Cómo abrir una caja de seguridad en Estados Unidos

Proteger tus objetos de valor es sin duda alguna importante. Hay muchas cosas que debes considerar, incluyendo dónde ponerlos y cuánto estás dispuesto a pagar por ello. Claro, también puedes esconderlos bajo el colchón, como se ha hecho toda la vida, pero probablemente no sea una gran idea. Abrir una caja de seguridad en un banco en Estados Unidos puede ser una buena solución.

Puedes considerar comprar una caja fuerte, o guardar tus objetos en una bóveda con llave detrás del retrato de tu tío. Otra opción es una caja de seguridad, que puedes alquilar en una institución financiera. Aunque tendrás que tener muchas cosas en cuenta al momento de alquilar una caja de seguridad, una de las más importantes es saber qué guardar y no guardar allí. Si te interesa alquilar una caja de seguridad, sigue leyendo para saber más.

¿Qué es una caja de seguridad?

Una caja de seguridad, generalmente de metal, permanece en la caja fuerte o la bóveda de un banco o cooperativa de crédito con seguro federal, y se utilizan para mantener protegidos objetos de valor, documentos únicos, y cualquier otra cosa que te parezca importante. Los clientes confían en la seguridad del edificio y la bóveda para salvaguardar su contenido.

Datos rápidos

  • Las cajas de seguridad están diseñadas para soportar desastres naturales como incendios, inundaciones, huracanes y tornados.
  • Las cajas de seguridad son especialmente útiles para las personas que no se sienten cómodas almacenando cosas en un entorno digital.
  • Es prudente tener un co-arrendador para una caja de seguridad.

Cómo funcionan las cajas de seguridad

Cuando alquilas una caja de seguridad, el banco te da una llave para que la utilices, junto con una segunda «llave de guardia» en manos de un empleado del banco, para acceder a la caja.

Si tu banco utiliza un sistema sin llave, utilizarás un escáner de huellas digitales en su lugar. De cualquier manera, tendrás que proporcionar algún tipo de identificación (y tu llave, si no es un sistema sin llave) cada vez que visites el banco para acceder a la caja.

¿Quién puede alquilar una caja de seguridad en Estados Unidos?

Un individuo puede alquilar una caja sólo a su nombre, o puede añadir a otras personas al contrato de arrendamiento. Los co-arrendadores de una caja de seguridad tendrán igual acceso y derechos sobre el contenido de la caja. En consecuencia, personas que tienen problemas de adicción, financieros, de matrimonio y/o de juicio pueden no ser candidatos ideales para compartir la custodia de una caja de seguridad.

Algunas instituciones permiten el acceso de manera que ambos (o todos) los arrendadores deben estar presentes para abrir la caja de seguridad. Por ello, los expertos recomiendan designar a alguien con un poder notarial para que pueda tener acceso a la misma.

¿Qué se puede guardar en una caja de seguridad en Estados Unidos?

Las cajas de seguridad son un buen lugar para guardar papeles difíciles de reemplazar, como contratos y documentos comerciales, documentos de baja militar y certificados de acciones y bonos, junto con pequeños objetos de colección y reliquias familiares. Ten en cuenta que las cajas de seguridad más grandes suelen tener sólo 10 por 10 pulgadas y dos pies de profundidad. Los objetos que deberías guardar en una caja de seguridad incluyen:

  • Papeles personales, como certificados de nacimiento originales, papeles de adopción, licencias de matrimonio y papeles de ciudadanía.
  • Copias (pero no las únicas copias) de testamentos y poderes.
  • Registros militares y documentos de baja (por ejemplo, DD 214).
  • Transcripciones y diplomas escolares.
  • Documentos sensibles con los que no querrías que se tropezaran tus compañeros de piso, hijos, parientes y visitantes.
  • La escritura de tu casa, junto con títulos de autos.
  • Acciones y certificados de bonos en papel (incluyendo bonos de ahorro de EE.UU.), si tienes alguno, ya que la mayoría se emiten electrónicamente en estos días.
  • Un inventario de los contenidos de tu casa en caso de que necesites presentar una reclamación a tu póliza de seguro de hogar.
  • Documentos y registros comerciales importantes.
  • Contratos importantes.
  • Discos duros y unidades flash con copias de seguridad y datos importantes.
  • Joyas de valor financiero y/o sentimental, coleccionables (como colecciones de monedas o sellos) y recuerdos familiares.
  • Otros documentos o artículos pequeños que serían difíciles o imposibles de reemplazar.
Las cajas de seguridad no son accesibles 24/7, así que es mejor no guardar en una objetos que puedas necesitar al momento.

