¿Qué es un crédito fiscal?

Un crédito fiscal (tax credit, en inglés) es una cantidad de dinero que los contribuyentes pueden restar de los impuestos que deben al gobierno. A diferencia de las deducciones y exenciones, que reducen la cantidad de ingresos imponibles, los créditos fiscales reducen la cantidad real de impuestos que se deben. 

El valor de un crédito fiscal depende de la naturaleza del crédito; ciertos tipos de créditos fiscales se conceden a personas o empresas en lugares, clasificaciones o industrias específicas.

Información clave:

  • Un crédito fiscal es una cantidad de dinero que los contribuyentes pueden restar de los impuestos sobre la renta que deben.
  • Los créditos fiscales son más favorables que las deducciones o exenciones de impuestos porque en realidad reducen el impuesto adeudado, no sólo la cantidad de ingresos imponibles.
  • Hay tres tipos básicos de créditos fiscales: no reembolsables, reembolsables y parcialmente reembolsables.
  • Un crédito fiscal no reembolsable puede reducir el impuesto que debe a cero, pero no puede proporcionarle un reembolso de impuestos.

¿Cómo funciona el crédito fiscal?

Los gobiernos pueden conceder un crédito fiscal para promover un comportamiento específico (como la sustitución de los electrodomésticos más antiguos por otros de mayor eficiencia energética) o para ayudar a los contribuyentes desfavorecidos reduciendo el costo total de la vivienda.

Los créditos fiscales son más favorables que las deducciones o exenciones de impuestos porque reducen la responsabilidad fiscal dólar por dólar. Si bien una deducción o exención sigue reduciendo la responsabilidad fiscal final, sólo lo hace dentro de la tasa impositiva marginal de un individuo.

Un individuo en un rango de impuestos del 22%, por ejemplo, ahorraría $0.22 por cada dólar de impuesto marginal deducido. Sin embargo, un crédito reduciría la obligación tributaria por el dólar completo.

Tipos de créditos fiscales

Los créditos de impuestos vienen en tres formas básicas.

Créditos fiscales no reembolsables

Los créditos de impuestos no reembolsables son partidas que se deducen directamente de la obligación tributaria hasta que el impuesto adeudado sea igual a $0.1 Cualquier cantidad mayor que el impuesto adeudado que resulte en un reembolso para el contribuyente, no se paga; de allí su nombre «no reembolsable». La parte restante de un crédito fiscal no reembolsable que no puede ser utilizado se pierde.

Los créditos fiscales no reembolsables sólo son válidos en el año de presentación de la declaración, expiran después de que ésta se presenta y no pueden trasladarse a años futuros. Debido a ello, los créditos fiscales no reembolsables pueden afectar negativamente a los contribuyentes de bajos ingresos que, por lo general, no pueden utilizar el monto total del crédito.

A partir del año fiscal 2019, algunos ejemplos específicos de créditos fiscales no reembolsables son los créditos por adopción, el crédito por cuidado de hijos y dependientes, el crédito fiscal por ahorro para financiar cuentas de jubilación y el crédito por intereses hipotecarios, que está diseñado para ayudar a las personas con ingresos más bajos a ser propietarias de una vivienda.

Importante:Si un crédito fiscal reembolsable reduce la obligación tributaria por debajo de 0 dólares, el contribuyente debe recibir un reembolso.

Créditos fiscales reembolsables

Los créditos fiscales reembolsables son los más beneficiosos porque se pagan en su totalidad. Esto significa que un contribuyente, independientemente de sus ingresos o de su responsabilidad fiscal, tiene derecho a la totalidad del crédito. Si el crédito fiscal reembolsable reduce la obligación tributaria a menos de $0, el contribuyente debe recibir un reembolso.

A partir del año fiscal 2019, probablemente el crédito tributario reembolsable más popular es el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo. Otros créditos tributarios reembolsables incluyen el Crédito Tributario por Primas (Premium Tax Credit), que ayuda a los individuos y las familias a cubrir el costo de las primas del seguro médico adquirido a través del mercado de seguros médicos.

Créditos fiscales parcialmente reembolsables

Algunos créditos fiscales son parcialmente reembolsables, lo que puede disminuir tanto los ingresos imponibles como la responsabilidad fiscal. El Child Tax Credit se hizo reembolsable (hasta $1,400 por cada hijo calificado) en 2018.

Otro ejemplo de crédito fiscal parcialmente reembolsable es el American Opportunity Tax Credit (AOTC) para estudiantes de educación post-secundaria. Si un contribuyente reduce su obligación tributaria a $0 antes de usar la porción completa de la deducción tributaria de $2,500, el resto puede ser tomado como un crédito reembolsable hasta el menor de los siguientes valores: 40% del crédito o $1,000.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!