¿Cómo conseguir abogado gratis?

Toda persona necesita a un abogado, al menos una vez en su vida. Y es que, hay situaciones cotidianas que merecen atención legal, como un divorcio, la negociación de la manutención de los hijos, el procedimiento de quiebra de una empresa, quejas fiscales ante el IRS, la regularización del estatus migratorio, entre otros. Sin embargo, conseguir un abogado gratis puede ser algo trabajoso, aunque no imposible, y a continuación te damos algunas sugerencias.

El gran problema con los abogados es el siguiente: sus honorarios no son -precisamente- los más económicos del mundo y por razones obvias. Recuerda que los procedimientos legales, ya sean judiciales o no, suelen tomarse un plazo de tiempo considerable. A esto habría que añadirle el costo de las copias, impresiones, transporte, promoción de pruebas, horas de estudio del caso, entre otros.

Afortunadamente, se puede conseguir asistencia legal gratuita o a bajo costo. ¿Cómo conseguir un abogado gratis? Depende. Si eres el principal sospechoso de un caso penal y no tienes cómo pagarle a un abogado, el tribunal te asignará uno de oficio, esto para que puedas disfrutar del derecho de la legítima defensa. Y, ¿en los casos civiles? ¡Vamos a verlo!

Cómo conseguir abogado gratis

¿Dónde puedo conseguir un abogado gratis?

Esto dependerá de varios factores, entre ellos, la naturaleza de tu caso y tu situación financiera. Tomando esto en cuenta, hay varios lugares donde podrás conseguir un abogado gratis o al menos, asistencia legal asequible.

#1 Busca consultas legales gratuitas

Algunos abogados ofrecen consultas gratuitas, ya sea como una oferta o para darse a conocer a la clientela. Generalmente, las consultas gratuitas no suelen durar más de una hora o menos y se realizan vía telefónica o por videoconferencia. Aprovechar este recurso podría ayudarte a determinar en qué situación legal estás, si es muy complicada o no y cuánto costarían los honorarios del abogado en caso de contratarlo.

Y es que, por lo general, los abogados que ofrecen consultas gratuitas emiten presupuestos personalizados sin compromiso y le dan al cliente un plan de acción generalizado. Saber cuáles serían los próximos pasos a seguir -y cuánto podría costarte hacerlos- será el primer paso para resolver ese problema jurídico que te está afectando.

#2 Explora las ONGs y sociedades de ayuda legal

En los Estados Unidos hay organizaciones no gubernamentales y asociaciones sin fines de lucro que se dedican a brindar asistencia legal gratuita o a bajo costo. Normalmente, estos servicios están dirigidos a las personas de bajos ingresos, pero también hay asociaciones que trabajan para un grupo específico: madres solteras, víctimas de fraude, etc.

Nota: La mayoría de las asociaciones legales sin fines de lucro trabajan con límites de ingresos que, en ocasiones, podrían dificultarte el acceso a un servicio jurídico gratuito. ¿Por qué? Porque quizás los ingresos de tu pareja, por ejemplo, sean más altos de los establecidos en la asociación. Además, debes tomar en cuenta que incluso tener bajos ingresos no te garantiza el acceso a una ayuda jurídica gratuita de calidad. Según las últimas cifras publicadas por Legal Services Corporation en el año 2017, el 86% de los problemas legales civiles de las personas con bajos ingresos recibieron atención legal inadecuada o insuficiente.

Consejo: Si tienes un problema legal y quieres explorar esta opción, quizás quieras visitar LawHelp.org, una organización sin fines de lucro que conecta a las personas que necesitan asistencia legal con los programas que la ofrecen de forma gratuita o a bajo costo en sus comunidades.

#3 Visita algunas facultades de derecho

Los estudiantes de derecho siempre están disponibles para ayudar a las personas, ya sea a través de clínicas jurídicas gratuitas o económicas, o incluso por medio de un servicio contratado individualmente.