Artículos que no debes guardar en una caja de seguridad

Puedes acceder a tu caja de seguridad durante el horario de oficina de la institución, lo que significa que no podrás hacerlo los días festivos y, en algunos casos, los fines de semana. Por eso, guarda allí objetos que sabes que no necesitarás en una emergencia. Cosas como pasaportes, historiales o papeles médicos, testamentos y poderes, así como otros documentos que puedas necesitar repentinamente es mejor que los guardes en un lugar seguro de tu casa, como una caja fuerte a prueba de incendios que esté atornillada al suelo o a la pared.

Pasaportes

Independientemente de si eres un viajero frecuente o no, nunca sabes cuándo necesitarás tu pasaporte para un viaje de negocios, un viaje espontáneo, o para ayudar a un pariente o amigo en el extranjero.

Las únicas copias de documentos importantes

Las únicas copias de testamentos en vida, directivas médicas avanzadas y poderes notariales duraderos son de poco valor si están escondidas en una caja de seguridad a la que nadie puede acceder. Por ello, te recomendamos que informes a tus seres queridos sobre los arreglos que has hecho y dónde pueden encontrar los respectivos documentos.

La única copia de tu testamento

Esto es especialmente importante si no has designado un co-firmante para tu caja de seguridad. Si falleces o quedas incapacitado repentinamente, puede ser difícil para tus seres queridos acceder a la caja de seguridad, y por lo tanto la única copia de tu testamento. Es mejor guardar los testamentos, los testamentos vitales, las directivas médicas y los poderes notariales en un lugar seguro de la casa (como esa caja fuerte a prueba de incendios) y decirle a un familiar o amigo de confianza dónde están y cómo acceder a ellos. Recuerda: Da a tu apoderado copias de cualquier papel que consideres importante.

Objetos de valor que no has asegurado

Aunque los artículos en una caja de seguridad están seguros, debes asegurarte de que están cubiertos por una póliza de seguro de propietario o por una cláusula adicional especial. De hecho, hay compañías que se especializan en asegurar el contenido de las cajas de seguridad.

Ten en cuenta que el dinero que tienes depositado en un banco o cooperativa de crédito asegurado federalmente está protegido, pero no los artículos de una caja de seguridad. En consecuencia, informa a tu compañía de seguros que los artículos se guardarán en una caja de seguridad. Es posible que obtengas una prima más baja, ya que los artículos estarán más seguros que en tu casa.

Dinero en efectivo

Tal y como hemos mencionado, el dinero que depositas en un banco o cooperativa de crédito asegurado federalmente está protegido hasta 250.000 dólares por depositante y por banco, pero el efectivo de tu caja de seguridad no lo está. Por lo tanto, es mucho mejor que guardes tu dinero en una cuenta de ahorros o en otro tipo de cuenta bancaria. También es posible que haciendo esto ganes un poco de interés, algo que no sucedería si tu dinero está en una caja de seguridad.

Cualquier cosa ilegal

Las armas de fuego pueden o no estar permitidas, así que si quieres guardar una debes hablar con el banco. En cuanto a explosivos, materiales peligrosos y drogas ilícitas, no hace falta decir que están prohibidas.

Consideraciones especiales

Los bancos han ofrecido cajas  seguridad durante unos 150 años, y antes de eso ofrecían otros tipos de custodia. Sin embargo, hoy en día hay menos personas que alquilan cajas de seguridad y en su lugar optan por el almacenamiento digital y las cajas de seguridad domésticas. 

Esto puede facilitar o dificultar la búsqueda de una caja de seguridad. Betty Riess, portavoz de Bank of America, ha informado que la demanda de cajas ha disminuido «significativamente», especialmente entre los clientes más jóvenes, que son más propensos a confiar en el almacenamiento digital. Según Riess, menos de la mitad de las cajas de seguridad de su empresa son alquiladas. Por ello, algunos bancos ahora ofrecen cajas gratis si tienes un cierto tipo de cuenta o una cierta cantidad de dinero depositada.

