Cómo calcular los taxes de una compra

Cada vez que compras algo en los Estados Unidos, en la mayoría de los casos terminas pagando un poco más que el precio de la etiqueta. Esto se debe al impuesto sobre las ventas, llamado en inglés “sales tax”, el cual puede variar según el estado o la ciudad, pero generalmente representa entre el 4% y el 8% del precio del artículo. Estos taxes aplican, por lo general, a cosas que compras en tiendas físicas, en línea, y en restaurantes. Aprende a calcular los taxes de una compra.

Pues bien, los taxes de una compra en los Estados Unidos se determina a nivel estatal. Sin embargo, hay cinco estados que no imponen un impuesto a las ventas: New Hampshire, Oregon, Montana, Alaska y Delaware. Los 45 estados restantes, así como Washington DC, tienen un impuesto a las ventas, que varía según el producto y el servicio.

Índice del Artículo

El impuesto a las ventas: Un ejemplo práctico

Conoce a Melissa. Ella ha estado ahorrando dinero para comprar un atuendo para usar el primer día en su nuevo trabajo. Melissa ha oído hablar del impuesto a las ventas, pero no está muy segura de cómo funciona. Veamos si podemos ayudar a Melissa a calcular los taxes sobre su compra para asegurarse de que tiene suficiente dinero para pagar su nueva ropa.

El impuesto a las ventas es un monto obligatorio que el gobierno cobra por los artículos comprados por los consumidores y las empresas.

El gobierno usa el dinero obtenido de los impuestos sobre las ventas para financiar cosas como educación, atención médica, reparaciones de carreteras y tránsito. Las tiendas individuales recaudan los taxes de una compra y luego los envían al gobierno. Por lo tanto, las tiendas en realidad no guardan nada del dinero que recaudan de los consumidores, y este va directamente al gobierno.

El impuesto a las ventas: Una explicación más detallada

Los impuestos a las ventas convencionales o minoristas solo se cobran al usuario final de un bien o servicio. La mayoría de los bienes en las economías modernas pasan por una serie de etapas de fabricación, a menudo manejadas por diferentes entidades. Debido a esto, se necesita una cantidad significativa de documentación para demostrar quién es el responsable final del impuesto sobre las ventas. 

Por ejemplo, supongamos que un criador de ovejas vende lana a una empresa que fabrica hilados. Para evitar pagar el impuesto a las ventas, el fabricante de hilo debe obtener un certificado de reventa del gobierno que indique que no es el usuario final. El fabricante de hilo luego vende su producto a un fabricante de ropa, que también debe obtener un certificado de reventa. Finalmente, el fabricante de ropa vende calcetines a una tienda minorista, que cobrará el impuesto a las ventas al cliente junto con el precio de dichos calcetines.

Las diferentes jurisdicciones cobran diferentes impuestos sobre las ventas, que a menudo se superponen, como cuando los estados, los condados y los municipios imponen sus propios impuestos sobre las ventas. Los impuestos sobre las ventas están estrechamente relacionados con los impuestos sobre el uso, que se aplican a los residentes que han comprado artículos fuera de su jurisdicción. 

En general, se establecen a la misma tasa que los impuestos sobre las ventas, pero son difíciles de aplicar, lo que significa que en la práctica, los taxes solo se aplican a una gran compra de bienes tangibles. Un ejemplo de estos taxes sería un residente de Georgia que compra un automóvil en Florida; se le exigiría que pagase el impuesto local a las ventas, como si lo hubiera comprado en casa.

Nexo 

El que una empresa deba impuestos sobre las ventas a un gobierno en particular depende de la forma en que ese gobierno defina el nexo. Por lo general, un nexo se define como una presencia física, pero esta «presencia» no se limita a tener una oficina o un almacén; tener un empleado en un estado puede constituir un nexo, al igual que tener un afiliado, como un sitio web asociado que dirige el tráfico a la página de un negocio a cambio de una participación en las ganancias. Este escenario es un ejemplo de las tensiones entre el comercio electrónico y los impuestos a las ventas. Por ejemplo, Nueva York ha aprobado las «leyes de Amazon» que requieren que los minoristas de Internet como Amazon.com Inc. (AMZN) paguen impuestos sobre las ventas a pesar de su falta de presencia física en el estado.