Aunque muchos no lo sepan, la mayoría de las facultades de derecho del país tienen programas pro bono en los que los estudiantes de los últimos años de la carrera participan para practicar y adquirir experiencia, y -por supuesto- también para tener la oportunidad de ayudar a otros con sus conocimientos. ¿Algunos ejemplos? Howard University y la American University, pero hay muchas otras más.

#4 Explora el juzgado de la ciudad

En materia de divorcio, algunos tribunales ofrecen asistencia legal gratuita a las partes que desean separarse sin litigio, es decir, de mutuo acuerdo. Si tienes otro problema civil, también te recomendamos visitar el juzgado, corte o tribunal de la ciudad. Generalmente, ellos tienen un listado de abogados pro bono o a bajo costo y podrían recomendarte a un buen profesional.

#5 Acude al Colegio de Abogados

Todo condado, ciudad y estado tiene una sede del Colegio de Abogados de esa localidad. Llamar o acercarse a sus oficinas te permitirá acceder a una lista de abogados gratis o económicos. También podría suceder que ese colegio de abogados tenga algún programa gratuito para residentes.

Por ejemplo, el Colegio de Abogados de Akron, Ohio aparta dos días al mes para responder las preguntas legales de la población de forma gratuita. Si necesitas algo más personalizado, el Colegio de Abogados de Akron también ofrece una consulta económica de $30 que tiene una duración de 30 minutos. Este tiempo sería más que suficiente para, por ejemplo, preguntarle al abogado sobre tu problema con el Seguro Social o su opinión sobre un caso de lesiones personales.

#6 Corte de Reclamos Menores

La Corte de Reclamos Menores es una buena opción, siempre que estés tratando de resolver un problema financiero con una cifra moderada. Piensa que, en este caso, no sería inteligente contratar a un abogado porque los honorarios que terminarías pagando serían más altos que el dinero que vas a cobrar, por ejemplo.

¿Cómo saber cuál es el tope de la Corte de Reclamos Menores? Pues, investigando en tu estado. Por ejemplo, en Rhode Island, la cantidad límite máxima para ir a la Corte de Reclamos Menores y resolver un asunto legal pecuniario es de $2,500, pero en Delaware este monto asciende a $15,000.

¿Cómo conseguir un abogado gratis de inmigración y cuándo necesito uno?

Las leyes de inmigración de los Estados Unidos son complejas, tanto es así que se han convertido en un desafío para cualquiera, incluso para personas con experiencia o asesoramiento legal previo. Siempre que la situación no sea delicada y todo se trate de hacer trámites normales -como la renovación de la visa, por ejemplo- podrás completar el procedimiento tú mismo.

Sin embargo, no siempre el asunto es tan fácil como parece. De hecho, hay muchos inmigrantes que ni siquiera se percatan de que su caso podría convertirse de forma repentina en un embrollo legal. Por supuesto, esto podría evitarse con acompañamiento legal en cada parte del proceso, pero el único problema -nuevamente- en este caso sería el costo de los honorarios profesionales.

Afortunadamente, hay varias ONGs y asociaciones civiles sin fines de lucro que brindan acompañamiento legal a los inmigrantes.

¿Necesito un abogado ante una deportación?

Sí. Contratar a un abogado cuando te enfrentas a una expulsión del país es esencial, ya que el peligro de que la amenaza de expulsión se concrete es bastante alto. Esto no quiere decir necesariamente que tengas que quedar con la cuenta bancaria en $0 porque -como ya hemos visto- hay maneras de encontrar abogados pro bono o de bajo costo. Además -e incluso cuando no seas ciudadano americano- tienes todo el derecho a defender tu permanencia en el país.

Razones para deportar a alguien hay muchas. Puede ser una conducta delictiva por parte del inmigrante o un ingreso irregular a los Estados Unidos. Pero aquí lo primordial es 1) determinar si el estado tiene una razón válida para la expulsión, 2) que comprendas por qué se te está abriendo un procedimiento de expulsión y 3) si la oficina de migraciones respeta tus derechos y tiene las pruebas de que la causal de expulsión se dio en tu caso particular.

Eso sí: recuerda que incluso teniendo razones válidas para expulsarte o una acusación fuerte, un buen abogado podría hacer que permanezcas en el país, ya sea presentando una solicitud de asilo o tramitando la residencia permanente.

