¿Qué pasa si le debo al IRS y no pago?

Toda persona que se encuentre en los Estados Unidos está obligada a presentar una declaración de impuestos anual, incluso si no recibió ingresos durante el año. ¿Por qué? Principalmente, porque podría ser acreedora de una devolución de impuestos o, por el contrario, descubrir que tiene una deuda con el Servicio de Impuestos Internos, mejor conocido como IRS (Internal Revenue Service). Pero aún así, es común preguntarse: «¿Qué pasa si le debo al IRS?».

Pero, ¿qué sucede si no declaras o te olvidas de pagar tus impuestos? En este caso, las consecuencias podrían ser más graves de lo que piensas. Lo que comienza como una factura impaga y una severa carta por medio de la cual el IRS te comunica que debes impuestos, termina con una pequeña multa (que podría hacerse más onerosa) y cientos de dólares en intereses acumulados por mora. Si aún así te abstienes de pagar, el IRS podría hacer uso de sus derechos, es decir, dictar una medida de gravamen sobre tus activos y propiedades, confiscarlos e incluso embargar tu salario mensual. 

¿Hay algo peor que esto? Lo cierto es que sí. En última instancia, podrías enfrentarte a una sentencia de cárcel hasta por cinco años, ya que la evasión fiscal es un delito según lo dispuesto en la legislación americana. Afortunadamente, en raras ocasiones se llega hasta este punto. Recuerda que el IRS no está interesado en privarte de tu libertad: tan solo busca que pagues el dinero que debes

¿Qué pasa si le debo al IRS y no pago?

¿Qué pasa si le debo la declaración de impuestos al IRS?

Quienes no presenten su declaración de impuestos federales antes del 15 de abril (o del último día permitido para casos excepcionales*) recibirán una o varias multas acumulativas emitidas por el IRS, a menos que hayan solicitado una extensión de impuestos. El monto de la multa dependerá del tiempo de retraso:

  • Primer mes de retraso: 5% de tu deuda tributaria.
  • Segundo mes de retraso: 5% de tu deuda fiscal más una multa mínima de $210 o del 100% de la deuda, lo que sea menor.
  • Tercer mes de retraso: 5% de tu obligación tributaria.
  • Cuarto mes de retraso: 5% de tu obligación tributaria.
  • Quinto mes de retraso: 5% de tu obligación tributaria. 

*Debido a la pandemia por COVID-19, el gobierno federal retrasó la fecha límite para la presentación de las declaraciones de impuestos del año 2019. La fecha se postergó hasta el 15 de julio de 2020 para entregar tu declaración y pagar tu deuda fiscal.

Esta explicación es válida para los impuestos federales. Pero, ¿qué pasa si le debo la declaración de impuestos estatales y locales, no sólo la del IRS? Los retrasos en la presentación de impuestos estatales y locales también están sujetos a multas adicionales. Revisa la página de tributos de tu estado o condado para más información.

No presenté mi declaración al IRS porque no tengo dinero para pagar

Si te abstuviste de presentar tu declaración de impuestos federales porque consideras que no tienes la capacidad de pagar tu factura, ¡cuidado! Esto podría tener serias consecuencias en el futuro. Eventualmente, algún agente del IRS se comunicará contigo y tendrás que pagar de todas formas. ¿Lo peor? Si no declaras a tiempo, también tendrás que hacerte cargo de una serie de multas y tarifas por presentación extemporánea, así que será un golpe mucho más duro para tu bolsillo.

La no declaración de impuestos también podría llevarte a la cárcel, aunque hay que admitir que el IRS rara vez utiliza el enjuiciamiento de los contribuyentes como medida coercitiva. A fin de cuentas, lo único que desea el Servicio de Impuestos Internos es que pagues tu deuda. Por tanto, si todavía no has presentado tu declaración (y ya estás fuera de la fecha de presentación) ¡comunícate con el IRS de inmediato! Ellos te guiarán para que puedas ponerte al día cuanto antes.

