Cómo calcular el interés anual de un préstamo

Las instituciones financieras utilizan varios elementos para promocionar sus ofertas de nuevas tarjetas de crédito, préstamos personales y otros instrumentos de crédito: la tasa de interés y la tasa de porcentaje anual. ¿Confundido? ¡No eres el único! Pero no te preocupes, aquí te ayudaremos a entender estos términos y a calcular el interés anual de un préstamo.

Mientras que la primera es el porcentaje que se le aplicará a un préstamo o a cualquier otro crédito por concepto de interés en el transcurso de un año, la tasa de porcentaje anual, mejor conocida por sus siglas en inglés como APR o Annual Percentage Rate, incluye todos los costos del préstamo, desde los intereses hasta las comisiones. Por eso, lo mejor que puedes hacer para decidirte por un préstamo u otro es comparar sus APRs.

Si todavía tienes dudas, hemos preparado una pequeña guía informativa sobre el APR para enseñarte cómo calcular el interés anual de un préstamo casi al instante.

¿Qué es la tasa de porcentaje anual o APR?

El Annual Percentage Rate no es más que la tasa de interés que cobran los bancos y prestamistas al año. Este factor se representa en un porcentaje y engloba el costo real totalizado del crédito, es decir, los intereses y todas las comisiones y costos adicionales asociados con la transacción. Aunque el APR es mucho más conocido en el ámbito de los créditos, también se utiliza en las inversiones. De hecho, los inversionistas suelen revisar el APR para saber que tan rentable será una inversión durante el año.

Gracias a que el APR es un porcentaje que encapsula el costo total o la rentabilidad de un instrumento financiero, es el elemento de comparación preferido por los consumidores. A fin de cuentas, con tan solo ver los APRs de diferentes préstamos pueden determinar cuál le conviene más a su bolsillo.

¿Cómo calcular el interés anual de un préstamo?

Los APRs se expresan como una tasa de interés en la que se calcula qué porcentaje del capital pagarás cada año si aceptas el crédito o cuánto dinero recibirás como retorno de tus inversiones.

Para calcular el interés anual de un préstamo, basta con aplicar una sencilla fórmula en la que multiplica la tasa de interés periódica por el número de períodos en los que se aplica por un año, que en los Estados Unidos suele ser a diario. Veamos la fórmula para entenderlo mejor:

[{(Tarifas + monto total de intereses / capital del préstamo) / plazo del préstamo en días} x 365 ] x 100

Lo primero que debes hacer es calcular los intereses. Aplícale el 25% al capital, que es de $20,000, y escribe la cifra en la fórmula = $5,000.

Pongamos un ejemplo ilustrativo. Imagina que solicitaste un préstamo garantizado por $20,000 al 25% y que debes pagarlo en su totalidad en 270 días. Al pedir el préstamo, el banco te cobrará una tarifa de $25 por el procesamiento de la solicitud y, una vez que sea aprobado, $100 de tarifa anual o de mantenimiento, $50 por gastos de cobranza y el 3% del monto total del capital (es decir, $600) por comisiones:

  • Ahora suma los datos de la primera línea: $25 iniciales, $100 de tarifa anual, $50 por cobranza, $600 por comisiones y los $5,000 de los intereses anuales. Esto te dará un total de $5,775.
  • Divide el monto del segundo paso con el capital del préstamo, que, en este caso, es de $20,000 = 0.28875
  • Ahora, divide 0.28875 entre el plazo del préstamo en días, en este caso, 270 = 0.0010694.
  • Multiplica el resultado por 365 días, ya que estás calculando el APR a un año = 0.39034.
  • Para convertir la cifra en un porcentaje, multiplica los 0.39034 por 100 = 39.03%

Una vez que tengas el porcentaje, podrás usarlo para saber cuánto te costará ese préstamo al año. En el ejemplo, tendrías que pagar $7,806 al año por usar los $20,000 del préstamo. Si otro banco te ofrece los mismos $20,000 con un APR del 25%, tan solo estarías obligado a pagar $5,000, mucho menos que en el primer crédito analizado.

¿Por qué el APR se calcula a un año, incluso en los préstamos a corto plazo?

