Las mejores tarjetas de crédito para adolescentes en USA

Los jóvenes deben esperar a cumplir los 18 años para solicitar su propia tarjeta de crédito. Sin embargo, con la ayuda de sus padres pueden disfrutarla antes de su mayoría de edad. Hoy te explicaremos cuáles son las mejores tarjetas de crédito para adolescentes en USA, por si estas considerando la posibilidad de solicitar una para tu hijo o, si eres menor, para ti 😃.

Algunos padres utilizan la tarjeta de crédito como una herramienta para educar a sus hijos en el ámbito financiero, incluso mientras son menores de edad. Recuerda que los buenos hábitos de ahorro y los conocimientos sobre créditos que puedas transmitirle serán la base para el buen desenvolvimiento financiero de tus hijos en el futuro.

Las mejores tarjetas de crédito para adolescentes en USA

La elección de la tarjeta adecuada para un adolescente dependerá de su edad, su madurez y su capacidad financiera. Para que puedas elegir la que más se adapta a la situación de tu hijo, a continuación te presentaremos varias opciones de tarjetas para adolescentes en USA.

Tarjetas de crédito para preadolescentes (11-13 años)

Si tu hijo no tiene una cuenta bancaria, ahora es el momento de abrir una. Poder acceder a una tarjeta de débito o de prepago conectada a tu propia cuenta bancaria es un buen paso para que tu hijo comience a comprender cómo se administra el dinero.

Información clave:

  • Los preadolescentes y los adolescentes pueden compartir las tarjetas de crédito con los familiares o tutores adultos.
  • Los «bancos» virtuales de familia pueden ayudar a impartir lecciones de crédito y banca, sin necesidad de abrir una tarjeta de crédito real.
  • Entre las tarjetas de crédito para jóvenes, se encuentran disponibles las que ofrecen Citibank y Discover.
  • El proveer a tu hijo de una tarjeta de crédito para adolescentes puede ayudarle a construir un sólido historial de crédito en un entorno seguro.
Una variante interesante de esta idea es FamZoo, un banco familiar virtual: aquí todas las tarjetas de débito prepagas de la familia están conectadas a la tarjeta de los padres, que es la fuente de financiación de las otras tarjetas. Los padres pueden supervisar toda la actividad de las tarjetas de los niños, automatizar el pago de tareas y asignaciones, deducir gastos e incluso pagar intereses sobre los ahorros. El sistema está diseñado para enseñar a los niños a presupuestar, ahorrar y usar el plástico de forma responsable.

Tarjetas de crédito para adolescentes mayores (14-17 años)

Para enseñar a tus hijos adolescentes el riesgo real de acumular deudas en las tarjetas de crédito, muchos padres deciden añadir a sus hijos como usuario autorizado o incluso como titulares de una cuenta conjunta.

Un adolescente menor de 18 años no puede obtener una tarjeta de crédito tradicional a su nombre y una persona de 18 a 21 años sólo puede obtenerla con un consignatario o un ingreso verificable, según la Ley de Tarjetas de Crédito de 2009.

Cuando los padres incluyen a sus hijos en cuentas conjuntas, además de educarlos financieramente, les están ayudando a construir un expediente bancario más sólido que le favorecerá cuando pueda solicitar una tarjeta tradicional

Como titular principal de la cuenta, el padre tiene el control y la supervisión total. Una desventaja obvia es que el padre es responsable de la cuenta y de los cargos incurridos. De hecho, el daño puede ir en cualquier dirección: el crédito del niño sufrirá si el padre no hace los pagos a tiempo o tiene un saldo alto.

El padre puede agregar al hijo a una cuenta existente o puede establecer una nueva cuenta especialmente diseñada para adolescentes. Por ejemplo, existe la tarjeta DFCU Student Visa Platinum para jóvenes de 14 a 17 años, con un padre o tutor como co-firmante. El límite de crédito de la tarjeta puede estar entre 250 y 1.000 dólares, según la solvencia del padre. Este tipo de tarjeta, y otras parecidas, ofrecen a los jóvenes adolescentes la oportunidad de aprender a manejar el crédito y construir habilidades financieras en un ambiente seguro.

