La historia de las tarjetas de crédito: Desde Babilonia hasta tu teléfono móvil

La historia de las tarjetas de crédito|primer tarjeta de credito Diners
20
min de lectura

Compromiso editorial

Si bien no somos asesores financieros, nos esforzamos por ayudarte a tomar decisiones financieras más inteligentes. Aunque nos adherimos a una estricta integridad editorial, este post puede contener referencias a productos publicitados. Aquí tienes una explicación de cómo ganamos dinero.

Mas información

Lo que debes saber

El crédito existe desde tiempos antiguos, evolucionando desde tablillas de arcilla hasta tarjetas de plástico modernas.

Diners Club lanzó la primera tarjeta de crédito en 1950, expandiéndose rápidamente a nivel internacional.

La competencia y la innovación impulsaron la proliferación de tarjetas de crédito, programas de recompensas y adopción en comercio electrónico.

Escuchaste al pasar que el año de nacimiento de la tarjeta de crédito es 1950 y vinieron a tu cabeza mil preguntas. El dato es correcto, pero está incompleto. La historia de las tarjetas de crédito comienza mucho antes y llega hasta tu teléfono móvil.

El comercio existe desde que existe la humanidad misma, aunque sus formas fueron cambiando con el tiempo y la primera tarjeta de crédito puede funcionar de forma distinta o no ser muy similar a lo que imaginas.

Noticias Relacionadas

En este artículo te contamos qué es el crédito, cuándo se comenzó a utilizar, cómo nació la tarjeta de crédito de 1950 y cómo siguió la historia después de que la inventaran.

¿Qué es el crédito?

Intercambiar bienes y servicios a crédito significa que un comprador puede adquirir un producto sin realizar el pago completo inmediatamente, comprometiéndose a pagar en un momento posterior, según los términos y condiciones acordados con el vendedor.

Esto es, en pocas palabras, lo que sucede cada vez que utilizas tu tarjeta en cualquiera de sus formas. Pero mucho antes de que existiera la primera tarjeta de crédito, los seres humanos entendían y explotaban los beneficios de este sistema.

Te acercamos un breve y resumido recorrido histórico, en el que podrás observar cómo se generaron las condiciones para el nacimiento de la tarjeta de crédito de 1950.

Babilonia y una billetera incómoda

Hacia el siglo XVIII a.C. Babilonia se encontraba en el centro de una enorme red comercial que se extendía por todo el Imperio Babilónico y por la que circulaban productos provenientes de sus rincones más lejanos.

Las operaciones comerciales se registraban en tablillas de arcilla, que se utilizaban para llevar un registro (nombre del comprador, del vendedor, descripción de productos, precio y condiciones de pago) de las transacciones de bienes y servicios.

Claro que no es cómodo trasladar en tu billetera una tabla de arcilla, pero si piensas en las distancias recorridas, la duración de cada viaje y los peligros en el camino, esta fue la mejor forma de evitar viajar con “efectivo” y de minimizar el riesgo de robos.

Florencia: el nacimiento del banco

Con el paso del tiempo, cada pueblo estableció distintas formas de vincularse comercialmente con otros, pero el crédito siempre se mantuvo como una constante durante los intercambios.

Hacia el fin del medioevo, con Italia como núcleo comercial, el crédito era provisto por prestamistas que realizaban sus operaciones comerciales en los banquillos de los mercados públicos de Florencia.

Allí gestionaban préstamos, depósitos, transferencias de fondos y cambios de moneda. El negocio crecía y atendían cada vez más clientes en banquillos más grandes, impulsando el nacimiento de las instituciones que hoy llamamos “bancos” (y que respaldan tu crédito).

El crédito en el continente americano

¿Alguna vez te enviaron a la tienda con una pequeña libreta? ¿Recuerdas haber visto al tendero anotando lo que comprabas? ¿Y que, cuando llegaba la paga a tu hogar, ibas a la tienda a cancelar tu deuda?

Eso es un sistema de crédito y tiene su origen en las colonias que España poseyó en América, más precisamente entre los siglos XVI y XVIII. Los trabajadores indígenas recibían una libreta (o cédula de jornal) como forma de pago por sus servicios.

