Reparación de crédito: Cómo arreglar mi crédito rápido por mi cuenta

El crédito en Estados Unidos es cosa seria. Tener un mal crédito puede traerte mas de un dolor de cabeza. Asi que si te estás preguntando ¿cómo reparar mi crédito? estás en el lugar correcto. En este artículo te contaremos paso a paso cómo puedes hacer para arreglar tu crédito para que pases de un mal crédito a un buen crédito y puedas disfrutar de una buena capacidad de compra frente al sistema. Comencemos.

Lo que debes saber antes de reparar tu crédito

Las deudas en colección y los retrasos en los pagos de los préstamos estudiantiles, los atrasos en las cuotas de la hipoteca o tener el saldo deudor de la tarjeta de crédito al límite son la fórmula perfecta para afectar el perfil financiero de cualquiera. Arreglar tu crédito hasta superar el promedio nacional puede tomar su tiempo, pero aquí te enseñaremos a acortarlo.

¿Hay algún problema con esto? Realmente sí, ¡y muchos! Piensa que las personas que tienen mal crédito en los Estados Unidos enfrentan muchas dificultades a la hora de solicitar préstamos, líneas de crédito o nuevas tarjetas. Incluso podría afectar su capacidad de conseguir un nuevo empleo o de alquilar una vivienda en el futuro. Adicionalmente, quienes tienen un crédito deficiente suelen estar sujetos a tasas de interés mucho más altas de lo normal, ya que el banco y las distintas entidades financieras consideran que prestarle dinero conlleva un riesgo más alto del que son capaces de asumir.

Tanto es así que, un prestatario con un mal crédito podría pagar hasta $50,000 más que un prestatario con un crédito regular, lo que lo llevaría a gastar casi $200,000 más en intereses que los demás consumidores a lo largo de toda su vida. 

Si esta situación te afecta directamente y necesitas ponerle fin, ¡hay buenas noticias! Puedes arreglar tu crédito de forma rápida y sin ayuda de nadie. Solo tendrás que poner en práctica un par de consejos y, por supuesto, tener un poco de paciencia. Veamos cómo hacerlo:

Reparación de crédito: Cómo arreglar mi crédito rápido por mi cuenta

Cómo reparar mi crédito

#1 Analiza tu situación real

Antes de comenzar a arreglar tu crédito, necesitas saber dónde estás parado y no hay mejor forma de hacerlo que revisar las copias de tus informes de crédito, al menos las de los tres burós principales de los Estados Unidos: Equifax, Experian y TransUnion. ¿No sabes cómo conseguir un informe de crédito? ¡No te preocupes! Esta tarea es bastante fácil de hacer y podría salirte completamente gratis. Y es que dos de estas tres empresas americanas ofrecen una copia de tu puntaje de crédito gratis al año. Puedes solicitar la tuya en Annual Credit Report o llamando al 1-877-322-8228.

Si lo prefieres, también puedes utilizar aplicaciones gratuitas que están diseñadas para rastrear tu puntaje de crédito. Tanto Credit Karma como Credit Sesame ofrecen plataformas similares. Pero ¡ten cuidado! Aunque hay otras páginas web que ofrecen informes gratuitos, la Comisión Federal de Comercio (FTC o Federal Trade Commission) advierte que pueden contener ofertas engañosas.

Recuerda: Los puntajes de crédito varían en una escala que va desde los 300 hasta los 850 puntos. Si cuentas con una calificación entre 700 y 740, se considera un buen crédito y, justamente, esa es tu meta. Esto será suficiente para darte acceso a mejores APRs, buenas tarjetas de crédito y tasas hipotecarias más bajas.

#2 Verifica las notas del informe y si encuentras errores, ¡dispútalos!

El segundo paso para obtener un buen crédito es verificar que todos los datos y las operaciones que se encuentran en tu informe crediticio son válidos y reales. Piensa que, de haber errores, esto podría disminuir aún más tu calificación. Además, si los burós de crédito o los proveedores de información han cometido alguna equivocación, podrás hacer el reclamo y disfrutar de una mejor calificación crediticia casi al instante.

