Cómo funciona el crédito en Estados Unidos

El crédito es un acuerdo que tienes con un prestamista para obtener bienes o servicios que pagas en una fecha posterior según los términos acordados. Por ejemplo, si obtienes un préstamo, el prestamista te dará el dinero y tendrás que pagarlo con el tiempo junto con intereses y posiblemente otras tarifas. Esta es la acepción más conocida por todo el mundo, sin embargo, no es la única. El crédito en Estados Unidos funciona de una manera especial.

El crédito también puede referirse a tu historial crediticio, el cual los prestamistas toman en cuenta para determinar si aprueban una solicitud de préstamo, tarjeta de crédito, o productos similares. Para mejorar tus posibilidades de que te aprueben una solicitud, es esencial que tengas un buen historial y puntaje crediticio.

¿Por qué tenemos informes y puntajes de crédito? 

El sistema de informes de historial de crédito funciona de la siguiente manera: ayuda a los bancos a evitar prestar dinero a clientes que ya están sobreextendidos o que tienen un historial de no pagar sus deudas.

Hace menos de 100 años, la banca era una experiencia muy personal. Si necesitabas un préstamo, tenías que ir a un banco en tu localidad y convencer personalmente a un oficial de préstamos para que te aprobara la solicitud. Habrías necesitado mostrar prueba de empleo y, posiblemente, referencias personales que diesen fe de tu carácter.

En aquel entonces, casi todos los préstamos estaban asegurados, lo que significa que debías poner una garantía para obtener uno. 

Desde entonces, el aumento del uso de las tarjetas de crédito por su conveniencia ha provocado que en la actualidad los préstamos no garantizados sean la norma. Pero aunque estos pueden ser más rentables para los bancos, también representan un riesgo mayor, ya que en este caso no hay ninguna garantía de que recuperarán su capital. 

Por ello, el sistema de informe de crédito fue creado para dar a los bancos una fuente centralizada de información sobre prestatarios potenciales.

¿Cuándo se comenzó a usar el sistema de informes de crédito?

A finales de la década de 1950 y principios de 1960, los bancos comenzaron a colaborar entre sí para compartir datos de crédito de los clientes, incluyendo los saldos de las cuentas y los historiales de pagos.

Estas primeras «oficinas de crédito» eran pequeñas y limitadas a comunidades individuales. En 1970, sin embargo, algunas grandes compañías surgieron como líderes en informes de crédito. Estas compañías se convertirían en las tres agencias de crédito que conocemos hoy: TransUnion, Experian (con inscripción en Experian CreditWorksSM) y Equifax.

En 1970, el Congreso aprobó por primera vez la Ley de Informes de Crédito Justos (FCRA o Fair Credit Reporting Act) para regular cómo las compañías de informes de crédito manejaban la información personal de los consumidores; pero los informes de aquel entonces aún eran demasiado “primitivos” en comparación con los informes que tenemos hoy.

A principios de la década de 1980, los burós de crédito comenzaron a almacenar electrónicamente información personal detallada (números de la Seguridad Social, direcciones, fechas de nacimiento), así como los datos de préstamos, consultas y pagos que vemos actualmente en los informes.

¿Qué información hay en un informe de crédito?

El informe de crédito funciona como una carta de presentación. Contiene información que te identifica, como tu nombre, dirección y número de Seguro Social, así como detalles sobre tu actividad de préstamo, lo que incluye solicitudes de préstamos, saldos, e historial de pagos. 

Además de tu nombre, número de Seguro Social y fecha de nacimiento, tu informe también puede contener las direcciones de los lugares donde has vivido anteriormente e información de empleo. A pesar de esto, las confusiones en los informes de crédito siguen siendo bastante comunes, especialmente si tienes un apellido común como Jones o Brown. 

