Qué es un plan 401(k): todo lo qué necesitas saber

Cualquier beneficio que reduzca la factura de taxes ante el IRS (Internal Revenue Service) es válido, ¿cierto? En especial si se trata de una exención de impuestos. Ese es uno de los principales atractivos del plan 401(k), ya que le permite a los empleados aprovecharse de las contribuciones aportadas por su empleador

Básicamente, los contribuyentes que usan este plan de retiro están en una situación ganar-ganar porque pueden usarlo para disminuir su obligación tributaria y, al mismo tiempo, como un método de ahorro efectivo para su jubilación

Pero, en sí, ¿qué es un plan 401(k) y cuál es la diferencia con el Roth IRA, por ejemplo? ¡Descúbrelo de seguida y planifica tus finanzas!

¿Qué es un plan 401(k)?

El plan 401(k) no es más que una cuenta de jubilación de contribución definida que le otorga ciertas ventajas impositivas a los contribuyentes. Su nombre coincide con una de las secciones del Código de Rentas Internas del país, que es el instrumento legal que recoge los planes de ahorro de retiro. 

Pero, ¿qué hace que el plan 401(k) sea tan popular entre los empleadores y empleados? Principalmente, su aplicación. Y es que, los trabajadores pueden hacer contribuciones automáticas a sus cuentas 401(k) a través de las retenciones de nómina, liberándose así de la tarea de aportar al plan de forma mensual. Además, los empleadores tienen la opción de igualar algunas o todas las contribuciones realizadas por el trabajador, haciendo que el saldo de la cuenta aumente progresivamente.

¿Lo mejor? Las ganancias obtenidas a través de las inversiones efectuadas con el plan 401(k) no se gravan hasta tanto el empleado retire el dinero, lo que ocurre generalmente después de la jubilación. A diferencia del 401(k) tradicional, los planes Roth 401(k) ofrecen retiros libres de impuestos.

Qué es un plan 401(k)

Características propias del plan 401(k)

Dentro de los elementos que caracterizan al plan 401(k) versus otros métodos de ahorro para la jubilación, encontrarás:

  • Que el plan 401(k) es una cuenta de jubilación patrocinada por la empresa empleadora.
  • Que tanto los empleados como los empleadores pueden contribuir equitativamente. En algunos casos, los empleadores incluso pueden sobrepasar el monto de contribución de sus empleados.
  • Que se divide, principalmente, en dos planes básicos. El 401(k) tradicional y el Roth. La principal diferencia entre ambos se centra en el momento en que las ganancias se gravan.
  • Que el plan 401(k) tradicional permite que los empleados puedan reducir su impuesto sobre la renta oponiendo las contribuciones realizadas durante el año. Sin embargo, los retiros sí están sujetos al pago de impuestos. Esto lo diferencia del Roth, ya que, en este caso, los trabajadores hacen sus contribuciones con los ingresos netos -después de impuestos- para no tener que pagar impuestos al momento de efectuar el retiro.
En virtud de la Ley CARES(un paquete de estímulo por el coronavirus promulgado en marzo de 2020) y con motivo de la pandemia del COVID-19, las normas y montos de retiro se flexibilizaron en el año 2020. Esta decisión se tomó para ayudar a los afectados por la cuarentena.

Tipos de plan 401(k): comprendiendo sus principales diferencias

El plan 401(k) es lo que se conoce como un plan de contribución definida. ¿Qué quiere decir esto? Que tanto el empleado como el empleador pueden hacer contribuciones a la cuenta hasta alcanzar los límites en dólares que ha establecido el Servicio de Impuestos Internos o IRS. 

Esta es una característica propia del plan 401(k), ya que las pensiones tradicionales -que no deben confundirse con esta cuenta- pertenecen al grupo de los planes de beneficios definidos. En ese caso, es el empleador el responsable de contribuir con una cantidad específica a la cuenta del empleado para asegurarse de que tenga suficiente dinero al momento de jubilarse.

Precisamente por eso, los planes 401(k) se han vuelto más populares en las últimas décadas, ya que muchos prefieren optar por un plan de contribución definida en vez de los planes de pensiones tradicionales. A fin de cuentas, el 401(k) le permite al empleador transferirle una cuota de responsabilidad a sus empleados, motivándolos a ahorrar para su futuro.

Tanto es así que los empleados son los responsables de elegir las inversiones específicas que se realizarán con su cuenta 401(k). Estas ofertas incluyen una variedad de fondos mutuales, acciones y bonos; así como depósitos a plazo fijo y diferentes instrumentos de inversión que combinan la compra de acciones y bonos para reducir el riesgo.

