Cómo funcionan las tarjetas de crédito en Estados Unidos

Una tarjeta de crédito es un delgado rectángulo de plástico emitida por una compañía financiera. Permite al titular pedir prestado fondos para pagar bienes y servicios. Las tarjetas de crédito imponen la condición de que el titular pague el dinero prestado, más los intereses, así como cualquier cargo adicional acordado. Es fundamental que comprendas a la perfección cómo funcionan las tarjetas de crédito en Estados Unidos antes de solicitar una.

La compañía proveedora de crédito también puede otorgar una línea de crédito al tarjetahabiente, lo que le permite pedir dinero prestado en forma de adelantos en efectivo. Ahora bien, los emisores habitualmente preestablecen los límites de endeudamiento en función del puntaje de crédito de un individuo. 

La gran mayoría de las empresas permiten al cliente realizar compras con tarjetas de crédito, que siguen siendo una de las metodologías de pago más populares de la actualidad para comprar bienes y servicios.

Índice del Artículo

Una definición más detallada

¿Qué es el crédito?

El crédito es una medida de la capacidad que tiene una persona para pagar su deuda a tiempo, que se describe en un historial crediticio compilado por una agencia de crédito y es expresado por un número de tres dígitos llamado puntaje crediticio.

Mientras más alto sea este puntaje, más compras podrá hacer una persona usando crédito, porque los prestamistas y bancos confían más en ella. Con frecuencia, el crédito se emite en forma de una línea de crédito: una cantidad establecida que se agota por compras realizadas durante un período de tiempo determinado (generalmente cada mes), y se repone por pagos hacia ella.

¿Para qué sirve una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es la forma más común de acceder a una línea de crédito. Generalmente las tarjetas son emitidas por un banco o empresa de servicios financieros. Las mismas permiten a los titulares realizar compras a crédito sin tener que utilizar efectivo en el punto de venta. En cambio, los cargos se acumulan como un saldo que debe pagarse en un ciclo de facturación mensual, lo que le da al comprador más tiempo para reunir el dinero. La cantidad de una línea de crédito de una tarjeta de crédito, generalmente llamada límite de crédito, está determinada por el puntaje de crédito y los ingresos del titular de la tarjeta.

Cuando el titular de la tarjeta de crédito paga el saldo de su estado de cuenta en su totalidad cada mes, puede esperar que su puntaje de crédito aumente. En consecuencia, es más probable que califique para mejores préstamos a montos más altos y para actividades que requieren un buen crédito, como alquilar un apartamento. Además, casi todas las tarjetas de crédito vienen con algún tipo de programa de recompensas en el que los titulares ganan puntos por cada dólar que gastan, y que pueden canjearse por reembolsos en efectivo, millas de viajero frecuente, o bienes y servicios. Dichas recompensas pueden incluso ampliarse si la tarjeta de crédito es emitida conjuntamente por un banco y un minorista, en lo que se denomina una tarjeta de marca compartida: en este caso, los puntos ganados pueden valer más cuando se utilizan en la tienda del minorista que emitió la tarjeta.

¿Qué pasa si contraigo deudas de tarjeta de crédito?

Ahora bien, si el titular de la cuenta no paga a tiempo, el saldo impago puede comenzar a devengar intereses. Debido a que las tarjetas de crédito son esencialmente préstamos sin garantía, lo que significa que ninguna garantía respalda la deuda si el titular de la cuenta no cumple con lo que debe, la tasa de interés que se cobra a las cuentas morosas es mucho más alta que otros tipos de préstamos, como las hipotecas. El titular no solo tendrá que pagar el saldo y los intereses, sino que los pagos atrasados ​​en realidad podrían reducir su calificación crediticia.

Las principales instituciones financieras que emiten tarjetas de crédito son Visa, Mastercard, Discover y American Express. Cuando los bancos emiten tarjetas de crédito, usan los servicios de estas compañías para procesar los pagos. 

Tipos de tarjetas de crédito 

Cuando observamos con atención la historia de las tarjetas de crédito, podemos ver que comenzaron de manera simple y estándar: cada emisor ofrecía una tarjeta con un conjunto de características. Hoy en día, en cambio, existe una enorme variedad de tarjetas de crédito, con diferentes tasas de interés, tarifas y programas de recompensa, por lo que antes de solicitar una, es importante saber cuál se adaptará mejor a tu situación financiera y estilo de vida.

