Los top 3 buró de crédito

Probablemente, has escuchado hablar sobre los tres burós de crédito. Pero ¿Qué son? ¿Qué hacen? ¿En qué se diferencian? ¿Por qué siempre se menciona a tres de ellos? A continuación haremos un análisis de estas entidades, lo que hacen y cómo lo hacen.

Agencias de calificación crediticia

Primero, dejemos claro lo que estamos discutiendo. Es fácil confundir las agencias de crédito con las agencias de calificación crediticia, sobre todo porque las agencias de crédito también se llaman agencias de información crediticia.

Las agencias de calificación crediticia se ocupan, principalmente, de las empresas y de la solvencia de las corporaciones. Surgieron de la necesidad de los inversores de comparar el potencial de riesgo y recompensa de ciertas inversiones. Y también como una forma de obtener información sobre la estabilidad financiera de las empresas, las cuales buscan pedir dinero prestado mediante la emisión de bonos o acciones preferentes.

Hoy en día, hay tres grandes actores internacionales: Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s. Estas agencias investigan y analizan las finanzas las empresas y les asignan una calificación crediticia.

A diferencia de los informes de crédito o las puntuaciones crediticias, estas calificaciones tienen por objeto proporcionar a los inversores información sobre las empresas y los emisores de inversiones basadas en la deuda. Las agencias también califican las obligaciones de deuda particulares y los valores de renta fija que emiten las empresas. Además, califican a las compañías de seguros en función de su solvencia financiera.

Sobre sus calificaciones

Las calificaciones crediticias se emiten en letras, como AAA o CCC, para que los inversores puedan examinar rápidamente un instrumento de deuda y calibrar su riesgo; son una especie de abreviatura que representa su solidez.

Las calificaciones difieren entre las tres agencias principales, por lo que es importante entender cuál de ellas proporciona la carta de evaluación. Las calificaciones crediticias se basan en un enorme número de variables, abarcan desde los atributos de las empresas hasta las inversiones subyacentes. Todas ellas están enfocadas en ofrecer una imagen sobre la probabilidad de que el prestatario reembolse el monto adeudado.

¿Qué es un buró de crédito?

El buró de crédito es una entidad privada que se ocupa del análisis y evaluación de la solvencia del consumidor. Recopila datos relacionados con los créditos obtenidos por personas naturales y jurídicas. Entonces, realiza un análisis y establece un puntaje de crédito que servirá de base para que las empresas del sector financiero o comercial puedan decidir si otorgar o negar créditos a esas personas.

Una característica interesante del modelo comercial del buró de crédito es la forma en que se intercambia la información. Los bancos, las compañías financieras, los minoristas y los propietarios envían información sobre el crédito del consumidor a las oficinas de crédito de forma gratuita, y luego las oficinas de crédito les envían de vuelta la información sobre el consumidor.

El buró de crédito empaqueta y analiza los informes de crédito de los consumidores, de los que se derivan los puntajes crediticios. A diferencia de las calificaciones crediticias, donde se emite una carta de evaluación, los puntajes crediticios se emiten como números de tres dígitos, normalmente entre 300 y 850. Tu puntaje crediticio influye en el tamaño del préstamo para el que puedes calificar, las tasas de interés que pagas por esos préstamos o por una tarjeta de crédito y, a veces, hasta en tus oportunidades de alquiler y empleo.

Aunque tanto las agencias de calificación crediticia como los tres burós de crédito son empresas privadas, están reguladas por la Ley de Informes Crediticios Justos (FCRA o Fair Credit Reporting Act). Están limitadas en cuanto a la forma en que reúnen, desembolsan y divulgan la información sobre el consumidor y han sido objeto de un mayor escrutinio desde la Gran Recesión de 2007-2009.

Los tres burós de crédito más grandes

En los Estados Unidos, existen varios buró de crédito, pero sólo tres importancia nacional: Equifax, Experian y TransUnion. Este trío domina el mercado de la recopilación, análisis y desembolso de información sobre los consumidores en los mercados crediticios.

Equifax

Con sede en Atlanta, tiene 7.000 empleados y «operaciones en los Estados Unidos y otros 18 países, entre ellos Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Honduras, India, Irlanda, México, Paraguay, Perú, Portugal, Rusia, España, el Reino Unido y Uruguay». Es bastante fuerte en las secciones sur y este de los Estados Unidos; afirma ser líder del mercado en la mayoría de los países en los que tiene presencia.

Experian

Con sede nacional en Costa Mesa, California; originalmente manejaba informes para el oeste de los Estados Unidos. Ahora se promueve a sí misma como «la empresa líder en servicios de información global«. Además, «emplea aproximadamente 16.000 personas en 39 países y tiene su sede corporativa en Dublín, Irlanda; con otras sedes operativas en Nottingham, Reino Unido y São Paulo, Brasil».

TransUnion

Se comercializa como «líder mundial en información crediticia y servicios de gestión de información». La empresa con sede en Chicago tiene «operaciones y filiales en 33 países». Emplea aproximadamente a 3.700 personas.

Procesos similares, pero diferentes

Los tres burós de crédito reúnen el mismo tipo de información sobre los consumidores. Esto incluye datos personales, como el nombre, la dirección, el número de seguro social y la fecha de nacimiento. También incluye el historial de crédito: deudas, historial de pagos y actividad de solicitud de crédito.

Es una práctica común que un buró de crédito recopile información de los prestamistas federales y privados en cuanto a préstamos estudiantiles y de vivienda. Si tu estás atrasado en los pagos de la hipoteca, el banco puede reportarlo a una oficina de crédito, normalmente después de un máximo de 45 días. Los préstamos federales ofrecen más margen de maniobra, permitiendo que transcurran 90 días antes de presentar una denuncia.

