La historia de las tarjetas de crédito

¿Cuándo se inventó la tarjeta de crédito? Aunque parezca que las tarjetas de crédito han existido desde siempre, no existían hace un siglo. El primer método de pago con tarjeta de crédito apareció en 1950 cuando Ralph Schneider y Frank McNamara fundaron el Diners Club y emitieron sus primeras tarjetas. Pero esta no era realmente una tarjeta de crédito. En su lugar, era una tarjeta de crédito que requería que el titular pagara todo el saldo cada mes.

A lo largo de los años, las tarjetas de crédito han evolucionado. Se inventaron las verdaderas tarjetas de crédito con líneas de crédito rotativas. Se agregaron tiras magnéticas y luego chips EMV. A continuación hay más sobre la historia de la tarjeta de crédito.

Origen de la tarjeta de crédito

Según el historiador Jonathan Kenoyer, el concepto de utilizar un instrumento sin valor para representar las transacciones bancarias se remonta a 5.000 años atrás, cuando los antiguos mesopotámicos utilizaban tablillas de arcilla para realizar transacciones con la civilización de Harappan. Aunque sigue siendo un método engorroso, utilizar tablas de arcilla con los sellos de ambas civilizaciones fue más sencillo que fundir toneladas de cobre para producir las monedas de esa época.

Hubo un gran avance en América, alrededor del siglo XIX. Durante la expansión hacia el oeste, los comerciantes utilizaban monedas de crédito y placas de carga para conceder créditos a los granjeros y rancheros locales, permitiéndoles renunciar al pago de sus facturas hasta que cosecharan sus cultivos o vendieran su ganado.

Siglo XX

A principios del siglo XX, algunos almacenes y compañías petrolíferas estadounidenses llevaron el crédito un paso más allá al emitir sus propias tarjetas de propiedad, el precursor de las tarjetas de las tiendas de hoy en día. Estas tarjetas se aceptaban sólo en el comercio emisor y estaban diseñadas para promover la lealtad del cliente y mejorar el servicio, no tanto para la comodidad.

Las tarjetas de crédito emitidas por los bancos se originaron en 1946 cuando un banquero de Brooklyn llamado John Biggins lanzó la tarjeta Charg-It. Las compras con Charg-It se reenviaban al banco de Biggins. Este era el intermediario que reembolsaba al comerciante y obtenía el pago del cliente en lo que se conoció como el sistema de «circuito cerrado». Las compras sólo podían hacerse localmente y los clientes del banco eran los únicos que podían obtener una tarjeta Charg-It. Cinco años más tarde, el Franklin National Bank de Nueva York siguió el ejemplo, emitiendo su primera tarjeta de crédito a sus clientes de préstamos.

Con la América de la posguerra en marcha, dos tarjetas de crédito para restaurantes y entretenimiento le siguieron rápidamente, marcando un momento muy importante en la historia de las tarjetas de crédito.

Diners Club

primer tarjeta de credito Diners

La tarjeta Diners Club llegó al mercado en 1950 y reclama su título como la primera tarjeta de crédito de uso generalizado. Aunque sus compras se hacían a crédito, Diners Club era técnicamente una tarjeta de cargo. Esto significaba que la cuenta debía ser pagada en su totalidad al final de cada mes. En 1951, Diners Club tenía 20.000 titulares.

American Express

La tarjeta American Express se lanzó en 1958. Sin embargo, su historia se remonta al año 1850 cuando se creó para competir con el Servicio Postal de los Estados Unidos. American Express había introducido los giros postales en 1882. En 1891 había inventado los cheques de viaje y contemplaba una tarjeta de cargo de viaje en 1946, antes de que Diners Club se adelantara.

American Express pronto alcanzaría hitos propios como el de introducir la primera tarjeta de plástico en 1959, sustituyendo el cartón y el celuloide. En cinco años, un millón de tarjetas de American Express fueron usadas en 85.000 comercios, tanto nacionales como extranjeros.

La historia de las tarjetas de crédito: crédito rotativo

Los grandes bancos pronto lanzaron sus propias tarjetas de consumo, pero con un beneficio adicional. En lugar de que los usuarios tuvieran que pagar su cuenta por completo cada mes, las tarjetas bancarias se convirtieron realmente en tarjetas de crédito, ofreciendo crédito renovable. Esto permitiría a los titulares arrastrar su saldo mensual a cambio de un cargo adicional.

En 1958, Bank of America fue el primero en enviar por correo tarjetas de crédito BankAmericard no solicitadas a determinados mercados de California. Hacia 1966, BankAmericard se hizo nacional y se convirtió en la primera tarjeta de crédito de uso general con licencia de la nación. Cambiaría su nombre a Visa una década más tarde para reconocer su creciente presencia internacional.

También en 1966, un grupo de bancos de California formó la Asociación de Tarjetas Interbancarias (ITC), que pronto emitió la segunda tarjeta bancaria más importante de la nación, MasterCard. Conocida ahora como Mastercard Worldwide, la primera asociación de tarjetas del país compite directamente con una organización similar, la de Visa.

A diferencia de sus competidores no bancarios, las asociaciones de tarjetas bancarias operan en un sistema de «circuito abierto» que requiere la cooperación interbancaria, así como transferencias de fondos. En un principio, los bancos tuvieron que elegir entre la asociación de Visa y la de MasterCard. Pero los cambios en los estatutos de la asociación han permitido desde entonces que los bancos se unan a ambas asociaciones y emitan ambos tipos de tarjetas a sus clientes.