Los impuestos sobre consumos específicos

En general, los impuestos sobre las ventas toman un porcentaje del precio de los bienes vendidos. Por ejemplo, un estado podría tener un impuesto a las ventas del 4%, un condado al 2% y una ciudad al 1,5%, de modo que los residentes de esa ciudad terminan pagando un 7,5% en total. 

Sin embargo, a menudo, ciertos artículos están exentos de taxes, como los alimentos, o están exentos por debajo de cierto umbral, como una compra de ropa de menos de $ 200 dólares. Al mismo tiempo, algunos productos tienen impuestos especiales. Los «impuestos al pecado» son una forma de impuesto al consumo, como el impuesto al consumo local de $ 1,50 que la ciudad de Nueva York cobra por paquete de 20 cigarrillos además del impuesto al consumo estatal de $ 4,35 por paquete de 20 cigarrillos.

Impuesto al valor agregado

Estados Unidos es uno de los pocos países desarrollados donde todavía se utilizan los impuestos convencionales a las ventas (ten en cuenta que, con excepciones limitadas, no es el gobierno federal el que cobra los impuestos a las ventas, sino los estados). En la mayor parte del mundo desarrollado, se han adoptado esquemas de impuesto al valor agregado (IVA), lo que significa que se cobra un porcentaje del valor agregado en cada nivel de producción de un bien. 

El objetivo principal de incorporar el IVA es eliminar el impuesto sobre los impuestos (es decir, la doble imposición) que se extiende desde el nivel de fabricación hasta el nivel de consumo. 

En el ejemplo de los calcetines, el fabricante de hilo pagaría un porcentaje de la diferencia entre lo que cobran por el hilo y lo que pagan por la lana; de manera similar, el fabricante de prendas pagaría el mismo porcentaje sobre la diferencia entre lo que cobran por los calcetines y lo que pagan por el hilo. Dicho de otra manera: Este es un impuesto sobre los márgenes brutos de la empresa, en lugar de solo el usuario final.

Ejemplo de IVA

Por ejemplo, una empresa que fabrica cuadernos obtiene las materias primas por, digamos, $ 10 dólares, que incluye un impuesto del 10%. Esto significa que paga $ 1 en impuestos por $ 9 en materiales. En el proceso de fabricación del cuaderno, agrega valor a los materiales originales de $ 5, por un valor total de $ 10 + $ 5, que da igual a $ 15. El 10% de impuesto adeudado sobre el bien terminado será de $ 1,50. Ahora bien, bajo un sistema de IVA, este impuesto adicional se puede aplicar contra el impuesto anterior que pagó para llevar su tasa impositiva efectiva a $ 1,50 – $ 1,00 = $ 0,50. 

Un mayorista compra el cuaderno por $ 15 y lo vende al minorista a un valor de marcado de $ 2,50 por $ 17,50. El impuesto del 10% sobre el valor bruto del bien será de $ 1,75 que puede aplicar contra el impuesto sobre el precio de costo original del fabricante, es decir, $ 15. La tasa impositiva efectiva del mayorista será, por lo tanto, $ 1,75 – $ 1,50 = $ 0,25. Si el margen del minorista es de $ 1,50, su tasa impositiva efectiva será (10% x $ 19) – $ 1,75 = $ 0,15. El impuesto total que cae en cascada del fabricante al minorista será de $ 1 + $ 0,50 + $ 0,25 + $ 0,15 = $ 1,90.

El sistema estadounidense sin IVA implica que el impuesto se paga sobre el valor de los bienes y el margen en cada etapa del proceso de producción. Esto se traduciría en una mayor cantidad de impuestos totales pagados, que se lleva al consumidor final en forma de mayores costos por bienes y servicios.

¿Qué artículos están sujetos a impuestos?

La mayoría de los productos tangibles, es decir, productos que puedes ver y tocar y percibir de otro modo con tus sentidos, están sujetos a impuestos. La mayoría de las veces los servicios no están sujetos a estos. Pero si bien ambas son reglas generales, los productos y servicios que están o no sujetos al impuesto sobre las ventas pueden variar de un estado a otro. Si te preguntas qué productos y servicios están sujetos a impuestos en tu estado, aquí hay algunos ejemplos:

  • Servicios de envoltura de regalos.      
  • Ropa.      
  • Dulces y golosinas.      
  • Productos digitales (Libros electrónicos, películas, música, etc.).      
  • Libros de texto.      

