Deducciones individuales de impuestos en Estados Unidos

Las leyes de impuestos en los Estados Unidos permiten, cada año fiscal, deducir varios gastos individuales de tu ingreso imponible o sujeto al impuesto. Se les conoce como deducciones individuales de impuestos

Las deducciones fiscales individuales permiten a los contribuyentes restar algunos cargos o gastos de sus ingresos brutos reduciendo así el ingreso imponible o carga fiscal a fin de pagar menos en impuestos. 

Hablemos en delante de las deducciones individuales de impuestos que aplican a los contribuyentes en Estados Unidos. 

Los gastos por empleo

Antes del 2018, los empleados podían deducir ciertos gastos “ordinarios y necesarios” no reembolsables relacionados con el trabajo como una deducción individual detallada

Las deducciones comunes incluían los gastos de viaje y los gastos de transporte, distintos de los viajes de ida y vuelta al trabajo; entretenimiento y regalos de negocios, computadoras y teléfonos celulares si eran necesarios para el trabajo del contribuyente y para la conveniencia del empleador, uniformes y gastos de oficina en el hogar, entre otros. Esos gastos debían ser superiores al 2% de los ingresos brutos ajustados.

Lamentablemente la reforma tributaria PL 115-97 derogó esta deducción detallada.

Deducciones personales

Los ciudadanos y los extranjeros residentes pueden deducir los siguientes gastos comunes:

  • Intereses de residencia calificados.
  • Impuestos estatales y locales sobre la renta o las ventas e impuestos sobre la propiedad hasta un total de 10.000 dólares.
  • Gastos médicos, ciertas pérdidas por accidentes, desastres y robos, y contribuciones caritativas, sujetas a limitaciones.
  • Gastos de cuidado de niños.
  • Pensión alimenticia (ya no es deducible a partir de 2019).
Los extranjeros no residentes pueden deducir, sujeto a limitaciones, las pérdidas por accidentes y robos sufridos en los Estados Unidos, las contribuciones a organizaciones de beneficencia de los Estados Unidos y los impuestos estatales y locales sobre la renta.

Gastos de intereses

No se permite ninguna deducción individual por interés personal

Sin embargo, el interés pagado por la deuda de inversión es deducible, pero, sólo en la medida en que haya ingresos netos de inversión (es decir, ingresos de inversión netos de gastos de inversión distintos de los intereses). 

El exceso de gastos de intereses de inversión no permitidos puede reclamarse como una deducción en años posteriores, en la medida de los ingresos netos de inversión.

¿De que se trata la deducción estándar?

En lugar de detallar las deducciones, los ciudadanos y los extranjeros residentes pueden reclamar una deducción individual estándar

La deducción individual estándar básica para 2020 es de 24,800 dólares para parejas casadas que presentan una declaración conjunta, 12,400 dólares para individuos y 18,650 dólares para jefes de familia. 

Para 2019 la deducción individual estándar fue de 24,400 dólares para parejas casadas que presentan una declaración conjunta, 12,200 dólares para individuos, y 18,350 dólares para jefes de familia. 

Podrás inferir que estas cantidades se ajustan anualmente por la inflación. Los extranjeros no residentes no pueden reclamar una deducción estándar.

Las personas, incluidos los extranjeros residentes, que son invidentes o tienen 65 años o más tienen derecho a una deducción estándar más alta. 

Para 2019 y 2020, una persona casada puede aumentar la deducción estándar en 1,300 dólares de los EEUU; si es soltera, la deducción estándar adicional es de 1.650 dólares de los EEUU si una persona es incapacitada o tiene 65 años o más, la deducción estándar puede aumentarse dos veces.

El Servicio de Rentas Internas de EE UU (IRS) nos explica mucho más acerca de las deducciones individuales de impuestos

Exenciones personales

De igual forma que los gastos por empleo, la PL 115-97 de reforma tributaria derogó las exenciones personales después de 2017.

