles, todos estos programas tienen la misma finalidad: ayudarte a reparar tu casa o a modificarla para hacerla más segura, habitable y, en algunos casos, más eficiente energéticamente hablando.

¿Cómo puedo reparar mi casa sin dinero?

En primer lugar, es importante entender que el financiamiento y la administración de las ayudas muchas veces funciona por separado y dependen de distintas fuentes, como las que listamos abajo. Normalmente el gobierno federal y los gobiernos estatales se encargan de dar ayuda financiera o en forma de vales o descuentos para los programas de reparaciones del hogar. Por otro lado, los negocios locales y personas voluntarias o los individuos comprometidos con la causa muchas veces se encargan de ayudar a recolectar fondos en fundraising comunitarios o de donar dinero para poder financiar los programas.

En cuanto a la administración de los fondos, es más común que las instituciones de caridad, las agencias e instituciones sin fines de lucro se encarguen de gestionar los arreglos necesarios para que el programa pueda llevarse a cabo, ya que son entidades independientes y tienen la capacidad de supervisar la gerencia de los recursos.

En ocasiones, los fondos se destinan para reparaciones importantes, como hacer arreglos en el tejado y también para convertir la casa en un entorno más amigable con personas mayores o discapacitadas que necesiten colocar o remover estructuras especiales. De cualquier forma, si necesitas realizar reparaciones en tu vivienda y no tienes cómo financiarlo, tu primera opción debe ser la agencia de acción comunitaria más cercana a tu domicilio.

¿Que ofrecen los programas de reparaciones del hogar?

Todo puede variar dependiendo del tipo de asistencia al que apliques y que te aprueben. Pero, en general, podrás encontrar cualquiera de las siguientes soluciones:

  • El dueño del hogar recibirá una ayuda en efectivo o un préstamo. Estos fondos se pueden utilizar para reparaciones del hogar que tengan un carácter de urgencia.
  • Reparaciones gratuitas llevadas a cabo por un tercero. Los voluntarios de una agencia de caridad podrían ayudarte a reparar una casa para hacerla más segura o habitable.

¿Qué se puede pagar con los programas de reparaciones para el hogar?

Se puede aplicar a los programas de reparación de viviendas para reparar desde techos y ventanas hasta unidades de climatización, como el aire acondicionado o un calefactor. En el caso de que hayan personas en la familia que tengan limitaciones motoras, como los ancianos y las personas con discapacidad, se permiten también las modificaciones de los sistemas sanitarios y hasta trabajos eléctricos, esto según se necesite.

Algunos programas incluso le pagan a las personas de bajos recursos las actualizaciones de vivienda para que puedan ahorrar en la factura de energía eléctrica. Si bien esto no se considera oficialmente parte del programa de climatización, es posible utilizar los fondos aprobados para actualizar la unidad de calefacción, reparar el techo o instalar ventanas nuevas o hasta un aire acondicionado. De esta manera, no solo será más fácil vivir en tu casa, sino que también tu familia gastará menos en las facturas de servicios.

Nota: Los programas de reparaciones del hogar normalmente facilitan ayuda financiera una vez cada dos años. Si se otorga un beneficio, no se requerirá que el dueño de la vivienda lo solicite más adelante.

Reparaciones gratuitas para personas de bajos recursos, mayores y discapacitadas. 

Normalmente, las asistencias se le dan a familias o individuos que están viviendo en hogares -en algunos casos incluyen viviendas móviles, como trailers o autocaravanas- donde esté una sola familia cuyo ingreso anual combinado no pase cierto monto

Los límites y las condiciones que colocan los programas también son diferentes dependiendo del estado de residencia, la cantidad de financiamiento que otorga el gobierno, la agencia a la que se aplique y los ingresos que perciba la familia. Es importante resaltar que todos estos aspectos cambian cada año.