De por sí, comparar dos o más préstamos es sumamente difícil, ya que cada banco tiene sus propias tarifas y comisiones, lo que, por supuesto, incluye sus propios plazos. Puede que un banco te ofrezca un préstamo pagadero a 180 días y otro a un año. Con el APR podrás unificar todos los plazos de pago para poder evaluar cuál de ellos se ajusta más a tus necesidades.

¿El APR es un factor que se maneja de la misma forma en todos los países?

Sí y no. El APR es un concepto globalizado, pero no en todos los países incluye o significa lo mismo. Por ejemplo, el APR en los Estados Unidos se obtiene multiplicando la tasa de interés periódica por el número de períodos que componen el año.

Según la ley Truth in Lending Act del año 1968 -que es la ley que regula los préstamos- los prestamistas están obligados a publicar el APR que le cobran a los prestatarios. Las compañías de tarjetas de crédito sí pueden anunciar la tasa de interés mensualmente, pero deben informarle al cliente cuál será el APR antes de firmar el contrato.

¿Cómo se aplica el APR en la Unión Europea?

La Unión Europea, por ejemplo, usa el APR para proteger los derechos del consumidor y obligar a la banca a ser transparente, financieramente hablando. Por tanto, usan un método único para calcular el interés anual de un préstamo en todos los países miembros que incluye o desestima algunos elementos específicos.

Recuerda: La tasa de porcentaje anual o APR representa lo que te cobrará un banco por otorgarte un préstamo. En los Estados Unidos, las instituciones financieras, bancos y cooperativas están obligadas a divulgar el APR y también a informárselo al consumidor antes de firmar cualquier contrato de crédito. Sin embargo, los APRs no son absolutos: algunos bancos omiten cargos dentro de su cálculo y, ante este escenario, el APR no reflejaría el costo real del préstamo. 

Para evitar esto, lo mejor es calcular tú mismo el interés anual del préstamo y preguntarle al agente bancario qué cargos pueden aplicarse a tu caso particular. Si lo prefieres, también puedes examinar con detenimiento el contrato de crédito antes de firmarlo y anotar todos los cargos y comisiones que se detallan en él para calcular tú mismo el interés anual del préstamo.

Tipos de APRs en el mercado financiero

Toma en cuenta que hay distintos tipos de APRs. De hecho, se dividen según el instrumento en el que se apliquen. Por ejemplo, en las tarjetas de crédito, los APRs son diferentes según el cargo: hay un APR para compras, otro para adelantos en efectivo y uno más para las transferencias de saldo.

Los bancos también pueden cobrar una tasa de APR por penalización, ya sea que el cliente se atrase en los pagos o por una violación a los términos de uso de la tarjeta de crédito.

Las tarjetas cuentan, además, con los populares APRs iniciales e introductorios: algunos emisores usan un APR muy bajo o del 0% para atraer a nuevos clientes, aunque esta tasa se aplica solo por un tiempo determinado.

Los prestatarios también cobran diferentes APRs según el crédito. Los clientes que cuentan con un excelente puntaje de crédito acceden a préstamos con tasas mucho más bajas que los que tienen una calificación regular o deficiente. Adicionalmente, en el mercado financiero podrás encontrar APRS fijos y variables. Los fijos no cambian durante la vigencia del préstamo, mientras que los variables pueden cambiar en cualquier momento, ya que están sujetos a un index, como el del Wall Street Journal, por ejemplo.

APR versus APY: ¿en qué se diferencian?

El APR y el APY son completamente diferentes. Mientras que el APR solo toma en cuenta el interés simple, el APY trabaja con los intereses compuestos. Por ende, el APY de un préstamo suele ser mucho más alto que su APR. Cuanto mayor sea la tasa de interés y mientras más cortos sean los períodos de capitalización, mayor será la diferencia entre el APR y el APY.