Para 2017, se permitió a los ciudadanos y los extranjeros residentes una exención personal para ellos mismos, para su cónyuge (sujeto a excepciones) y para cada uno de sus dependientes (que deben ser ciudadanos o residentes de los Estados Unidos, el Canadá o México).

Los extranjeros no residentes tenían derecho a una sola exención personal, salvo los de Canadá o México, que también podían reclamar una exención personal para su cónyuge si éste no tenía ingresos brutos a efectos fiscales en los Estados Unidos y no era dependiente de otro contribuyente. 

Además, los contribuyentes podían reclamar exenciones para los dependientes que cumplieran ciertos requisitos. 

Los residentes de México, Canadá o de los Estados Unidos deben utilizar las mismas normas que los ciudadanos estadounidenses para determinar quién es un dependiente y para qué dependientes se pueden reclamar exenciones.

En virtud de los tratados fiscales, ciertos residentes de Corea del Sur y ciertos estudiantes y aprendices de negocios de la India pueden haber reclamado exenciones para su cónyuge y sus familiares a cargo.

En 2017, el monto de la exención personal fue de 4.050 dólares. La eliminación gradual de la exención personal se aplicó en 2017 a los contribuyentes que superaban determinados umbrales de ingresos.

Gastos por negocios

Durante los años anteriores a 2018, los ciudadanos, residentes y extranjeros no residentes generalmente podían deducir los gastos de:

  • Viaje o de vida personal (en la medida en que no se reembolsen) mientras estén «fuera de casa».
  • Negocios ordinarios y necesarios, incluidos los de negocios (o empleo) relacionados con la mudanza.
  • Viaje y de entretenimiento, sujetos a ciertas limitaciones. Ten en cuenta que el monto deducible de las comidas y los gastos de entretenimiento se limitó al 50% de los costos reales.

Los gastos de negocios eran deducibles sólo en la medida en que, cuando se añadían a otras deducciones detalladas diversas, superaban el 2% de los ingresos brutos ajustados. 

Sin embargo, los gastos de mudanza no reembolsados no estaban sujetos al piso del 2% y son deducibles para llegar al ingreso bruto ajustado. 

Los reembolsos de los gastos de mudanza pueden haber sido elegibles para ser excluidos de los ingresos de un empleado. Si  así fue, entonces los gastos no fueron deducibles por el empleado.

Los extranjeros no residentes «fuera de casa» pueden deducir los gastos de desplazamiento; sin embargo, los ciudadanos y los extranjeros residentes generalmente no pueden hacerlo, porque no suelen estar «fuera de casa».

La Ley Pública 115-97 derogó esta deducción detallada.

Deducciones por pérdidas de capital

La deducción de la pérdida de capital de un individuo se limita generalmente a las ganancias de capital del individuo más 3.000 dólares. Las pérdidas sufridas por las personas que son atribuibles a una actividad no lucrativa (es decir, las «pérdidas por afición») son generalmente deducibles sólo en la medida de los ingresos producidos por la actividad.

La Ley Pública 115-97 limita las pérdidas atribuibles a operaciones o negocios de las entidades de giro a 500.000 dólares de los EE.UU. para los declarantes conjuntos, y el exceso de pérdidas se trata como parte del arrastre de pérdidas de explotación netas del contribuyente en el año siguiente.

Para los años anteriores a 2018, los contribuyentes con pérdidas de explotación podrían trasladar sus pérdidas hacia adelante y hacia atrás a determinados ejercicios fiscales.

El período general de arrastre de las pérdidas eran los dos años anteriores al año en que ésta se había producido. 

Si la pérdida no se utilizaba totalmente en el traslado, podía arrastrarse a los 20 ejercicios fiscales siguientes al año en que se hubiera producido.

La Ley Pública 115-97 limitó la deducción de la pérdida neta de explotación al 80% de los ingresos por las pérdidas ocurridas después de 2017. 

El arrastre también fue derogado, pero se permite un arrastre indefinido.

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!