¿Cómo conseguir préstamos gratis o a tasa cero?

Un préstamo sin intereses, a veces llamado “préstamo a tasa cero”, significa que sólo devuelves el capital, es decir, el dinero que pediste prestado al acreedor, sin intereses. Sin embargo, antes de solicitar un préstamo es necesario que revises si el crédito incluye algún coste adicional, como una comisión de apertura. A continuación te mostramos cómo conseguir préstamos «gratis» o a tasa cero y cuáles son sus ventajas y desventajas.

Una visión más detallada de los préstamos sin intereses

«Los préstamos con 0% de interés existen, pero muchos de ellos tienen letra pequeña que los hace no tan grandiosos como puede parecer», afirma David Rae, planificador financiero certificado, presidente y fundador de DRM Wealth Management LLC en Los Ángeles.

Como hemos mencionado, en muchos casos, si te atrasas con un pago o no pagas el préstamo en su totalidad al final del período de promoción, se te podría cobrar un interés sobre el saldo de forma retroactiva, y a veces son muy, pero muy elevados.

También es importante reconocer la diferencia entre el interés y la tasa porcentual anual, o APR. La tasa de interés es el porcentaje del capital que pagas para pedir dinero prestado, y no refleja las comisiones u otros cargos. La APR es una medida más completa del costo anual del préstamo, ya que incluye la tasa de interés y otros cargos, por lo que suele ser más alta que la tasa de interés.

Puedes conseguir en el mercado incontables préstamos gratis para una variedad de propósitos, incluyendo aquellos destinados a la adquisición de automóviles, financiamiento médico y compras de gran monto. Pero recuerda, aunque algunos prestamistas no revisan el crédito, la mayoría requiere que el solicitante tenga un buen crédito para poder calificar para las mejores tasas.

Interés introductorio e interés diferido

En algunos casos, los préstamos sin interés tienen ofertas de introducción, por lo que debe ser cancelado en un período de tiempo determinado, después del cual comienzan a aplicar intereses.

En este sentido, los préstamos que ofrecen un interés introductorio del 0% por un período de tiempo determinado también suelen venir con lo que se llama interés diferido. Esto significa que si haces pagos atrasados o no pagas tu saldo dentro de un cierto plazo, te cobrarán un interés retroactivo sobre el saldo total.

A menudo puedes conseguir ofertas de préstamos gratis en muebles, financiación de electrónica y préstamos para automóviles.

¿Pero cómo funciona un préstamo sin interés?

La mayoría de los préstamos requieren que devuelvas la cantidad principal más los intereses, que es esencialmente el costo que conlleva pedir dinero prestado. Un préstamo sin intereses, sin embargo, da la posibilidad de saltarte estos cargos y sólo devolver el capital principal.

A primera vista, esto puede parecer el trato soñado. La realidad, sin embargo, es que ciertos tipos de préstamos sin interés cobran intereses diferidos si no se siguen exactamente las condiciones del préstamo, lo que puede terminar costando mucho dinero.

El interés diferido es un retraso en los cargos por intereses durante un período de tiempo determinado. Si pagas el saldo total del préstamo al final del plazo sin intereses, no pagarás ningún interés, ni diferido ni de otro tipo. Sin embargo, en caso de que no pagues el préstamo para entonces, podrías quedar atrapado por los cargos de intereses retroactivos que se remontan al día en que obtuviste el préstamo.

Ejemplo de un préstamo sin interés

Digamos que gastas $5.000 dólares en electrodomésticos con un préstamo sin intereses ofrecido por la tienda en la que haces la compra. Tienes planes de pagarlo todo antes de que termine el período, pero pierdes tu trabajo inesperadamente y no pagas los últimos $1.000 dólares antes de que termine el período sin intereses. En este caso, es probable que tengas que pagar intereses por todo el préstamo, es decir, los $5.000 dólares, y no sólo por el saldo restante de $1.000 dólares. Y si la tasa de interés estándar es alta, tu compra probablemente te costará más de lo que te hubiera costado si hubieras obtenido un préstamo tradicional con intereses.

¿Es buena idea obtener un préstamo sin intereses?

Conseguir préstamos gratis puede tener sentido si estás seguro de que puedes pagar cómodamente el saldo en su totalidad y a tiempo. Si decides seguir adelante con esta opción, Rae sugiere que sigas los siguientes consejos.