¿Los errores son comunes? No tanto. Pero al menos un 25% de estadounidenses han declarado tener errores en sus informes de crédito alguna vez en su vida. Así que, si ves errores, por muy pequeños que sean, identifícalos y cambia la situación para arreglar tu crédito.

¿Cómo disputar errores en los informes de crédito?

Disputar errores en los informes de crédito no es nada difícil. Primero, pide un informe de crédito gratuito y sácale una copia. Segundo, comprueba que tus datos personales estén bien detallados y escritos. Esto incluye tu nombre, dirección y número de seguro social, de tenerlo. Puedes aprender a disputar errores en informes de crédito aquí.

Ahora, revisa la lista de las tarjetas de crédito que se reportan a tu nombre, deudas pendientes, compras importantes, entre otros. Si ves algún error o algún elemento que consideres cuestionable, resáltalo en tu copia. Reúne toda la información que tengas a la mano para poder respaldar tu versión, como estados de cuenta bancarios y similares. La idea es que le demuestres al buró de crédito que ese pago retrasado que te está afectando no existe porque lo hiciste a tiempo, por ejemplo.

Para comenzar con la disputa, escríbele una carta a la agencia de informe de crédito con una explicación detallada del error. Adjunta la copia de tu informe (sí, esa que has resaltado) y los documentos probatorios. Preferiblemente, envía la carta por correo certificado para que tengas una prueba de la recepción. Si no te gusta esta idea, también puedes hacer la disputa en línea y guardar el PDF del envío de la comunicación.

Ten en cuenta que cada agencia de crédito tiene hasta 30 días para investigar el caso y responderte. En caso que te den la razón, no olvides comunicarte con los demás burós para evitar que repitan el mismo error.

Sigue leyendo: Préstamos para negocios con mal crédito

#3 Paga tus tarjetas de crédito

Para experimentar un cambio en la calificación crediticia, necesitas deshacerte de las deudas. Por tanto, una buena idea es comenzar por pagar los saldos pendientes de tus tarjetas de crédito. 

Para hacerlo, diseña un presupuesto mensual y aparta un poco de tus ingresos para el pago de las deudas. 

Recuerda: ¡No canceles tus tarjetas de crédito! Los burós analizan tu capacidad de crédito y necesitas esos límites máximos para convertirte en una persona financieramente atractiva. Por ejemplo, si tienes tres tarjetas de crédito con un límite de $1,500 cada una, entonces tu capacidad de crédito asciende a los $4,500. Si, además, cuentas con una línea de crédito de $5,500, ya estaría rondando los $10,000. Supongamos que, de todo el crédito libre que tienes, has solicitado un 30%, es decir, $3,000 en total. 

Si cancelas una de tus tarjetas de crédito, ese porcentaje (30%) cambiaría porque el total ya no sería $10,000 sino $8,500. Mientras más uso de crédito tengas, menor será tu calificación. En consecuencia, te conviene tener diferentes tarjetas y líneas de crédito, ¡pero libres y sin deudas!

#4 Comienza a pagar tus deudas a tiempo

Una de las mejores prácticas financieras para arreglar y mantener un buen crédito es pagar las deudas a tiempo sin excepciones. ¿Qué significa esto? Que debes comenzar a organizar tus finanzas para que tengas la capacidad de pagar todas tus facturas antes de su vencimiento.

Sigue leyendo: ¿Consolidar deudas afecta al crédito?

Si por alguna razón te llegas a atrasar en alguna factura o pago, ¡ponte en contacto con el acreedor de inmediato! Así, podrás solicitarle una reprogramación de pago para que no afecte tu puntaje de crédito.

¿La desventaja? El pago a tiempo de servicios básicos, como el teléfono o los servicios públicos, no suele impactar positivamente en el crédito, a menos que uses una plataforma como la del Experian Boost. Este servicio gratuito vincula tu cuenta bancaria a la plataforma para que puedas controlar tus pagos mensuales y así usarlos para disfrutar de una mejor calificación crediticia. De hecho, los clientes de Experian declaran que han disfrutado de un aumento de 13 puntos en promedio usando la herramienta Experian Boost.

