Plan de jubilación: Los mejores planes de retiro en Estados Unidos

Si tienes hijos jóvenes o aún estás construyendo tu carrera, puede que los planes de retiro en en los Estados Unidos no sean lo más interesante en este momento de tu vida. Pero algún día lo serán.

Para asegurarte de tener una jubilación financieramente segura, es aconsejable crear un plan desde el principio de la vida, o ahora mismo si aún no lo has hecho. Por ejemplo, si desvías una parte de tu sueldo a un plan de ahorro para la jubilación con ventajas fiscales, tu patrimonio puede crecer exponencialmente para ayudarte a conseguir la tranquilidad necesaria para esos llamados años dorados.

Los beneficios de la jubilación son tan importantes que deben ser una consideración primordial cuando busques un nuevo trabajo. Sin embargo, sólo alrededor de la mitad de los empleados actuales entienden los beneficios que le ofrecen; esto según una encuesta de enero de 2019 del Instituto de Investigación de Beneficios para Empleados.

«El diseño de los planes de retiro en los Estados Unidos es personalizado, por lo que la fórmula de beneficios de una empresa puede no ser tan generosa como la de otras», explica David Littell, profesor de impuestos y experto en planificación de la jubilación del Colegio Americano de Servicios Financieros. «Es muy importante que leas la descripción resumida del plan que se le proporciona a todos los participantes para que puedas entender el diseño del plan».

Principales beneficios del plan que hay que tener en cuenta

Prácticamente todos los planes de retiro en en los Estados Unidos ofrecen una ventaja fiscal, ya sea que esté disponible por adelantado, durante la fase de ahorro o cuando se están haciendo retiros.

Por ejemplo, las contribuciones 401(k) se hacen con dólares antes de impuestos, lo que reduce el ingreso imponible. Las cuentas IRA Roth, por el contrario, se financian con dólares después de impuestos, pero los retiros están libres de impuestos.

Algunos planes de retiro en los Estados Unidos también incluyen contribuciones equivalentes de tu empleador, como los planes 401(k), mientras que otros no. Cuando intentes decidir si inviertes en un 401(k) en el trabajo o en una cuenta de jubilación individual (IRA), opta por el 401(k) si obtienes una aportación paralela de la empresa, o haz ambas cosas si puedes permitírtelo.

Si fuiste inscrito automáticamente en el plan 401(k), verifica que estés aprovechando al máximo el aporte de la empresa, si es que hay alguno disponible. Y considera la posibilidad de aumentar tu contribución anual, ya que muchos planes de retiro en los Estados Unidos comienzan con un nivel de aplazamiento insignificante que no es suficiente para garantizar la seguridad de la jubilación. Aproximadamente la mitad de los planes 401(k) que ofrecen inscripción automática, según Vanguard, utilizan una tasa de aplazamiento de ahorros por defecto de sólo el 3 por ciento. Sin embargo, T. Rowe Price dice que debes «apuntar a ahorrar al menos el 15 por ciento de tus ingresos cada año».

Si eres autónomo, también tienes disponibles varios planes de retiro en en los Estados Unido. Además de los planes que se describen a continuación para trabajadores de base y empresarios, también puedes invertir en una cuenta IRA Roth o IRA tradicional, sujeto a ciertos topes de ingresos. Estos tienen límites de contribución anual más pequeños que la mayoría de los otros planes de retiro en los Estados Unidos.

Los mejores planes de retiro en los Estados Unidos [2020]

  1. Planes de contribución definida

Desde su introducción a principios de los años ochenta, los planes de contribución definida (DC o defined contribution), que incluyen los 401(k), se han apoderado prácticamente del mercado de la jubilación. Aproximadamente el 84% de las empresas de la lista Fortune 500 ofrecen planes de CD en lugar de las pensiones tradicionales.

El plan 401(k) es el plan de DC más omnipresente entre los empleadores de todos los tamaños, mientras que el plan 403(b), de estructura similar, se ofrece a los empleados de las escuelas públicas y de ciertas organizaciones exentas de impuestos. El plan 457(b) es el más común para los gobiernos estatales y locales.

El límite de contribución para cada plan es de 19.500 dólares en 2020 (26.000 dólares para los mayores de 50 años).

