Cómo arreglar mi crédito gratis. La guía definitiva

Si tu calificación crediticia no es tan buena como quisieras, ¡no te preocupes! Arreglar tu crédito gratis no es tan difícil como parece. Si bien es cierto que hay empresas que se dedican a ayudar a los consumidores a reparar su crédito, contratarlas no es tu única opción.

De hecho, muchos de los servicios de reparación de crédito de terceros tienen mala reputación, ya sea por el costo del servicio o porque la empresa se aprovecha de la desesperación de quienes desean obtener una mejor calificación crediticia. ¿El resultado? Hacen que el procedimiento sea mucho más costoso, difícil y lento de lo que debería. Pero, afortunadamente y tal como te decíamos, como consumidor, tienes el poder de arreglar tu crédito por tu cuenta y la mejor parte de elegir esta alternativa es que no tendrás que pagar ni un dólar para hacerlo.

Antes de empezar, ¡verifica que tu informe de crédito no incluya gravámenes fiscales! 

A principios del año 2018, las tres principales oficinas de crédito del país (Equifax, Experian y TransUnion) anunciaron que dejarían de incluir los gravámenes fiscales en los informes de crédito. Por tanto, el “Paso 0” para arreglar tu crédito gratis es asegurarte de que tu informe no incluya ninguna deuda, mora o impago fiscal. Si ves alguno, no dudes en comunicarte con el buró para iniciar una disputa por su error. Ahora si, ¡comencemos!

¿Qué es una reparación de crédito?

La reparación del crédito no es más que la búsqueda e identificación de errores en los informes de crédito para realizar su correspondiente disputa. ¿Qué quiere decir esto? Que si consideras que alguno de los elementos que se reflejan en tu informe de crédito es incorrecto, tienes el derecho de pedirle a la agencia que verifique y corrija la información. A esta solicitud se le llama disputa.

Cada agencia tiene 30 días para investigar el elemento disputado, ofrecerte una respuesta y, por supuesto, corregir tu puntaje de crédito. Pero, ¿por qué las personas necesitan reparar su crédito? Principalmente, porque existe la posibilidad de que hayan errores en los informes, como pagos atrasados o cuotas vencidas, por ejemplo. 

Estos errores, por pequeños que sean, influyen negativamente en tu puntaje, haciendo que tu grado de solvencia disminuya y que sea más difícil para ti acceder a préstamos con tasas atractivas, a nuevas tarjetas de crédito y otros beneficios.

Cómo arreglar mi crédito gratis

Cómo arreglar mi crédito gratis. Guía paso a paso

Para arreglar tu crédito gratis (además de fácil y rápido) tan solo necesitarás seguir estos cuatro sencillos pasos:

Paso #1: Obtén una copia de tu informe de crédito

Para poder examinar tu informe de crédito en busca de errores, necesitas tener una copia a la mano. Por tanto, el primer paso para comenzar a arreglar tu crédito gratis es solicitar una copia de tu informe de crédito a cualquiera de las tres principales agencias del país: Experian, Equifax y TransUnion. 

Si lo prefieres, puedes descargar los tres informes para asegurarte de que concuerdan. Para hacerlo, visita la página web gratuita del gobierno federal annualcreditreport.com, sigue los pasos de autenticación y haz clic en “descargar informes de crédito”. Si nunca has revisado tu informe de crédito, lo más recomendable es solicitar los tres de una vez. Así, podrás revisar tus tres perfiles y calificaciones crediticias para asegurarte que que no contengan errores. Si esta no es la primera vez que reparas tu crédito, y te mantienes al día con la revisión de tus informes, no es necesario que realices este paso.

Recuerda: para poder obtener tus informes de crédito en la herramienta en línea del gobierno federal, deberás responder unas preguntas de seguridad. Este procedimiento es sumamente rápido -durará unos 15 minutos- y se efectúa para verificar tu identidad y proteger tus datos personales. 

Después de responder las preguntas, la página web te redirigirá al portal de descarga. Ahí podrás elegir cuáles informes deseas descargar. Si prefieres obtener tu informe en una copia impresa, solicítala llamando al número 877-322-8228 o envía una carta a la siguiente dirección: Annual Credit Report Request Service, P.O. Box 105281 Atlanta, GA 30348-5281.