#5 Controla los gastos

Ya limpiaste tu informe de crédito, disputaste todos los errores, comenzaste a pagar tus tarjetas de crédito y tus deudas mensuales. ¿Qué más puedes hacer para reparar tu crédito gratis? ¡Detener la hemorragia! De nada servirá que adquieras estas buenas prácticas financieras si sigues gastando más de la cuenta.

¿Nuestra recomendación? ¡Necesitas trabajar con un presupuesto! Para empezar a hacerlo, revisa las declaraciones de impuestos que has hecho en los últimos dos años. Esto te dará una idea de cuánto dinero recibes en ingresos anualmente. Ahora, réstale a ese monto tus gastos mensuales. Recuerda incluir primero los gastos necesarios, es decir, el alquiler o hipoteca, los pagos del carro, seguros, comestibles y consultas médicas.

Por último, estima cuánto dinero mensual gastas en entretenimiento, lujos, gasolina y salidas. Trata de crear un límite para cada categoría y no te pases de él. Por ejemplo, si tiendes a gastar $500 por mes en comestibles, puedes tratar de reducirlo a $300 cambiándote a presentaciones más económicas por peso, accediendo a ofertas o promociones de fidelización, o prefiriendo una marca genérica.

Limita las salidas al máximo y examina tus suscripciones. Quizás puedas deshacerte de un par de ellas para tener más dinero disponible mes a mes.

¡Bonus! No pidas nuevos créditos

Como bonus, te recomendamos no solicitar nuevos créditos. Resiste la tentación de abrir una nueva tarjeta, incluso si la empresa te está ofreciendo una oferta muy atractiva. Cada vez que solicitas un nuevo crédito, aparece una nota en tu informe denominada “hard inquiryo revisión de crédito dura. Si tienes muchas de estas notas acumuladas durante los últimos dos años, esto bajará automáticamente tu puntaje de crédito.

Por lo general, los buenos consumidores pueden solicitar créditos varias veces al año sin sufrir las consecuencias, pero solo en caso de que su calificación sea “muy buena” o “buena”. En cambio, si tú comienzas con un mal puntaje y solicitas nuevos créditos, tendrás una disminución mucho mayor en tu puntaje.

Más adelante, podrías considerar formar parte de Self Lender. Esta plataforma te ofrece la oportunidad de construir tu propio crédito y, a la vez, acceder a cuatro tipos de préstamos con pagos mensuales en plazos que varían de 12 a 24 meses. Con cada pago que realices, Self Lender le enviará una comunicación a las tres principales agencias de crédito del país, que lo considerarán como buen comportamiento. Esto hará que tu puntaje de crédito mejore notablemente.

Reparar tu crédito: en resúmen

Antes de ponerte manos a la obra para arreglar tu crédito, lo primero que debes hacer es solicitar una copia de tu informe de crédito. Puedes hacerlo completamente gratis y por Internet, es decir, sin moverte de tu casa. Analiza punto por punto todas las operaciones y notas descritas en el informe y, si ves algún error, dispútalo de inmediato. Recolecta documentación que compruebe tu versión y envíala por correo postal o usando la herramienta en línea de Equifax, Experian o TransUnion.

Una vez que tengas tu crédito limpio y sin errores, concéntrate en mejorar el puntaje. Paga todas tus deudas a tiempo, destina parte de tu presupuesto mensual al pago del saldo de las tarjetas de crédito y evita caer en mora. Intenta no usar de forma desmedida los créditos que tienes, no canceles tus tarjetas o líneas de crédito y aléjate de las nuevas ofertas. Es preferible que, hasta que no mejores tu calificación, no pidas nuevos créditos o tarjetas para no echar por la borda todo lo que has logrado hasta ahora.

Recuerda que arreglar el crédito puede tardar meses, e incluso años, dependiendo de qué tan deficiente sea tu calificación. No obstante, si trabajas para mejorarlo, podrás acceder a buenas tasas hipotecarias, invertir en un inmueble o reducir la cantidad de intereses que pagas mensualmente. Sin duda, arreglar tu puntaje de crédito es algo que valdrá la pena.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!