Tarjetas de crédito estándar

Estas tarjetas de crédito son las más comunes y están disponibles en la mayoría de los bancos y grupos financieros. No están garantizadas, lo que significa que no tienes que depositar un depósito de seguridad para demostrar que vas a pagar las cuotas. La forma en que se ofrece o calcula la tasa de porcentaje anual para estas tarjetas puede variar. Aquí hay dos ejemplos:

Tarjetas de crédito de transferencia de saldo

Las tarjetas de crédito de transferencia de saldo permiten a los consumidores transferir un saldo de tarjeta de crédito de alto interés a una tarjeta de crédito con una tasa de interés baja. Actualmente, las tarjetas de crédito de transferencia de saldo más comunes en el mercado son las que ofrecen una tasa de porcentaje anual introductoria (APR o Annual Percentage Rate) del 0%. Esta tasa introductoria o «teaser» dura de varios meses a un año. Los términos de las tarjetas de crédito de transferencia de saldo varían de un emisor a otro, así que asegúrate de leer detenidamente los términos y condiciones antes de solicitar una. 

Tarjetas de crédito de bajo interés

Las tarjetas de crédito de bajo interés ofrecen una APR introductoria baja que salta a una tasa más alta después de un cierto período, o una tasa APR baja, fija y única. Las tarjetas de bajo interés pueden ser muy útiles cuando los consumidores necesitan hacer una compra grande, ya que permite pagar de varios meses a un año con muy poco o ningún interés. Antes de usar una tarjeta de bajo interés, lee todos los términos y condiciones de la tasa introductoria para que no te sorprendas después con las tarifas o los intereses acumulados.

Tarjetas de crédito con recompensas 

Estas tarjetas permiten a los usuarios ganar incentivos (en forma de puntos) al realizar compras. Los puntos se acumulan por cada dólar cargado en la tarjeta, y los titulares pueden canjear estos puntos por varias recompensas. Las tarjetas de recompensa generalmente requieren un crédito mejor que el promedio para su aprobación. Hay siete tipos principales (sin incluir millas aéreas o tarjetas de viajero frecuente, de las que hablaremos más adelante).

Tarjetas de crédito con devolución de efectivo

Este tipo de tarjeta de crédito te permite ganar recompensas en efectivo por realizar compras. Cuanto más uses la tarjeta, más recompensas en efectivo recibirás. La mayoría de las tarjetas de devolución de efectivo ganan a los usuarios alrededor del 1% de las compras totales, excluyendo intereses y cargos financieros. 

Algunas tarjetas ofrecen un mayor porcentaje de devolución de efectivo con un mayor uso; otras ofrecen un mayor porcentaje de devolución de efectivo en comerciantes seleccionados o para tipos particulares de compras. Dado que los programas de devolución de efectivo son costosos para las compañías de tarjetas de crédito, algunas de estas tarjetas tienen una tarifa anual que puede variar de $ 50 a $ 100 dólares. Este tipo de tarjeta es mejor para las personas que son fieles a la hora de pagar sus saldos cada mes. Si se usa adecuadamente, una tarjeta de crédito con devolución de efectivo puede ganarle al titular una cantidad significativa de dinero con el tiempo. 

Tarjetas de crédito con programas de recompensas

Las tarjetas de crédito de recompensa son similares a las tarjetas de devolución de efectivo, ya que los titulares pueden acumular puntos de acuerdo a una estructura de recompensa, que se basa en la forma en la que la tarjeta es usada en un período de tiempo. 

Las tarjetas de recompensa ofrecen a los titulares una variedad de artículos para cobrar: tarjetas de regalo, productos electrónicos, estadías en hoteles, boletos de avión, joyas, suministros para mascotas, y más. Los programas de recompensas y las ofertas promocionales a menudo cambian, por lo que debes revisar a fondo los términos y condiciones de una tarjeta antes de solicitarla.

Aunque la mayoría de estas tarjetas no tienen una cuota anual, algunas sí. Así que también debes prestar atención a este detalle. Finalmente, las tarjetas de recompensa son las mejores para las personas que pagan sus saldos cada mes, ya que al minimizar sus cargos financieros, las personas obtendrán mayores beneficios de su tarjeta de crédito de recompensas. 

Tarjetas de crédito de hotel o puntos de viaje

Este es un género de tarjetas de crédito específicas para hoteles y viajes, y algunas son de marca compartida con hoteles. Estas tarjetas de crédito te permiten ganar puntos por todas las compras que hagas en el hotel de la tarjeta, además de puntos de bonificación por las estadías en el mismo. Estos puntos pueden ser canjeados por noches gratis así como mejoras en la estadía.