Estas libretas contenían una lista de bienes que los trabajadores podían adquirir a cambio de una cantidad de trabajo establecida para cada producto. Se incluían alimentos básicos y productos de consumo cotidiano, como telas, herramientas y utensilios de cocina.

Libreta almacen
Extraído de Pinterest

La primera tarjeta de crédito

Con esos antecedentes (entre muchos otros) llegamos al siglo XX, momento en que el consumo de bienes y servicios inició una escalada que, hasta el día de hoy, no para de subir.

Esto se debió, en gran medida, a las facilidades que el sistema económico fue creando y refinando para sus clientes, lo que les permitió adquirir productos y servicios de una forma cada vez más sencilla y cómoda.

1930 – Charga-Plate

Este sistema de crédito se introdujo en Estados Unidos en la década de 1930. Consistía en una placa de metal que llevaba un número de cuenta grabado junto al nombre del titular.

Luego de una compra, el comerciante solicitaba la placa al titular y grababa la información con una máquina, para luego enviar la placa de carga al emisor del Charga-Plate, que facturaba al responsable de la cuenta en un ciclo de facturación mensual.

Tenía varias limitaciones: solo podía ser utilizado en los establecimientos participantes y la facturación solo se realizaba una vez al mes. Sin embargo, sentó las bases para el desarrollo de las tarjetas de crédito modernas que conocemos hoy.

1946 – Charg-It

Creado por John Biggins en 1946, permitía a los consumidores comprar en los comercios adheridos presentando una tarjeta en la que se cargaba el importe. La compañía recibía la información de cada transacción y facturaba el importe de las compras del mes.

Una característica distintiva era que utilizaba un sistema de crédito rotativo: los clientes podían pagar el saldo total o parcial de su cuenta a medida que se acumulaban los cargos, ganando una mayor flexibilidad en el pago de sus compras a crédito.

1950 – Diners Club y el primer plástico

Esta creación de Frank McNamara y Ralph Schneider permitía a los titulares de la tarjeta pagar la cuenta de los restaurantes y hoteles asociados, sin necesidad de llevar dinero en efectivo. Los cargos se acumulaban en una factura mensual que recibían por correo.

En sus comienzos, la tarjeta Diners Club fue una solución para las personas que salían a comer fuera con regularidad y no querían llevar grandes cantidades de efectivo. Pero rápidamente se expandió a otros rubros y se convirtió en un éxito internacional.

Un dato extra: la tarjeta originalmente estaba hecha de cartón pero en 1951, habiendo evaluado su uso cotidiano y el desgaste que generaba, fue reemplazada por una versión de plástico, más resistente. Una gran mejora desde las tablillas de arcilla, ¿no?

La historia después de la tarjeta de crédito de 1950

Ya sabemos cómo llegamos a la primera tarjeta de crédito pero, como toda tendencia y con las enormes posibilidades de negocios que ofrecía, la historia de las credit cards no acabó con el primer plástico. No. Aquí se pone más interesante.

1958 – American Express, Bank of America y los primeros fraudes

American Express lanzó su primera tarjeta de crédito un poco más tarde, en 1958. Conocida como la «Tarjeta Verde», se ofrecía a clientes selectos (viajeros de negocios) y otorgaba beneficios como seguros y asistencia en viajes, con un costo anual de $6.

El mismo año, Bank of America lanzó BankAmericard en California. ¿La novedad? Al utilizar el sistema de franquicias para expandir su uso, se convirtió en la primera tarjeta de crédito que se podía utilizar en diferentes establecimientos.

En la década de 1960, Bank of America lanzó un programa de marketing masivo y envió un gran número de tarjetas de crédito a los hogares de los consumidores estadounidenses, incluyendo a algunas personas que no las habían solicitado.

Si bien esta campaña fue un éxito al aumentar el número de titulares de tarjetas BankAmericard, también generó algunas críticas, muchos problemas de fraude y falta de pago de las facturas.

Para 1966, Bank of America licenció la marca y el sistema BankAmericard a otros bancos en todo el mundo, y se estableció una organización internacional para administrar y controlar el programa.

Y en el medio, la banda magnética

Banda magnética de la tarjeta de crédito

La banda magnética fue inventada por IBM a finales de la década de 1960. Consiste en una tira de plástico en la que se codifican los datos de la cuenta del titular (número de cuenta y fecha de vencimiento de la tarjeta) mediante un proceso de magnetización.

