Beneficios ocultos de las tarjetas de crédito que nadie te cuenta

Muchos consumidores utilizan sus tarjetas de crédito como un medio de préstamo a corto plazo porque es accesible y fácil de pagar. A fin de cuentas, la línea de crédito es rotativa, ya está aprobada y se puede utilizar como medio de pago en cualquier tienda, restaurante, hotel o e-commerce del país. Esos son los beneficios esperables, pero hay algunos ocultos que los usuarios de tarjetas de crédito también deberían conocer.

Con tu tarjeta, también podrás pagar tus servicios, el plan de tu teléfono móvil, las suscripciones mensuales (como la de Netflix, por ejemplo), entre otros. Incluso te permitiría pedir adelantos de efectivo o consolidar las deudas de otras de tus tarjetas de crédito a través de un balance transfer.

Pero, ¿cuáles son los beneficios ocultos de las tarjetas de crédito? Unos son evidentes (como las recompensas, puntos y devoluciones en efectivo) mientras que otros no lo son tanto. Para saber qué beneficios podrías obtener con las tarjetas de crédito, bastaría con revisar el contrato y el apartado de términos y condiciones. 

Recuerda que aunque la mayoría de los bancos te harán llegar este documento por correo, también podrás encontrarlo en línea.

Nota. Para gozar de la mayoría de los beneficios que te comentaremos en este artículo es necesario que seas el titular de la tarjeta y que realices tus compras con esta tarjeta y no con otro medio de pago. 

Por ejemplo, si compras una lavadora en efectivo y la garantía del fabricante expira, no podrás reclamarle al emisor de tu tarjeta de crédito para que te extienda la garantía por un año adicional. En cambio, si efectúas la compra con tu tarjeta de crédito, esto sería una opción.

Beneficios ocultos de las tarjetas de crédito

¿Cuáles son los beneficios ocultos de tus tarjetas de crédito?

Dentro de los beneficios o ventajas que podrías obtener al usar tarjetas de crédito, podríamos encontrar los siguientes:

  • Seguro de compras
  • Garantías extendidas
  • Protección de precios
  • Protección de equipaje
  • Seguro de teléfono móvil
  • Equipaje facturado gratuito
  • Devoluciones garantizadas
  • Seguro de viajes por accidentes
  • Acceso a la sala VIP de los aeropuertos
  • Exención de daños de vehículos en alquiler
  • Seguro por cancelación o interrupción de viajes

Veamos todos estos beneficios de tarjetas de crédito en detalle.

#1 Seguro de compras

¿Eres amante de las compras en línea? Pues, te alegrará saber que muchas tarjetas de crédito ofrecen seguros de compras. ¿Cómo funciona? Si adquieres un producto que llega dañado, deteriorado, usado o simplemente, se extravió o fue robado, entonces el emisor te devolverá el dinero o pedirá el reemplazo del artículo. Este seguro también funciona si, por ejemplo, pediste un nuevo microondas o un TV LCD con tu tarjeta de crédito y accidentalmente se te cae mientras lo estás instalando. 

La cobertura del seguro de compras varía dependiendo de la tarjeta. Para saber qué cubre tu seguro, consulta directamente los beneficios en el banco o en tu contrato de afiliación.

Nota. Una tarjeta de crédito de alta gama podría ofrecerte un seguro con una duración de hasta 120 días después de la compra. Los límites varían, aunque en el caso de las tarjetas premium suele situarse cerca de los $10,000 por reclamo o $50,000 anuales.

#2 Garantías extendidas

Todo producto o dispositivo electrónico cuenta con una garantía del fabricante, ¿cierto? No obstante, este período (que, como mínimo, es de un año) puede alcanzar con facilidad los 5 años o, en algunos casos, hasta los 10 años. Si adquieres ese producto con tu tarjeta de crédito, esta garantía podría extenderse por un año o más a lo establecido en los términos originales de la garantía.

