Cómo obtener un préstamo personal para no residentes

Un préstamo personal para no residentes es algo muy común en Estados Unidos. Como no residente, puedes solicitar un préstamo para uso personal, para uso comercial, para comprar una casa y para pagar la universidad, todas estas son excelentes razones para solicitar un préstamo personal. Si bien te será un poco más difícil que si fueras un residente, no desesperes, aquí te explicamos todo lo que necesitas saber para obtener el mejor préstamo personal posible.

Muchos bancos no dan créditos personales a no residentes pero asimismo existen muchas entidades financieras que pueden brindarte un buen préstamo personal sin tener que presentar un número de seguridad social (SSN) o historial crediticio, pero sin dudas requerirán otros datos tuyos.

Sigue leyendo: Préstamos personales para indocumentados ¿Existen?

Es importante señalar que sólo se conceden préstamos personales a no residentes que planean permanecer y trabajar en los Estados Unidos durante al menos tres años más después de aceptar el préstamo. Si planeas quedarte menos tiempo, no podrás solicitar un préstamo.

Dicho todo esto, continúa leyendo para conocer los detalles de la operación y así dar tus primeros pasos hacia el cumplimiento de tus deseos financieros.

¿Cómo funcionan los préstamos personales para no residentes?

Estos préstamos son similares a los préstamos personales para residentes: Si se aprueba, puedes usar el dinero que recibes para cubrir casi cualquier gasto. Devuelves el dinero que pediste prestado más los intereses en un plazo de tres a siete años.

Los no ciudadanos americanos pueden obtener un préstamo personal, aunque sus opciones dependen de su estatus de residencia. La mayoría de los prestamistas necesitarán los detalles de tu visa antes de que sea aprobada para asegurar que los términos del préstamo personal no excedan la cantidad de tiempo que le queda en su visa. También es posible que tenga que cumplir con criterios de ingresos mínimos más altos. No hay costos o cargos extra por ser no residente, pero las tasas de interés pueden variar.

Sigue leyendo: ¿Qué es VantageScore 3.0?

Los residentes permanentes con una tarjeta verde pueden calificar por su cuenta con la mayoría de los proveedores de préstamos personales. Sin embargo, si tienes un visado, puede que tengas que traer a un ciudadano o residente permanente como co–firmante para calificar. En general, a los no residentes se les exige presentar documentos que demuestren que están en los EE.UU. legalmente y podrían solicitar dicho co–firmante. Otra opción es contar con un puntaje crediticio o puntaje de crédito.

Calificaciones de crédito

Algunos prestamistas requieren únicamente un historial crediticio de dos años y una puntuación crediticia válida, pero eso suele ser un requisito difícil para muchos no residentes. En muchos casos, tendrás que reforzar tu paquete de crédito con alguna información y documentación adicional.

Para ser considerado para un préstamo personal, lo que puedes hacer es convertir tu crédito existente en un crédito aceptable en los Estados Unidos. Aquí hay algunos pasos a seguir:

  • Reúne los documentos de dos años de al menos tres cuentas para las que haya hecho pagos consistentes y a tiempo, como una factura de servicios públicos, una póliza de seguro de vida o un contrato de alquiler.
  • Obtén un informe de tus actividades crediticias de alguna agencia de informes crediticios de tu país de origen.
  • Obtén algunas referencias de crédito no tradicionales de compañías o instituciones a las que hayas hecho pagos puntuales durante al menos un año, incluyendo la matrícula universitaria y el seguro médico.

Además, deberías obtener referencias de crédito no tradicionales dentro de los Estados Unidos. Este tipo de crédito será una ayuda adicional para cuando trates de obtener un préstamo personal dentro de los Estados Unidos.

Entre los ejemplos de referencias no tradicionales se incluyen tu historial de alquiler y cualquier historial de pagos, como facturas de servicios públicos (gas, electricidad, agua y televisión por cable). Además, puedes utilizar un seguro médico, de vida, de automóvil o de alquiler o una matrícula escolar que no se deduzca de la nómina.

Lo más importante es mostrar por lo menos tres referencias de crédito no tradicionales, y que cada una de ellas verifique por lo menos 12 meses de pagos puntuales.

Otros requerimientos

Es más probable que obtengas un préstamo si puedes demostrar que permanecerás en los Estados Unidos durante al menos tres años del plazo del préstamo y si demuestras tener gran potencial para que te renueven la visa.

Si estás asistiendo a una universidad en los EE.UU., tienes que ser capaz de demostrar cuánto tiempo permanecerás en este país. Si estás trabajando, la compañía para la que trabajas deberá ser verificada electrónicamente.

Cuando solicites un préstamo tendrás que llevar los siguientes documentos:

  • Un visado válido – ya sea TN, O, E1, E2, H1B, H2A, H2B, J1, L1, serie G o 0-1
  • Formulario de autorización de empleo I-765, I-766 o 1-797A
  • Un número de seguridad social o un número de identificación de contribuyente individual (ITIN)

¿Hay restricciones para los no residentes?

Incluso cuando encuentras un prestamista que trabaja con no residentes, puedes enfrentarte a algunas restricciones:

  • Si no tienes un historial crediticio consistente, puede que te pidan solicitarlo con un co–firmante.
  • Si eres un no residente que estará en los Estados Unidos por un tiempo limitado, la aprobación de un préstamo puede ser más difícil.
  • Si eres un ciudadano extranjero con inmunidad diplomática, puedes tener dificultades para conseguir una hipoteca porque los prestamistas están desprotegidos si no cumples con tu obligación.

Diferentes tipos de préstamos personales para no residentes en los EE.UU.

Hay tres tipos principales de préstamos personales que puedes solicitar como no residente, y esto es cierto tanto si eres titular de una visa L-1 o F-1, o simplemente tienes un mal historial de crédito.

1- Préstamos a corto plazo

En el caso de un préstamo a corto plazo, el plazo de reembolso suele ser de entre tres y cinco años. Los préstamos a corto plazo se utilizan para sumas de dinero más pequeñas, y también se pueden utilizar para un propósito específico, como los préstamos sobre el título de propiedad de un automóvil. La suma mínima suele ser de 1.000 dólares y la máxima de 2.250 dólares.

2- Préstamos a plazos

Los préstamos a plazos tienen que ser devueltos en un período de tiempo programado con un número determinado de pagos. Esto significa que pueden durar unos pocos meses o varios meses. Es el préstamo perfecto para cuando quieras mejorar tu historial de crédito. El monto máximo que puedes sacar en este tipo de préstamos es de 5.000 dólares.

3- Préstamos sin garantía y con garantía

Los préstamos no garantizados son préstamos que no están respaldados por ninguna de tus propiedades, lo que significa que tienen plazos fijos y generalmente altas tasas de interés para su pago. Este tipo de préstamo se utiliza típicamente para consolidar la deuda o para hacer mejoras en la casa. El monto máximo de este préstamo es de $100,000.

Además de los préstamos no garantizados, hay préstamos garantizados. Los préstamos garantizados requieren de un activo como garantía, como una casa o un auto para poder recibir el préstamo. Esto proporciona al prestamista una protección por si no puedes pagar el préstamo. De esta manera, la entidad financiera tendrá derecho de acceder a su garantía y venderla.

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!