Además, hay también tarjetas que te permiten canjear los puntos por viajes, admisión a parques temáticos, estadías en las principales cadenas hoteleras y más. Debido a que estos programas de recompensas pueden ser costosos para las compañías de tarjetas de crédito, muchas de estas tarjetas tienen una tarifa anual. Y si no eres un viajero frecuente, el costo de la tarifa anual puede ser muy grande en comparación a los posibles beneficios.

Tarjetas de crédito de recompensas en tiendas minoristas

Estas tarjetas de crédito tienen una marca compartida con un minorista importante, como Disney o Amazon.com. Los puntos se acumulan al realizar compras diarias, aunque los titulares de las tarjetas pueden recibir puntos dobles o triples por realizar compras en una tienda del minorista de la tarjeta. Además, los puntos de recompensa deben canjearse por productos o servicios de ese minorista específico. Consejo: Trata de no tener saldo con este tipo de tarjeta, ya que sus tasas de interés tienden a ser muy altas.

Tarjetas de crédito para gasolineras, con puntos o descuentos 

Estas tarjetas vienen en dos tipos: Generales y específicas de una marca. Las tarjetas generales tratan a todas las compañías de gasolina por igual, mientras que las tarjetas específicas de la marca favorecen a una compañía. Con una tarjeta general puedes, por ejemplo, ganar una devolución en efectivo del 1% para compras generales, pero te recompensa con un 5% de reembolso por comprar gasolina o realizar el mantenimiento de tu auto en cualquier empresa. En cambio, una tarjeta específica te dará un reembolso del 1% o el 2% para compras regulares, pero obtendrás un descuento del 5 por ciento solo cuando compres gasolina en las estaciones de servicio de esa compañía.

Si tiendes a ser leal a una determinada compañía de gasolina, una tarjeta específica podría beneficiarte, pero si tiendes a detenerte en la estación más cercana, una tarjeta general es tu mejor opción. Por otro lado, es importante recordar que una compañía de gas puede ser muy popular en un estado, pero poco común o inexistente en otros, lo que hace que las tarjetas específicas no sean ideales para viajes por carretera.

Tarjetas de crédito de millas aéreas/viajero frecuente

Si bien ciertas tarjetas de crédito de recompensa general permiten canjear puntos por boletos de avión, entre otras cosas, hay un subconjunto de tarjetas de recompensa específicamente para viajes aéreos.

Este tipo de tarjeta permite a los consumidores ganar créditos de millas de aerolíneas cada vez que realizan compras. Y algunas tarjetas tienen una marca compartida con una aerolínea específica, mientras que otras son genéricas y pueden canjearse por boletos con una variedad de aerolíneas. Los puntos se pueden canjear por viajes aéreos, al igual que las millas de viajero frecuente.

Tarjetas de crédito específicas de la aerolínea

Prácticamente todas las aerolíneas participan en un programa de tarjetas de crédito de marca compartida, ya sea emitiendo tarjetas específicas para su marca o como parte de un conjunto más grande de marcas. Por lo general, el titular de la tarjeta acumula puntos tanto al realizar compras con la tarjeta como al volar en la aerolínea. Estas tarjetas vienen con otras ventajas: Por ejemplo, algunas te permiten ganar puntos dobles cuando usas la tarjeta para comprar boletos de avión con la aerolínea, obtener abordaje prioritario y evitar cargos por equipaje.

Ejemplo:

La aerolínea Delta se asocia con American Express para ofrecer millas de viajero frecuente a través de su marca SkyMiles con una tarjeta de crédito Delta SkyMiles. La tarjeta ofrece a los titulares beneficios complementarios, como embarque anticipado en vuelos de Delta y puntos adicionales en compras realizadas con la aerolínea, como refrigerios en el avión. Aunque tiene una tarifa anual de $ 95 dólares, Delta generalmente ofrece entre 30 y 60 mil millas para nuevos tarjetahabientes, suficiente para hacer un vuelo de ida y vuelta dentro de los Estados Unidos.

Tarjetas genéricas de millas aéreas 

Estas tarjetas de crédito te permiten canjear sus puntos de recompensa por viajes aéreos a través de cualquier aerolínea, agente de viajes o sitio web de viajes. Esta es una gran opción para las personas que no participan en un programa de viajero frecuente y no son leales a ninguna aerolínea en particular, ya que te dan la flexibilidad de canjear tus millas por la aerolínea que mejor se adapte a las necesidades de tu viaje. Con una tarjeta de este tipo ganas puntos por cada dólar que gastas, pero debido a que no está asociada con una línea aérea en particular, no puedes ganar puntos adicionales al volar. 