Establecimiento de crédito como adultos jóvenes (18+)

A partir de los 18 años el joven puede obtener legalmente su propia tarjeta de crédito (con ingresos comprobables si son menores de 21 años). Este es un gran momento para incentivarlo a asumir un mayor nivel de responsabilidad financiera

Las opciones de primera tarjeta de crédito son, generalmente, tarjetas aseguradas o tarjetas de estudiante.

Una tarjeta asegurada es aquella que establece un límite de crédito en función de una cantidad de dinero que se ha depositado en una cuenta bancaria, normalmente de 300 a 500 dólares. El depósito se mantiene como garantía contra el incumplimiento. Las transacciones se manejan de la misma manera que en las cuentas tradicionales. El usuario realiza compras, estas aparecen en el estado de cuenta y el usuario realiza el pago requerido en la fecha de vencimiento.

Al elegir una tarjeta asegurada, procura que tenga las siguientes características:  

  • Que ante las oficinas de calificación de riesgo de crédito sea considerada como no garantizada (más favorable para el historial de crédito). 
  • Un período de gracia para pagar las compras sin incurrir en intereses
  • Que tenga una cuota anual baja o que no tenga cuotas anuales.
  • Que opciones tenga mejores condiciones, en comparación con otras.

Ten en cuenta que las tasas de interés serán altas en comparación con las tarjetas no garantizadas, pero en última instancia no debería importar porque el objetivo es enseñar al adolescente a pagar el saldo cada mes y evitar el pago de intereses.

Pocas tarjetas aseguradas cumpliran con todas las caracteristicas que hemos señalado, pero si logras que tenga algunas ya sería bueno.

Harley-Davidson Visa Secured Card

La tarjeta Harley-Davidson Visa Secured Card no tiene cuota anual y tiene un período de gracia de más de 24 días. No es una tarjeta de estudiante, pero está orientada a personas que están tratando de reconstruir su historial de crédito. Ofrece también una plataforma sólida para los nuevos clientes de tarjetas de crédito ya que se reporta a las oficinas de crédito como asegurada.

Capital One Secured MasterCard

La tarjeta Capital One Secured MasterCard no tiene cuota anual y además tiene muy pocos cargos adicionales para las transacciones en el extranjero, lo que la convierte en una buena opción para un joven que planea viajar fuera de los Estados Unidos o pasar un semestre o un año universitario en el extranjero.

Tarjetas de crédito para estudiantes en USA

Es mejor una tarjeta de estudiante que una tarjeta asegurada porque no se requiere un depósito en efectivo. Se trata de una tarjeta de crédito tradicional adaptada a estudiantes o a principiantes. Aunque tu límite de crédito será modesto, ofrece un trato más amable a las personas que todavía están aprendiendo a manejar el crédito. Entienden que pueden cometer un error de vez en cuando. Una tarjeta de crédito para estudiantes permite al joven aprender a construir un historial de crédito saludable.

Discover Ir Student Cash Back

La tarjeta Discover it® Student Cash Back es una tarjeta con recompensas y sin cargos anuales que no impondrá una tasa de penalización en la cuenta si el titular de la tarjeta paga tarde. Además, el cargo por pago tardío se perdona la primera vez que se produce. Si solicitas la tarjeta Discover it y eres rechazado, Discover podría sugerirte una oferta para  tarjeta asegurada en lugar de una tarjeta de estudiante. Es una excelente opción y una de las tarjetas seguras más favorables disponibles.

Journey de Capital One

La tarjeta de crédito estudiantil Journey de Capital One es una tarjeta sin cargo anual que paga recompensas de bonos a los titulares que pagan sus cuentas a tiempo.

Ahora que ya sabes cuales son las mejores tarjetas de crédito para adolescentes en USA, podrás escoger la mejor opción según el perfil de tu hijo.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!