¿A qué edad se puede tener tarjeta de crédito en USA?

Antes de iniciar tu gestión por una nueva tarjeta de crédito, es recomendable que sepas a qué edad se puede tener tarjeta de crédito en USA. A continuación te explicamos cuáles son los rangos de edad requeridos por los emisores. Además de cuáles son las mejores opciones de tarjetas de crédito para los adolescentes en este país.

Los menores de 18 años sólo pueden obtener una tarjeta de crédito a través de la cuenta de un adulto, mientras que los que tienen entre 18 y 21 años deben cumplir requisitos específicos para poder obtener una tarjeta de crédito propia. Los que no pueden obtener una tarjeta de crédito tienen otras opciones que ofrecen comodidades similares a las de una tarjeta de crédito.

Los jóvenes que tengan menos de 18 años no pueden obtener una tarjeta de crédito a su nombre, pero sí pueden ser añadidos como usuarios autorizados en la cuenta de la tarjeta de crédito de sus padres o de otro adulto. Mientras que muchas compañías de tarjetas de crédito permiten el uso autorizado a cualquier edad, otras exigen que los usuarios autorizados tengan una edad mínima, normalmente 15 o 18 años.

En la mayoría de los casos, el titular principal de la tarjeta puede agregar un usuario autorizado proporcionando el nombre del usuario y el número de seguro social a la compañía de la tarjeta de crédito. Este proceso puede realizarse en línea o por teléfono.

¿A qué edad se puede tener tarjeta de crédito en USA?

Como ya hemos mencionado anteriormente, los menores de 18 años no pueden solicitar tarjeta de crédito de forma independiente en Estados Unidos. Legalmente, sólo se les permite ser añadidos como usuarios autorizados en la cuenta de un adulto, por lo general, alguno de sus padres. Además, existen ciertas disposiciones que dependen del emisor de tarjeta que se elija. 

A continuación, según lo dispuesto por los principales emisores de tarjetas de Estados Unidos, se detallan las restricciones de edad, si las hubiera, para añadir un usuario autorizado a una tarjeta. También se incluyen disposiciones para establecer un límite de gastos para el usuario. 

Emisor de la tarjetaEdad mínima¿Puede establecer un límite de gastos?
CitigroupNingunaSólo la tarjeta «Costco Anywhere»
ChaseNingunaNo
Bank of AmericaNingunaNo
Capital OneNingunaNo, pero puede cancelar la tarjeta en cualquier momento
American Express15Si
Synchrony18No
Wells FargoNingunaNo
BarclaysNingunaNo
Los usuarios autorizados reciben su propia tarjeta de crédito con su nombre impreso, pero no son legalmente responsables de pagar ninguna deuda que se cargue en la tarjeta. Esa responsabilidad recae en el titular principal de la tarjeta.

Para reducir al mínimo cualquier posibilidad de malentendidos o problemas familiares, es importante que el usuario principal y el usuario secundario se pongan de acuerdo sobre la forma en que se puede utilizar la tarjeta de crédito, lo que se puede comprar con ella y cuánto se puede cargar cada mes. Para contribuir a reforzar esos acuerdos, algunos emisores de tarjetas de crédito permiten que los titulares principales de las tarjetas establezcan límites de gastos para los usuarios autorizados.

Un gran beneficio para los usuarios autorizados es que el historial de pago de la tarjeta de crédito será incluido en sus informes de crédito. La mayoría de los principales emisores de tarjetas informan de las cuentas de los usuarios autorizados a por lo menos una de las tres principales oficinas de crédito: Experian, Equifax y TransUnion. Eso puede ayudar a un usuario autorizado a crear un buen historial de crédito, siempre que el titular principal de la tarjeta haga los pagos mensuales a tiempo y no cobre en exceso.

Algo importante a saber es que si el usuario principal se retrasa en los pagos perjudica el crédito del usuario autorizado o secundario.

En esos casos, un usuario autorizado puede llamar a la empresa de la tarjeta de crédito utilizando el número de teléfono que aparece en el reverso de la tarjeta y solicitar que se le retire de la cuenta. 

Opciones de tarjeta de crédito para jóvenes de 18 a 21 años

Los adultos jóvenes pueden recibir una tarjeta de crédito regular por su cuenta o con la ayuda de un co-firmante. También pueden elegir entre tres tipos de tarjetas que son particularmente adecuadas para los titulares de primeras tarjetas.