Muchos planes de DC (defined contribution) ofrecen una versión Roth, en la que se utilizan dólares después de impuestos para contribuir, pero se puede retirar el dinero libre de impuestos en la jubilación. «La elección Roth tiene sentido si esperas que tu tasa de impuestos sea más alta en la jubilación que en el momento de hacer la contribución», dice Littell.

Planes 401(k)

Un plan 401(k) es un plan con ventajas fiscales que ofrece una forma de ahorrar para la jubilación. Un empleado contribuye al plan con salarios antes de impuestos, lo que significa que las contribuciones no se consideran ingresos imponibles. El plan 401(k) permite que estos aportes crezcan libres de impuestos hasta que se retiren en el momento de la jubilación. Los retiros de dinero se consideran una ganancia imponible, por otra parte los retiros antes de la edad de 59,5 pueden estar sujetos a impuestos y penalidades adicionales.

Pros: Un plan 401(k) puede ser una forma fácil de ahorrar para la jubilación, porque puedes programar para que tu aporte se descuente de tu cheque de pago y se invierta automáticamente. El dinero puede ser colocado en un número de inversiones de alto rendimiento como acciones, y no tendrás que pagar impuestos sobre las ganancias hasta que retires los fondos. Además, muchos empleadores te ofrecen una igualación en las contribuciones, dándote dinero gratis (y una ganancia automática) sólo por ahorrar.

Desventajas: Una desventaja clave de los planes 401(k) es que puede que tengas que pagar una multa por acceder al dinero si lo necesitas para una emergencia. Si bien muchos planes te permiten tomar préstamos de tus fondos por razones específicas, no es una garantía de que el fondo de tu empleador lo haga. Tus inversiones se limitan a los fondos proporcionados en el programa 401(k) de tu empleador, por lo que es posible que no puedas invertir en lo que desees.

Lo que significa para tí: Un plan 401(k) es una de las mejores maneras de ahorrar para la jubilación, y si puedes obtener dinero de «contrapartida» de tu empleador, puedes ahorrar aún más rápidamente.

Planes 403(b)

Un plan 403(b) es muy parecido a un plan 401(k), normalmente lo ofrecen las escuelas públicas, las organizaciones benéficas y algunas iglesias, entre otros. El empleado aporta dinero antes de impuestos al plan, porque las contribuciones no se consideran ingresos gravables, y estos fondos pueden crecer libres de impuestos hasta la jubilación. En el momento de la jubilación, los retiros crean una ganancia imponible, y las distribuciones antes de los 59 años y ½ pueden generar impuestos y penalidades adicionales.

Pros: Un 403(b) es una forma efectiva y popular de ahorrar para la jubilación, y puedes programarlo para que el dinero se deduzca automáticamente de tu cheque de pago, ayudándote a ahorrar más eficazmente. El dinero puede ser invertido en varias inversiones, incluyendo anualidades o activos de alto rendimiento como fondos de acciones, y no tendrás que pagar impuestos hasta que retires el dinero. Algunos empleadores también pueden ofrecerte una contribución equivalente si ahorras dinero en un 403(b).

Desventajas: Al igual que el 401(k), el dinero en un plan 403(b) no será de fácil acceso a menos que tengas una emergencia calificada. Si bien es posible acceder al dinero sin una emergencia, puede que te cueste multas e impuestos, aunque también puedes tomar un préstamo de tu 403(b). Otra desventaja: es posible que no puedas invertir en lo que deseas, ya que tus opciones se limitan a las opciones de inversión del plan.

Lo que esto significa para tí: Un plan 403(b) es una de las mejores maneras en la que los trabajadores de ciertos sectores pueden ahorrar para su jubilación, especialmente si pueden recibir fondos de contrapartida.

Planes 457(b)

Otro de los planes de retiro en los Estados Unidos similar al 401(k) es el 457(b), pero sólo está disponible para los empleados de los gobiernos estatales y locales y algunas organizaciones exentas de impuestos. En este plan con ventajas fiscales, un empleado puede contribuir con salarios antes de impuestos, lo que significa que los ingresos no están sujetos a impuestos. El 457(b) permite que las contribuciones crezcan libres de impuestos hasta la jubilación, y cuando el empleado retira el dinero, se convierte en imponible.