Veámoslo en un ejemplo para comprenderlo. Imagina que el APR de un préstamo es del 12% y que los intereses se capitalizan una vez al mes. Si solicitas un crédito por $10,000, el interés mensual sería del 1% o, lo que es lo mismo, $100. Esto significa que, al cabo de un mes, el saldo del préstamo aumentará a $10,100. Al mes siguiente, el banco calculará el 1% de interés sobre ese monto y, por ende, los intereses de ese período serán de $101 y no $100. Si esa aplicación del interés se mantiene en el tiempo, la tasa de interés efectiva será del 12.68% y no del 12%. El APY incluye en su cálculo esos pequeños cambios en la capitalización de intereses, mientras que el APR no lo hace.

¿Por qué se usa el APY?

Dado que un APR y un APY pueden usarse para representar la misma tasa de interés, los prestamistas usan el más favorecedor para presentar sus ofertas ante los consumidores. Es por eso que la Truth in Lending Act ordenó que tanto el APR como el APY se divulgaran por igual en los anuncios, contratos y acuerdos.

Recuerda: Cuando hablamos de tasas de interés variables o crecientes, la diferencia entre un APR y un APY se amplifica. El período de capitalización también influye en la disparidad, ya que mientras más largo sea el plazo a pagar, se sumarán más intereses a la capitalización. Si deseas conocer el costo real de un préstamo, no solo te bases en el APR: calcular el APY te permitirá echarle un vistazo más certero al crédito antes de aceptarlo.

Pero, ¿cómo se calcula el APY?

Existe una fórmula muy simple que te permitirá calcular el APY en un instante:

APY = (1 +tasa periódica) plazo – 1

Veamos cómo se aplica la fórmula con un ejemplo. Imagina que un banco te ofrece una tarjeta de crédito sujeta a un interés diario del 0.05%. Al multiplicar esta tasa por los 365 días del año, te dará 18.25%. Para conocer el APY, convierte ese porcentaje en tasa dividiéndolo entre 100 y reemplaza los datos en la fórmula:

APY = (1 +0.0005) 365 – 1= 0.20

Para convertir la tasa en un porcentaje, multiplícalo por 100 y te dará 20%. ¿Qué quiere decir esto? Que si haces una compra con tu tarjeta por $1,000 y la pagas al primer mes, el banco te cobrará una tasa equivalente al 18,25%, que es la anunciada en la oferta. En cambio, si mantienes ese saldo durante todo el año, la tasa de interés efectiva se convertirá a un 20% anual por las capitalizaciones diarias, es decir, 1.75% más alta que la anunciada en la oferta.

APR, tasa de interés nominal y tasa periódica diaria. Diferencias

El APR tiende a ser más alto que la tasa de interés nominal de un préstamo. ¿Por qué? Porque la tasa de interés nominal no toma en cuenta ninguno de los gastos acumulados para el prestatario. Por ejemplo, la tasa nominal de tu hipoteca es mucho más baja porque no incluye el seguro, los costos de cierre ni las tarifas de apertura del préstamo. Si calculas el APR, te darías cuenta de que el saldo de tu hipoteca es mayor.

La tasa periódica diaria es, en cambio, el interés que se aplica al saldo de un préstamo por día o lo que es lo mismo, el APR dividido entre los 365 días del año

Nota: Antes de aceptar un préstamo, revisa el APR directamente en el contrato, ya que los bancos y otras instituciones financieras pueden representar el APR mensual en sus ofertas, que, por supuesto, es mucho más bajo que el APR anual.

Las desventajas de usar el APR como referencia

Todo indicador financiero tiene sus desperfectos y el APR no es la excepción a esta regla. Veamos algunos de los más comunes:

  • Como vimos anteriormente, el APR no siempre será un reflejo exacto del costo total de un préstamo. De hecho, podría quedarse corto. Esto se debe a que los costos y las tarifas se distribuyen a lo largo del plazo del préstamo.
  • El APR no es tan exacto cuando se trata de hipotecas de tasa ajustable, conocidas como ARM (Adjustable-Rate Mortgage). Recuerda que las estimaciones del APR siempre suponen la aplicación una tasa de interés constante, pero en las hipotecas ARM la tasa de interés es variable y puede elevarse en el futuro.
  • Al usar el APR como comparativa, ¡hay que tener cuidado! Recuerda que los bancos y cooperativas tienen autonomía para decidir qué gastos, costos, tarifas y comisiones incluyen en sus APRs y, por ende, suelen variar de una institución a otra. 

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!