  • Lee la letra pequeña, es decir, los términos y condiciones, y asegúrate de revisar los cargos por retraso y las reglas sobre los intereses, para que no acabes pagando los intereses diferidos.
  • Haz todos los pagos mínimos a tiempo, y si parece que no tendrás suficiente para pagar el saldo al final del período promocional de tasa de interés del 0%, haz pagos más grandes si puedes permitírtelo.
  • Evita la tentación de gastar más de lo que puedes pagar. Recuerda que la tasa de interés del 0% no durará para siempre.
  • Nunca dejes de pagar, ya que de lo contrario la oferta de cero intereses podría no aplicar más.

¿Dónde puedo conseguir un préstamo a tasa cero?

Puedes conseguir préstamos gratis en diferentes establecimientos. De hecho, cada vez son más las tiendas que ofrecen este tipo de financiación como estrategia para que los consumidores adquieran sus productos. A continuación, te presentamos una lista de los sitios donde puedes conseguir préstamos gratis o a tasa cero.

Tienda de muebles y electrónicos

«Un lugar común para encontrar ofertas de préstamos sin interés es una tienda donde vendan muebles o electrodomésticos, como televisores», dice Rae. En este caso, casi siempre se trata de ofertas promocionales introductorias, así que si no haces un pago o si no pagas el préstamo en el plazo establecido, terminarás pagando los intereses diferidos.

Proveedores médicos

También puedes conseguir un préstamo gratis para gastos médicos, aunque a menudo requieren que el proveedor médico participe en su programa específico. Si bien es común que los prestamistas digan que sus préstamos para gastos médicos no devengarán intereses durante la vigencia del mismo, no es raro que algunos aumenten su tasa de interés si no puedes pagar la cuenta en su totalidad o a tiempo.

Consecionarios de automóviles

Si tienes un crédito excelente, puedes conseguir préstamos gratis en algunos concesionarios de automóviles que los ofrecen con el propósito de atraer la mayor cantidad posible de clientes. Aunque algunos de estos préstamos suelen ser sin intereses, no siempre son la mejor opción. A veces, conseguir préstamos gratis de un concesionario de automóviles significa sacrificar otros incentivos, como una rebaja del fabricante, además que los pagos mensuales podrían ser más altos según las condiciones del préstamo.

Préstamos sin interés de organizaciones sin fines de lucro

Algunas instituciones y organizaciones sin fines de lucro también ofrecen préstamos sin interés para personas que necesitan asistencia temporal o de emergencia. 

Por ejemplo, la Asociación Internacional de Préstamos Gratuitos para los Judíos ofrece préstamos sin intereses como una forma de asistencia temporal para las personas con necesidades financieras. Los préstamos tienen que ser para fines específicos, como emergencias, atención médica domiciliaria, niños con necesidades especiales y refugio. Esta organización, en particular, está formada por una red de 50 agencias locales en todo el mundo.

Otro ejemplo es la Sociedad de Ayuda de la Fuerza Aérea, que concede préstamos sin intereses a los miembros del servicio de la Fuerza Aérea y a las familias que están experimentando una emergencia financiera.

¿Necesito un buen puntaje de crédito para un préstamo sin intereses?

El prestamista y el tipo de préstamo sin intereses que te interesa dictarán si necesitas o no un buen puntaje de crédito. Por ejemplo, si lo que quieres es un préstamo sin intereses para comprar un automóvil, es necesario que cuentes con un puntaje de bueno a excelente.

De hecho, los préstamos sin interés para automóviles y otros tipos de préstamos sin interés no suelen ser una opción para las personas con un crédito pobre o medio. Sin embargo, a veces es posible encontrar un préstamo de este tipo para el cual no se requiere una verificación de crédito. Si bien esto es poco frecuente, estos tipos de ofertas existen.

Ten en cuenta tu estilo de vida y situación financiera

Si los prestamistas no ganaran dinero con los préstamos sin interés, no los ofrecerían. Este tipo de ofertas son bastante rentables para ellos por razones obvias: Muchos clientes no pueden completar sus pagos en el plazo establecido y terminan pagando intereses exorbitantes.