Nota: Toma en cuenta que en los Estados Unidos no hay un estatuto de caducidad en materia de impuestos. ¿Qué quiere decir esto? Que el IRS tiene derecho a reclamar las deudas, multas y tarifas asociadas en cualquier momento, incluso si han pasado muchos años.

¿Qué pasa si pago los impuestos que le debo al IRS demasiado tarde?

Antes de pasar a la respuesta, veamos cómo funciona el pago de impuestos. Las personas realizan pagos estimados al IRS durante todo el año a través de las retenciones automáticas sobre el cheque del pago (cuando se trata de un empleado W-2) o pagándolos voluntariamente, en especial en el caso de los empleados 1099. Hasta tanto no presentes tu declaración de impuestos, no sabrás si los pagos estimados cubren la totalidad de la factura, si todavía te falta por pagar o, si por el contrario, has pagado demasiado y tienes derecho a un reembolso.

Si debes impuestos, tienes que pagar tu factura tan pronto como sea posible. Pero, ¿qué pasa cuando no realizas el pago? Primero, el IRS te enviará una notificación de cobro y si no pagas en esa oportunidad, recibirás al menos un aviso de cobro más. Mientras tanto, los impuestos que no has pagado comenzarán a aumentar, ya que al monto adeudado se le sumará tanto las multas como los intereses de mora.

El costos de pagar tardíamente

Los intereses comenzarán a correr a partir de la fecha de vencimiento indicada en el aviso de cobro y diariamente se combinarán con el saldo adeudado. La tasa de interés varía entre el 3% y el 5%, al menos así ha sido durante los últimos años. Eso significa que si debes $1,000 en impuestos, el IRS te cobrará un máximo de $5 por cada mes que pase sin recibir tu pago.

Las multas se calculan tomando como base el saldo deudor. Aquí el cálculo por incumplimiento va desde el 0,5% hasta el 1% por mes de mora, y podría llegar hasta un límite máximo equivalente al 25% de tu deuda. La aplicación de multas e intereses no solo se da en el caso de los impuestos federales. Las deudas por impuestos locales y estatales también están sujetas a multas e intereses, pero los montos y porcentajes varían dependiendo del estado o condado.

Si pasado este punto todavía no has pagado tu deuda con el IRS, el sistema comenzará a cobrarse de los reembolsos y aportes futuros. Además, el IRS podría ordenar una retención sobre tus activos (cuentas corrientes, por ejemplo) y propiedades, como tu carro o los inmuebles que tengas registrados. Esta medida podría convertirse en una confiscación, lo que quiere decir que el IRS incautará tus propiedades para poder venderlas y así cobrar el monto adeudado.

¿Puedo ir a la cárcel por no pagar los impuestos que le debo al IRS?

Sí. Si no pagas tus impuestos, pasará lo mismo que cuando no presentas tu declaración. No obstante, es improbable que vayas a juicio, a menos que tu deuda ascienda a cientos de miles de dólares. Además, si pasan muchos años, puede que corras con suerte, ya que la recaudación tardía de impuestos atrasados prescribe a los 10 años.

No puedo pagar los impuestos que le debo al IRS, ¿qué pasa ahora?

Si no cuentas con la capacidad financiera para pagar tus impuestos, lo primero que debes hacer es llamar al IRS. Recuerda que lo que el Sistema de Impuestos Internos busca es cobrar la deuda, no castigarte. Si te comunicas con ellos, podrás acordar un plan de pago a plazos. De esta forma, podrás hacer pagos mensuales y evitar el riesgo de una retención o embargo de propiedades.

Es posible que, antes de aceptar el acuerdo, el IRS te pida que pagues una parte de contado. Pero lo bueno de esto es que la tasa de penalización aplicada será mucho más baja, al igual que las consecuencias. Si debes -además- impuestos estatales y locales, quizás debas considerar pagarlos antes de los federales. Y es que muchos de los estados del país fijan un monto muy alto por concepto de multas e intereses.

Advertencia: Si acuerdas un plan de pago a plazos con el IRS y te atrasas con una cuota, el acuerdo quedará invalidado y tendrás que pagar el saldo total, incluyendo las multas y los intereses devengados.