Pros: Un plan 457(b) puede ser una forma efectiva de ahorrar para la jubilación, debido a sus ventajas fiscales. El plan ofrece algunas disposiciones especiales de ahorro para que los trabajadores mayores puedan ponerse al día y otros planes no lo ofrecen. El 457(b) es considerado un plan de ahorros suplementario, y por lo tanto los retiros antes de la edad de 59,5 no están sujetos a la penalidad del 10 por ciento como ocurre con los planes 401(k).

Desventajas: El plan 457(b) típico no ofrece una contrapartida del empleador, lo que lo hace mucho menos atractivo que un plan 401(k). Además, es más difícil tomar un retiro de emergencia en un plan 457(b) que en un plan 401(k).

Lo que esto significa para ti: Un plan 457(b) puede ser un buen plan de retiro, pero ofrece algunas desventajas, comparado con otros planes de contribuciones definidas. Por otra parte, al ofrecer retiros antes de la edad habitual de jubilación de 59,5 sin una penalización adicional, el 457(b) puede ser beneficioso para los funcionarios públicos jubilados que pueden tener una discapacidad física y necesitan acceder a su dinero.
  1. Planes de IRA

Una cuenta IRA es uno de los valiosos planes de retiro en los Estados Unidos creado por el gobierno para ayudar a los trabajadores a ahorrar para su jubilación. Los individuos pueden contribuir hasta $6,000 a una cuenta en el 2020, y los trabajadores mayores de 50 años pueden contribuir hasta $7,000.

Hay muchos tipos de IRA, incluyendo una IRA tradicional, Roth IRA, IRA para cónyuges, IRA de renovación, SEP IRA y SIMPLE IRA. Aquí está lo que es cada una y cómo se diferencian entre sí.

IRA tradicional

Una IRA tradicional es un plan con ventajas fiscales que te permite importantes desgravaciones fiscales mientras ahorras para la jubilación. Cualquier persona que gane dinero trabajando puede contribuir al plan con dólares antes de impuestos, lo que significa que la contribución no es un ingreso imponible.

El IRA permite que estas contribuciones crezcan libres de impuestos hasta que el titular de la cuenta las retire en el momento de la jubilación y se conviertan en imponibles. Los retiros anteriores a la jubilación pueden dejar al empleado sujeto a impuestos y penalidades adicionales.

Pros: Una IRA tradicional es una cuenta muy popular para invertir para la jubilación, porque ofrece algunos beneficios fiscales valiosos, y también permite comprar un número casi ilimitado de inversiones: acciones, bonos, CDs, bienes raíces y otras cosas. Sin embargo, tal vez el mayor beneficio sea que no debes pagar ningún impuesto hasta que retires el dinero en el momento de la jubilación.

Desventaja: Si necesitas el dinero de una IRA tradicional, puede ser costoso retirarlo, debido a los impuestos y a las penalidades adicionales. Y una IRA requiere que tú mismo inviertas el dinero, ya sea en un banco o en acciones o bonos o algo totalmente distinto. Tendrás que decidir dónde y cómo invertirás el dinero, aunque puedes pedirle a un asesor que lo haga por ti.

Lo que esto significa para ti: Una cuenta IRA tradicional es uno de los mejores planes de retiro en los Estados Unidos que existen. Aunque si puedes obtener un plan 401(k) con una contribución equivalente, eso es algo mejor. Pero si tu empleador no ofrece un plan de contribuciones definidas, entonces una IRA tradicional está disponible para ti en su lugar, ten en cuenta que  la deducción de impuestos de las contribuciones se elimina en los niveles de ingresos más altos.

Roth IRA

El IRA Roth es una nueva versión del IRA tradicional, y ofrece importantes beneficios fiscales. Las contribuciones a una IRA Roth se hacen con dinero después de impuestos, lo que significa que has pagado impuestos sobre el dinero que va a la cuenta. A cambio, no tendrás que pagar impuestos sobre las contribuciones y ganancias que salgan de la cuenta al momento de la jubilación.

Pros: El IRA Roth ofrece varias ventajas, incluyendo la capacidad especial de evitar impuestos sobre todo el dinero que se retira de la cuenta en la jubilación, a la edad de 59,5 años o más tarde. El IRA Roth también proporciona mucha flexibilidad, porque a menudo se pueden retirar las contribuciones (no las ganancias) en cualquier momento sin impuestos ni penalidades. Esta flexibilidad hace que el IRA Roth sea una gran opción entre los planes de retiro en los Estados Unidos.