Toma en cuenta que hay un número mínimo de reparaciones que se le debe otorgar a las personas mayores, a los veteranos y a los discapacitados. Por tanto, es posible que la aprobación de tu caso -si tu familia no está integrada por al menos una de estas personas- se demore. Ahora bien, este beneficio puede destinarse para pagar modificaciones, tales como:

  • Instalar o reparar rampas para sillas de ruedas. 
  • Actualizar la seguridad de los baños.
  • Instalar o reparar ascensores de escaleras.
  • Hacer baños o tejados más accesibles.
  • Efectuar trabajos eléctricos.
  • Reparar sistemas de agua potable.
  • Reparar sistemas sanitarios.

Nota: Cada agencia local tiene fondos disponibles para ciertos tipos de modificaciones o reparaciones. Los programas de asistencia para la reparación de hogares también requieren del apoyo de algunas organizaciones locales o nacionales cercanas a tu domicilio. Las agencias sin fines de lucro que administran el programa pueden usar un equipo de construcción local con licencia o buscar voluntarios para llevar a cabo los trabajos o reparaciones que se necesiten. 

¿Qué esperar una vez que seas aprobado para recibir una reparación gratuita de tu hogar?

Comúnmente -y antes de empezar o de otorgar los beneficios- la agencia comunitaria enviará a un grupo de contratistas para realizar una visita de inspección. La fecha de esta visita podría adelantarse ante emergencias, como desastres naturales, daños graves o peligro de inundaciones, tornados o huracanes. También podría acelerarse en caso que el invierno esté muy cerca, al menos para aquellas reparaciones que estén relacionadas con la pérdida de calor o con la calefacción.

Durante esta visita de inspección, los expertos buscarán problemas en las tuberías, el sistema eléctrico, el sistema de climatización, el tejado, las ventanas, la estructura de la casa, etc. La idea es asegurar que la vivienda es adecuada y, en caso de necesitarlo, que es accesible para personas mayores o con discapacidades. 

Información sobre los programas de reparaciones de vivienda para personas de la tercera edad

Muchas agencias del país cuentan con un programa de reparación de viviendas para personas mayores que está dirigido a los dueños de hogares. Estas instituciones se centran, por lo general, en ayudar a las personas mayores a los 55 años o a los jubilados. Normalmente, los programas están diseñados para realizar reparaciones menores y algunos servicios de mantenimiento. Claro que siempre que la familia cumpla con los requisitos de elegibilidad. 

Nota: En caso de requerir varias modificaciones, se le dará prioridad a aquellas que se enfoquen en la seguridad o en la salud de la familia solicitante.

Algunos de los servicios que se ofrecen a través de estos programas pueden resumirse en los siguientes:

  • Reparaciones eléctricas.
  • Instalación de rampas para sillas de ruedas.
  • Trabajos de albañilería.
  • Reparación o reemplazo de unidades de climatización (aire acondicionado o calefacción).
  • Reparación o reemplazo de tejados.

La meta de los programas dirigidos a la tercera edad es asegurar que las personas mayores tengan un hogar seguro para vivir y disfrutar de la vejez. Si quieres saber cómo aplicar, no dudes en contactar a tu agencia local. Ellos serán tu mejor centro informativo.

Programa de préstamos hipotecarios para la rehabilitación de viviendas

Aunque suene parecido, este programa es diferente a los programas de reparaciones que mencionamos arriba. La diferencia más grande es que ofrecen préstamos a tasas de interés muy bajas -y, en algunos casos, préstamos sin intereses- para aquellas familias que necesiten hacer reparaciones grandes en su vivienda. Por ende, el dinero no será donado sino prestado.

En algunos casos, estos préstamos pueden llegar a ser tan extensos como para hacer que el hogar alcance excelentes niveles de salubridad y seguridad. Consecuentemente, esto podría permitir a los dueños vender la propiedad a terceros por un mejor precio. Sin embargo, este tipo de préstamos no se puede usar para pagar hipoteca

Aunque los términos exactos de cada programa varía de acuerdo al estado y condado, no se puede negar que son una muy buena opción. Los programas de préstamos para la rehabilitación de viviendas fueron creados para que las personas con ingresos bajos y medios pudieran acceder a un monto de financiamiento para realizar mejoras en su hogar.

