Cómo pagar las deudas de mi tarjeta de crédito: 6 trucos que funcionan

¿Tienes que pagar una deuda de tarjeta de crédito? Pues no estás solo, y es que de acuerdo a datos de la Reserva Federal, los saldos de las tarjetas de crédito ascienden a $ 848 mil millones de dólares, lo que significa que Estados Unidos tiene una increíble suma por concepto de deudas de tarjetas de crédito. Sin embargo, no tienes que ser parte de esta tendencia, motivo por el cual aquí te vamos a mostrar cómo pagar la deuda de tu tarjeta de crédito de una vez por todas.

La deuda de tarjeta de crédito puede ser muy peligrosa

Financieramente hablando, las deudas de tarjeta de crédito suelen ser las más nefastas.

Los emisores de tarjetas de crédito pueden atraer a los consumidores con un APR introductorio bajo y una línea de crédito atractiva. Pero esa oferta introductoria de APR finalmente caducará. Y cuando suceda, puedes encontrarte frente a un abrumador montón de deudas si no se han administrado los gastos correctamente.

La razón por la cual la deuda de tarjeta de crédito puede ser tan abrumadora es porque las tasas de interés de las tarjetas de crédito suelen ser realmente altas. Por lo tanto, si solo haces el pago mínimo cada mes, te llevará mucho tiempo pagar tu saldo, ¡posiblemente décadas! Durante ese tiempo, también pagarás muchos intereses.

Supongamos que gastas 8.000 dólares con una tarjeta de crédito que tiene una tasa de porcentaje anual del 17%, y luego la guardas en un cajón y no gastas ni un centavo más. Bien, si solo haces el pago mínimo de esa deuda cada mes, podría demorar casi 16 años en pagar la deuda, y te costaría casi $ 7.000 adicionales en intereses (dependiendo de los términos de tu tarjeta, por supuesto).

La deuda de tarjeta de crédito también afecta tus puntajes de crédito

Lo primero que debes entender es que existen dos tipos de deuda: rotativa y a plazos, y que ambas pueden tener un efecto dominó en toda tu vida financiera, incluyendo tu puntuación crediticia. 

La deuda rotativa proviene principalmente de tarjetas de crédito en las que puedes llevar un saldo de mes a mes. Puedes pedir prestado todo el dinero que desees, hasta un límite de crédito predeterminado, y las tasas de interés están sujetas a cambios. Tu pago mensual puede variar según la deuda renovable, dependiendo de cuánto debes en un momento dado.

La deuda a plazos proviene de hipotecas, préstamos para automóviles, préstamos estudiantiles y préstamos personales. En la mayoría de los casos, la cantidad de dinero que pides prestada, la tasa de interés y el monto de tus pagos mensuales se fijan al comienzo.

Con ambos tipos de deuda, debes realizar los pagos a tiempo. Cuando no haces uno, el prestamista podría reportarlo a las agencias de crédito, y esto puede permanecer en tus informes de crédito durante siete años. También es posible que tengas que pagar cargos por pagos atrasados, lo que no afectará tus puntajes de crédito, pero de todos modos puede ser una carga financiera importante.

Además de tu historial de pagos, la forma en que cada tipo de deuda afecta tu crédito es bastante diferente. Con la deuda a plazos, como los préstamos estudiantiles e hipotecas, tener un saldo alto no tiene un gran impacto en tu crédito.

Pero la deuda revolvente es otra cuestión. Si tiene saldos altos en comparación con tus límites de crédito en tus tarjetas de crédito de un mes a otro, es probable que tenga un efecto negativo en tus puntajes de crédito, especialmente si te sucede con varias tarjetas.

Tu crédito puede verse afectado negativamente porque el porcentaje de crédito disponible que estás utilizando, también conocido como tasa de utilización de crédito, tiene un peso significativo en el cálculo de los puntajes de crédito. Por lo tanto, para tener un buen crédito debes mantener tus saldos lo más bajo posible en tus tarjetas de crédito. Idealmente, debes pagar los saldos de los estados de cuenta completos cada mes.

Entiendo, pero… Tengo varias tarjetas de crédito. ¿Cuál debo pagar primero? 

A simple vista, lo más lógico sería pagar la deuda de la tarjeta de crédito con la tasa de interés más alta, ¿no es así? Bueno, tal vez. Sin embargo, el problema aquí no son los números, sino el comportamiento y los hábitos financieros.