Ventajas y desventajas de una caja de seguridad

Las cajas de seguridad son sin duda más seguras que las casas de la mayoría de la gente. Las bóvedas de los bancos, por supuesto, son más difíciles de forzar y están ubicadas en áreas protegidas con alarmas, cámaras de video y cerraduras de primera clase. También están reforzadas para soportar incendios, inundaciones, huracanes, tornados y otros desastres naturales. 

Aunque las cajas de seguridad están diseñadas para resistir los desastres naturales, es una buena idea poner cualquier cosa que pueda ser dañada por el agua en un contenedor impermeable, como una bolsa de plástico con cremallera, para añadir otra capa de protección. 

Ahora bien, como hemos mencionado anteriormente, el contenido de una caja de seguridad no está asegurado de la misma manera que los depósitos de un banco o una cooperativa de crédito. La Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) asegura los depósitos en efectivo hasta un cierto límite pero, debido a que no hay forma de verificar el contenido de una caja de seguridad, los bancos no aseguran lo que esté guardado en ella.

Además, en caso de que el dueño de una caja fallezca, si no se informa a los familiares sobre la ubicación de una caja, al no recibir más pagos por su alquiler los bancos consideran la caja como abandonada y su contenido es entregado a las oficinas de propiedad no reclamada del estado para su subasta.

Costo promedio de una caja de seguridad

El costo promedio de una caja de seguridad varía según el tamaño de la caja y la ubicación del banco donde se almacena. En promedio, los bancos que hemos estudiado cobran unos 60 dólares anuales por sus cajas más pequeñas, que suelen ser de 3″x5″x24″. Mientras que todas las cajas tienden a tener de 18″ a 24″ de longitud, los tamaños más grandes están disponibles con caras que miden 5″x5″ o 10″x10″. Estas cuestan respectivamente un promedio de 87 y 173 dólares cada año. Debido a que muchos bancos permiten que sus oficinas individuales fijen los precios de las cajas de seguridad, llamamos a múltiples sucursales en diferentes ciudades para saber lo que cobran.

Costo anual de las cajas de seguridad por banco y tamaño

3″ x 5″5″ x 5″3″ x 10″5″ x 10″10″ x 10″
Bank of America$75$125$150$300
Chase$50$90$90$115$190
Wells Fargo$80$125$175$175
US Bank$63$85$112$133$184
BB&T$50$55$70$115
Regions$55$88$151$173
PNC$42$75

De los bancos que investigamos, sólo Chase y Regions confirmaron que los precios de las cajas de seguridad eran los mismos en todas las sucursales. Cada uno de los otros bancos señaló que los precios se determinan localmente por cada sucursal. Y, finalmente, no todas las localidades tendrán los mismos servicios de cajas de seguridad disponibles.

Algunas de las sucursales de la PNC, por ejemplo, tienen cajas «express» ubicadas fuera de la bóveda del banco, para que los clientes puedan entrar y acceder a ellas inmediatamente y por su cuenta. Esto no es tan seguro como las cajas de seguridad estándar, que requieren la llave de un banquero y se encuentran resguardadas por las medidas de seguridad más fuertes del banco.

Obteniendo descuentos al alquilar una caja de seguridad

Las personas que ya tienen cuentas corrientes o de ahorro activas suelen obtener importantes descuentos en las cajas de seguridad de sus bancos. Por ejemplo, el Regions Bank ofrece un 50% de descuento en la cuota anual de la caja para las personas que tienen cuentas corrientes LifeGreen activas, mientras que el US Bank hace lo mismo para los titulares de cuentas corrientes Platinum.

Para asegurarte de que recibes el precio adecuado, puede que tengas que imprimir los términos del contrato de alquiler de la caja cuando visites el banco.

En un acuerdo de cuenta de depósito o en un cuadro de honorarios del sitio web de tu banco se incluirá, a menudo, toda la información pertinente. Además, tener una cuenta en el mismo banco con tu caja de seguridad también te ahorra dinero en la tarifa de facturación, un cargo anual común en el alquiler de cajas.

Sin embargo, es común que los bancos renuncien a este cargo si pagas la caja de seguridad a través de pagos automáticos de tu cuenta corriente. De hecho, en algunos casos puedes recibir descuentos de hasta un 10% del costo total si optas por los pagos automáticos. Ahora bien, aunque esto puede ahorrarte tiempo y dinero, es importante que anotes la fecha en que alquilaste la caja por primera vez. Si te olvidas del pago, puedes terminar pagando cargos por sobregiro doce meses después.