En este orden de ideas, la mayor parte de tu informe de crédito contiene información detallada sobre tu actividad reciente en tus cuentas financieras, lo que incluye:

  • Consultas de crédito. Cada vez que solicitas crédito, independientemente de si dicha solicitud sea aprobada o no.      
  • Préstamos actuales. Los datos incluirán el banco, el monto del préstamo, la fecha en que inició el préstamo, el monto de tu pago mensual, y el historial de pagos.      
  • Cuentas rotativas. Estas son, básicamente, tus tarjetas de crédito. Los datos incluyen el banco, tu límite de crédito, la fecha en que obtuviste la cuenta, tu historial de pagos, y el saldo de la cuenta a la fecha de tu último estado de cuenta.      
  • Cuentas cerradas. Las cuentas permanecerán en el informe hasta siete años después de ser cerradas.      
  • Cuentas de cobros. En caso de que tengas una deuda que ha pasado a cobros, esto aparecerá en tu informe de crédito. Esto puede suceder incluso si la deuda original no fue incluida en tu informe de crédito, como sucede con las facturas por gastos médicos.      
  • Registros públicos. Aquí se incluyen gravámenes fiscales, sentencias judiciales y declaraciones de quiebra.     
  • Comentarios. Las agencias de crédito permiten agregar comentarios al informe de crédito para explicar los registros. Los acreedores también pueden agregar comentarios.

¿Cómo usan los bancos el informe de crédito? 

Hoy en día, las compañías usan los datos en tu informe de crédito para crear puntajes de crédito, que la mayoría de los prestamistas usarán en el proceso de solicitud de crédito en vez de revisar el informe por completo.

Dicho esto, puedes esperar que un asegurador observe más de cerca tu informe de crédito cuando solicites un préstamo más grande, como una hipoteca, o en los casos en que tu puntaje sea “bajo”.

Además de jugar un papel importante en el proceso de solicitud de crédito, tu puntaje e informe también pueden determinar cuánto pagarás al final. En consecuencia, cuanto más alto sea tu puntaje, menos intereses te cobrará el banco o prestamista por el crédito.

“¿Y cómo me afecta esto?” Seguramente te preguntas. Pues bien, deberías saber que esto te puede ayudar a ahorrar dinero. Por ejemplo, la diferencia en el pago total de intereses en una hipoteca de $ 250.000 a 30 años entre una tasa de interés del 5% y una del 8% es de aproximadamente $ 179.000. Este es el costo de un crédito menos que perfecto.

A veces, las compañías también usan el puntaje de crédito para otras decisiones.

Por ejemplo, se te puede exigir que te sometas a una verificación de crédito cuando alquiles un apartamento o solicites un trabajo que implique responsabilidad financiera. (Algunos empleadores han utilizado las verificaciones de crédito de manera más amplia en su proceso de contratación. A decir verdad, la práctica tiene un valor dudoso, pero es otra razón más para cuidar tu crédito). 

Finalmente, las compañías de seguros a menudo usan una versión específica del puntaje de crédito para determinar cuánto pagarás por el seguro.

¿Y qué es un puntaje de crédito?

En pocas palabras, un puntaje de crédito es un número de tres dígitos derivado de los datos en tu informe, lo cual indica la probabilidad de que pagues (o no) un préstamo a tiempo en relación a la experiencia que has tenido con otros prestatarios.

Diferentes compañías producen diferentes puntajes de crédito bajo marcas como FICO Score y VantageScore.

Cada una de estas compañías puede tener varias versiones diferentes de tu puntaje para diferentes usos. Por ejemplo, uno para prestamistas hipotecarios, uno para bancos de tarjetas de crédito, otro para compañías de seguros de automóviles.

Finalmente, cada uno de estos puntajes de crédito puede diferir dependiendo de cuál de tus tres informes de crédito se utilizó para obtener los datos. En Estados Unidos existen tres oficinas de crédito: TransUnion, Experian y Equifax. Aunque la mayor parte de tu información será la misma en los tres informes, puede haber algunas diferencias.

En general, sin embargo, todos los puntajes de crédito caen en algún  rango entre 350 y 900. Cuanto mayor sea el puntaje, mejor será tu historial de pagos y solvencia; y un puntaje más bajo significa que los bancos te considerarán un cliente de mayor riesgo.