Cada tarjeta de crédito de aerolínea es un poco diferente, así que asegúrate de leer los términos y condiciones de la tarjeta para averiguar cuántas millas ganas por cada dólar gastado. Otras cosas que debes tener en cuenta son cuántas millas necesitas antes de calificar para un boleto de avión gratuito, si hay un límite en los puntos que se pueden ganar anualmente, y si las millas de las aerolíneas no utilizadas caducan o no. Algunos caducan en cinco años, mientras que otras no caducan en absoluto. 

Los programas de recompensas por millas aéreas pueden ser costosos para las compañías de tarjetas de crédito, por lo que muchas de estas tarjetas tienen una tarifa anual. Este tipo de programa de recompensas es beneficioso para los viajeros frecuentes o aquellos que desean usar su tarjeta para planear vacaciones, pero la tarifa asociada puede hacer que no sea práctico para otros personas.

Tarjetas de mal crédito y/o reparación de crédito 

El crédito puede pasar fácilmente de bueno a malo debido a un presupuesto pobre o simplemente por una situación financiera inesperada. Si tu puntaje de crédito es menos que satisfactorio, no significa que no puedas calificar para una tarjeta de crédito. Hay varias opciones disponibles para personas que tienen mal crédito, así como para aquellos que actualmente están tratando de reparar o reconstruir su crédito. 

Dependiendo de tu situación específica, consolidar tus deudas o usar APRs introductorios en las transferencias de saldo pueden ser decisiones acertadas. Si aún necesitas crédito o deseas comenzar a reparar tu crédito como prueba de que estás mejorando tu situación financiera, existen varias tarjetas de crédito diseñadas para ayudarte con esto. 

Tarjetas de crédito aseguradas

Las tarjetas de crédito aseguradas requieren de una garantía para su aprobación. Se necesita un depósito de seguridad de una cantidad predeterminada para asegurar la tarjeta de crédito, y el depósito de seguridad generalmente debe tener un valor igual o mayor que la cantidad de crédito. 

La garantía puede venir en forma de bienes como un automóvil, un bote, joyas, así como  cualquier otra cosa de valor monetario. Las tarjetas de crédito aseguradas están diseñadas para personas sin crédito o con crédito pobre que están tratando de construir o reconstruir su historial de crédito.

Las tarjetas que ayudan a recuperar el crédito a menudo vienen con líneas de crédito bajas (como $ 250 dólares), y se pueden aplicar tarifas adicionales, como una tarifa de solicitud. 

En consecuencia, asegúrate de leer todos los términos y condiciones de estos servicios adicionales antes de presentar la solicitud. Si usas la tarjeta de manera responsable y pagas todas tus facturas a tiempo, puedes solicitar un aumento de la línea de crédito en el futuro. Las tarifas adicionales y las líneas de crédito bajas valdrán la pena si una tarjeta de crédito asegurada te ayuda a recuperar tu crédito general.

Tarjetas prepagas 

Las tarjetas prepagas no son en absoluto tarjetas de crédito, sino que se usan y aceptan como ellas. Las ventajas de las tarjetas prepagas es que no hay cargos financieros y te ayudan a evitar deudas, ya que todas las compras se pagan de antemano. Con estas tarjetas, tú determinas la línea de crédito transfiriendo a la tarjeta la cantidad de dinero que te gustaría tener disponible para gastar, lo que elimina el riesgo de acumular deudas de tarjetas de crédito y facilita mucho el proceso de presupuestación.

Aunque la mayoría de las tarjetas prepagas no cobran tarifas, algunas sí, como tarifas mensuales, de apertura, de solicitud, por exceso de límite, por uso de cajero automático, de recarga y más. Asegúrate de revisar detenidamente los términos y condiciones de cada tarjeta específica antes de solicitarla.

Tarjetas de crédito especiales

Este tipo de tarjetas son para consumidores con necesidades únicas para su uso de crédito, como profesionales de negocios y estudiantes. Estos programas de tarjetas de crédito están diseñados específicamente para satisfacer las necesidades de esas personas.

Tarjetas de crédito para empresas y negocios

Estas tarjetas están disponibles para dueños de negocios y ejecutivos y tienen muchas de las mismas características que las tarjetas de crédito tradicionales: bajas tasas introductorias, programas de devolución de efectivo, y recompensas de aerolíneas. La diferencia es que estas tarjetas vienen con muchos ventajas y beneficios adicionales exclusivos para personas del mundo de los negocios.

Algunos de estos bonos incluyen: Gastos comerciales separados de los gastos personales; recompensas y ahorros comerciales especiales; informes de gestión de gastos; tarjetas adicionales para empleados; y límites de crédito más altos.