En consecuencia, lo más conveniente es empezar pagando la deuda de tarjeta de crédito con el saldo más pequeño, ya que esto te permitirá ver cierto progreso desde el principio, ¡lo cual a la larga te motivará a pagar el resto de tus tarjetas!

Comenzar con el saldo más pequeño significa deshacerse de él rápidamente, lo que te dará el impulso para pagar la próxima tarjeta de crédito, y luego la siguiente, y así hasta que termines de pagar todas tus deudas de tarjeta de crédito. Ahora bien, esta es una estrategia que se conoce como método de bola de nieve, y vamos a hablar de ello con más detalle a continuación.

Pagando las deudas de tarjeta de crédito con el método de bola de nieve

A muchas personas les encanta este método porque incluye una serie de pequeños logros al principio, lo que les da la motivación necesaria para continuar pagando el resto de las deudas de tarjeta de crédito. También da la posibilidad de mejorar los puntajes de crédito utilizando este método, ya que reduce la tasa de utilización de crédito así como, eventualmente, el número de cuentas con saldos pendientes. Así es como funciona:

  1. Haz el pago mínimo en todas tus cuentas.
  2. Pon la mayor cantidad de dinero extra posible en la cuenta con el saldo más pequeño.
  3. Una vez que hayas pagado completamente la deuda más pequeña, toma el dinero que habías destinado para cubrir la deuda más pequeña y ahora utilízalo para pagar la próxima deuda más pequeña. Continúa el proceso hasta que pagues todas tus deudas.

Con este enfoque, primero apuntas al saldo más pequeño, independientemente de las tasas de interés. Una vez que se lo hayas pagado, te enfocas en la cuenta con el próximo saldo más pequeño.

Imagina este método como una bola de nieve rodando por el suelo: A medida que crece, se vuelve más y más grande. Con cada deuda que pagues, tendrás más dinero para la próxima, cada vez más rápido. 

Además, el método de bola de nieve puede tener un impacto positivo en tus puntajes de crédito, después de todo estás pagando tus deudas de tarjeta de crédito. Y, al final, un mejor crédito también puede ahorrarte dinero en otras áreas de su vida.

Ejemplo del método de bola de nieve en acción

Digamos que tienes cuatro deudas diferentes:  

Tipo de deudaSaldoTasa de interés (APR)
Préstamo de automóvil$ 15.0004,5%
Tarjeta de crédito$ 7.00022,0%
Préstamo estudiantil$ 25.0005,5%
Préstamo personal$ 5.00010,0%

Para usar el método de bola de nieve:

  • Haz siempre el pago mínimo mensual requerido para cada cuenta.      
  • Pon dinero extra en la cuenta con el balance más bajo, en este caso, el préstamo personal.
  • Una vez que lo hayas pagado, usa el dinero sobrante para cubrir el pago de la siguiente balance más bajo: La tarjeta de crédito.      
  • Una vez que hayas pagado la tarjeta de crédito, utiliza el dinero que sobra para pagar el préstamo de automóvil.
  • Ahora, haz lo mismo para la deuda del préstamo estudiantil.  

 Usando el método de bola de nieve, terminarás pagando tus cuentas en este orden:

  1. Préstamo personal ($ 5.000).
  2. Tarjeta de crédito ($ 7.000).
  3. Préstamo para automóviles ($ 15.000).
  4. Préstamo estudiantil ($ 25.000).

Ventajas y desventajas del método de bola de nieve

El método de bola de nieve puede ser una buena opción si tienes varias deudas pequeñas que pagar, o si necesitas motivación para pagar una gran cantidad de deudas. También podría ser un buen enfoque si debes saldos pendientes en varias tarjetas de crédito pero no puedes calificar para una nueva tarjeta de crédito de transferencia de saldo o un préstamo personal a bajo interés para consolidar tus deudas. 

Ahora bien, cuando te enfrentas a una deuda abrumadora, este método te permite ver el progreso lo más rápido posible. Al deshacerse primero del saldo más pequeño, puedes sacar esa cuenta de tu mente, lo que te dará un respiro y tranquilidad. Además, reducir la cantidad de cuentas con saldos pendientes en tus informes de crédito también puede ayudar a tus puntajes de crédito.

Sin embargo, el gran inconveniente del método de bola de nieve es que podrías terminar pagando más con el tiempo en comparación a otros métodos, como el de avalancha (del cual hablaremos a continuación). Dado que el método de bola de nieve no tiene en cuenta las tasas de interés, eventualmente pagarás más dinero.