¿Quién recauda el impuesto sobre las ventas?

El minorista o vendedor es quien recauda los taxes al momento en haces una compra de un producto. Pero pagar impuestos sobre las ventas a un minorista al momento de pagar es solo el comienzo. El minorista no puede conservar este impuesto; en cambio, la ley le exige que pase el dinero de los taxes de tu compra al estado. La mayoría de las veces, se te cobrarán taxes cuando hagas la compra de un producto (y, a veces, un servicio). Sin embargo, en algunos casos los vendedores no están obligados a cobrar este impuesto.

¿Cómo funciona el impuesto a las ventas al comprar en línea?

Al comprar en línea, generalmente pagarás la misma tasa de taxes que pagas por tu compra en una tienda local.

A veces, sin embargo, pagarás una tasa ligeramente diferente o ningún impuesto en absoluto. La mayoría de las veces, cuando compras algo en línea, pagas:

  • La tasa del impuesto sobre las ventas en tu domicilio.      
  • Solo la tasa impositiva básica sobre las ventas de tu estado sin tasas locales agregadas.      
  • Una tasa de impuesto a las ventas cercana a la tasa en tu domicilio.      
  • No hay impuesto sobre las ventas en absoluto.     

En la gran mayoría de los casos, un vendedor en línea te cobrará la tasa del impuesto sobre las ventas de tu domicilio. Ahora bien, aunque tú y la empresa estén ubicados en el mismo estado «basado en el origen», es posible que se les exija legalmente que le cobren la tasa del impuesto sobre las ventas de la ubicación comercial en lugar de en la ubicación de tu domicilio.

Cómo calcular el impuesto a las ventas

1. Determina si debes pagar impuestos sobre las ventas

Si realizas tu compra en New Hampshire, Oregón, Montana, Alaska o Delaware, el precio de etiqueta será el precio total (sin taxes). Es decir, no debes debes pagar impuestos sobre las ventas.

Otra forma de evitar el impuesto a las ventas por completo es realizar tu compra durante una exención de taxes, que los estados individuales anuncian periódicamente para tratar de aumentar el gasto en sus localidades. Además, algunos estados también permiten una exención del impuesto a las ventas para ciertos artículos. Por lo general, se trata de medicamentos, alimentos u otros productos considerados como esenciales, pero también pueden ser artículos como ropa en algunos casos. 

En este sentido, la Federación de Administradores Tributarios mantiene un calendario actualizado de los estados que emiten exenciones tributarias (y excepciones) y cuándo, con el fin de que los consumidores puedan planificarse con anticipación.

2. Averigua cuántos impuestos sobre las ventas cobra tu estado

Debido a que el impuesto a las ventas puede variar según el estado y el artículo, puede ser difícil predecir exactamente cuánto pagarás, pero no es tan difícil obtener una idea general.

El Instituto de Impuestos a las Ventas mantiene una lista actualizada del rango de impuestos a las ventas en cada estado de los Estados Unidos. Si bien puede ser un poco complicado tratar de determinar si debes pagar un impuesto a las ventas del 3% o del 3,5%, es posible que desees usar el extremo superior del rango de impuestos. Hacer esto tiene su ventaja. Al fin y al cabo, a nadie le decepciona terminar pagando menos de lo que esperaba.

Ahora bien, puede ser mucho más complicado calcular el impuesto a las ventas para minoristas nacionales que operan en varios estados. Amazon, por ejemplo, enumera claramente los factores que intervienen en la determinación del impuesto a las ventas: serán las «tarifas estatales y locales combinadas de la dirección desde donde se entrega o realiza el pedido».

Sin embargo, a esta declaración le sigue una larga lista de excepciones y advertencias, como si el pedido se entrega a una dirección residencial o comercial. Amazon presenta un monto de impuesto estimado justo antes de pagar, y en ese caso, es posible que desees esperar a que se te muestre tu impuesto estimado en lugar de intentar hacer los cálculos por ti mismo.