Cada tarjeta de crédito es un poco diferente y las ofertas promocionales a menudo cambian, así que asegúrate de revisar detenidamente los términos y condiciones de cada tarjeta antes de solicitarla.

Tarjetas de crédito para estudiantes 

Muchos estudiantes universitarios necesitan una tarjeta de crédito, pero generalmente tienen poco o ningún historial de crédito, lo que dificulta la aprobación de una tarjeta tradicional. Las tarjetas de crédito para estudiantes están específicamente diseñadas para aquellos inscritos en colegios y universidades acreditadas de cuatro años para ayudarlos a construir un historial crediticio desde cero. 

En comparación con las tarjetas de crédito de consumo, las tarjetas de crédito para estudiantes a menudo tienen pocas ofertas de recompensas, características y otros beneficios, pero aún así pueden ser una herramienta valiosa. Usadas sabiamente, un estudiante puede dar el primer paso para construir un historial de crédito sólido. Una vez que haya demostrado su responsabilidad financiera, le será mucho más fácil calificar para tarjetas de recompensa y líneas de crédito más altas.

Cómo solicitar una tarjeta de crédito 

Para solicitar una tarjeta de crédito, debes seguir estos cinco pasos que te ayudarán a tener un proceso fácil y rápido.

1. Determinar cuál se adapta mejor a tus necesidades 

En primer lugar, es vital que evalues para qué necesitas una tarjeta de crédito. Es posible que estés tratando de saldar una deuda existente y, por lo tanto, requieras una tarjeta de transferencia de saldo del 0%, o tal vez desees recibir algo a cambio de tus gastos a través de una tarjeta de recompensas. 

2. Verifica tu puntaje de crédito

Cuando solicitas una tarjeta de crédito, los proveedores realizan una búsqueda en tu historial de crédito para ver si eres un candidato adecuado. Cuanto mejor sea tu puntuación, más probabilidades hay de que califiques para las mejores ofertas.

Por lo tanto, antes de solicitar una tarjeta es una buena idea que verifiques tu historial de crédito con una agencia de crédito, como Experian o Equifax. Esto te ayudará a evitar sorpresas, y también te dará la oportunidad de corregir cualquier error que haya en tu informe. Además, en este caso también puedes tomar medidas para mejorar tu puntaje de crédito (si lo necesitas).

3. Usa el verificador de elegibilidad

Abstente de simplemente solicitar una tarjeta de crédito como si nada, ya que esto dejará una marca en tu informe de crédito, y si el proveedor rechaza tu solicitud, puede ser más difícil que otros te aprueben. En este sentido, muchas páginas web de finanzas ofrecen herramientas con las que puedes comprobar tu elegibilidad y comparar tarjetas de crédito, al mismo tiempo que te muestran qué tarjetas es probable que te aprueben. Esto es de gran ayuda, puesto que te permite prepararte mejor y hacer tu solicitud con confianza. Es importante destacar que esto no dejará una marca en tu informe crediticio.

4. Es posible que no obtengas la tarifa/oferta anunciada

Las tarjetas de crédito son cada vez más competitivas. Sin embargo, por ley, solo el 51% de los solicitantes deben calificar para las tarifas u ofertas anunciadas por los proveedores. Esto se traduce en que una gran parte de los solicitantes no calificarán.

En consecuencia, es posible que recibas una compra más corta del 0%, un acuerdo de transferencia de saldo, o una tasa más alta de interés o de porcentaje anual (APR). Esta es la tasa oficial utilizada para préstamos y tiene en cuenta los intereses sobre el monto prestado, así como otros cargos (como las tarifas anuales). 

Si te ofrecen una tasa de interés más alta o una oferta de 0% más corta, no estás obligado a aceptarla y siempre vale la pena darse una vuelta para ver qué otras tarifas y ofertas están ofreciendo otros proveedores.

5. Completa el formulario de solicitud 

Una vez que hayas encontrado la tarjeta ideal, es hora de completar el formulario de solicitud. Puedes hacerlo en línea, por correo, por teléfono, o en cualquier oficina del proveedor que te ha interesado. Ahora bien, asegúrate de ingresar tus datos de la manera más honesta y exhaustiva posible. 

Si tu solicitud es rechazada, podría valer la pena que solicites una copia de tu informe de crédito para averiguar cuéles fueron los motivos del rechazo y considerar otras opciones. Alternativamente, si la solicitud es aprobada, simplemente siéntate y espera a que llegue tu tarjeta; por lo general, esto demora entre 10 y 14 días, aunque puede tomar un poco más de tiempo.

30 términos acerca de las tarjeta de crédito que necesitas saber 

Si bien esta no es una lista completa, estos 30 términos de tarjeta de crédito pueden ayudarte a comprender mejor cómo funcionan las tarjetas de crédito.