Entiendo, pero… ¿Qué es un buen puntaje de crédito?

Aunque depende de lo que quieras hacer, puedes estar seguro de que un puntaje de 720 es «bueno» en la mayoría de las escalas, mientras que uno de 800 se considera «muy bueno».

En este orden de ideas, si tienes un puntaje de al menos 700, tendrás la mejor oportunidad de obtener la aprobación para las mejores ofertas de tarjetas de crédito, tasas de préstamos para automóviles e hipotecas.

Los puntajes que rondan los 600 puntos no son necesariamente malos, pero no podrás obtener algunos préstamos ni las mejores tasas. De hecho, con un puntaje de crédito inferior a 700, es posible que no califiques para la mayoría de las “mejores” tarjetas de crédito.

Finalmente, es importante tener en cuenta que una vez que tu puntaje se acerque al rango de los 700-800, cualquier aumento adicional no te servirá de mucho. En este caso, los bancos te darán siempre las mejores tasas.

¿Cómo se obtiene un buen puntaje de crédito? 

Un buen puntaje de crédito funciona de la siguiente manera: se necesita establecer una combinación saludable de préstamos y cuentas rotativas a lo largo del tiempo, pagar las cuentas a tiempo, y evitar altos niveles de deuda.

¿Cuánto tiempo lleva construir un buen puntaje de crédito?  

El primer paso, que se basa en construir crédito mediante el establecimiento de una combinación saludable de préstamos y cuentas rotativas, es a menudo el más complicado, ya que básicamente necesitas obtener crédito antes de tener un historial crediticio, ¡pero es difícil obtener crédito antes de tener un historial de crédito!

Hay varias formas de construir crédito, pero podría decirse que es más fácil cuando eres joven y estás en la universidad, o si aún eres dependiente de tus padres. En este último caso, puedes:

  • Pedirle a uno de tus padres que te convierta en usuario autorizado en una de sus tarjetas de crédito.     
  • Obtener un préstamo estudiantil federal, que generalmente no requiere una verificación de crédito.      
  • Solicitar un préstamo con un consignatario.      
  • Utilizar una tarjeta de crédito asegurada, que funciona como una tarjeta de débito prepaga, excepto que genera crédito.      
  • Pedir un préstamo de creación de crédito.

Ahora bien, te recomendamos que utilices un servicio gratuito como Experian Boost™, que te permite beneficiarte de los pagos a tiempo que de otro modo no se incluirían en tu perfil de crédito.      

Una vez que tienes una cuenta abierta, se hace más fácil obtener cuentas adicionales después de aproximadamente seis meses. Con el tiempo, obtendrás un mejor puntaje cuando tengas al menos una o dos tarjetas de crédito, y uno o dos préstamos (como préstamos para estudiantes o automóviles). Dicho esto, tener más cuentas no es necesariamente lo mejor.

Finalmente, una parte clave de la calificación crediticia es el tiempo. Por lo general, se requieren tres años de uso responsable de crédito para obtener una calificación crediticia promedio de 600, y hasta siete años para desarrollar una calificación crediticia muy buena de 700 o más.

¿Por qué es tan importante pagar las cuentas a tiempo?  

Tu historial de pagos representa aproximadamente el 35 por ciento de tu puntaje de crédito, más que cualquier otro factor. En consecuencia, hacer pagos consistentes y a tiempo es lo más importante que puedes hacer para construir un buen puntaje de crédito.

No es sorprendente que nada arruine un puntaje de crédito más rápido que no pagar estas cuentas a tiempo. Cuanto más tardes en pagarlas (y cuando más frecuentemente suceda esto), menor será tu puntaje. 

¿Cómo afecta la deuda al puntaje de crédito?  

Demasiada deuda es mala no solo las finanzas sino también para el puntaje de crédito. De hecho, el nivel general de deuda representa el 30 por ciento del puntaje.