Desventajas: Al igual que con una IRA tradicional, tú tendrás el control total de las inversiones realizadas en una IRA Roth. Y eso significa que tendrás que decidir cómo invertir el dinero o hacer que alguien haga ese trabajo por ti. Hay límites de ingresos para contribuir a una cuenta IRA Roth, aunque hay una manera de contribuir con algo más.

Lo que esto significa para tí: Una cuenta IRA Roth es una excelente opción por sus enormes ventajas fiscales, y es una excelente opción si eres capaz de aumentar tus ganancias para la jubilación y evitar que el recaudador de impuestos la grave de nuevo.

IRA conyugal

Las cuentas IRA normalmente se reservan para los trabajadores que tienen ingresos producto de su trabajo, pero la cuenta IRA del cónyuge permite que la pareja de un trabajador con ingresos de trabajo financie también una cuenta IRA. El ingreso imponible del cónyuge trabajador debe ser mayor que las contribuciones hechas a cualquier IRA. Su IRA conyugal puede ser una IRA tradicional o una Roth IRA.

Ventajas: La mayor ventaja de la IRA conyugal es que permite al cónyuge que no trabaja aprovechar los diversos beneficios de una IRA, ya sea la versión tradicional o la Roth.

Contras: No hay un inconveniente particular en una IRA conyugal, aunque como todas las IRA, tendrás que decidir cómo invertir el dinero.

Lo que esto significa para tí: La IRA conyugal te permite colaborar con la planificación de la jubilación de tu cónyuge, sin obligar a tu pareja a tener ingresos como sería normalmente el caso. Esto permitirte a tu cónyuge quedarse en casa u ocuparse de otras necesidades familiares.

IRA de reinversión

Se crea una IRA de reinversión cuando se traslada una cuenta de jubilación como una 401(k) o IRA a una nueva cuenta IRA. Tu «transfieres» el dinero de una cuenta a la IRA de reinversión y aún puedes aprovechar los beneficios impositivos de una IRA. Puedes establecer una IRA de transferencia en cualquier institución que te lo permita, puede ser una IRA tradicional o una Roth IRA. No hay límite en la cantidad de dinero que se puede transferir.

Una IRA de transferencia también te permite cambiar el tipo de cuenta de jubilación, de una IRA tradicional a una Roth IRA, o viceversa. Crearás una cuenta IRA de transferencia para mover el dinero y luego hacer la transferencia. Sin embargo, ciertos tipos de transferencias pueden crear obligaciones fiscales, por lo que es importante comprender estas consecuencias antes de decidir cómo proceder.

Pros: Una cuenta IRA de transferencia te permite seguir aprovechando los atractivos beneficios impositivos, si decides dejar el plan 401(k) de un ex empleador por cualquier motivo. Si simplemente deseas cambiar los proveedores de IRA por una IRA existente, puedes transferir tu cuenta a un nuevo proveedor. Como en todas las IRA, puedes comprar una amplia variedad de inversiones.

Desventajas: Como en todas las IRA, tendrás que decidir cómo invertir el dinero, y eso puede ser un  problema para algunas personas. Debes prestar especial atención a las consecuencias fiscales de la renovación de tu dinero, porque pueden ser sustanciales, pero esto generalmente sólo es un problema si estás cambiando tu tipo de cuenta.

Lo que significa para tí: Una cuenta IRA de reinversión es una forma conveniente de pasar de una 401(k) o una IRA a otra cuenta IRA. La IRA de reinversión puede mejorar tu situación financiera al ofrecerte la oportunidad de cambiar los tipos de IRA de la tradicional a la Roth o viceversa.

IRA SEP

El SEP IRA se establece como un IRA tradicional, pero para los propietarios de pequeñas empresas y sus empleados. Sólo el empleador puede contribuir a este plan, y las contribuciones van a una SEP IRA para cada empleado en lugar de un fondo fiduciario. Las personas que trabajan por cuenta propia también pueden crear una IRA SEP.

Los límites de contribución en 2020 son el 25 por ciento de la compensación o $57,000, lo que sea menor. Calcular los límites de contribución para los individuos que trabajan por cuenta propia es un poco más complicado.