Pagando las deudas de tarjeta de crédito con el método de avalancha

Si bien te hemos dicho en el párrafo anterior que lo más conveniente es pagar la deuda de la tarjeta de crédito que tenga el saldo más pequeño, con el método de avalancha sucede algo diferente: Pagarás tus cuentas en orden desde la tasa de interés más alta hasta la más baja. Así es como funciona:

  1. Realiza el pago mínimo en todas tus cuentas.
  2. Pon la mayor cantidad de dinero extra posible en la cuenta con la tasa de interés más alta.
  3. Una vez que la deuda con el interés más alto es cancelada, comienza a pagar tanto como puedas de la cuenta con la próxima tasa de interés más alta. Y continúa hasta que hayas pagado todas tus deudas de tarjeta de crédito.

Una de las ventajas del método de avalancha es que cada vez que terminas de pagar una cuenta, tendrás más dinero disponible para pagar la próxima deuda. Y dado que estás abordando tus deudas en orden de tasa de interés, pagarás menos y saldrás de las deudas más rápido.

Ahora bien, al igual que sucede en la naturaleza con las avalanchas, puede pasar un tiempo antes de que veas los resultados. Pero después de ganar algo de impulso, tus deudas (y la cantidad de intereses que estás pagando por ellas) se desvanecerán en un abrir y cerrar de ojos. 

Ejemplo del método de avalancha en acción

Tomemos las mismas cuentas que usamos en el primer ejemplo:

Tipo de deudaSaldoTasa de interés (APR)
Préstamo de automóvil$ 15.0004,5%
Tarjeta de crédito$ 7.00022,0%
Préstamo estudiantil$ 25.0005,5%
Préstamo personal$ 5.00010,0%

Tal y como te hemos explicado, para usar el método de avalancha: 

  • Haz siempre el pago mínimo mensual requerido para cada cuenta.      
  • Pon dinero extra en la cuenta con la tasa de interés más alta, en este caso, la tarjeta de crédito.
  • Una vez que la deuda de la tarjeta de crédito esté pagada, usa el dinero sobrante  para cubrir el pago de la siguiente tasa de interés más alta: el préstamo personal.      
  • Una vez que hayas pagado el préstamo personal, utiliza el dinero que sobra para pagar el préstamo estudiantil.
  • Ahora, haz lo mismo para el préstamo de automóvil.  

Entonces, terminarás pagando tus cuentas en este orden:

  1. Tarjeta de crédito ($ 7.000)
  2. Préstamo personal ($ 5.000)
  3. El estudiantil ($ 25.000)
  4. Préstamo para automóviles ($ 15.000)

Pros y contras del método de avalancha 

El método de avalancha te ayudará a pagar menos intereses y te sacará de las deudas de tarjeta de crédito más rápidamente, y también te dará la satisfacción de ver desaparecer las tasas de interés más altas. Por ello, este es el método para pagar deudas que más recomendamos. Sin embargo, también tiene sus desventajas. Por ejemplo, te tomará un poco más tiempo ver el progreso que con el método de bola de nieve de la deuda. En este sentido, si te conviene más ver pequeñas mejoras progresivas para mantenerte motivado, este método no es para ti.

Pagando las deudas de tarjeta de crédito con transferencias de saldo

Si bien el método de bola de nieve y el de avalancha son buenas estrategias para pagar deudas, a continuación te presentamos algunas técnicas específicas que puedes utilizar junto con ellas.

Cuando tienes una deuda de tarjeta de crédito, una opción es transferir el saldo de esa tarjeta de crédito a una tarjeta diferente. Por ejemplo, si tienes una cuenta con una tasa de interés alta, puedes transferir su saldo a una tarjeta con una tasa de interés más baja, lo que te permitirá gastar menos dinero en intereses con el tiempo. Básicamente, es como pagar una tarjeta de crédito con otra tarjeta. 

En este sentido, una tarjeta de transferencia de saldo de tasa más baja puede encajar bien con el método de avalancha. Dado que puedes utilizar una transferencia de saldo para reducir estratégicamente la tasa de interés de tu deuda de mayor interés, puedes ganar tiempo para concentrarte en la siguiente cuenta de mayor interés, lo que puede reducir el interés total que pagas.

Incluso, muchas tarjetas de crédito de transferencia de saldo incluso una tasa de porcentaje anual (APR) del 0% por un período introductorio (a menudo de 6 a 18 meses). Una oferta de 0% APR te permite pagar el saldo de tu tarjeta de crédito sin incurrir en cargos de intereses adicionales.