1. Cuota anual

Algunas tarjetas de crédito cobran una tarifa por cada año que tienes la tarjeta. Las tarifas anuales son más comunes con las tarjetas de crédito por mal crédito y tarjetas de crédito de recompensas de viaje, pero algunas tarjetas de crédito de pequeñas empresas y recompensas en efectivo también cobran estas tarifas. Dependiendo de la tarjeta de crédito, es posible que no tengas que pagar una tarifa anual durante el primer año que la tengas.

2. Tasa de porcentaje anual

La tasa de porcentaje anual es el costo total anualizado de pedir dinero prestado con tu tarjeta de crédito. Incluye la tasa de interés, las tarifas, así como otros cargos asociados a la tarjeta.

3. Usuario autorizado

Como usuario autorizado, tienes derecho a utilizar la cuenta de la tarjeta de crédito de otra persona para realizar compras, pero no eres responsable del pago de la factura. Los usuarios autorizados generalmente obtienen una tarjeta propia que está vinculada a la cuenta del titular principal de la tarjeta. Otro beneficio de ser un usuario autorizado es que el emisor de la tarjeta informa la actividad y el historial de la cuenta a las agencias de crédito en tu nombre. 

«Puedes usar la tarjeta y no estás obligado a realizar los pagos», afirma Dona Svehla, vicepresidenta senior y directora de préstamos de GTE Financial, una cooperativa de crédito con sede en Florida. «Si la tarjeta se paga a tiempo, el usuario autorizado también obtendrá los beneficios en su informe de crédito».

4. Exención de daños por colisión

Muchas tarjetas de crédito ofrecen este beneficio si pagas el alquiler de un automóvil con tu tarjeta. No cubre el seguro de responsabilidad civil, y la mayoría de las tarjetas tienen algunas exclusiones y limitaciones. Para la mayoría de las tarjetas, la cobertura es secundaria. Esto significa que si tienes una póliza de seguro de automóvil para tu vehículo personal, primero tendrás que presentar un reclamo con esa compañía, y después de eso la cobertura de la tarjeta de crédito se activará. En este sentido, American Express y Chase Sapphire Preferred, Chase Sapphire Reserve y United Explorer Card son tarjetas que ofrecen cobertura primaria, por lo que no requieren que presentes un reclamo. 

5. Crédito disponible

La cantidad de crédito que puedes usar en cualquier momento. Se calcula restando tu saldo actual más cualquier transacción pendiente de tu límite de crédito.

6. Saldo diario promedio

Este número se determina sumando el saldo de cada día en un período de estado de cuenta y dividiéndolo por el número total de días en ese período. Los emisores de tarjetas de crédito usan el saldo diario promedio para calcular cuánto interés debes. Puedes evitar pagar intereses por completo si pagas el saldo total antes de la fecha de vencimiento.

7. Transferencia de saldo

Es el proceso de mover parte o la totalidad de tu saldo de una tarjeta de crédito a otra. Las personas a menudo hacen esto para aprovechar una tasa de interés más baja o una promoción introductoria de cero por ciento de APR. La mayoría de las tarjetas de crédito cobran una tarifa de transferencia de saldo, pero algunas tarjetas de crédito de transferencia de saldo ofrecen una tarifa introductoria de $ 0.

8. Adelanto en efectivo

Se trata de un préstamo en efectivo tomado de la cuenta de tu tarjeta de crédito utilizando un cajero automático, retiro bancario, o cheque del emisor de tu tarjeta. El límite de adelanto de efectivo es generalmente más bajo que el límite de crédito general. Los emisores de tarjetas de crédito a menudo cobran una tasa de porcentaje anual más alta en los adelantos en efectivo que las compras regulares, y los intereses comienzan a acumularse inmediatamente sin período de gracia. Además, los adelantos en efectivo suelen incurrir en una tarifa. 

«Los adelantos en efectivo pueden ser costosos», dice Svehla. «A menudo hay una tarifa inmediata y una tasa de interés más alta impuesta a la tarjeta con un adelanto en efectivo. La tasa puede ser tan alta como 30%, dependiendo de la tarjeta».

9. Devolución de efectivo

Un programa de recompensas que te devuelve en efectivo un porcentaje de cada dólar que gastas. Por lo general, puedes obtener este reembolso en forma de crédito, depósito directo, o cheque. Algunas tarjetas de crédito con devolución de efectivo también te permiten canjear tus recompensas por tarjetas de regalo.