Comprométete a pagar el total a cambio de un descuento

Si no deseas firmar un plan de pago a plazos, considera negociar con el IRS ofreciéndoles pagar la deuda total de contado a cambio de que reduzcan tu obligación tributaria. Por lo general, esta es una opción viable solo para trabajadores con bajos ingresos. Si ganas un buen salario, posiblemente tu oferta será rechazada.

¿Hay más consecuencias por no pagar los impuestos que le debo al IRS?

De hecho, sí. Veamos algunas de ellas:

  • El IRS te convocará a una de sus oficinas locales para confirmar la información del sistema. Es posible que, en este caso, debas llevar tu documentación fiscal y hacer la declaración de impuestos en persona.
  • Si debes al menos $51,000, el gobierno federal pondrá una serie de prohibiciones. Mientras no pagues, no podrás renovar tu pasaporte o pedir uno nuevo.
  • En algunas ocasiones, el IRS transfiere la deuda directamente a una empresa recolectora privada. Toma en cuenta que las compañías de cobranzas suelen ser mucho más agresivas y desagradables que un agente del gobierno federal.

Si no he presentado ni pagado impuestos en años, ¿qué debo hacer?

Pagar impuestos anualmente es todo un desafío, pero si se deja de pagar, ese pequeño problema es capaz de convertirse en una bola de nieve. Piensa que, al dejar una deuda sin pagar en el IRS, ese monto se irá incrementando con los años, uniéndose no solo a nuevas facturas de impuesto, sino también a intereses de mora y a las multas conexas.

El IRS tiene hasta 10 años para recaudar impuestos antes de que prescriba su derecho, aunque en este escenario, hay varias excepciones:

  • Si el contribuyente solicitó una bancarrota.
  • Si el contribuyente acordó con el IRS un pago por cuotas.
  • En caso que el contribuyente se residenció en otro país por algunos años.

¿Has dejado de pagar tus impuestos por mucho tiempo? ¡No te preocupes! Puedes solventar tu situación siguiendo estos sencillos pasos:

#1 Solicita tus transcripciones de impuestos ante el IRS

El IRS tiene un archivo por cada contribuyente. Ahí se guardan las copias de tus declaraciones de impuestos, incluyendo los ingresos que hayas declarado. Por tanto, para averiguar lo que le debes al IRS, pide cualquiera de estos cinco documentos:

  • Transcripción de impuestos. Este documento te mostrará qué tipo de declaraciones has presentado en los últimos años.
  • Transcripción de la cuenta de impuestos. El informe refleja ciertos datos sobre tu perfil como contribuyente, es decir, si presentas declaraciones de forma individual o conjunta.
  • Registro de la transcripción de la cuenta, que combina el primer y segundo documento en uno solo, haciéndolo más completo.
  • Transcripción de salarios e ingresos. En pocas páginas, podrás ver todo lo que el IRS sabe sobre tus ingresos y cuánto has pagado en impuestos estimados.
  • Carta de verificación de la no presentación. Prueba emitida por el IRS en la que afirma que no ha recibido tu declaración de impuestos individual.

#2 Presenta tu declaración de impuestos

Ahora que ya tienes un registro claro en tus manos, es momento de declarar. Recopila tantos documentos como puedas, incluyendo los Formularios W-2 y 1099 de años anteriores. Necesitarás todos estos documentos para poder presentar tus impuestos adecuadamente. 

Si notas que te faltan algunos comprobantes, no dudes en comunicarte con tus empleadores anteriores. Así, podrás pedirles una copia de lo que no tienes en tus archivos. Encontrar los formularios de declaración de impuestos de años anteriores es sumamente fácil. El IRS trabaja con una base de datos desde 1864. Si usas un software para declarar, también podrías encontrar algunos formularios en la base de datos.

Cuando hayas reunido todos los comprobantes de pago y formularios, completa tus declaraciones de impuestos. Al terminar, sabrás si debes dinero o si eres beneficiario de un reembolso*. No obstante, toma en cuenta que si tenías un reembolso pendiente por cobrar, puede que se haya reducido para disminuir los intereses y multas que haya emitido el IRS.