3. Multiplica el precio minorista por la tasa impositiva

Entender cómo funcionan las tasas impositivas es la parte complicada, ya que la matemática utilizada para determinar cuánto impuesto sobre las ventas pagarás es fácil y sencilla. Digamos que estás comprando un artículo de $ 100 dólares con un impuesto a las ventas del 5%. 

El cálculo es simple: [costo del artículo] x [porcentaje como decimal] = [impuesto a las ventas]. 

Eso es $ 100 x ,05 = $ 5. 

Lo que significa que el total que pagarás es $ 105.

¿Qué sucede si te cobran el monto incorrecto del impuesto sobre las ventas?

Si una empresa te cobra la cantidad incorrecta de impuestos sobre las ventas en una venta en línea, probablemente haya sido un error. Calcular la cantidad correcta de impuesto a las ventas para cobrarle a un comprador en línea es exponencialmente más difícil que calcular cuánto cobrarle a un cliente en una tienda física. Aquí hay algunas razones:

  • Las leyes de impuestos sobre las ventas de cada estado, incluida la tarifa que el vendedor en línea debe cobrar, son ligeramente diferentes.
  • Muchos estados tienen cientos de jurisdicciones de impuestos sobre las ventas, y los vendedores en línea deben determinar en qué jurisdicción corresponde tu dirección de envío.
  • Muchas jurisdicciones tienen varias tasas de impuestos sobre las ventas: una tasa de ciudad, una tasa de condado y otras tasas especiales.
  • En algunos estados, los cargos por enviar la compra a tu casa están sujetos a impuestos; en algunos estados no es así.
  • Muchos estados tienen exenciones de impuestos a las ventas para ciertos artículos, pero debido a que cada estado es diferente, puede ser difícil para los dueños de negocios mantenerse al día con lo que está y no está sujeto a impuestos en cada uno.

Si alguna vez tienes alguna duda sobre por qué te cobraron una cierta cantidad del impuesto sobre las ventas, siempre comunícate primero con el vendedor. Es posible que tengan una buena razón para cobrarte eso. Y si no, es probable que estén encantados de devolverte el monto excedente. Incluso, puedes ayudarlos a encontrar un error en la forma en que cobran el impuesto a las ventas.

Ahora bien, si el vendedor no responde o se niega a cooperar contigo, también puedes consultar con el departamento de ingresos de cada estado para determinar si el vendedor tiene un permiso de impuesto a las ventas válido.

Escenarios en los que puedes preguntarte si te cobraron la cantidad correcta del impuesto sobre las ventas 

Compré algo de un vendedor fuera de mi estado, pero aún así me cobró impuestos sobre las ventas. ¿Es esto legal?

A pesar de que el vendedor puede tener una dirección comercial fuera de tu estado, aún podría tener un vínculo fiscal de ventas en tu estado debido a otros factores comerciales. Si realmente sientes que no te debió haber cobrado el impuesto a las ventas, te recomendamos que te comuniques con el proveedor para preguntarle al respecto.

Compré un regalo para alguien y me cobraron una cantidad inesperada de impuesto a las ventas. ¿Por qué? 

El impuesto a las ventas casi siempre se calcula en función de la dirección de «envío a» del producto. Entonces, tu compra del regalo pagará los taxes de su dirección de destino. Es probable que esto sea diferente a la tasa de impuesto a las ventas que estás acostumbrado a pagar cuando ordenas algo enviado a tu propio hogar.

Vivo en un estado sin impuestos sobre las ventas, pero me cobraron impuestos sobre las ventas por una compra en línea. ¿Por qué? 

El impuesto a las ventas casi siempre se calcula en función de la dirección de «envío a» del producto. Si te enviaron el producto a tu hogar en un estado sin impuestos sobre las ventas, no se te debe cobrar dicho impuesto. Pero si te enviaron un artículo a una ubicación fuera de tu estado, es probable que estés pagando la tasa del impuesto a las ventas en la dirección de «envío a» del artículo.

Vivo en un estado con impuestos sobre las ventas, pero pedí algo en línea y no me cobraron el impuesto. ¿Está bien esto?