10. Tarjeta de marca compartida

Es una tarjeta de crédito patrocinada por un socio específico, como un minorista, una aerolínea o una cadena de hoteles. Las tarjetas de marca compartida a menudo ofrecen ventajas específicas con la marca asociada, así como recompensas de bonificación por las compras que realices con esa marca.

«Una tarjeta de crédito de marca compartida con una línea aérea pagará mayores recompensas cuando realices compras en esa compañía», afirma LaToya Irby, experta en crédito que cubre la gestión de crédito y débito de TheBalance.com. «El uso de una tarjeta de marca también podría ayudar al titular de la tarjeta a alcanzar el estatus de élite del programa de lealtad más rápido que si usara una tarjeta de crédito normal».

11. Emisor de tarjeta de crédito

Un banco, cooperativa de crédito, o cualquier institución financiera que emite y presta servicios a cuentas de tarjetas de crédito. No deben confundirse con redes de pago, como Visa y Mastercard, que no emiten tarjetas de crédito. Los principales emisores de tarjetas de crédito incluyen American Express, Discover, Capital One, Chase y Citi.

12. Límite de crédito

La cantidad total que puedes pagar con una tarjeta de crédito. Por lo general, obtienes un límite de crédito inicial cuando abres una cuenta de tarjeta de crédito, pero puedes solicitar un aumento más adelante. El tamaño de tu límite de crédito depende de varios factores, incluido el tipo de tarjeta, tu solvencia, tus ingresos y tu carga de deuda general.

13. Tasa de utilización de crédito

Es el saldo de tu tarjeta de crédito dividido entre tu límite de crédito. Los modelos de calificación crediticia usan esta tasa al calcular tu calificación crediticia. Una tasa de utilización de crédito baja es buena para tu puntaje de crédito, así que mantén la tuya lo más bajo posible para cada tarjeta que tengas.

14. Disputa

Si observas una transacción no autorizada o no reconoces un cargo en tu estado de cuenta, puedes disputarlo con el emisor de tu tarjeta. Este generalmente tiene dos ciclos de facturación para resolver la disputa. Mientras tanto, puedes recibir un crédito temporal por el monto en disputa.

15. Chip EMV

Un chip computarizado que tiene una tarjeta de crédito y que crea un código de transacción único cada vez que la usas. A diferencia de la banda magnética en el reverso de la tarjeta, este código de transacción es para un solo uso, lo que significa que puede prevenir el fraude de tarjetas de crédito. EMV significa Europay, Mastercard y Visa, que son las tres compañías que acordaron los estándares de seguridad del chip EMV.

16. Garantía extendida

Esta cobertura extiende la garantía de ciertos productos que compras con la tarjeta durante un año o más, generalmente reflejando la garantía del fabricante. Es posible que no se te solicite que registres el producto para aprovechar el beneficio, pero es aconsejable guardar los recibos y la información original de la garantía. Muchos emisores de tarjetas de crédito ofrecen este servicio como un beneficio adicional.

17. Período de gracia

El tiempo entre el cierre del ciclo de facturación y la fecha de vencimiento para el saldo final de ese ciclo. Durante este tiempo, puedes pagar nuevas compras sin acumular cargos por intereses. Si tu tarjeta de crédito tiene un período de gracia, la Ley CARD de 2009 requiere que sea de al menos 21 días.

18. Pago atrasado

Si no pagas al menos el monto mínimo adeudado en tu fecha de vencimiento, el emisor de la tarjeta de crédito considerará tu pago como atrasado. Muchos emisores cobran un cargo por pago atrasado, pero algunos renunciarán al primero o incluso a todos los cargos por pago atrasado. Si tu pago se retrasa más de 30 días, puede afectar negativamente tu puntaje de crédito.

19. Pago mínimo

La cantidad más baja que debes pagar cada mes en tu tarjeta de crédito sin incurrir en un recargo. Los emisores de tarjetas pueden calcular tu pago mínimo de manera diferente, pero el estándar es el 1% de tu saldo más cualquier interés o cargo adeudado. Si tienes un saldo bajo, puede haber una cantidad mínima superior al 1%.

20. Historial de pagos

El factor más importante en tu puntaje de crédito. Para establecer un historial de pagos positivo, realiza al menos el pago mínimo a tiempo todos los meses. Incluso puedes ir un paso más allá y pagar el saldo completo para evitar intereses.