Las modalidades de inversión permitidas por la cuenta 401(k) también pueden incluir contratos de inversión garantizados -conocidos como GIC- emitidos por las compañías de seguro más importantes del país y la compra de acciones propias de la empresa empleadora.

¿Hay algún límite para contribuir al plan 401(k)?

De hecho, sí lo hay. La cantidad máxima que un empleado o empleador puede transferir a la cuenta 401(k) se ajusta periódicamente tomando en cuenta la inflación. A partir del 2020, los límites básicos de las contribuciones de los empleados se sitúan alrededor de los $19,500 por año para los trabajadores que tengan menos de 50 años, y $26,000 para los trabajadores que superen este límite de edad.

Si el empleador también contribuye o si el empleado decide hacer contribuciones adicionales no deducibles a su cuenta, deberá asegurarse de que el plan lo permita. De ser así, la contribución total también estaría limitada por el IRS en estos términos:

  • Para trabajadores de menos de 50 años: $57,000 o el 100% de la remuneración de los empleados, lo que sea menor. 
  • Para trabajadores de más de 50 años: $63,500 o el 100% de su remuneración, lo que sea menor.

Recuerda: El límite total impuesto por el IRS incluye tanto los aportes de los empleadores como las contribuciones realizadas por el empleador.

¿Cómo aportan los empleadores al 401(k)?

Muchos empleadores eligen igualar las contribuciones de sus empleados y, para ello, usan diferentes fórmulas que les permiten calcular el monto que van a aportar a la cuenta.

Una de las prácticas más comunes entre empleadores es aportar $0.50 o $1 por cada dólar que el empleado destina a su plan de jubilación hasta llegar a cubrir cierto porcentaje de su salario. Por eso, los asesores financieros suelen recomendarle a los empleados que destinen una buena cifra a sus planes de jubilación 401(k), ya que, de esa forma, obtendrán mucho más dinero cuando el empleador decida igualar sus contribuciones.

Pregunta rápida. Plan 401(K) tradicional o Roth. ¿Qué me conviene?

Algunas empresas le ofrecen a sus empleados invertir en un 401(k) tradicional o en un Roth. En este caso, queda de parte de los trabajadores elegir la opción que prefieran. Sin embargo, existe la alternativa de dividir las contribuciones entre los dos planes, poniendo así una parte en un 401(k) tradicional y la restante en el Roth 401(k). Eso sí: la contribución total a los dos tipos de cuenta no pueden exceder el límite máximo fijado, que en el 2020, es de $19,200 para cada uno.

Recuerda: Las contribuciones de los empleadores solo pueden hacerse a una cuenta 401(k), no a una cuenta Roth y siempre estarán sujetas al pago de impuestos al momento de retirarlas.

¿Cómo funcionan los retiros en el plan 401(k)?

Es importante destacar que una vez que los participantes optan por abrir una cuenta 401(k), hacer retiros de dinero podría ser un poco difícil. ¿Nuestra recomendación? Asegúrate de ahorrar lo suficiente cada mes y de depositar el dinero en tu propia cuenta de ahorros o en cualquier otro instrumento financiero que sea de tu preferencia para poder hacerle frente a las emergencias y a los gastos imprevistos que pudieran presentarse antes de tu jubilación. 

No es recomendable poner todos tus ahorros en una cuenta 401(k), ya que el acceso a los fondos es limitado y no podrás acceder a ellos con facilidad, en caso que los necesites.

También debes recordar que las ganancias de las cuentas 401(k) están sujetas a impuestos, a diferencia de las obtenidas con las Roths. En consecuencia, cuando un propietario de una cuenta 401(k) tradicional realiza retiros, ese dinero -que nunca ha sido gravado- se gravará tal como pasa con cualquier ingreso ordinario.

En cambio, los propietarios de las cuentas Roths ya han pagado los impuestos sobre la renta asociados a los aportes y, siempre que cumplan con ciertos requisitos, no tendrán que pagar ningún tipo de tributo al hacer sus retiros.

Pregunta rápida: ¿Hay formas de retirar los fondos de un plan de jubilación sin penalizaciones?

De hecho, sí. Tanto los propietarios de un plan 401(k) tradicional como los de las cuentas Roth que tengan al menos 59 años y medio de edad o que cumplan con otros requisitos interpuestos por el IRS -como ser declarados como discapacitados de forma total y permanente- pueden comenzar a hacer retiros sin penalizaciones. Si el contribuyente no cumple con ninguna de estas características, se enfrentarán al pago de un impuesto adicional de penalización por concepto de distribución anticipada equivalente al 10%, además de cualquier otro impuesto o cobro asociado con el retiro.