Supongamos que compras una portátil con tu tarjeta de crédito. Si el producto es elegible y cumple con las condiciones del emisor, entonces la garantía podría superar por 24 meses a la establecida por el fabricante. Esta cobertura es válida tanto para las reparaciones como para el costo del reemplazo del producto. Por ende, podrías obtener el dinero que te cuesta repararla, una nueva portátil -si la tuya se daña durante ese período- o el monto total que pagaste por el producto.

Consejo. Recuerda que el emisor podría colocar ciertos límites de precios, en especial si se trata de artículos grandes o costosos. Asegúrate de revisar la política de tu tarjeta y de guardar tanto la copia del recibo de compra como la garantía del fabricante. De lo contrario, no podrás hacer el reclamo.

#3 Protección de precios

Esta protección ya no está habilitada en todas las tarjetas (porque ha caído en desuso) pero algunas de ellas la siguen ofreciendo.

¿De qué se trata? De un beneficio para el consumidor que opera si el precio del producto que adquirió bajó de precio. ¿Cómo funciona? De la siguiente forma. Imagina que compraste una nueva computadora por $1,000, pero repentinamente el precio se desploma hasta llegar a los $700. En este caso, puedes hacer un reclamo al banco y, de ser válido, recibirías un reembolso por la diferencia.

Esta protección opera incluso si la tienda que bajó sus precios es diferente a donde adquiriste el bien. Eso sí: debes tomar en cuenta que los emisores de las tarjetas de crédito condicionan la caída de los precios. Por lo general, el reclamo puede presentarse en un lapso de 100 días después de la compra y cubre cualquier variación de precios que haya ocurrido en ese período.

Nota. El goce de este beneficio recae sobre el consumidor, ya que el banco no monitorea los precios de los productos que haya comprado con su tarjeta. Por ende, si deseas reclamarlo, deberás revisar con frecuencia varias tiendas para saber si tu producto ha bajado o no de precio.

#4 Protección del equipaje 

Este es quizás uno de los beneficios más útiles, en especial para los viajeros frecuentes.

Si tu equipaje se pierde temporal o permanentemente y pagaste la facturación, o el boleto del avión, con tu tarjeta, el emisor te reembolsará los gastos en los que puedas incurrir por el retraso. El límite máximo de reembolso llega hasta los $100 diarios y operará hasta que la empresa encuentre y te devuelva tu equipaje.

Si el equipaje nunca aparece, el emisor te reembolsará el valor de todo lo que tenías en él. Cuando las tarjetas de crédito son de alta gama, no solo protegen el equipaje del titular, sino también los de los miembros de su familia, incluso si no están viajando con él.

#5 Seguro del teléfono móvil

Si compras tu próximo teléfono móvil con tu tarjeta de crédito, podrías obtener un seguro contra pérdida, robo o extravío.

Este escenario podría aplicar también a quienes paguen sus planes móviles con su tarjeta. Eso sí: el banco o emisor podría condicionar el seguro. Hay bancos que no solo te exigen que compres el móvil con tu tarjeta, sino que los planes de telefonía estén afiliados a ella.

Algunas políticas también podrían incluir el cobro de deducibles, por ejemplo, de $100, y un límite máximo por el monto del reclamo, que suele fijarse en unos $600 o menos. Por lo general, también se podría limitar el número de reclamos que un consumidor puede hacer en un período de 12 meses.

#6 Equipaje facturado gratuito

No pasa con todas, pero muchas tarjetas de crédito (en especial las que ofrecen recompensas y millas de viajero frecuente) le ofrecen al consumidor la oportunidad de cubrir el costo por el equipaje facturado, siempre que se pague el viaje con la tarjeta. Algunas tarjetas incluso cubrirán el costo del equipaje facturado de los compañeros de viaje del titular.

#7 Devoluciones garantizadas

Puede que ya te lo imagines, pero una devolución garantizada no es más que un reintegro del dinero al consumidor. ¿En qué casos opera? Si compraste un artículo en una tienda y necesitas cambiarlo por otro, pero el comercio nunca hizo el retiro.

Los detalles de este beneficio varían de tarjeta a tarjeta, pero la mayoría de ellas permite el reclamo durante 90 días después de la compra y tiene un límite máximo de $300 por producto o de hasta $1,000 al año.