«Es muy similar a un plan de participación en los beneficios», dice Littell, porque las contribuciones pueden hacerse a discreción del empleador.

Pros: Para los empleados, esta es una cuenta de jubilación gratuita. Para los autónomos, los límites de contribución más altos la hacen mucho más atractiva que una IRA regular.

Contras: No hay certeza sobre cuánto acumularán los empleados en este plan. Por otro lado, el dinero es más accesible. Esto podría ser visto como algo bueno, pero Littell lo ve como algo negativo.

Lo que esto significa para tí: Los titulares de las cuentas siguen teniendo la tarea de tomar decisiones de inversión. Debes resistir la tentación de mover la cuenta antes de tiempo. Si utilizas el dinero antes de los 59,5 años, tendrás que pagar una multa del 10% además del impuesto sobre la renta.

IRA SIMPLE

Con los planes 401(k), los empleadores tienen que pasar varias pruebas de no discriminación cada año para asegurarse de que los trabajadores altamente compensados no están contribuyendo demasiado al plan en relación con la base.

El IRA SIMPLE pasa por alto esos requisitos porque se proporcionan los mismos beneficios a todos los empleados. El empleador puede elegir entre contribuir con un 3 por ciento de contrapartida o hacer un 2 por ciento de contribución no electiva, incluso si el empleado no ahorra nada en su propia cuenta IRA SIMPLE.

Pros: Littell dice que la mayoría de las cuentas IRA SIMPLES están diseñadas para proporcionar una contrapartida, por lo que proporcionan una oportunidad para que los trabajadores hagan aplazamientos de salario antes de impuestos y reciban una contribución de contrapartida. Para el empleado, este plan no se ve muy diferente de un plan 401(k).

Desventajas: La contribución del empleado está limitada a $13.500 para 2020, en comparación con $19.500 para otros planes de contribución definida. Pero la mayoría de la gente no contribuye tanto de todos modos, dice Littell.

Lo que significa para ti: Como con otros planes de DC (defined contribution), los empleados tienen que tomar las mismas decisiones: cuánto contribuir y cómo invertir el dinero.
  1. Plan Solo 401(k)

Conocido también como plan Solo-k, Uni-k y Un-participante k, el plan Solo 401(k) es otro de los planes de retiro en los Estados Unidos y está diseñado para el propietario de un negocio y su cónyuge.

Debido a que el propietario del negocio es tanto el empleador como el empleado, se pueden hacer aplazamientos electivos de hasta $19,500. Y una contribución no electiva de hasta el 25 por ciento de la compensación hasta una contribución anual total de $57,000 para negocios incorporados, sin incluir las contribuciones de actualización. El límite para las empresas no constituidas en sociedad es del 20 por ciento, dice Littell.

Pros: «Si no tienes otros empleados, una cuenta individual es mejor que una IRA SIMPLE porque puedes contribuir más a ella», dice Littell. «El SEP es un poco más fácil de establecer y terminar. Así que si no quieres contribuir con más del 20 por ciento de tus ganancias, yo crearía un SEP«. Sin embargo, si quieres establecer tu plan como Roth, no puedes hacerlo en un SEP, pero sí con un Solo-k.

Contras: Es un poco más complicado de establecer, y una vez que los activos superen los 250.000 dólares, tendrás que presentar un informe anual en el formulario 5500-SE.

Lo que significa para ti: Si tienes planes para expandirte y contratar empleados, este plan no funcionará. Una vez que contrates a otros trabajadores, el IRS ordena que se los incluyas en el plan si cumplen con los requisitos de elegibilidad y el plan estará sujeto a pruebas de no discriminación.
  1. Pensiones

Las pensiones, más formalmente conocidas como planes de beneficios definidos (DB defined benefit), son las más fáciles de manejar porque te exigen menos.

Las pensiones están totalmente financiadas por los empleadores y proporcionan un beneficio mensual fijo a los trabajadores en el momento de la jubilación. Pero los planes de DB están en la lista de especies en peligro de extinción porque cada vez menos compañías los ofrecen.  Sólo el 16 por ciento de las empresas de Fortune 500 atrajo a los trabajadores con planes de pensiones en 2017, en comparación con el 59 por ciento en 1998. 