Paso #2: Revisa tu informe de crédito en busca de errores

Ahora que ya tienes tu informe de crédito en tus manos, es hora de revisarlo con detenimiento para asegurarte de que toda la información reflejada en el documento no contenga ningún tipo de errores o discrepancias. Para comenzar, préstale especial atención a las siguientes secciones o apartados:

Historial de pagos

El historial de pagos tiene mucho peso en tu calificación crediticia. Por tanto, es importante que lo revises. Para hacerlo, compara tus pagos con lo que está reflejado en el informe y, si consigues algún error -por ejemplo, un pago retrasado que hiciste a tiempo- márcalo para disputarlo.

Cuentas duplicadas

Las cuentas duplicadas aparecen cuando una deuda -como el saldo deudor de una tarjeta de crédito o el monto restante de tu hipoteca- se refleja más de una vez. Esto reduce tu puntaje de crédito porque impacta directamente en la relación de tus deudas-ingresos.

Información personal

Verifica que tu informe no muestre errores en tu nombre, alias, seguro social y dirección. Toda la información debe estar actualizada.

Factores negativos caducos

Tales como ejecuciones hipotecarias, juicios, gravámenes o quiebras que ya deberían haberse eliminado de tu archivo.

Consultas de crédito que no has autorizado

Hay dos tipos de consultas en materia de informe de crédito, las “soft inquiries”, que son las revisiones que hace el mismo usuario y que no tienen peso en tu calificación, y las “hard inquiries”, que son las que efectúan los bancos y prestamistas antes de aprobarte un préstamo o tarjeta de crédito. Si hay más hard inquiries de las que has autorizado, también debes disputarlas porque estas sí reducen tu puntaje.

Saldos inexactos y estados de cuenta obsoletos

Verifica también que el saldo de tus préstamos y deudas esté actualizado, ya que, si es superior a la deuda real, tu calificación podría verse afectada negativamente.

Si al revisar tus informes consigues cualquiera de estos errores, hazle una copia al documento y márcalos o escríbelos en una lista aparte. Para ello, puedes usar cualquier procesador de texto. Te recomendamos que, al finalizar, guardes el documentos como PDF para poderlo enviar al tren de impresión con facilidad.

Si lo deseas, puedes guiarte por la siguiente tabla. Este no tiene que ser el diseño exacto, pero sí es importante que detalles toda la información, incluyendo una breve explicación de cada error y -de tenerlos- los documentos que comprueban que la información no es la correcta:

ItemTipo de problema (pago atrasado realizado a tiempo, cuenta duplicada, elemento caduco, etc.)Observaciones

Recuerda: Es posible que no todos los elementos negativos que has identificado en el informe sean ilegítimos. Si en el curso de la investigación la agencia de crédito confirma que la información no está duplicada ni contiene errores, no podrás pedir que la retiren. 

No obstante, ¡no desesperes! Este tipo de datos conllevan a una penalidad temporal y, en algún momento, desaparecerán de tu informe crediticio.

Pregunta rápida: ¿cuánto tiempo duran los elementos negativos en tu informe de crédito?

La duración de los elementos negativos -como retrasos en los pagos y la mora- conllevan a los burós de crédito a establecer una especie de “penalidad” que se traduce en mantener la información negativa por 1 año o más. Veamos los casos más comunes:

  • Por ley, una solicitud de bancarrota (capítulo 7) puede durar hasta 10 años, a menos que presentes la solicitud basándote en el capítulo 13. En este caso, las agencias de crédito detendrán las penalidades después de los 7 años, haciendo que sea más fácil arreglar el crédito en el futuro.
  • Los registros públicos que afectan negativamente la calificación crediticia, tales como problemas con la manutención de los niños, demandas civiles y registros de arrestos, pueden permanecer en tu informe hasta por 7 años o tanto como duren las limitaciones interpuestas por el Estado.
  • Hasta hace poco, la mora y retrasos en el pago de impuestos también tenían su peso en los informes de crédito. Por ejemplo, una deuda con el IRS podía verse reflejada en los informes hasta por 7 años contados a partir de la fecha de pago. Por ende, si no pagabas la deuda, permanecía indefinidamente en el reporte -al menos- hasta tanto no la pagaras. En Experian, por ejemplo, las penalidades por el impago de impuestos federales se mantenía en el informe hasta por 15 años.
  • Cada vez que pagas tus deudas a tiempo, se suman puntos positivos a tu calificación crediticia. Pero por cada pago que hagas con un retraso de 30 días, los burós te penalizarán con un aproximado de 7 años.