#8 Seguro de viaje por accidentes

El seguro de viajes es uno de los beneficios más conocidos, pero si no lo conoces, ¡te lo presentamos!

Las tarjetas de crédito ofrecen seguros de viaje para el consumidor o su familia si paga el boleto de avión con el plástico. ¿En qué casos opera el seguro? Si uno de los miembros de la familia o el consumidor pierde la vida o sufre un accidente durante el viaje. 

Esta cobertura puede alcanzar con facilidad los $500,000 (algunos incluso rozan el millón de dólares) pero el beneficio percibido dependerá de la lesión sufrida. Por ejemplo, una póliza de seguro de viajes por accidente típica cubre unos $500,000 en caso de fallecimiento o desmembramiento accidental. Pero si el beneficiario pierde una mano, un pie o la vista en un solo ojo, este monto podría reducirse a la mitad.

#9 Acceso a salas VIP en los aeropuertos

No hay nada más molesto que esperar en el aeropuerto, en especial si hay problemas con el vuelo o si se trata de un viaje con escalas. En situaciones como esta, la tarjeta de crédito podría ser la salvación: si pagas el billete con tu tarjeta de crédito, o simplemente estás suscrito a un plan de viajero frecuente, podrías acceder a las salas VIP de los aeropuertos sin tener que pagar ni un centavo.

Algunas tarjetas permiten que los compañeros de viaje del titular disfruten de los beneficios de las salas VIP del aeropuerto de forma gratuita, mientras que otras cobran una tarifa de unos $25 o $50 por persona

#10 Exención de daños de vehículos en alquiler

La gran mayoría de las tarjetas de crédito que están incluidas en el catálogo financiero del país (especialmente las que ofrecen recompensas, bonus, premios y millas al viajero frecuente) extienden una cobertura especial para el alquiler de vehículos durante el viaje

Este seguro se suma a cualquier otra cobertura que el consumidor pueda tener y solo se pagará si la póliza principal no cubre la pérdida del automóvil por completo. Ahora bien, el alcance de la póliza puede variar dependiendo de la tarjeta. Por tanto, antes de viajar y hacer el reclamo, lo mejor es leer los términos y condiciones que te ha entregado el banco o emisor.

Para que te hagas una idea, las tarjetas de crédito de gama alta suelen proporcionar una cobertura que incluso puede pagarse al beneficiario antes de que su propio seguro o póliza principal lo haga. El monto de cobertura de esta póliza es de unos $75,000.

#11 Seguro por cancelación o interrupción de viajes

Este seguro se activa si tu viaje o tus próximas vacaciones se cancelan o retrasan debido al mal tiempo, a una lesión que hayas sufrido, a un reposo por enfermedad o a cualquier otra situación que se escape de tu control. Para poder acceder a él, el viaje debe haber sido pagado con la tarjeta. De lo contrario, no podrás realizar el reclamo.

Piensa que muchas de las reservas de los hoteles o de los boletos de avión pierden su condición de “reembolsable” a medida que se acerca la fecha de viaje. Por ende, un seguro como este, podría sacarte de apuros. En general, las tarjetas ofrecen un reembolso de hasta $1500 por persona (o un máximo de $6,000 por viaje) siempre que la aerolínea o el alojamiento no responda por el reclamo.

¿Nuestro consejo? Compara los beneficios de todas tus tarjetas y elige la que tenga el mejor plan para comprar o reservar tus boletos y el alojamiento.

¡Aprovecha al máximo los beneficios de tus tarjetas de crédito!

Aunque hemos hecho una lista bastante amplia, estos son tan solo algunos de los beneficios ocultos de las tarjetas de crédito. Para conocer más sobre las ventajas que te ofrece tu tarjeta en particular, ¡revisa el contrato, llama al banco o visita cualquier agencia! Es posible que en la página web de tu banco o emisor también cuente con información relevante sobre los beneficios. 

Recuerda. No podrás reclamar ninguno de estos beneficios a menos que las compras y reservas se realicen con esa tarjeta de crédito.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!