Su introducción en las tarjetas de crédito tuvo un gran impacto en el uso porque ayudó a automatizar el procesamiento de las transacciones, agilizando los tiempos de cada operación y reduciendo los errores de carga manual de datos.

Además, dio lugar a la integración de los sistemas de tarjetas de crédito con los sistemas informáticos de los comercios, pudiendo procesar grandes volúmenes de transacciones de manera rápida y eficiente.

Aunque sigue en uso, está siendo gradualmente reemplazada por sistemas más seguros, como la tecnología de chip de las tarjetas de crédito y las soluciones de pago móvil, que ofrecen una mayor protección contra el fraude.

Década de 1970 – La competencia se profundiza

1966 vio el nacimiento de MasterCharge, una asociación entre varios bancos regionales de Estados Unidos que se unieron para crear una alternativa a las marcas de tarjetas de crédito existentes hasta ese momento.

Al mismo tiempo, American Express comenzó a expandir su oferta de tarjetas y a enfocarse en una clientela más diversa, incluyendo a los consumidores individuales y no solo a los viajeros de negocios.

En respuesta, BankAmericard cambió su estrategia y se enfocó en los consumidores individuales a los que apuntaba American Express, con campañas publicitarias que enfatizaban la comodidad y la facilidad de uso de su tarjeta.

Para alcanzar una mayor clientela, intentaron simplificar también los nombres: así, en 1976 BankAmericard dio lugar a Visa, que se convirtió en una empresa independiente. En 1979, MasterCharge se convirtió en la tarjeta Mastercard.

1985 – Discover Card y el concepto de fidelización

Discover Card fue lanzada por la empresa financiera estadounidense Discover Financial Services en 1985. Fue la primera tarjeta de crédito no asociada a una de las cuatro redes principales de tarjetas de crédito.

Para aventurarse a un mercado de grandes competidores, la Discover Card se presentó como una alternativa con características y beneficios únicos que apuntaban a atraer clientes y a retenerlos.

Ofrecía un programa de recompensas en efectivo, que permitía a los titulares de tarjetas ganar un porcentaje de reembolso, un programa de descuentos para compras en línea y un servicio de atención al cliente disponible las 24 horas.

Ante la irrupción de Discover en el mercado, American Express presentó un programa de recompensas que ofrecía a los titulares acumular puntos con cada compra para luego canjearlos por una variedad de productos y servicios.

Década de 1990 – La proliferación del crédito

A lo largo de la década de 1990, las tarjetas de crédito se convirtieron en un medio de pago ampliamente aceptado y popular en todo el mundo, lo que provocó que se produjeran varios cambios importantes que retroalimentaron su creciente popularidad.

En primer lugar, hubo un aumento significativo en la cantidad y variedad de ofertas de tarjetas de crédito, con emisores que ofrecían incentivos como puntos canjeables por viajes, productos y servicios, descuentos exclusivos y acceso a eventos especiales.

Además, este medio de pago comenzó a ser aceptado en una amplia variedad de comercios, desde grandes tiendas minoristas hasta pequeñas empresas y restaurantes, por lo que se volvió cada vez más cotidiano.

Finalmente, con la aparición y difusión de internet aumentó el comercio electrónico. Un número creciente de personas comenzó a realizar compras en línea y las tarjetas de crédito se convirtieron en el medio de pago preferido para las transacciones online.

El nuevo milenio – Escándalos, regulación y seguridad

La llegada masiva de internet a los hogares disparó el uso de las tarjetas de crédito al inicio del nuevo milenio. Las compañías compitieron agresivamente para atraer clientes ofreciendo programas de lealtad cada vez más sofisticados.

Pero también la década del 2000 fue testigo de algunos escándalos y abusos en la industria de tarjetas de crédito.

  • Tarifas excesivas. Varias empresas de tarjetas de crédito enfrentaron demandas colectivas por cobrar tarifas desproporcionadas a sus consumidores por pagos atrasados o por sobrepasar el límite de crédito.
  • Tasas de reclamo universal. Las compañías de tarjetas de crédito aumentaban las tasas de interés de los clientes incluso si ellos no habían pagado tarde. Las demandas no se hicieron esperar.
  • Publicidad engañosa. Hubo muchas controversias sobre la publicidad de tarjetas de crédito y la falta de transparencia en los términos y condiciones ofertados.