Los vendedores en línea solo están obligados a recaudar impuestos sobre las ventas en los estados donde tienen nexos. “Nexo” es solo una forma elegante de decir una «presencia significativa». Si un vendedor en línea no te cobró el impuesto sobre las ventas, es más que probable que simplemente no tenga nexo en tu estado y no se le requiera cobrar el impuesto sobre las ventas. 

Sin embargo, es probable que tu estado tenga una ley de «impuesto sobre el uso». Esto significa que si un vendedor no te cobra impuestos sobre las ventas por una compra sujeta a impuestos, se supone que debes remitir el monto que debería haber pagado a tu estado. La mayoría de las veces, los estados incluyen una línea en el formulario de impuesto sobre la renta donde te piden que declares cualquier impuesto sobre el uso que debas. Este tipo de leyes son muy difíciles de hacer cumplir, y solo los compradores en línea más organizados realizan un seguimiento del «impuesto sobre el uso».

¿Cómo sé si un artículo está sujeto a impuestos en mi estado?

La mayoría de las veces, los minoristas te cobrarán un impuesto a las ventas sobre los artículos afectados en tu estado. Y no te cobrarán un impuesto sobre las ventas por los artículos que no lo están. Pero dicho esto, a veces los minoristas desconocen que los artículos no están sujetos a impuestos en tu estado.

Sigue leyendo: ¿Qué es use tax?

¿Cuál es el futuro del impuesto a las ventas en los Estados Unidos?

Los estados tienen dificultades para obtener dinero y culpan parcialmente a las compras en línea. En su opinión, cuando los vendedores en línea no recaudan ni remiten el impuesto sobre las ventas a su tesorería estatal, pierden los ingresos que podrían usar para financiar partidas del presupuesto estatal como escuelas y carreteras.

Por otro lado, la legislación estadounidense deslinda a los vendedores en línea de la responsabilidad de recaudar impuestos sobre las ventas en un estado en donde no tenen un nexo. Es por eso que a veces no pagarás impuestos sobre las ventas de un producto que compres en Internet. 

Adicionalmente, los compradores en línea que no pagan impuestos sobre las ventas en una compra deben remitir el correspondiente «impuesto sobre el uso» a su estado. Sin embargo, el «impuesto al uso del consumidor» es extremadamente impopular y difícil de aplicar.

En lugar de enfurecer a los electores al hacer cumplir las leyes existentes, los estados preferirían forzar a los minoristas a recaudar fuera del estado y remitir el impuesto sobre las ventas.

En consecuencia, se han introducido varias leyes en el Congreso para garantizar que los estados obtengan su parte del impuesto sobre las ventas:

  • La Ley de Equidad del Mercado (MFA)
  • Ley de paridad de transacciones remotas (RTPA)
  • La Ley de Simplificación del Impuesto sobre las Ventas de 2016

A continuación te presentamos las que consideramos son algunos pros y contras del impuesto a las ventas por Internet.

Ventajas del impuesto a las ventas por Internet:

  • Los estados y las áreas locales podrían potencialmente recaudar más dinero para financiar partidas presupuestarias como escuelas y carreteras.      
  • Las pequeñas y medianas empresas físicas no sentirán que están compitiendo con minoristas en línea que no están obligados a cobrar impuestos sobre las ventas.     

Contras del impuesto a las ventas por Internet: 

  • Las pequeñas empresas de comercio electrónico se verían obligadas a cumplir con el impuesto a las ventas en todos los estados. Esto sería una pesadilla regulatoria incluso para las empresas que pueden pagar un ejército de contadores.      
  • Las personas que se ganan la vida vendiendo en línea podrían ser expulsadas del negocio, perjudicando la economía.      
  • Los precios al consumidor podrían subir a medida que los vendedores en línea más pequeños se cierran y la competencia se ahoga.     

Además, algunos casos judiciales podrían cambiar el status quo. Por ejemplo, Quill v. North Dakota. Este caso de la Corte Suprema sentó el precedente de que solo los vendedores con una presencia significativa en un estado deben recaudar el impuesto sobre las ventas de sus clientes en ese estado. Si la Corte Suprema revoca este caso, incluso más vendedores en línea pueden encontrarse recaudando impuestos sobre las ventas de más compradores en línea.

Sigue leyendo: 

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!