La utilización de la tarjeta de crédito (pero más la cantidad de saldo que tienes en relación con tu límite de crédito) afecta el puntaje. Cuanto más grandes sean tus saldos combinados en relación con tus límites de crédito combinados, más sufrirá tu puntaje. Por lo tanto, para obtener un mejor puntaje debes mantener tu índice de utilización lo más bajo posible. 

Otros factores que afectan tu puntaje de crédito  

Otros factores que afectan su puntaje de crédito incluyen la edad promedio de tus cuentas de crédito (edad del archivo de crédito), la diversidad de la cuenta, las consultas de crédito recientes y los registros públicos. Con la excepción de los registros públicos, cada uno de estos factores representa alrededor del 10 al 15 por ciento del puntaje. 

Cuanto más tiempo tengas cuentas de crédito abiertas, mejor. Si no tienes una verdadera razón para cancelar una tarjeta de crédito vieja y sin usar, no lo hagas. En este sentido, tu puntaje no será tan bueno como podría ser si solo tienes tarjetas de crédito o préstamos.

Finalmente, trata de limitar las solicitudes de crédito a no más de dos cada seis meses. Verificar tu propio puntaje de crédito se conoce como una «consulta flexible» y no cuenta para este límite.

¿Cómo se arregla un mal crédito?

¡De la misma manera que construyes un buen crédito! Pagando las facturas a tiempo y manteniéndose al margen (o salir) de la deuda.

A menos que hayas sido víctima de robo de identidad o haya errores en tu informe de crédito, esta es la única forma que tienes para «reparar» tu crédito. El proceso de reparar crédito puede tomar entre uno o dos años de administración financiera responsable, y desconfía completamente de cualquiera que te ofrezca “atajos o métodos rápidos”.

¿Cómo puedo hacer seguimiento de mi crédito?

Actualmente es muy fácil hacer seguimiento del puntaje de crédito, sobre todo gracias a la inmensa cantidad de aplicaciones, tanto gratuitas como pagas, de monitoreo de crédito. Además, muchas tarjetas de crédito incluso detallan el puntaje FICO en los extractos mensuales.

Por lo general, los servicios gratuitos de monitoreo de crédito dan una versión limitada del puntaje e informe de crédito; en consecuencia, lo más probable es que tengas un acceso completo utilizando un servicio pago.

En los Estados Unidos, la mejor manera de revisar los tres informes de crédito de forma gratuita es accediendo a annualcreditreport.com. El gobierno de los Estados Unidos exige que todos los consumidores puedan recibir, gratuitamente y una vez al año, cada uno de sus tres puntajes de crédito desde ese sitio. Sin embargo, te recomendamos que complementes esto con un servicio gratuito (sin importar sus limitaciones), ya que así podrás hacer revisiones rutinarias y recibir alertas en caso de que surja algún problema.

El monitoreo de crédito también es útil si te estás preparando para solicitar una hipoteca, o si sospechas que puedes ser víctima de fraude.

En conclusión

Los informes de crédito registran tu historial de pagos de cosas como préstamos a plazos y tarjetas de crédito. Los puntajes de crédito resumen rápidamente tu solvencia en una escala entre 300 y 900 según los datos contenidos en tu informe de crédito. Por lo tanto, cuanto mayor sea tu puntaje, mayores serán tus posibilidades de obtener las mejores tasas de interés en préstamos y tarjetas de crédito.

Por ello, los bancos, instituciones financieras y prestamistas usan estos informes y puntajes para decidir si prestar dinero; sin embargo, tu información de crédito también se puede usar para alquiler apartamentos, buscar empleo y suscripción de seguros.

Ahora bien, mantener un buen puntaje de crédito no es difícil. El truco es ser equilibrado: No abuses del crédito, pero tampoco hagas como si no existiera. Nuestra recomendación es que obtengas un préstamo y un par de tarjetas de crédito y pagues las cuotas religiosamente.

Sigue leyendo: 

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!