Estos excesos dieron lugar a una mayor atención de los reguladores y del público en general sobre las prácticas de la industria crediticia, lo que impulsó cambios significativos en la regulación y en la protección del consumidor.

En 2009 se promulgó en Estados Unidos la Ley de Responsabilidad y Divulgación de la Verdad en el Crédito (Truth in Lending Act), que obliga a las empresas de tarjetas de crédito a ser más claras en la divulgación de sus términos y costos.

Además, para proteger a los consumidores, la industria de tarjetas de crédito adoptó una fecha límite para la transición a la tecnología de chip y número PIN, en reemplazo de la banda magnética.

El chip mejora la seguridad de las transacciones con tarjeta de crédito al encriptar la información del titular de la tarjeta y requerir una autenticación adicional a través del ingreso del código PIN, previniendo la clonación de tarjetas.

Tecnología de pago sin contacto

Tecnología contactless

La tecnología de pago sin contacto es una forma de realizar transacciones financieras sin necesidad de utilizar efectivo, tarjetas de crédito o débito de forma física.

En su lugar, se utiliza tecnología de comunicación inalámbrica, como la NFC (Near Field Communication), para realizar pagos mediante la aproximación de un dispositivo de pago, como un teléfono o una tarjeta de crédito contactless, a un lector de pago habilitado.

El dispositivo debe estar configurado con la información de pago, como un número de tarjeta de crédito. En algunos casos, se puede requerir la autenticación adicional del usuario, como la confirmación de una huella digital o un PIN.

Siguen siendo parte de la historia de las tarjetas de crédito, por lo que te contamos acerca de algunas billeteras virtuales y servicios financieros que vieron la luz en la segunda década del nuevo milenio.

2009 – Square

Square es una empresa estadounidense que proporciona servicios de pago móvil a empresas y consumidores. Fue fundada en el año 2009 por Jack Dorsey y Jim McKelvey en San Francisco, California.

Conocida por su dispositivo de lector de tarjetas que se conecta a un teléfono inteligente o tableta, permitió que las pequeñas empresas acepten pagos con tarjeta de crédito y débito, sin tener que pagar una tarifa mensual o un contrato a largo plazo.

2011 – Google Wallet

Fue lanzado en el año 2011 como uno de los primeros sistemas de pago móvil en los Estados Unidos y permitió a los usuarios almacenar información de tarjetas de crédito y débito, así como enviar y recibir pagos a través de dispositivos móviles Android.

Fue renombrado a Google Pay en 2018, y su funcionalidad se ha ampliado para incluir otras formas de pago, como pagos en línea y transferencias de dinero entre amigos y familiares.

2014 – Apple Pay

Apple Inc. presentó en 2014 un sistema de pago móvil que permite a los usuarios realizar pagos sin contacto utilizando sus dispositivos Apple, como iPhone, Apple Watch y iPad.

Los usuarios deben configurar una o varias tarjetas en la aplicación Wallet de su dispositivo y autenticarlas con Touch ID o Face ID. Luego pueden realizar pagos en tiendas, aplicaciones móviles y sitios web que acepten Apple Pay.

Apple Pay utiliza tecnología de seguridad avanzada como la tokenización para proteger la información del usuario. Cuando se realiza un pago, Apple Pay no comparte los datos de la tarjeta sino que utiliza un número de cuenta único y cifrado para completar la transacción.

Sigue leyendo:

Referencias:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/Credit_card
  2. https://www.occ.treas.gov/topics/consumers-and-communities/consumer-protection/truth-in-lending/index-truth-in-lending.html
  3. https://developer.android.com/guide/topics/connectivity/nfc?hl=es-419

Sobre el autor

Maricel es autora publicada desde 2013 y tiene más de cinco años de experiencia en elaboración y gestión de contenidos. Su objetivo en Créditos en USA es acercarte toda la información que necesitas acerca de finanzas personales o comerciales, para que sea más fácil para tí decidir y administrar el futuro de tu economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

En esta página

Noticias destacadas

¡Únete a nuestro Newsletter!

Subscríbete a nuestra lista de mails y noticias actuales

¡Únete a nuestro Newsletter!

Subscríbete a nuestra lista de mails y últimas noticias.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.