El Servicio de Impuestos Internos (IRS o Internal Revenue Service) no reporta los impuestos atrasados a las oficinas. Sin embargo, si un contribuyente no paga su deuda tributaria en un tiempo razonable o si tiene muchos impuestos atrasados, el IRS puede presentar un gravamen tributario federal, es decir, un reclamo legal contra la propiedad del contribuyente. La presentación de un gravamen tributario es una información pública y las oficinas pueden encontrarla a través de la investigación de terceros.

Cada uno de los tres burós de crédito utiliza toda esta información para elaborar informes de crédito de los consumidores y calcular las puntuaciones crediticias. Cuanto mayor sea la puntuación, menor será el riesgo crediticio del consumidor y mayor será su capacidad crediticia.

Estas puntuaciones se han basado históricamente en la puntuación FICO® asociada a la empresa de análisis de datos conocida originalmente como Fair, Isaac y Company (el nombre de la empresa cambió a FICO en 2009). Aunque todavía se puede obtener una puntuación FICO de los tres burós de crédito, sus métodos de cálculo difieren.

Experian utiliza su propio modelo de riesgo Experian/FICO v2. Equifax también tiene un sistema de puntuación propio (en una escala de 280 a 850), que suele denominarse simplemente Puntuación de Crédito Equifax. El puntaje crediticio por incumplimiento de TransUnion se denomina VantageScore, el cual se creó como alternativa al sistema FICO; su sistema de puntaje predictivo también se denomina TransRisk.

¿Cual es el resultado de todo esto? Tu puntaje crediticio individual e incluso tu puntaje FICO puede variar de una oficina a otra. Estas diferencias se basan en los diferentes métodos de cálculo patentados, las lagunas en la presentación de informes y recopilación de información, y el hecho de que las oficinas no siempre tienen la misma información sobre tu historial de deudas al mismo tiempo. Una empresa puede tener en sus archivos información sobre tí totalmente diferente a las demás.

¿Por qué los puntajes de crédito difieren?

Supongamos que solicitas un préstamo, una línea de crédito o una tarjeta de crédito a un prestamista. Ese prestamista casi seguro realizará una comprobación de crédito, solicitando un informe sobre tí, de al menos uno de los tres burós de crédito principales. Pero no tiene que usar las tres. El prestamista puede preferir un sistema de puntuación o informe de crédito sobre los otros dos. Todas las solicitudes de crédito se anotan en tu informe de crédito, pero sólo aparecen en las oficinas cuyos informes se extraen. Si una consulta de crédito sólo se envía a Experian, entonces Equifax y TransUnion no saben de ella, por ejemplo.

Del mismo modo, no todos los prestamistas informan de la actividad crediticia a cada oficina de crédito. Por lo tanto, un informe de crédito de una empresa puede diferir de otra.

Los prestamistas que sí informan a las tres agencias pueden ver que sus datos aparecen en los informes crediticios en momentos diferentes, simplemente porque cada oficina compila datos en momentos diferentes del mes. La mora generalmente no afecta tu puntaje crediticio hasta que hayan pasado al menos 45 días.

La mayoría de los prestamistas examinan un solo informe de una de las agencias de crédito para determinar la solvencia de un solicitante. La excepción se presenta con los créditos hipotecarios, en ese caso el prestamista examinará los informes de las tres oficinas de crédito porque se trata de grandes cantidades de dinero; por lo general, basa la aprobación o el rechazo en el puntaje medio.

Los sistemas de puntuación de las oficinas son modificables; cada una de las metodologías (incluida la FICO) ha sufrido cambios a lo largo de los años como parte de los esfuerzos continuos por mejorar la precisión. Es muy posible que tu puntuación crediticia cambie con el tiempo en la misma oficina.

¿Necesitas los tres puntajes?

Sí. La información crediticia a menudo no se expresa con la misma precisión en los tres burós de crédito, por lo que es importante que los consumidores comprueben cada informe y cada puntuación.

Los consumidores pueden recibir una copia gratuita de su informe de cada agencia de informes de crédito una vez al año. Esto está amparado por la Ley de Transacciones Crediticias Justas y Exactas (FACTA o Fair and Accurate Credit Transactions Act), una enmienda a la FCRA aprobada en 2003.

Dado que algunos acreedores y cobradores sólo informan a una o dos agencias, algunas notas pueden aparecer en un informe y en otro no. Esta variación a menudo conlleva a una gran diferencia entre la puntuación de crédito de una agencia y otra. Cuando se solicita un puntaje crediticio, se calcula en base a lo que hay en ese informe en particular. Por lo tanto, mientras que un consumidor puede tener un puntaje crediticio sólido basado en un informe, puede tener un puntaje crediticio más débil basado en otro. Por ejemplo, si un consumidor tiene dos cobros en el informe A y ninguno en el informe B, el puntaje calculado a partir del informe B será obviamente más alto que el calculado a partir del informe A.

Si a un consumidor se le niega un crédito debido a la mala puntuación de un buró, pero tiene una mejor puntuación de crédito con otra agencia, debería solicitar al acreedor que considere la mejor puntuación, quizás tiene suerte y su sugerencia es aceptada. Sobre todo, si tiene una buena explicación sobre la mala puntuación de crédito emitida por la primera agencia. 

Conclusión

Nunca podrás controlar a qué agencia solicitarán tu información crediticia. Sin embargo, debes recordar que, aunque los métodos y cálculos de los burós de crédito sean diferentes, mientras más alto sea tu puntaje mejor. Además, aunque al comparar las puntuaciones se observen números ligeramente diferentes, si tienes un buen puntaje en una compañía, lo más probable es que tengas buenos puntajes de crédito en todas ellas.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!