Consideraciones especiales para el año 2020: la ley CARES que se promulgó el pasado 27 de marzo y que incluye la inyección de dos billones de dólares; permite que los afectados por la pandemia puedan acceder a un límite máximo de $100,000 de sus fondos sin tener que asumir la penalización por distribución anticipada del 10%.

Los propietarios de las cuentas ahora también tienen tres años para pagar el impuesto causado por los retiros, en lugar de pagarlo durante el año en curso. No obstante, toma en cuenta que para que esta disposición opere, debe haber sido adoptada por el ente que gestione tu plan de jubilación. ¿Nuestra recomendación? Es mejor que, antes de efectuar cualquier retiro, consultes las consecuencias con el administrador del plan. 

Si no estás seguro de estar incluido en estos beneficios, puedes reembolsar el dinero del retiro a otra cuenta 401(k) o a una de tipo IRA. Esto te permitirá liberarte de la obligación de pagar impuestos, incluso si el monto excede del límite de la contribución anual permitida para este tipo de cuentas.

¿Qué son las distribuciones mínimas y cómo funcionan?

Ambos tipos de cuenta están sujetos a las distribuciones mínimas requeridas (RMD o Required Minimum Destibution) que no es otra cosa que el término que emplea el IRS para referirse a los retiros de fondos. Después de los 72 años, los titulares de las cuentas deben retirar al menos un porcentaje específico de sus cuentas 401(k), utilizando para ello las tablas que el IRS ha emitido sobre la esperanza de vida a nivel nacional. Para que tengas una idea, en el año 2019, la edad RMD se fijó en 70 años y medio.

Ahora bien, hay una excepción a esta regla. Y es que los aportantes que todavía cuenten con un empleo y que tengan su cuenta 401(k) abierta con su empleador actual pueden hacer retiros antes de los 72 años de edad. No obstante, y tal como se explicó con anterioridad, estos retiros estarán sujetos a la aplicación de impuestos sobre la renta e impactarán negativamente en el crecimiento del fondo de la cuenta.

Consideraciones especiales para el 2020: la ley CARES suspendió los RMD para las cuentas de jubilación para el año en curso. Esto le da la oportunidad a los titulares de esas cuentas a recuperar su saldo anterior con facilidad y también a la banca, que necesita alzar cabeza después de la caída del mercado de valores. 

Pregunta rápida, ¿los Roths también están sujetos a un RMD?

Por sus características particulares, las cuentas Roth 401(k) no están sujetas a las mismas consideraciones que el plan 401(k). De hecho, los RMD no aplican a estos planes especiales de ahorro para la jubilación, siendo esta otra diferencia entre el 401(k) tradicional y el Roth.

Plan 401(k) tradicional versus Roth 401(K) en detalle

Los planes 401(k) tradicionales fueron lanzados en 1978 y, durante mucho tiempo, se posicionaron como la única opción disponible para los ahorros de la jubilación. Pero, a partir del 2006, aparecieron los Roth 401(k) y se unieron a las alternativas de ahorro. Los Roths adoptaron su nombre gracias al apellido del senador William Roth de Delaware, que fue el principal patrocinador de la legislación del Roth IRA en el año 1997.

Si bien los Roth 401(k) tardaron en introducirse en la vida diaria de los trabajadores, ahora son tan populares que las empresas empleadoras suelen ofrecerlo en conjunto con el plan 401(k) tradicional. Por supuesto, esto acarrea que sea el trabajador quien elija el plan de jubilación de su preferencia: el Roth 401(k) o el 401(k) tradicional.

Una de las formas que recomiendan los expertos para decidirse por un plan u otro es evaluar la carga impositiva del trabajador. Los empleados que están en una categoría impositiva más baja, podrían optar por un plan 401(k) tradicional y así aprovechar la exención impositiva inmediata; mientras que los empleados que esperan alcanzar un rango más alto, quizás prefieran optar por el Roth, ya que de esta forma podrán evitarse el pago de impuestos más altos en el futuro.

Veámoslo con un ejemplo

Un Roth podría ser la mejor elección para un trabajador joven cuyo salario es relativamente bajo, ya que a lo largo de su vida laboral posiblemente alcanzará un sueldo mucho más alto y, mientras tanto, podría aprovecharse de una tasa impositiva más baja para hacer sus aportes y disponer de sus ahorros sin tener que pagar impuestos en el futuro.

Pero recuerda: Esto no es una regla general. Como nadie puede predecir las tasas impositivas que se aplicarán en el futuro, ninguno de los tipos de planes 401(k) es 100% seguro. Justamente por esa razón los asesores financieros le recomiendan a los empleados optar por ambos planes en conjunto y dividir sus aportes en cada una de las cuentas.