Cosas que debes tener en cuenta antes de alquilar una caja de seguridad

Los principales problemas de las cajas de seguridad son la baja disponibilidad, la dificultad de acceso y la falta de seguro de la FDIC. Aunque a mucha gente le gusta la idea de guardar documentos importantes en una bóveda segura, los bancos en general no hacen hincapié en los servicios de cajas de seguridad en sus modelos de negocio.

Esto significa que los bancos no proporcionan realmente un gran suministro de cajas en ninguna región. En el curso de nuestra investigación, encontramos frecuentemente que las sucursales tienen listas de espera de más de un año para las cajas de seguridad.

Además, las cajas de seguridad de la mayoría de los bancos sólo permiten el acceso durante el horario de atención al público. Si necesitas tener acceso a algún objeto o documento en un caso de emergencia, no podrás hacerlo hasta que el banco esté abierto. Como resultado, artículos como pasaportes, testamentos y poderes notariales pueden no ser ideales para este tipo de almacenamiento a largo plazo.

Perder la llave es otro peligro común, sobre todo porque no todos los bancos proporcionan más de una copia de la llave del cliente, y perforar para abrir su caja de seguridad puede costar al menos 150 dólares en honorarios y gastos de cerrajería.

Por último, el contenido de una caja de seguridad no está cubierto por el seguro de depósito de la FDIC del banco, que sólo se aplica a los fondos depositados. Almacenar dinero en una caja de seguridad es en realidad más arriesgado que poner ese dinero en una cuenta de ahorros, y algunos bancos prohíben en realidad la práctica para desalentar la evasión de impuestos. Si bien la mayoría de los bancos ofrecen planes de seguro separados que cubren sus cajas, estas pólizas representan otro costo adicional para el consumidor. Si estás planeando guardar dinero en tu caja de seguridad, considera la posibilidad de abrir una cuenta que devenga intereses y que esté asegurada por el gobierno federal.

Buscando cajas de seguridad cerca de ti

Dado que algunos bancos reservan sus cajas para los titulares de cuentas existentes, te recomendamos que inicies tu búsqueda en el banco que utilizas en la actualidad. En un caso, encontramos que el Banco BB&T alquila cajas de seguridad exclusivamente a sus clientes de cuentas bancarias. Si descubres que ninguna de las sucursales de tu banco cercanas a ti tiene cajas de seguridad, el siguiente paso es investigar otros bancos. Incluso si no tienes una cuenta en esas instituciones financieras, la baja disponibilidad de cajas de seguridad significa que no tienes elección.

La gente de las ciudades más grandes también tiene la opción de alquilar cajas con compañías privadas. Mientras que estas compañías tienden a cobrar mucho más que los bancos, su enfoque exclusivo en los servicios de seguridad significa que obtendrás un servicio mucho mejor. De hecho, las bóvedas privadas suelen tener mejor disponibilidad, cajas de mayor tamaño, acceso las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y una serie de medidas de seguridad mejoradas que no se encuentran en una sucursal bancaria típica. Algunas bóvedas privadas también ofrecen una cobertura de seguro incorporada para el contenido de una caja de seguridad, hasta una cierta cantidad.

En conclusión

Si bien los bancos han ofrecido cajas de seguridad durante unos 150 años (con varios otros tipos de custodia ofrecidos mucho antes de eso), hoy en día son menos las personas que alquilan cajas de seguridad y optan en cambio por el almacenamiento digital y las cajas de seguridad domésticas. Esto puede facilitar la búsqueda de una caja disponible, o dificultarla si el banco ya no las ofrece.

Betty Riess, portavoz de Bank of America, dijo que la demanda de cajas de seguridad ha disminuido «significativamente», especialmente entre los clientes más jóvenes, que son más propensos a confiar en el almacenamiento digital, y añadió que menos de la mitad de sus cajas de seguridad son alquiladas.

Aún así, las cajas de seguridad pueden ser útiles, especialmente si no te sientes cómodo con el entorno de almacenamiento digital. Algunos bancos ofrecen las cajas de forma gratuita si tienes un cierto tipo de cuenta o un cierto saldo en el banco. Si estás interesado en alquilar una caja de seguridad, empieza por tu banco o cooperativa de crédito local. Si no ofrece el servicio, pregúntale a un representante si sabe quién lo ofrece, o busca en internet para conocer las opciones disponibles en tu área.

Sigue leyendo: 

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!