Paso #3: Disputa los errores de tu informe

Para arreglar tu crédito gratis no basta con revisar tu informe y marcar los errores, ya que, si quieres eliminarlos, deberás iniciar un procedimiento de disputa. Es importante que a la hora de disputar los errores de tu informe de crédito documentes bien el caso porque, de lo contrario, la disputa podría ser rechazada.

Las quejas o disputas por errores se presentan por escrito ante las agencias de crédito. No obstante, también tienes la opción de llamar al acreedor o proveedor de información antes de hacerlo para pedirle que corrija la información. Si esto no funciona, la Federal Trade Commission recomienda escribir una carta para disputar los errores en el informe. Si lo deseas, puedes visitar la sección de “información al consumidor” para descargar una carta modelo.

Acompaña la carta con copias de cualquier documento que respalde la disputa, como estados de cuenta, recibos de pagos, facturas, etc., y no olvides seleccionar el modo de envío con acuse de recibo para que te quede un respaldo de la entrega de la carta. Una vez recibida la disputa, el buró de crédito tendrá hasta 30 días para responder. Durante este tiempo, realizarán sus investigaciones, verificarán la información y tomarán una decisión.

En caso de corroborar tu versión, el buró arreglará tu informe de crédito y te enviará una copia completamente gratis

Pregunta rápida, ¿qué pasa si la disputa no se resuelve a tu favor?

Aunque las agencias de crédito le dan la opción al consumidor a escribir una declaración de 100 palabras para que pueda exponer las razones del elemento negativo, no es tan recomendable hacerlo. Y es que, la mayoría de los acreedores no tiene acceso a ese tipo de declaraciones. Lo mejor en este caso es contratar a un abogado especializado en derechos al consumidor, pero antes de hacerlo, asegúrate de tener la razón.

Paso #4: Repite el procedimiento cuantas veces sea necesario

Si al revisar tu informe de crédito notas que hay demasiados errores, quizás debas interponer varias disputas por separado. ¿Nuestra recomendación? Incluye un máximo de cinco disputas por carta. Dependiendo de la cantidad de errores que has conseguido, puede que sea recomendable asegurarte de que los informes de las demás agencias no tengan los mismos errores, ya que, de ser así, tendrás que presentar varias disputas: una por cada buró de crédito.

Quiero contratar a un abogado: ¿cómo evitar caer en una estafa?

De acuerdo con la Ley de Organizaciones de Reparación de Crédito (ACROA o Credit Repair Organizations Act) es completamente legal contratar a un abogado con licencia estatal para que se encargue de tus disputas. No obstante y tal como mencionamos al principio del artículo, hay empresas que ofrecen servicios tan deficientes que podrían considerarse una estafa.

Evita perder tu dinero asegurándote de un par de aspectos antes de contratar a un tercero:

  1. Que la empresa cuente con un abogado con licencia estatal en planilla y que te pidan una autorización por escrito para comenzar con el procedimiento.
  2. Que firmen un contrato contigo en el que se detallen todos tus derechos legales, el tipo de servicio que realizan, pagos, modalidades, etc.
  3. En caso de que llegaras a cambiar de opinión, sería bueno contar con un plazo de tres días para cancelar el contrato. Es importante que no se te apliquen cargos por la cancelación.
  4. Que emitan un presupuesto detallado con todos los procedimientos a realizar. De ser posible, solicítales también que incluyan el monto total a pagar.
  5. Que te ofrezca garantías, como una devolución de dinero o cancelaciones gratuitas en cualquier estado del procedimiento.

Algunas señales de alerta a las que debes prestar atención

Antes de registrarte o pagar cualquier tarifa, ¡investiga al proveedor de servicios! Recuerda: si ves algunas de estas señales de alerta, es preferible que sigas buscando y contrates a otra empresa:

  • Compañías sin abogado con licencia para hacer disputas en tu estado.
  • Ofertas que garantizan que subirán en tantos puntos tu calificación crediticia.
  • Consejos que suenen ilegales, como usar un número de seguro social falso o un nuevo número de identificación de empleador para crear un nuevo perfil.