¿Por qué?  Los planes de DB requieren que el empleador cumpla con un acuerdo costoso de financiar: suma considerable para la jubilación. Las pensiones, que son pagaderas de por vida, generalmente reemplazan un porcentaje de tu salario basado en tu permanencia en el trabajo y tu salario. Una fórmula común es el 1,5 por ciento de la compensación media final multiplicado por los años de servicio, según Littell.  Un trabajador con un salario promedio de 50.000 dólares a lo largo de una carrera de 25 años, por ejemplo, recibiría un pago de pensión anual de 18.750 dólares o 1.562,50 dólares al mes. 

Pros:  Este beneficio aborda el riesgo de longevidad, o el riesgo de quedarse sin dinero antes de morir. «Si sabes que tu compañía está proporcionando un reemplazo del 30 al 40 por ciento de tu salario por el resto de tu vida, además de que estás recibiendo el 40 por ciento del Seguro Social, esto proporciona una sólida base de seguridad financiera», dice Littell.  «Los ahorros adicionales pueden ayudar, pero no son tan importantes para la seguridad de tu jubilación».

Desventaja: Como la fórmula está generalmente ligada a los años de servicio y a la compensación, el beneficio crece más rápidamente al final de la carrera.  «Si cambiaras de trabajo o si la compañía cancela el plan antes de que alcances la edad de jubilación, puedes obtener mucho menos del beneficio que esperabas originalmente», dice Littell. 

Lo que significa para ti:  Dado que las pensiones de la empresa son cada vez más escasas y valiosas, si tienes la suerte de tener una, dejar la empresa puede ser una decisión importante.  ¿Debes quedarte o irte? Depende de la fuerza financiera de tu empleador, del tiempo que llevas en la empresa y de lo cerca que estés de jubilarte. También debes tener en cuenta la satisfacción de tu trabajo y si hay mejores oportunidades de empleo en otros lugares. 
  1. Anualidades de ingresos garantizados (GIA)

Los GIA (Guaranteed income annuities) no suelen ser ofrecidos por los empleadores, pero los individuos pueden comprar estas anualidades para crear sus propias pensiones.

Se puede intercambiar una gran suma global al momento de la jubilación y comprar una anualidad inmediata para obtener un pago mensual de por vida. Pero la mayoría de la gente no se siente cómoda con este arreglo. Más populares son las anualidades de ingresos diferidos que se pagan con el tiempo.

Por ejemplo, a la edad de 50 años, puedes comenzar a hacer pagos de primas hasta los 65 años, si es cuando planeas jubilarte. «Cada vez que haces un pago, aumenta tu pago de por vida», dice Littell.

Puedes comprarlos después de pagar los impuestos, en cuyo caso deberás pagar sólo los impuestos sobre las ganancias del plan. O puedes comprarlo dentro de una IRA y obtener una deducción impositiva por adelantado. Pero toda la anualidad estaría sujeta a impuestos cuando hagas retiros.

Pros: El mismo Littell invirtió en una anualidad de ingresos diferidos para crear un flujo de ingresos de por vida. «Es muy satisfactorio, se sintió muy bien construyendo una pensión más grande con el tiempo», dice.

Contras: Si no estás seguro de cuándo te vas a jubilar o incluso si te vas a jubilar, entonces puede que no tenga sentido. «También te estás encerrando en una estrategia de la que no puedes deshacerte», dice.

Lo que significa para ti: Obtendrás rendimientos similares a los de los bonos y perderás la posibilidad de obtener mayores rendimientos en el mercado de valores a cambio de la renta garantizada. Como los pagos son de por vida, también recibes más pagos (y un mejor rendimiento general) si vives más tiempo. «La gente olvida que estas decisiones siempre implican una compensación», dice Littell.
  1. Planes de participación en los beneficios

Algunas empresas ofrecen un plan de participación en los beneficios a sus trabajadores como incentivo para que sean productivos, de modo que puedan ayudar a impulsar y compartir los beneficios de la empresa.

Este es otro beneficio sin intervención, en el sentido de que no se puede contribuir a él; sólo el empleador lo hace. Pero aquí está la trampa: tu empleador tiene la discreción de contribuir de año en año. Sin embargo, el gobierno insiste en que las contribuciones sean «recurrentes y sustanciales».

Pros: «No te cuesta nada», dice Littell.  «En algunos planes de reparto de beneficios puedes elegir las inversiones que quieras y en otros, los fideicomisarios se encargan de las decisiones de inversión».