Ejemplo

Digamos que tienes una deuda de $ 6.000 dólares en tarjetas de crédito con una tasa de porcentaje anual del 18%. Puedes transferir ese saldo a una tarjeta que ofrezca una APR del 0% durante 12 meses. En consecuencia, si pagas tu deuda durante ese período ahorrarías más de $ 600 en intereses.

Nota: Probablemente tendrás que pagar una tarifa de transferencia de saldo, así que asegúrate de sacar bien las cuentas y leer la letra pequeña por adelantado. Sin embargo, algunas tarjetas de crédito ofrecen transferencias de saldo de 0% y no cobran tarifas por hacer tales transferencias.

Por otro lado, si tienes al menos un crédito decente, puedes calificar para un buen acuerdo de transferencia de saldo. 

Pagando la deuda de tarjeta de crédito con un préstamo personal

Como seguramente ya habrás concluido, pagar la deuda de tarjeta de crédito es generalmente la estrategia financiera más inteligente. Sin embargo, si tienes tantas deudas de tarjetas de crédito que no puedes simplemente hacer un cheque grande para pagarlas, o si el método de avalancha parece demasiado abrumador o lento, podría ser el momento de considerar un enfoque alternativo. En situaciones en las que tienes varias tarjetas diferentes (y estados de cuenta, y fechas de vencimiento), pagarlas con un préstamo personal de baja tasa puede ser una buena idea. 

Los beneficios de esta ruta incluyen:

  • La consolidación de la deuda de la tarjeta de crédito con un préstamo personal puede ayudar a tu puntaje crediticio. Dado que un préstamo personal es un préstamo a plazos, no perjudica tu crédito de la misma manera que muchos otros tipos de deuda. Por lo tanto, pagar la deuda de tu tarjeta de crédito con un préstamo a plazos podría aumentar significativamente tu crédito, especialmente si aún no tienes préstamos a plazos en tus informes de crédito.
  • Un préstamo personal puede simplificar las cosas. Al usar un préstamo personal reduces la cantidad de pagos que necesitas hacer cada mes, lo que hace que la administración de tus deudas y finanzas sea mucho más sencillo.
  • Pagar la deuda de tarjeta de crédito con un préstamo personal de baja tasa puede ahorrarte dinero. Las tasas de interés de los préstamos personales a menudo son más bajas que las tasas de interés de la tarjeta de crédito. Y si calificas para un préstamo a plazos con una tasa más baja, terminarás pagando menos dinero en general.     

Dicho esto, obtener un préstamo para pagar la deuda de tarjeta de crédito también puede ser peligroso. Lee cuidadosa y detalladamente los términos del préstamo, ya que podrías empeorar tu situación financiera. En este sentido, evita esta alternativa si no confías en ti lo suficiente para utilizar el crédito de manera responsable. De lo contrario, podrías terminar aún más endeudado.

Si utilizas esta estrategia, ten en cuenta estos puntos clave:

  1. Mantén abiertas tus tarjetas de crédito, a menos que tengan tarifas anuales que no deseas pagar. 
  2. Reduce el gasto en tarjetas de crédito. Una vez que hayas pagado la deuda de una tarjeta, escondela o deshazte de ella hasta que resuelvas tu situación financiera.
  3. Sé un prestatario responsable. Haz pagos puntuales y regulares de su préstamo a plazos. Si no lo hace, solo creará más problemas para su crédito.

Pagando la deuda de tarjeta de crédito con la liquidación de deudas

La liquidación de deudas es otra opción que puedes considerar cuando estés listo para eliminar la deuda de tu tarjeta de crédito. Esta estrategia generalmente funciona mejor para las personas que (a) se han retrasado en sus pagos y (b) pueden permitirse hacer grandes pagos únicos de liquidación a sus acreedores. 

La liquidación de deudas es una negociación en la cual un acreedor, como una compañía de tarjetas de crédito o una agencia de cobranzas, acepta un pago parcial para satisfacer la deuda de tu tarjeta de crédito en lugar del saldo total. Puedes ser elegible para esta opción si has sufrido dificultades como haber perdido tu empleo, problemas médicos, o un divorcio. Sin embargo, algunos acreedores considerarán la liquidación de deudas incluso si no tienes circunstancias atenuantes especiales.

Al utilizar la liquidación de deudas, a veces puedes pagar el 50% o menos del saldo original. Sin embargo, es posible que debas pagar impuestos sobre el monto perdonado. 