Una tarjeta normal por su cuenta

Las personas de 18 a 21 años de edad pueden tener una de tarjeta de crédito a su nombre en USA si tienen pruebas de ingresos individuales. Esto de acuerdo con las normas establecidas en la Ley de responsabilidad y rendición de cuentas en materia de tarjetas de crédito de 2009. En un esfuerzo por reducir la deuda de las tarjetas de crédito entre los jóvenes, la ley exige que las compañías de tarjetas de crédito se aseguren de que los jóvenes solicitantes tengan los medios para pagar sus facturas. 

La mayoría de los emisores exigen a los solicitantes de 18 a 21 años que indiquen el monto de su salario en la solicitud de la tarjeta de crédito. Wells Fargo va un paso más allá y solicita documentación adicional de los ingresos, como recibos de depósito, talones de pago o declaraciones de impuestos.

Una tarjeta normal con un co-firmante

Otra forma de que los adultos entre 18 y 21 años obtengan una tarjeta de crédito es tener un co-firmante, es decir, otro adulto que tenga al menos 21 años. El co-firmante debe tener un buen historial de crédito para aumentar las posibilidades de ser aprobado.

A diferencia de un usuario autorizado, ambos consignatarios son responsables conjuntamente del pago y ambos pueden cargar la deuda a la tarjeta. Ambos deben utilizar la tarjeta de manera responsable porque el historial de pago se comunica a los informes de crédito de cada firmante. 

Incluso más que con las tarjetas autorizadas, los consignatarios deberían ponerse de acuerdo sobre la forma de utilizar la tarjeta. Por ejemplo, sobre las compras que se pueden hacer y sobre la cantidad que se puede cargar cada mes. Esto requiere una comunicación continua entre las dos partes. Para cancelar una tarjeta de titularidad conjunta, los emisores suelen exigir el permiso de ambos consignatarios.

Buenas opciones para una primera tarjeta de crédito

Hay tres tipos de tarjetas que se adaptan bien a los jóvenes que las usan por primera vez:

  • Las tarjetas de crédito aseguradas son buenas para aquellos con poco o ningún historial de crédito. Requieren un depósito de seguridad para abrir la cuenta.
  • Las tarjetas de crédito estudiantiles para adultos jóvenes con un historial de crédito e ingresos limitados. Por lo general, ofrecen recompensas limitadas y tienen tasas de interés más altas, pero no hay cargos.
  • Las tarjetas de crédito minoristas también son más fáciles de obtener que una tarjeta de crédito normal. Sin embargo, suelen tener límites de crédito más pequeños y tasas de interés más altas. Muchas de ellas no pueden ser usadas fuera de la tienda emisora.

Alternativas a las tarjetas de crédito para jóvenes

Si obtener una tarjeta de crédito o ser un usuario autorizado no son opciones viables, hay otros dos tipos de tarjetas disponibles para los adultos jóvenes. Ambas tienen ventajas similares a las de las tarjetas de crédito, pero requieren que se depositen fondos por adelantado. Ninguna de ellas ayuda a construir un historial de crédito.

Tarjetas de débito

Los adultos jóvenes pueden obtener una tarjeta de débito de marca Visa o MasterCard que puede ser utilizada para realizar pagos en caja o para completar transacciones en línea.

Sin embargo, las tarjetas de débito requieren tener una cuenta corriente, y la mayoría de los bancos no permiten que nadie menor de 18 años abra una cuenta corriente sin un titular conjunto que sea adulto. Otra consideración son los honorarios. Las cuentas corrientes incluyen varios cargos: cargo mensual de mantenimiento, cargos por sobregiro o fondos insuficientes, cargos por cajeros automáticos fuera de la red, cargos por transferencias electrónicas, cargo por estados de cuenta impresos y cargos por cheques de caja y giros postales. Los cargos suelen oscilar entre los 15 y los 35 dólares. 

Tarjetas prepagadas

Las tarjetas prepagadas son más fáciles de obtener que las tarjetas de débito porque no hay una verificación de antecedentes. Pero muchas tarjetas prepagas requieren que un adulto mayor de 18 años obtenga la tarjeta de débito prepaga, y los que tienen entre 13 y 18 años pueden convertirse en usuarios registrados de la tarjeta.

Entre los inconvenientes de las tarjetas prepagas se pueden mencionar los límites en la cantidad de efectivo que se puede cargar, límites de retiro y la falta de protección federal para los depósitos. Las tarjetas prepagadas también incluyen tasas, pero no permiten cobrar más que la cantidad depositada.

Ahora que ya sabes a qué edad se puede tener tarjeta de crédito en USA y conoces las alternativas que se encuentran disponibles en este país, podrás realizar tu gestión de solicitud de forma exitosa.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!