La historia de las tarjetas de crédito: Regulación y litigio

A medida que la popularidad de las tarjetas de crédito bancarias y no bancarias se disparó en la década de los 70, también lo hizo la legislación destinada a atender las quejas de los consumidores contra esta industria. Entre las modificaciones legales más importantes se pueden mencionar los siguientes:

  • La Ley de información crediticia equitativa de 1970 restringió la recopilación y el uso de datos de informes crediticios.
  • En 1970, la ley de Tarjetas de Crédito No Solicitadas prohibía a los emisores enviar tarjetas activas a clientes que no las hubieran solicitado.
  • La Ley de Facturación Justa del Crédito de 1974 enmendó la Ley de Veracidad en los Préstamos. El fin era frenar las prácticas abusivas de facturación y permitir a los consumidores disputar los errores de facturación.
  • También en 1974 se aprobó la Ley de igualdad de oportunidades de crédito. La misma prohíbe a los prestamistas discriminar a cualquier solicitante por motivos de género, raza, estado civil, nacionalidad o religión.
  • La Ley de prácticas justas de cobro de deudas de 1977 enmendó la Ley de protección del crédito del consumidor. De esa manera, se prohibieron las prácticas de cobro de deudas abusivas y se modificó la declaración de derechos del deudor.

En 2009 se aprobó la Ley de Responsabilidad y Divulgación de las Tarjetas de Crédito de 2009, también conocida como la Ley CARD. Proporcionó una mayor transparencia para los consumidores y eliminó o redujo una serie de transgresiones de los emisores de tarjetas. Siendo algunas de ellas: subidas de los tipos de interés, cargos por retraso y cargos por exceso de límite en medio de la Gran Recesión.

El caso Discover

El debut de la tarjeta Discover de la Corporación Sears en el Super Bowl de 1986 dio lugar a un importante litigio cuando Discover presentó una demanda antimonopolio contra MasterCard y Visa por impedir ilegalmente que los bancos de su asociación emitieran tarjetas Discover. El litigio terminó en 2004, cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos se negó a escuchar la apelación de los acusados, permitiendo efectivamente a los bancos y a otros emisores de tarjetas emitir múltiples marcas de tarjetas.

La historia de las tarjetas de crédito: Innovación y transformación tecnológica

Desde 1960, cuando IBM introdujo la verificación de banda magnética (o «mag-stripe») en las tarjetas de crédito, las innovaciones tecnológicas han sido ocasionalmente el centro de atención en el sector del  “pago sin dinero”.

La clásica forma de la tarjeta cambió significativamente en el 2002 cuando los principales emisores crearon verdaderas maravillas como las MasterCard SideCard (tarjetas llaveros para colgar en los bolsos del gimnasio) o las Discover2Go (piezas plásticas semejantes a un llavero que incorporan la tarjeta y una navaja). La personalización de las tarjetas permitía también a los usuarios añadir su foto favorita en la cara frontal de la tarjeta.

Tanto MasterCard como Visa lanzaron tarjetas interactivas las cuales tenían incorporado pequeñas pantallas LCD acompañadas de un botón o un teclado a través de los cuales se obtiene un código de acceso para realizar las transacciones. Por su parte, el Commerzbank de alemania y el gigante japonés de tarjetas JCB, lanzaron tarjetas aromáticas las cuales estuvieron muy de moda. Como dato curioso podemos citar que algunos joyeros hicieron diseños muy artísticos de tarjetas.

RFID (Radio Frequency Identification)

La llegada de la identificación por radiofrecuencia (RFID) permitía la verificación de identificación sin contacto. Para ello, las tarjetas estaban integradas con un conjunto de chip/antena RFID para comunicarse un lector de tarjetas RFID del comerciante. Esto alimentó una tendencia de moda que incluía brazaletes, pulseras y relojes sin contacto. Los fabricantes de tarjetas también exploraron soluciones biométricas más exóticas para la verificación de los titulares de las tarjetas, incluyendo escáneres faciales, de iris, de manos y de dedos, huellas de voz e incluso implantes de chips RFID.

La búsqueda por mejorar la seguridad de las tarjetas cambió la banda magnética y la RFID por el chip informático EMV. Sus  pioneros fueron Europay, Mastercard y Visa. La ventaja de EMV: es una solución más segura de verificación de identidad y de pago. La desventaja: Sigue dependiendo de una tarjeta física.

Sigue leyendo: 7 formas de consolidar deudas de tarjeta de crédito

El futuro de las tarjetas de crédito

¿Cómo serán las tarjetas de crédito dentro de 25, 50 o 100 años? A juzgar por los cambios que vemos hoy en día a nuestro alrededor, desde las tecnologías de pago en línea y móviles que evolucionan rápidamente, hasta los electrodomésticos que controlan y reordenan digitalmente sus propios contenidos, es probable que los pagos con tarjeta se integren cada vez más en nuestras vidas de una forma creativa.

Como precursor de las futuras alternativas de pago, Apple introdujo el Apple Pay en 2014, la primera tecnología de pago móvil de uso generalizado. No es raro que los adolescentes de hoy en día prefieran la comodidad de una aplicación de pago en su smartphone que una tarjeta física.

Dentro de 50 años, es igualmente probable que un identificador físico único, 100% a prueba de robo, como el patrón de las venas de la mano o incluso el ADN, sustituya la banda magnética y el chip como verificación de pago de la tarjeta de crédito

Más impresionante aún, dentro de un siglo podremos convertirnos en nuestra propia tarjeta de crédito. Nuestra fisiología será identificable a través de vídeo e inteligencia artificial en tiendas, bancos, restaurantes, etc.

Con este recorrido que hemos hecho a través de la historia de las tarjetas de crédito, podemos imaginar claramente hacia dónde vamos.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!