Contras: Los planes de reparto de beneficios no son una buena forma de asegurar tu seguridad financiera. «Es difícil predecir cuánto beneficio obtendrás en la jubilación», dice Littell. «No sabes cuánto va a aportar la empresa de un año para otro y no sabes cuál será la experiencia de inversión».

Lo que significa para ti: Cuando planeas tu jubilación, es conveniente mirar la historia de las contribuciones de la compañía para tener una idea de qué esperar. No tienes que tomar muchas decisiones a menos que el plan te permita determinar cómo invertir el dinero. Una advertencia importante: «En el momento de la distribución, como con cualquier cuenta, debes asegurarte de que se transfiera a una cuenta IRA para diferir el impuesto sobre la renta», dice Littell.
Sigue leyendo: ¿Qué es la SEP IRA?
  1. El plan del gobierno federal 

Este es otro de los planes de retiro de los Estados Unidos que tiene grandes ventajas para quienes pueden obtenerlo. El Sistema de Jubilación de Empleados Federales, o FERS, ofrece una opción segura y sólida para la planificación de la jubilación de los empleados civiles que cumplen ciertos requisitos de servicio:

  • Un plan básico de beneficios definidos
  • La Seguridad Social
  • El Plan de Ahorro de Ahorro, o TSP (The Thrift Savings Plan)

Sólo dos de ellos son trasladables si se deja el trabajo del gobierno, la Seguridad Social y el TSP, el último de los cuales también está disponible para los miembros de los servicios uniformados. El TSP se parece mucho a un plan 401(k) de medicamentos.

Los participantes eligen entre cinco opciones de inversión de bajo costo, incluyendo un fondo de bonos, un fondo índice S&P 500, un fondo de pequeña capitalización y un fondo de acciones internacionales; además de un fondo que invierte en valores del Tesoro especialmente emitidos.

Además, los trabajadores federales pueden elegir entre varios fondos de ciclo de vida con diferentes fechas de retiro predeterminadas que se invierten en esos fondos básicos, lo que hace que las decisiones de inversión sean relativamente fáciles.

Pros: Los empleados federales son elegibles para el plan de beneficios definidos. Además, pueden obtener un 5 por ciento de contribución del empleador al TSP, que incluye un 1 por ciento de contribución no electiva, una contrapartida dólar por dólar para el siguiente 3 por ciento y un 50 por ciento de contrapartida para el siguiente 2 por ciento contribuido.

«La fórmula es un poco complicada, pero si pones el 5 por ciento, ellos ponen el 5 por ciento», dice Littell. «Otro aspecto positivo es que las comisiones de inversión son sorprendentemente bajas, cuatro centésimas de punto porcentual.» Eso se traduce en 40 centavos por cada $1.000 invertidos, mucho más bajo que en cualquier otro lugar.

Desventaja: Como en todos los planes de contribución definida, siempre hay incertidumbre sobre el saldo de tu cuenta cuando te jubiles.

Lo que significa para tí: Todavía tienes que decidir cuánto contribuir, cómo invertir y si debes hacer la elección Roth. Sin embargo, tiene mucho sentido contribuir al menos con el 5 por ciento de tu salario para obtener la máxima contribución del empleador.
  1. Planes de balance de efectivo

Entre los planes de retiro en los Estados Unidos, es lo que se conoce como un tipo de beneficio definido o plan de pensiones.

Pero en lugar de sustituir un cierto porcentaje de tus ingresos de por vida, se te promete un cierto saldo de cuenta hipotético basado en créditos de contribución y créditos de inversión (por ejemplo, el interés anual). Una configuración común para los planes de balance de efectivo es un crédito de contribución de la empresa del 6 por ciento de la paga más un crédito de inversión anual del 5 por ciento, dice Littell.

Los créditos de inversión son una promesa y no se basan en los créditos de contribución reales. Por ejemplo, digamos que se promete un 5 por ciento de retorno, o un crédito de inversión. Si los activos del plan ganan más, el empleador puede disminuir las contribuciones. De hecho, muchas empresas que quieren deshacerse de su plan de pensiones tradicional se convierten en un plan de balance de efectivo porque les permite un mejor control sobre los costos.