Como el dinero es prestado, es normal que al momento de aplicar notes que los criterios de elegibilidad son mucho más flexibles que los programas anteriores. Algunas de las condiciones que podrías encontrarte son las siguientes:

  • Monto máximo de hasta $50,000.
  • Porcentaje de interés simple a una tasa fija.
  • El préstamo debe ser amortizado en su totalidad y el período para hacerlo será de 15 a 30 años, dependiendo de la cantidad solicitada.
  • Los fondos deben ser usados para pagar por mejoras a la propiedad, esto con la finalidad de hacer que la vivienda sea 100% habitable.
  • Los fondos deben ser devueltos cuando la propiedad sea vendida, de ser el caso.

Solicita una reparación gratuita de tu vivienda en la agencia más cercana

Las familias que tengan ingresos bajos o moderados, especialmente si cuentan con miembros discapacitados o personas mayores, pueden recurrir a los programas de reparaciones de hogar o a los de préstamos para la rehabilitación para asegurar la habitabilidad, salubridad y seguridad de sus viviendas.

Bien sea que recibas una asistencia económica o un préstamo con una baja tasa de interés, tu prioridad debe ser vivir en un sitio más seguro. Incluso podrás encontrar un servicio de reparación gratis para tus sistemas de calefacción. Esto en caso de una emergencia o de que se acerque el invierno. 

¿Por dónde puedo comenzar?

En sí, estas son las opciones que tienes a la mano para obtener reparaciones de hogar gratis. Vamos a verlas:

Acude a tu agencia de acción comunitaria local

Piensa que este tipo de agencias son un recurso valioso porque te darán información sobre los préstamos y subvenciones disponibles según tu condición de elegibilidad. Ahí también podrías encontrar información sobre otros programas de asistencia o programas de ayudas para pagar la luz, ya sean propios o de otras agencias e instituciones. Incluso podrías obtener asistencia económica para algo que vaya más allá de la reparación de tu hogar, como la compra de una vivienda propia.

Explora los programas de reparación y acondicionamiento de viviendas para personas discapacitadas

Allá afuera hay varios programas diseñados específicamente para personas ciegas, con limitaciones físicas, etc. En cualquiera de estos programas podrías encontrar asistencia para lo que necesites. Esto van desde reparar el techo de tu casa o las goteras hasta instalar rampas de acceso para discapacitados, ascensores o incluso arreglar el baño. Por lo general, la asistencia se otorgará en un formado de subvención económica y para poder obtenerla se deberán cumplir con ciertos criterios de ingresos. Quienes necesiten una vivienda, también podrían obtener información sobre los apartamentos de bajos ingresos para adultos mayores.

Revisa los programas para personas de la tercera edad

Estos centros sin fines de lucro trabajan con una serie de programas. Algunos de ellos incluso podrían adaptar la vivienda para mejorar la calidad de vida de las personas mayores, aumentar la seguridad o sencillamente reparar aquello que no funcione. Por ejemplo, por medio de los programas de reparaciones gratis en el hogar, podrías acondicionar tu dormitorio y el cuarto de baño para que sea más accesible con una cama de altura apropiada, medidas de seguridad en el plato de la ducha, etc. Además de dinero, hay agencias que coordinan con voluntarios de la comunidad o empresas locales para hacer estas mejoras.

Apóyate en los voluntarios de tu comunidad

Todas las comunidades cuentan con una red de voluntarios que podrían ser de gran ayuda en caso de necesitar una reparación urgente. O quizás una modificación destinada a mejorar la calidad de vida de tu familia, como reforzar la seguridad o la eficiencia energética de la vivienda. Este tipo de voluntarios suele trabajar directamente con familias de bajos recursos, personas sin hogar que recién se están incorporando a la vida regular y personas mayores o discapacitadas. Puedes encontrar más información visitando algunas organizaciones sin fines de lucro, como Rebuild America, Senior Center, Habitat for Humanity, etc. 

Nota: Recuerda que estos programas no están disponibles para todos los estados y condados. Para más información, visita o llama a la agencia de acción comunitaria más cercana a tu domicilio. 

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!