Así que antes de dar el salto y aceptar una oferta de cero interés, mira de cerca tu presupuesto y las necesidades de tu estilo de vida. ¿Eres capaz de cumplir con los requisitos necesarios para mantener una tasa de interés del 0%? Si no es así, considera una opción de financiación alternativa que sea menos probable de endeudarte más de lo que habías previsto originalmente.

¿Cuáles son algunas de las alternativas a considerar?

Pídele a tu familia o a un amigo que te preste dinero

Si tienes una relación cercana con alguien que está en posición de ayudar financieramente, podrías considerar pedirle un préstamo.

Pero antes de hacerlo, recuerda que los desacuerdos sobre dinero pueden dañar las relaciones, así que asegúrate de tener un plan para pagarle a tu generoso amigo o familiar. Si es posible, trata de conseguir el acuerdo de préstamo por escrito para que todos tengan claro los términos.

Préstamo de una cuenta 401(k)

Otra alternativa a considerar es un préstamo 401(k), si tu plan permite préstamos, claro está. Debido a la legislación reciente, hay un aumento temporal en la cantidad que se puede pedir de una cuenta 401(k). Pero tradicionalmente, un préstamo de este tipo te permite obtener hasta $10.000 dólares o el 50% del saldo de la cuenta con un tope de $50.000 dólares, o lo que sea mayor. Además, el préstamo debe ser devuelto dentro de cinco años.

En este caso tendrás que pagar intereses, pero estos pagos vuelven a tu cuenta de retiro. Y, mejor aún, no se requiere una verificación de crédito para el préstamo.

Suena genial, y podría serlo. Pero ten en cuenta algunas consideraciones antes de ir a por ello. Primero, no todos los planes 401(k) permiten préstamos. Y si dejas tu trabajo por cualquier motivo, puede que tengas que devolver el préstamo en su totalidad o enfrentarte a consecuencias fiscales.

Préstamo personal de una cooperativa de crédito o banco

También podrías considerar obtener un préstamo personal de una cooperativa de crédito o un banco. Si ya eres cliente de una institución financiera, ésta podría ofrecerte descuentos en las comisiones de apertura o en las tasas de interés. Sin embargo, no todas las instituciones financieras ofrecen préstamos personales, y algunas sólo los ofrecen a personas con un crédito fuerte.

Tarjetas de crédito que ofrecen una APR de introducción del 0%

A menudo encontrarás tarjetas de crédito que ofrecen una APR de introducción del 0%. Estas ofertas introductorias pueden ser para transferencias de saldos, compras, o ambas. Si calificas para una de estas tarjetas, recibirás un período predeterminado sin intereses, pero después de que termine la tarjeta vuelve a tener un APR regular que puede ser elevado, dependiendo de tu crédito.

Utilizar estas tarjetas para comprar o transferencias de saldo puede parecer un préstamo sin intereses, y lo es en muchos sentidos, siempre y cuando pagues el saldo en su totalidad y antes de que la oferta expire.

Debido a que el APR introductorio desaparecerá eventualmente, es crítico pagar la deuda lo más posible y evitar hacer nuevas compras antes de que la tasa aumente.

Si usas una tarjeta de crédito sin intereses con una tasa de interés anual inicial del 0% para una transferencia de saldo, es probable que tengas que pagar un cargo por transferencia de saldo, que puede ser de entre el 3% y el 5% del monto total que transfieras, por lo general con un cargo mínimo de unos pocos dólares, a menudo de entre 5 y 10 dólares. El cargo lo cobra la compañía que emite la tarjeta de crédito a la que transfieres la deuda.

Consejos para gestionar eficazmente los préstamos y las deudas

1. Tienes que saber a quién le debes y cuánto

El primer paso siempre debe ser sobre la conciencia. Cuando comiences tu viaje de gestión de la deuda, debes empezar por estudiar los diferentes tipos de deuda que pueden aparecer en tu balance. Esto es importante ya que ciertos tipos de deuda pueden tener implicaciones más serias. No todas las deudas se crean de la misma manera, por lo tanto una estrategia de gestión eficaz gira en torno a la determinación de toda tu cartera de deudas. En consecuencia, comienza por hacer una lista de los diferentes tipos de deudas pendientes; los acreedores a los que debes las sumas; el monto total de la deuda; las cuotas mensuales; y la fecha de vencimiento. Además, puedes aprovechar las herramientas de la banca electrónica para recopilar esta información. Puedes consultar esta lista periódicamente, especialmente cada vez que pagues tus facturas. Y dado que el monto de tu deuda cambia cada mes, debes mantener actualizada esta lista constantemente.