Ahora bien, puedes liquidar deudas por tu cuenta o puedes contratar a una empresa profesional de liquidación de deudas para que se encargue del proceso por ti. Si eliges contratar a un tercero, debes realizar una investigación exhaustiva para evitar estafadores y tarifas exorbitantes. Aprende a tener cuidado en el sitio web de información al consumidor de la Federal Trade Comission.

Otra opción para pagar la deuda de tarjeta de crédito es declarándose en bancarrota

Esta es una opción que solo debes considerar cuando hayas alcanzado tus límites y no tengas a dónde recurrir. La bancarrota puede ofrecerte un nuevo comienzo; sin embargo, solo debes usarla como último recurso puesto que puede devastar tu crédito, y reconstruirlo toma tiempo.

Ahora bien, hay dos tipos de bancarrota personal:

  • Capítulo 7, que a menudo requiere que entregues algunos de tus bienes.      
  • Capítulo 13, que te permite conservar tus propiedades.     

Declarar cualquiera de los dos tipos de bancarrota puede llegar a ser un proceso largo y costoso, que incluye los honorarios de los abogados y de la corte, por lo que no debes tomarlo a la ligera. Antes de declararte en quiebra, es recomendable que busques asesoría de crédito aprobada por el Departamento de Justicia. 

Consejos para pagar la deuda de tarjeta de crédito 

¿Listo para pagar tus deudas de tarjeta de crédito? ¡Pues genial! A continuación te damos algunos consejos prácticos para abordar tu situación financiera y dar los primeros pasos para salir de la deuda. 

Comienza por establecer una meta 

Es importante establecer objetivos realistas para pagar tus tarjetas de crédito de alto interés, así como otros tipos de deuda del consumidor (sobregiro, línea de crédito, préstamos para vehículos). Si bien es muy fácil acumular saldos en un corto período de tiempo, lleva tiempo y autodisciplina pagarlos. Por ello, controle tu progreso regularmente, lo que te ayudará a mantenerte encaminado y motivado para alcanzar tus objetivos. 

Evita usar tus tarjetas de crédito. Mejor: Olvida que existen

Lamentamos decirlo, pero salir de la deuda requiere que saques esas tarjetas de crédito de tu billetera para que no tengas tentación de usarlas. Guárdalas, ¡o incluso congélalas en un cubo de hielo! Hasta que hayas pagado por completo tus saldos pendientes. Usar dinero en efectivo para pagar tus gastos te ayudará a separar tus necesidades de tus deseos, permanecer consciente de tus gastos, y hacerte pensar dos veces antes de hacer cualquier compra.

Prioriza tus deudas: Tarjetas de crédito, préstamos, hipotecas, etc.

Haz una lista completa de todas tus deudas (saldos pendientes, tasas de interés y cargos) y priorízalas en orden de importancia. Los pagos de la hipoteca y del vehículo generalmente se encuentran en la parte superior de la mayoría de las listas, ya que, después de todo, estamos hablando de casa y transporte.

En este sentido, las prioridades serán diferentes para todos. Muchas personas querrán deshacerse primero de sus deudas con tasas de interés más altas primero, mientras que otras preferirán deshacerse de otras deudas. En consecuencia, te recomendamos que decidas el orden en que pagarás tus deudas de tarjeta de crédito.

Recorta los gastos para liberar algo de dinero 

Una forma de acelerar el pago de tus deudas de tarjeta de crédito es revisar tus gastos mensuales buscando oportunidades para reducir tus gastos. Comienza por hacer un seguimiento de tus gastos durante un período de dos semanas para saber a dónde va tu dinero (un mes es aún mejor). ¡Te sorprenderás al descubrir cuánto puedes ahorrar preparando tu propia taza de café por la mañana en lugar de comprarla en una cafetería! 

Crea un plan de gastos mensual

Para lograr salir de tus deudas de tarjeta de crédito deberás crear un plan de gastos mensual. Esto no solo garantizará que estés viviendo y gastando dentro de tus posibilidades financieras y no por encima de tus ingresos, que es de donde proviene la deuda de tarjeta de crédito.

Usa tus ahorros para pagar la deuda de la tarjeta de crédito más rápidamente

Muchas personas contribuyen regularmente a un plan de ahorro, lo cual es excelente, pero considera que se trata de dinero que podría ayudarte a pagar lo que debes más rápido. Ahora bien, el dinero que ahorres pagando tus deudas más rápido será sustancialmente mayor que el interés que ganarás en una cuenta de ahorros. También considera usar reembolsos de impuestos sobre la renta, aumentos salariales u otros fondos inesperados para pagar tus deudas.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!