Creditos blandos y creditos duros: qué son

Un buen historial y puntaje de crédito es fundamental en Estados Unidos. Conoce en qué situaciones te solicitarán una verificación de crédito blando y duro.

Aunque pueda parecer extraño, es un buen ejercicio mental imaginar tu puntuación de crédito como un pastel que, a fin de cuentas, representa tu bienestar financiero. 

Ahora bien, este pastel está cortado en rebanadas, cada una de las cuales representa un factor específico de tu puntuación crediticia. Una rebanada grande representa la tasa de utilización de tu tarjeta de crédito actual, mientras que otra más pequeña representa el porcentaje de tus pagos puntuales; otra rebanada representa la longitud de tu historial de crédito, y otra es el número de indicadores negativos.

Finalmente, nos encontramos con una pequeña porción que representa las investigaciones de crédito duro y blando que las compañías y prestamistas han realizado sobre ti. De hecho, cada vez que solicitas más crédito, resulta en un “pequeño mordisco” a esta rebanada. 

En este momento seguramente te preguntas, ¿qué es exactamente una investigación de crédito? Es más, ¿qué es el crédito duro? ¿Qué es el crédito blando? ¿Cuáles son los efectos que tienen realmente en tu historial crediticio? Pero no te preocupes, que hemos recopilado para ti toda la información necesaria sobre este tema. Así que, ¡empecemos!

Primero lo primero, ¿qué es una investigación de crédito?

Una investigación, o consulta, de crédito, es una solicitud que una institución realiza para obtener información de un informe de crédito por parte de una agencia de informes de crédito específica. Las consultas de crédito pueden provenir de todo tipo de entidades y por diversas razones, pero normalmente las realizan las instituciones financieras. Estas consultas se clasifican en dos: investigaciones de crédito duro o blando.

¿Cómo funciona una investigación de crédito?

Las investigaciones crediticias son un componente importante del mercado de crédito. De hecho, las consultas “duras” son una parte clave del proceso de suscripción de todos los tipos de crédito, mientras que las consultas “blandas” ayudan a las compañías financieras a comercializar y publicitar sus productos.

¿Qué es una investigación de crédito duro?

Una investigación, o consulta, de crédito duro (también conocida en inglés como «hard pulls» o «hard inquiry»), suele ocurrir cuando una institución financiera, como un prestamista o un emisor de tarjetas de crédito, investiga tu historial de crédito antes de tomar una decisión de préstamo. Suelen tener lugar cuando se solicita una hipoteca, un préstamo o una tarjeta de crédito, y normalmente tienen que ser autorizadas.

Una investigación de crédito duro podría reducir tu puntuación en unos pocos puntos, o podría tener un efecto, al final, que en líneas generales puede considerarse insignificante. De hecho, en la mayoría de los casos es improbable que una sola consulta desempeñe un papel importante en la aprobación de una nueva tarjeta o préstamo. Y el daño a tus puntuaciones crediticias suele disminuir o desaparecer incluso antes de que la investigación concluya.

Eso no suena tan mal, ¿verdad? Pero tal vez quieras pensarlo dos veces antes de solicitar un puñado de tarjetas de crédito al mismo tiempo, o incluso en el lapso de unos pocos meses. Múltiples consultas de este tipo en un corto período de tiempo podrían llevar a los prestamistas y a los emisores de tarjetas de crédito a considerarte como un cliente de mayor riesgo, ya que sugiere que puedes andar corto de efectivo o que te estás preparando para acumular muchas deudas. Por tanto, considera la posibilidad de extender en el tiempo cualquier solicitud de crédito o préstamos.

Pregunta frecuente: ¿Cuánto tiempo permanecerá una investigación de crédito duro en mis informes de crédito?

Respuesta: Por lo general, las investigaciones de crédito duro permanecen en tus informes de crédito durante unos dos años.

¿Qué hay del crédito blando? ¿También se hacen consultas de este tipo en ese caso?

En pocas palabras: Sí. Las consultas de crédito blando (llamadas «soft pulls» o «soft inquiries») suelen ocurrir cuando una persona o empresa consulta tu historial crediticio como parte de una investigación de antecedentes. Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando el emisor de una tarjeta de crédito verifica tu crédito sin tu permiso para comprobar si calificas para ciertas ofertas de tarjetas de crédito. Y esta no es la unica situacion en la que se realizan, ya que, por ejemplo, si estás buscando trabajo, un empleador puede realizar una investigación blanda antes de contratarte.