Otras preguntas frecuentes sobre la reparación de crédito

Es posible que, a la hora de arreglar tu crédito gratis, te surjan algunas dudas. Examina las más comunes en detalle:

¿Puedo hacer las disputas directamente ante el acreedor original?

¡Por supuesto que sí! Sin embargo, es aconsejable efectuar las disputas directamente ante los burós de crédito, a menos que la falla de información se deba a un error administrativo que el acreedor pueda arreglar fácilmente. Si decides optar por hacerle el reclamo directamente al acreedor, mantén un archivo aparte con un registro de todas las comunicaciones y acciones que hayas emprendido. Anota con qué persona de la empresa hablaste, a qué número llamaste y el día y la hora de la comunicación; imprime los correos electrónicos; etc. Este archivo podría servirte si, en el futuro, decides hacer la disputa ante el buró.

¿Las disputas solo se hacen por correo postal?

No. También puedes hacerlas en línea. De hecho, las tres agencias de crédito más importantes del país cuentan con páginas web y ofrecen un apartado especial para recibir disputas de forma online. Algunas personas se decantan por esta opción porque es mucho más fácil que enviar cartas por correo postal y, por supuesto, es más económico que el envío de correo certificado. No obstante, ciertas estadísticas demuestran que las disputas enviadas por correo postal tienen un mayor porcentaje de éxito. Esto se debe, principalmente, a que hacerle seguimiento a la correspondencia es mucho más fácil y, además, se tiene el respaldo del acuse de recibo.

¿Puedo emprender una disputa por teléfono?

Lamentablemente, interponer disputas a través de una llamada telefónica no es posible. Lo que sí puedes hacer es solicitar una copia impresa de tu informe de crédito llamando directamente a las agencias.

¿La reparación mejora mi puntaje de crédito?

Sí, al menos en la mayoría de los casos. Eliminar los elementos negativos de tu informe hace que la información reflejada sea más exacta y, por ende, tendrás un historial más apegado a la realidad. 

¿Cuánto tarda el procedimiento de reparación de crédito?

Si descargas tus informes, los revisas y envías las disputas ese mismo día, estaríamos hablando de un plazo que variaría entre 31-40 días. Si tu informe tiene muchos errores, es posible que tarde mucho más, ya que tendrás que enviar las disputas por grupos de cinco en cada carta. En general, si actúas de forma rápida y diligente, todo el proceso debería terminar antes de los 90 días, como máximo.

¿Debo revisar un informe de crédito o los tres?

De acuerdo con la Ley de Informes de Crédito Justos (FCRA o Fair Credit Reporting Act)tienes derecho a descargar un informe por oficina cada 12 meses. Esto significa que puedes revisar y disputar cualquier error una vez al año completamente gratis. Si nunca has revisado tus informes, lo más recomendable es que descargues los tres. Esto te permitirá chequear que ninguno de ellos contenga errores y, en caso de tenerlos, comenzar las disputas correspondientes. 

Si sueles hacer tu reparación de crédito una vez al año, entonces bastará con que descargues un solo informe. Así, podrás descargar los otros dos, en caso que los necesites, en cualquier día del resto del año.

¿Qué significa “verificado”?

La verificación es la clave para hacer disputas. Si un elemento no puede ser verificado por las agencias de crédito, entonces debe ser eliminado. Las verificaciones funcionan como una espada de doble filo, dependiendo de la situación. Veamos dos ejemplos para entenderlo:

  • Verificación a tu favor. Supongamos que tienes una deuda que ha sido comprada y vendida varias veces. En algunos casos, el cobrador final no tiene la información completa de la deuda original. Si el buró de crédito lo contacta para que le envíe la información y el recolector no puede hacerlo, entonces la oficina de crédito deberá eliminarla del informe. Esto no quiere decir que la deuda no sea legítima, o que no estés obligado a pagarla. Tan solo se trata de un error técnico que puede ser usado a tu favor.
  • Verificación en tu contra. Imagina que has hecho todos los pagos de tu hipoteca a tiempo. Sin embargo, el último pago se registró como insuficiente porque tu seguro contra inundaciones no fue renovado. En casos como estos, el banco aumenta la cuota mensual de pago y, como no te enteraste del cambio, depositaste el monto de siempre. Aunque tienes la opción de renovar tu seguro y pagar el restante de la deuda, la agencia de crédito no eliminará este hecho de tu historial de pagos -es decir, el retraso- porque -técnicamente- sí sucedió.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!