Pros: Sigue proporcionando un beneficio prometido y no tienes que aportar nada. «Hay bastante certeza en cuanto al monto que vas a obtener», dice Littell. Además, si decides cambiar de trabajo, el saldo de tu cuenta es transferible, así que obtendrás lo que valga la cuenta cuando salgas de tu antiguo trabajo.

Desventaja: si la empresa cambia de un generoso plan de pensiones a un plan de saldo en efectivo, los trabajadores mayores pueden salir perdiendo, aunque algunas empresas dejarán a los empleados más antiguos en su plan original. Además, los créditos de inversión son relativamente modestos, normalmente un 4 ó 5 por ciento. «Se convierte en una parte conservadora de tu cartera», dice Littell.

Lo que significa para ti: La fecha en que te jubilas tendrá un impacto en tus beneficios. «Retirarse antes de tiempo puede recortar tu beneficio», dice Littell. Trabajar más tiempo es más ventajoso. Además, podrás elegir entre una suma global o una forma de beneficio de anualidad. Cuando se te da la opción entre una suma global de 200.000 dólares o un cheque de anualidad mensual de 1.000 dólares de por vida, «demasiadas personas» eligen la suma global cuando realmente les convendría recibir la anualidad de por vida, dice Littell.

Si estás casado y no quieres dejar a tu cónyuge a la deriva (en caso de que fallezca antes que él o ella) considera una anualidad de vida conjunta en lugar de una anualidad de vida única.

  1. Plan de seguro de vida con valor en efectivo

Algunas compañías ofrecen opciones de seguro como beneficio. 

Hay varios tipos: vida entera, vida variable, vida universal y vida universal variable.  Proporcionan un beneficio por muerte y al mismo tiempo construyen un valor en efectivo, que podría apoyar tus necesidades de jubilación. Si retiras el valor en efectivo, las primas que pagaste (su base de costo) se obtienen primero y no están sujetas a impuestos

«Hay algunas similitudes con el tratamiento fiscal de Roth, pero es más complicado», dice Littell.  «No obtienes una deducción al entrar, pero si se diseña adecuadamente puedes obtener retiros libres de impuestos al salir». 

Pros:  Aborda múltiples riesgos proporcionando un beneficio por fallecimiento o una fuente de ingresos. Además, obtienes un aplazamiento de impuestos sobre el crecimiento de tu inversión. 

Contras: «Si no lo haces bien, si la póliza caduca, terminas con una gran factura de impuestos», añade. Al igual que otras soluciones de seguros, una vez que la compras, estás más o menos atrapado en la estrategia a largo plazo. Otro riesgo es que los productos no siempre funcionan tan bien en la práctica como en la teoría.

Lo que significa para ti:  Estos productos son para personas más ricas que ya han agotado todos los demás vehículos de ahorro para la jubilación. Si has alcanzado los límites de contribución para tu 401(k) y tu IRA, entonces podría considerar invertir en este tipo de seguro de vida. 
  1. Planes de compensación diferida no calificados (NQDC)

A menos que seas un alto ejecutivo, puedes olvidarte de que te ofrezcan un plan NQDC (Nonqualified deferred compensation plans). Es uno de los planes de retiro en los Estados Unidos más beneficiosos.

De todas formas podemos explicar en qué consiste este plan. Littell dice que hay dos tipos principales: Uno parece un plan 401(k) con aplazamiento de salario y una contrapartida de la empresa, el otro es financiado únicamente por el empleador.

El problema es que la mayoría de las veces este último no está realmente financiado. El empleador pone por escrito una «mera promesa de pago» y puede hacer anotaciones contables y reservar fondos, pero esos fondos están sujetos a reclamaciones de los acreedores.

Pros: El beneficio es que puedes ahorrar dinero con impuestos diferidos, pero el empleador no puede tomar una deducción de impuestos por contribución hasta que empieces a pagar el impuesto sobre la renta por los retiros.

Contras: No ofrecen tanta seguridad. «Existe cierto riesgo de que no recibas tus pagos (de un plan NQDC) si la empresa tiene problemas financieros», dice Littell.

Lo que significa para ti: Para los ejecutivos con acceso a un plan NQDC, además de un plan 401(k), el consejo de Littell es maximizar las contribuciones del 401(k) primero. Luego, si la compañía es financieramente segura, contribuir al plan NQDC si se establece como un 401(k) combinado.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!