Sin embargo, a diferencia de las investigaciones duras, las blandas no afectarán tu puntaje crediticio. Por otro lado, pueden o no aparecer registradas en tus informes de crédito, dependiendo de la oficina de crédito. Y dado que las consultas blandas no están conectadas a una solicitud específica de crédito nuevo, sólo son visibles para ti cuando ves tus informes crediticios.

Pregunta frecuente: ¿Comprobar mis propios puntajes de crédito resultará en una investigación dura?

Respuesta: No. Esto se reporta como una investigación blanda, por lo que tu puntuación no bajará.

Ejemplos de investigaciones de crédito duro y blando

La diferencia fundamental entre una investigación dura y una blanda generalmente se reduce a si le diste permiso al prestamista para investigar tu historial crediticio.

Si le diste permiso, entonces puedes estar seguro que se ha hecho una investigación de crédito duro. En caso contrario, deberías considerarlo como una investigación de crédito blando.

Ahora, veamos algunos ejemplos de cuándo una investigación de crédito duro o blando puede aparecer en tus informes de crédito. Nota: Las siguientes listas no son exhaustivas, y deben ser tratadas sólo como una guía general.

Investigaciones de crédito duro

Investigaciones de crédito blando

  • Comprobaciones de tus puntuaciones de crédito en cualquier página web o institución que ofrezca estos servicios
  • Ofertas de tarjetas de crédito “preaprobadas”
  • Cotizaciones de seguros «preaprobados»
  • Verificaciones durante un proceso de contratación o de empleo (es decir, verificación de antecedentes)

Además, ten en cuenta que hay otros tipos de verificaciones de crédito que podrían aparecer como una investigación dura o blanda. Por ejemplo, los proveedores de servicios públicos, cable, internet y telefonía móvil suelen comprobar tu crédito.

Si no estás seguro de cómo se clasificará una consulta en particular, pide a la empresa, al emisor de la tarjeta de crédito o a la institución financiera implicada que te detalle si se trata de una consulta de crédito duro o blando.

Consideraciones especiales

Una investigación de crédito duro proporciona a un acreedor un informe de crédito completo con detalles sobre la puntuación de crédito y mucho más. Pero a decir verdad, algunas entidades e instituciones ponen más énfasis en el puntaje crediticio de un prestatario que otras, con ratios de calificación que también sirven como un componente en el proceso de aprobación de una solicitud de crédito.

Generalmente, el informe de crédito de un prestatario es sólo la mitad de la información necesaria para la aprobación de una solicitud. En este sentido, los acreedores también analizarán la deuda del prestatario, que es el principal ratio de calificación para la mayoría de los préstamos.

Los acreedores poseen tecnologías y técnicas/métodos de análisis personalizados que generan aprobaciones de préstamos basadas tanto en los informes de crédito como en los índices de calificación. Por lo general, los acreedores exigirán una puntuación crediticia mínima. En los préstamos estándar, un acreedor exige una relación deuda/ingresos de al menos 36% o menos. En un préstamo hipotecario, los acreedores también analizarán el índice de gastos de vivienda del prestatario, el cual debe ser, en la mayoría de los casos, de aproximadamente 28% o menos para la aprobación del respectivo préstamo.

¿Cuántos puntos se pierden por una investigación de crédito?

Las investigaciones de crédito no tienen un valor de puntos específico en los modelos de puntaje de crédito de FICO. De hecho, lo que importa para tu puntuación de crédito es el número de consultas “duras” que aparezcan en tu informe en los últimos 12 meses. En este sentido, una consulta puede restar hasta cinco puntos de tu puntuación FICO. Sin embargo, te recomendamos que trates de mantener el efecto de las investigaciones en perspectiva.

Ahora bien, las consultas de crédito duro sólo afectan el 10% de tu puntuación FICO y el 5% de tu VantageScore. Sin embargo, limitar las investigaciones es lo más prudente que puedes hacer. Pero no tengas miedo de solicitar un nuevo crédito, siempre y cuando vayas a utilizarlo de forma responsable.

¿Es posible evitar una investigación de crédito duro?

Si estás tratando de construir (o reconstruir) tu crédito, puede parecerte frustrante que solicitar una tarjeta de crédito tenga un ligero impacto negativo en tus puntajes, incluso si es aprobado. Sin embargo, tienes que saber que una investigación de crédito duro es una parte normal de cualquier proceso de solicitud de un préstamo.

En este sentido, puede ser tentador intentar buscar formas de “hackear” el sistema, como solicitar varias tarjetas de crédito al mismo tiempo con la esperanza de que varias sean aprobadas y que aparezcan en una sola solicitud. Aunque podría ser totalmente posible correr con suerte y que tu táctica juegue a tu favor, no es algo que recomendamos.