¿Qué pasa con un 401(k) cuando dejo mi trabajo?

Cuando un empleado deja su puesto de trabajo, tiene cuatro opciones para poder manejar los fondos de su cuenta 401(k). Vamos a examinarlas con detenimiento:

#1 Trasladar los fondos a un IRA

Si en vez de retirar tus fondos, optas por transferirlos a una cuenta IRA, a una empresa de corretaje o a un fondo mutual, podrás evitar el pago inmediato de impuestos y mantener tu ventaja fiscal. Además, este tipo de cuentas de inversión y ahorro te ofrecerá una amplia gama de opciones para multiplicar tus ganancias, algo que no tenías en tu antigua cuenta 401(k).

Eso sí. El IRS tiene reglas muy estrictas en cuanto a las transferencias de fondos que establece cómo deben llevarse a cabo. Si necesitas ayuda para saber cómo se hará la transferencia y qué costos asociados podrías tener que cubrir, pregúntale a la institución financiera que maneja tu futura cuenta IRA. Al ser un nuevo cliente, estarán más que felices de ayudarte.

Advertencia: Para poder disfrutar de la ventaja de no pagar impuestos y multas al retirar tus fondos de la cuenta 401(k), deberás transferirlos a otra cuenta de jubilación dentro de los 60 días siguientes al retiro. De lo contrario, te enfrentarás al pago de impuestos.

#2 Conservar el fondo para que tu nuevo empleador aporte

Algunas empresas le permiten a sus nuevos empleados trasladar su fondo 401(k) al plan de jubilación que manejan en la compañía. Al igual que sucede con las reinversiones de los fondos en un IRA, podrás diferir el pago de tus impuestos y así no tendrás que cumplir con ellos de inmediato. Esta podría ser una buena opción en caso que los planes de inversión del IRA no te convenzan por completo, ya que te permitirá pasar el dinero directamente al administrador del plan de jubilación de tu nuevo empleador.

#3 Mantener el fondo con el antiguo empleador

Esta es una alternativa que no está disponible en todas las empresas, pero sí en algunas. Y es que, en muchos casos, los empleadores le permiten a sus extrabajadores mantener su cuenta 401(k) de forma indefinida. Sin embargo, el empleado no podrá realizar más contribuciones. Esto suele aplicarse a cuentas que tengan un valor aproximado de al menos $5,000. Si tu cuenta tiene un saldo a favor inferior a este, es posible que tu ex empleador te pida que transfieras los fondos o los retires.

Dejar el dinero ahorrado en el 401(k) de tu antiguo empleador puede tener algunos beneficios, en especial si consideras que el plan está muy bien gestionado y te sientes satisfecho con las opciones de inversión que te ofrece. El único peligro de optar por esta alternativa es que olvides por completo que tenías un plan 401(k) activo con esa empresa. Para evitar que algo así te suceda, lleva un registro de todos tus planes y compártelos con tu familia inmediata.

#4 Retirar el dinero del 401(k)

Los empleados que dejan de trabajar tienen permitido retirar los fondos de su 401(k), pero esto no significa que sea una buena idea. Piensa que, a menos que necesites aumentar tu liquidez para pagar una factura médica o hacerle frente a un gasto imprevisto, es la opción menos recomendable. Recuerda que al retirar tus fondos tendrás que pagar impuestos sobre la renta en ese mismo año, además de un impuesto adicional por distribución anticipada equivalente al 10%.

¿Puedo retirar dinero del 401(k) sin pagar?

Ahora bien, si tienes más de 59 años y medio de edad, has sido diagnosticado con una discapacidad permanente o cumples con otros de los criterios emitidos por el IRS para el retiro de fondos sin penalizaciones; sí puedes retirar tus fondos sin tener que enfrentarte a las consecuencias, ya que las leyes te protegen y tu caso encuadra a la perfección en alguna de las excepciones a la regla.

Recuerda que durante el año 2020, esta limitación -y sus excepciones- están suspendidas para las personas que hayan sido afectadas por la pandemia del COVID-19, por lo que podrás hacer tus retiros sin tener que pagar impuestos de inmediato. No obstante, si decides retirar parte de tus ahorros, el saldo de tu plan de jubilación disminuirá. Por ende, te conviene analizar muy bien la situación antes de efectuar un retiro que podrías lamentar más adelante.

Tip: Recuerda que el IRS no gravará los aportes que realices a tu plan 401(k) a través de las retenciones de tu cheque de pago, ya que los considera como un gasto deducible. Solo tendrás que pagar impuestos cuando realices un retiro o distribución anticipada, a menos que transfieras el dinero a otro plan de jubilación, como un IRA. 

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!