21. Red de pago

Una compañía de tarjeta de crédito cuyo negocio principal es procesar transacciones con tarjeta de crédito. Visa, Mastercard, Discover y American Express son las cuatro principales redes de pago en los Estados Unidos

22. Protección de precios

Si compras un artículo con tu tarjeta y el precio baja o encuentras un precio más bajo en otro lugar dentro de un período establecido, este beneficio te proporciona un reembolso por la diferencia. El período de tiempo, los límites de cobertura y los requisitos de elegibilidad pueden variar según el emisor de la tarjeta de crédito.

23. Protección de compra

Si compras un artículo con tu tarjeta y se daña, se pierde o te lo roban en un período determinado, este beneficio te reembolsará el costo del artículo. El período de tiempo, los límites de cobertura y los requisitos de elegibilidad pueden variar según el emisor de la tarjeta de crédito.

24. Protección de reembolso

Extiende la vida útil de devolución de un artículo que has comprado con tu tarjeta de crédito más allá de la política de devolución del comerciante, o establece una política de devolución en el caso de que el comerciante no tenga una. Si eres elegible, puedes enviar el artículo a la compañía de la tarjeta de crédito a cambio de un reembolso. El período de tiempo, los límites de cobertura y los requisitos de elegibilidad pueden variar según el emisor de la tarjeta de crédito.

25. Cuadro de Schumer

Informe estandarizado en el que se detallan los términos más importantes de las tarjetas de crédito, incluyendo tasas de interés y tarifas, diseñado especialmente para posibles solicitantes. El cuadro permite a los consumidores comparar los términos de las tarjetas de crédito con mayor facilidad y, en su mayoría, elimina los costos ocultos que pueden pasarse por alto en las letras pequeñas.

26. Tarjeta asegurada

Un tipo de tarjeta de crédito que requiere un depósito como garantía, generalmente en efectivo, por si acaso el titular de la tarjeta no cumple con los pagos. Las tarjetas de crédito aseguradas generalmente están diseñadas para personas que son nuevas en el crédito o tienen un puntaje de crédito bajo. En la mayoría de los casos, el titular de la tarjeta recibirá el depósito cuando la cuenta se cierre o se actualice a una tarjeta no asegurada después del uso responsable y los pagos a tiempo. Sin embargo, algunas tarjetas aseguradas, como Discover it Secured, pueden devolver el depósito antes. 

«La creación de crédito requiere que tengas cuentas abiertas, activas y reportadas positivamente en tu informe de crédito», dice Irby. «Dado que un depósito de seguridad se puede usar como garantía para obtener la aprobación, las tarjetas de crédito garantizadas brindan a los consumidores con problemas de crédito la oportunidad de construir un historial de pagos positivo».

27. Bono de registro

Algunas tarjetas de crédito ofrecen un bono único a los nuevos titulares de tarjetas, a menudo después de que gastan una cierta cantidad dentro de un período determinado. Por ejemplo, es posible que debas gastar $ 3.000 dólares en tres meses para recibir un bono por valor de $ 500. Algunas tarjetas de crédito con devolución de efectivo ofrecen bonos de registro de $ 100 a $ 200, y algunas tarjetas de viaje de primer nivel ofrecen bonos de $ 500 o más.

28. Recompensas de viaje

Un tipo de programa de recompensas que te brinda puntos o millas que puedes usar para reservar un viaje o recibir un crédito en el estado de cuenta por compras relacionadas con el viaje. Las tarjetas de crédito de viajes generales ofrecen recompensas que puedes canjear por productos y servicios, mientras que las tarjetas de crédito de aerolíneas y hoteles, por otro lado, pueden limitarte a canjear las recompensas a través de su programa de fidelización.

29. Tasa de interés variable

La mayoría de las tarjetas de crédito cobran una tasa de interés variable. Esto significa que tu APR puede cambiar en función de lo que se llama “tasa preferencial”. Esta es una tasa base a la que hacen referencia los bancos cuando establecen tasas para varios productos financieros, incluidas tarjetas de crédito y préstamos.

La tasa preferencial generalmente fluctúa en función de la tasa de fondos federales, que es lo que los bancos se cobran entre sí por préstamos a corto plazo. La tasa de fondos federales es establecida por la Reserva Federal.

30. APR de 0% 

Muchas de las principales tarjetas de crédito ofrecen una promoción introductoria de APR de cero por ciento en compras, transferencias de saldo o ambas. Esta promoción te permite pagar una nueva compra o pagar un saldo transferido sin intereses durante un período determinado. Si no pagas el saldo antes de que finalice la promoción, deberás intereses sobre el monto restante.

Por el contrario, las promociones de interés diferido ofrecen un interés nulo o bajo en compras grandes durante un período determinado. La diferencia es que si no pagas el saldo completo antes de que finalice la promoción de intereses diferidos, deberás intereses en función del monto de la compra original.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!