Siempre y cuando no estés solicitando varios préstamos, no debería ser necesario tratar de evitar las investigaciones de crédito duro. Al fin y al cabo, no tendrán un impacto a largo plazo en tus puntuaciones de crédito, siempre y cuando estés usando tu crédito de manera responsable.

Cómo disputar una investigación de crédito duro

Nuestra principal recomendación para evitar cualquier inconveniente es que revises tus informes de crédito a menudo. Si detectas algún error, como una investigación dura que se realizó sin tu permiso, considera la posibilidad de disputarlo con la respectiva oficina de crédito. También puedes ponerte en contacto con la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por su siglas en inglés) para obtener más ayuda.

De hecho, si detectas actividad que no reconoces, podría ser una señal de robo de identidad, de acuerdo a Experian, una de las tres principales agencias de crédito. Como mínimo, querrás investigarlo y entender lo que está pasando.

Ten en cuenta que sólo pueden ser disputadas las investigaciones de crédito duro que ocurren sin tu permiso, por lo que si has autorizado una, generalmente toma dos años para que desaparezca de tus reportes de crédito.

Cómo reducir al mínimo el impacto de las consultas de crédito duro

Cuando compres una casa o un auto, no dejes que el miedo a acumular múltiples investigaciones de crédito duro te impida hacer compras, especialmente si estas tienen un tipo de interés bajo.

Por ejemplo, FICO ofrece a los consumidores un período de gracia de 30 días antes de que ciertas solicitudes de préstamos se reflejen en su calificación crediticia FICO®. Además, FICO también puede registrar varias solicitudes para el mismo tipo de préstamo como una sola solicitud, siempre y cuando se realicen dentro de un determinado plazo.

Por otro lado, para las puntuaciones FICO calculadas a partir de las versiones más antiguas de la fórmula de puntuación, esta ventana es de 14 días; para las puntuaciones FICO calculadas a partir de las versiones más recientes de la fórmula de puntuación, es de 45 días.

De manera similar, el modelo VantageScore da una ventana de dos semanas para buscar las mejores tasas de interés para ciertos préstamos. «De esa manera, sólo impactan en tu puntaje crediticio una vez», afirma la compañía.

Otras formas para reducir el impacto de las investigaciones de crédito

Solicita préstamos esporádicamente

La forma más fácil de evitar que las investigaciones de crédito afecten tu puntuación es asegurandote de no solicitar muchos préstamos en un corto período de tiempo.

Puedes hacer esto investigando sobre diferentes tasas de interés para préstamos para automóviles, estudios, tarjetas de crédito o de cualquier otro tipo. Por si no lo sabías, hay una gran cantidad de sitios web e instituciones que pueden comparar las tasas de préstamos de una sola vez y darte el mejor resultado. Even Financial es un gran ejemplo de esto, ya que te presenta una lista de los mejores préstamos adaptados a tus necesidades particulares.

Concéntrate en mejorar otros aspectos de tu presentación

Mientras que las investigaciones de crédito pueden bajar tu puntuación en tres o cinco puntos (por consulta), esto no tiene un gran efecto en términos generales. De hecho, la utilización de tu crédito (es decir, cuánto crédito tienes disponible) constituye una gran parte de tu puntaje crediticio. Cuanto más bajo lo mantengas, mejor. En este sentido, un 30% o menos es una buena meta. Esto se traduce en que no deberías gastar más del máximo de tu línea de crédito cada mes.

Por otro lado, la longitud de tu historial de crédito también es un factor decisivo importante, así que asegúrate de considerar cuidadosamente si debes o no cerrar tus cuentas de tarjeta de crédito, en el caso de que hayas tanteado esta posibilidad.

Conclusión

Tu puntuación de crédito juega un papel importante en tu bienestar financiero. Por tanto, y antes de solicitar un crédito, tómate el tiempo necesario para construir tu puntuación crediticia. Con un crédito más fuerte, puedes mejorar tus posibilidades de que tu solicitud sea aprobada con los mejores términos y tasas posibles.

Deberías realizar un seguimiento de las investigaciones de crédito blando y duro, especialmente, porque estas últimas pueden influir en tu puntaje crediticio, asegúrate de revisar tus informes de crédito. Ahora bien, tienes que tener en cuenta que mientras que una consulta de crédito duro puede restarte unos cuantos puntos, varias consultas hechas en un corto período de tiempo pueden causar un daño peor.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!