Consejo: Si estás confundido y no sabes por dónde empezar, considera contratar a un CPA. Si bien sus servicios no serán económicos, podrá ayudarte a elaborar una presentación sin errores.

*¿El monto a pagar es demasiado alto? Encontrarás ayuda en el último paso.

#3 Comunícate con el IRS

Si después de hacer los cálculos notas que debes más dinero del que puedes pagar, llama al IRS y coordina con ellos un plan de pago. Si durante el tiempo de impagos estuviste pagando indirectamente a través de las retenciones de tus cheques de pago, es posible que el Servicio de Impuestos Internos sea mucho más indulgente con tu caso.

Sigue leyendo: ¿Qué es la Forma W-4 y para qué sirve?

Retención de propiedades versus embargo: diferencias

Dependiendo del monto de tu deuda por concepto de impuestos federales, el IRS tendrá derecho a solicitar una retención sobre cualquier propiedad o activo que tengas y, en caso que no pagues, a embargarlo. Pero, ¿qué diferencia hay entre retención y embargo?

Sobre la retención

El derecho de retención es similar a una medida de prohibición de enajenar y gravar, solo que en este caso el solicitante del gravamen le informa al propietario que su casa, carro, cuentas bancarias, planes de jubilación o propiedades futuras, como el salario, están siendo reclamadas para cubrir sus deudas.

La única forma que existe para liberar tus propiedades de cualquier gravamen es pagar toda la deuda con el IRS, incluyendo las multas, los intereses y cualquier gasto en los que haya incurrido la Administración para solicitar la retención. La excepción a esta regla es si prescribe el derecho del IRS de recolectar tus impuestos vencidos, es decir, al cabo de 10 años.

Si estás ante una retención de propiedades, también tienes la alternativa de presentar una apelación, acordar un plazo para pagar con el IRS o declararte en quiebra. Esto no quiere decir que tu deuda desaparecerá, pero el IRS no podrá embargar tus propiedades mientras dure la limitación por excepción.

Sobre el embargo

El IRS también puede embargar tus propiedades, incluso las futuras, como el salario. El embargo ya le da derecho al IRS a tomar posesión sobre tus propiedades, ya sea para venderlas, para retirar el dinero disponible de tus cuentas bancarias o ambas. En este caso, el IRS usará el dinero obtenido para cobrar el monto que le debes por concepto de impuestos federales. 

Pero, ¡tranquilo! No todos los casos llegan a este punto y, antes de que lo haga, los contribuyentes recibirán un aviso. Así, tendrán la oportunidad de acordar un plan de pagos con el Servicio de Impuestos Internos o pagar de contado. Al igual que con las retenciones, también tienes la opción de apelar el embargo.

¿Puedo ir a la cárcel por evasión de impuestos?

De hecho, sí. Pero, aunque la ley lo permite, el IRS no suele procesar la evasión fiscal. Las mayoría de las personas que cumplen una condena penal por evasión de impuestos lo hacen porque tenían deudas con el IRS que superaban los cientos de miles o millones de dólares. Otras de las razones por las que el IRS decide solicitar el enjuiciamiento penal, son:

  • Presentación de impuestos fraudulenta de forma intencional.
  • Comisión de otros delitos fiscales, como contratar a trabajadores indocumentados “por debajo de la mesa”.

Hasta el momento, no existe un estatuto de limitaciones para el delito de evasión fiscal. No obstante, el número de casos como estos es muy pequeño, ya que la mayoría de las inconsistencias en las declaraciones se deben a errores de cálculo; algo que los estadounidenses cometen cada año.

Aún cuando cumpir con el cálculo, presentación y pago de impuestos es una tarea tediosa y frustrante (en especial cuando tienes poco dinero para pagar) lo mejor es comunicarte con el IRS y tratar de encontrarle una solución al problema

Así, estarás mucho más tranquilo y sin estrés, podrás ponerte al día rápidamente y -lo mejor- estarás a salvo de un embargo o de la cárcel.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!