¿Dónde encontrar un abogado de inmigración gratis?

El mejor lugar para encontrar a un abogado de inmigración gratis es el la página web de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR) del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Ahí verás un directorio de abogados pro bono o a bajo costo, ordenados -para tu comodidad- por estado.

El sistema te mostrará abogados privados, ONGs legales, asociaciones legales sin fines de lucro, etc. Algunos limitan su oferta de asistencia legal gratuita a un tipo de caso o para un sector de su clientela. Por ejemplo, un abogado podría tomar tu caso pro bono si se trata de maltrato de género o si eres latino y necesitas regularizar tu estatus migratorio en el país.

Si encajas en la categoría descrita en la plataforma, comunícate con el despacho y pide asesoramiento. Si no estás seguro si encajas o no con la descripción, puedes contactar a la oficina y exponer tu caso. En caso de no calificar para la asistencia, el profesional que te atienda te lo hará saber y hasta podría ayudarte a encontrar a un abogado que se especialice en esta materia.

Nota: Recuerda que existe una gran demanda de asistencia legal en materia de inmigración. Puede que, después de conseguir a un especialista que ofrezca servicios legales pro bono, te contesten que están colmados de casos y que no tienen tiempo de llevar el tuyo. Si esto sucede, ¡no te desanimes! Busca abogado actívamente porque tienes derecho a tener una asistencia legal competente antes y durante la audiencia.

Consejo: La lista de abogados de la EOIR también está disponible en los tribunales de inmigración. Si estás ante la primera audiencia judicial o cerca de ella y no tienes abogado, puedes pedirle al tribunal o al juez que te facilite una copia del listado.

Recuerda: También hay despachos de abogados que podrían tomar tu caso pro bono. Tal como vimos anteriormente, sería cuestión de investigar bien.

Advertencia: ¡aléjate de los notarios!

Para ahorrar dinero, muchos inmigrantes recurren a consultores y asistentes que no tienen licencia para ejercer el derecho en los Estados Unidos. En español, a estos “consultores” se les llama “notario”. Aunque los notarios podrían tener la mejor de las intenciones, contratarlo no será algo bueno para tu caso porque, para triunfar, necesitas a un abogado calificado, con experiencia y con licencia. La única manera en que un notario podría ayudarte es si trabaja con un abogado licenciado y está atendiéndote en su representación.

Comprende que decantarte por un servicio jurídico precario podría perjudicar tu caso gravemente hasta el punto de no resolver tus problemas, sino de empeorarlos. Toma esto en cuenta antes de tomar una decisión.

Conseguir un abogado gratis o pro bono es posible

Después de explorar varias opciones y de hablar con varios abogados pro bono y estudiantes de derecho sabrás si necesitas a un abogado o si hay alguna otra opción que puedas usar para resolver tu caso, como la Corte de Reclamos Menores, por ejemplo. Además, siempre existe la posibilidad de que te ganes el jackpot y consigas a un abogado pro bono o que el profesional que te ha ofrecido la consulta gratuita acceda a hacerte un buen descuento en los honorarios.

Piensa que, además, siempre podrías reducir los costos asociados. Podrías, por ejemplo, pagar por tu cuenta las copias, tomar más protagonismo en tu caso y reducir así el tiempo de horas hombre que le dedicaría ese abogado a la resolución de tu problema. Al hacer esto, la factura de esos honorarios legales podría disminuir aún más, haciendo que el servicio sea asequible para ti.

Adicionalmente -y solo en el caso de lesiones personales- hay abogados que trabajan en contingencia, es decir, si ganan el caso y logran que el declarado culpable pague una indemnización económica, el abogado se quedará con el 40% del dinero obtenido. Si pierdes, no cobrará nada.

En este caso, es el despacho quien corre con todos los gastos jurídicos. Solo toma en cuenta que estos abogados no suelen tomar un caso sin estar seguros de tener lo que se necesita para ganar.

Sigue leyendo:



Artículos relacionados:

Deja un comentario

Créditos en USA