2. Paga tus cuentas a tiempo

Atrasarse en los pagos hace más difícil el proceso de salir de deudas, ya que sus consecuencias son los cargos por retraso. Para inculcar el hábito de pagar tus cuentas a tiempo, debes aprovechar el poder de la tecnología. Puedes configurar alertas y recordatorios para tus pagos mensuales en tu smartphone. Y si aún así no haces un pago, no deberías esperar hasta la próxima fecha de vencimiento para hacerlo. De hecho, deberías hacer el pago tan pronto como te sea posible. También debes recordar que hacer tus pagos a tiempo es de suma importancia para una gestión efectiva de la deuda. Aunque un par de pagos atrasados puede no parecer un problema para la mayoría de nosotros, el que se vuelva un hábito puede tener un impacto significativo tanto en tu capacidad de seguir pagando como en tu calificación crediticia (también llamada puntaje de crédito). En este sentido, puedes optar por el servicio de pagos automáticos que ofrecen los bancos y así garantizar la regularidad de tus pagos.

3. Ten siempre ahorros líquidos

A menudo hay un desajuste entre nuestros activos financieros y los pasivos, lo que nos tienta a recurrir a nuestros ahorros líquidos. Este es un movimiento potencialmente dañino. Aunque refinanciar tu hipoteca a un tipo de interés más bajo es inteligente, también debes considerar la reconstrucción inmediata de tus ahorros líquidos tan pronto como los utilices.

4. Los presupuestos lo son todo

Elaborar un presupuesto es una importante técnica de gestión de la deuda para eventualmente deshacerse de ella. El proceso, sin embargo, requiere una generosa cantidad de planificación y paciencia. El primer paso es empezar a hacer un seguimiento de tus ingresos y gastos mensuales. Una vez que hayas identificado esta área, puedes pensar en formas de reducir tus gastos diarios, la mayoría de los cuales podrían ser un desperdicio. Este dinero puede entonces ser reservado para pagar deuda, independientemente de lo pequeña que sea la cantidad. Entonces, deberías priorizar tus deudas para determinar las facturas más importantes, como las de servicios públicos e hipoteca, que deben ser pagadas primero. Si bien salir del ciclo de endeudamiento puede llevar algún tiempo, mantenerse centrado en el presupuesto e inculcar disciplina son algunas de las formas de lograr el éxito en este contexto. Mantener un presupuesto asegura que tienes suficiente dinero para cubrir cómodamente todos tus principales gastos mensuales. Si te ves retrasado con tus pagos, empieza a planear con suficiente antelación para poder tomar medidas tempranas. Por lo tanto, un presupuesto es extremadamente útil en la gestión de la deuda ya que gracias a él puedes darle un buen uso al dinero extra.

5. Ten un fondo de emergencia como respaldo

La vida es impredecible y puede ponernos en necesidad de fondos urgentes en cualquier momento. Y sin los ahorros adecuados, tendríamos que recurrir a la deuda formal o informal para atender esas necesidades. Por lo tanto, siempre se debe tener un fondo de emergencia como cobertura contra los acontecimientos imprevistos.

6. Ahorra más

El principio de gestión más importante es nunca dejar de ahorrar. Mientras que pagar tu deuda es la prioridad, lograrlo a expensas de tus ahorros de, digamos jubilación, podría resultar en una decepción. Consecuentemente, puedes abastecer periódicamente tu cuenta de ahorros con fondos adecuados con el propósito de que crezcan a medida que pase el tiempo. En este orden de ideas, la opción más sabia es pagar lentamente las deudas y maximizar los ahorros para el futuro.

En conclusión

Si bien puedes conseguir préstamos gratis para muchos tipos diferentes de compras, eso no significa que solicitarlo sea una buena idea. En caso que estés a punto de contraer una deuda de este tipo, pregúntate en primer lugar si la compra vale la deuda, y si puedes pagarla cómodamente. Si respondes que sí, el siguiente paso es familiarizarse con la letra pequeña para asegurarte de que puedes cumplir con los criterios necesarios para mantener tu tasa de introducción del 0%. De lo contrario, podrías terminar con una deuda mucho más grande.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!