Cómo obtener una tarjeta de crédito si eres inmigrante

Si eres un estudiante que viene del extranjero o acabas de llegar a los Estados Unidos, ¡bienvenido! Una nueva aventura te espera en la tierra de la libertad. Sin embargo, para alcanzar tus metas -comprar una casa, pedir un préstamo estudiantil, etc.- necesitas crédito y qué mejor forma de obtenerlo que con una tarjeta. A continuación te damos todas las alternativas para que puedas obtener una tarjeta de crédito si eres inmigrante.

Muchos se preguntan: ¿hay tarjetas de crédito en Estados Unidos para extranjeros? La respuesta es un rotundo sí. Sin embargo, no serán tan fáciles de conseguir como en tu país de origen.

Y es que, aunque Estados Unidos es el país de las oportunidades, muchos inmigrantes se enfrentan a una situación financiera difícil. Y no, no es porque tengan que pagar impuestos federales -que antes no pagaban- o por falta de trabajo, sino porque carecen de historial crediticio.

Cómo obtener una tarjeta de crédito si eres inmigrante

La importancia de tener crédito como inmigrante en los Estados Unidos

Sin historial crediticio, nadie -ni siquiera los americanos- tienen una vida financiera fácil. Y es que, el puntaje de crédito es sumamente útil, ya que puede ayudarte a conseguir el alquiler de tus sueños, obtener una hipoteca o comprar un carro. Recuerda que esta clasificación le permite a los bancos y otras instituciones a 1) conocer cómo manejas tus finanzas y 2) medir tu riesgo de impago como deudor.

Si los prestamistas no pueden verificar tu crédito, es posible que no aprueben tu solicitud de plan postpago para el móvil o esa tarjeta de crédito para inmigrantes que tanto deseas.

Quizás en este punto pienses que no hay nada que temer, ya que en tu país de origen solías tener una buena solvencia financiera. ¿El problema? El puntaje de crédito del extranjero no es válido en Estados Unidos.

Como las regulaciones de cada país son distintas, es imposible -por los momentos- transferir la calificación crediticia de cualquier territorio extranjero a USA, lo que significa que, si acabas de llegar a los Estados Unidos, tendrás que empezar de cero.

La parte buena es que crear crédito parece más difícil de lo que realmente es. Siempre que tengas un número de Seguro Social válido -o en su defecto, un ITIN- estarás listo para comenzar.

Recuerda: Incluso si no piensas pedir un préstamo en el futuro, deberías comenzar a construir tu crédito desde ahora. Los propietarios de los inmuebles suelen consultar el crédito antes del arrendamiento. Lo mismo pasa con algunos empleadores. Hasta las empresas de aseguranza buscan información financiera de su clientela; esto para saber qué tan fiables son y si no se retrasarán en el pago de las mensualidades. Por tanto, no sería descabellado crear un plan para subir tu calificación crediticia lo antes posible. Así, mantendrás tus opciones abiertas.

Crédito para inmigrantes: ¿Cuál es la mejor forma de construirlo?

La mejor forma de construir crédito desde cero es pidiendo una tarjeta de crédito en Estados Unidos para extranjeros, estudiantes universitarios o personas sin puntaje crediticio. ¿Las hay? De hecho sí. Tienes varias opciones para escoger.

Lo que sí podría ser difícil es encontrar una tarjeta de crédito para indocumentados; esto porque normalmente el banco suele pedirte un número SSN. Afortunadamente, también hay instituciones financieras que se conforman con un ITIN.

Nota: Como ves, tu estatus migratorio podría tener un impacto positivo o negativo en la obtención de tu primera tarjeta de crédito en Estados Unidos.

Es importante que sepas que también existen opciones mucho más amigables con los extranjeros. Por ejemplo, las tarjetas de crédito American Express tienen requisitos de aprobación más fáciles de alcanzar y están disponibles para los inmigrantes y expatriados que viven en los Estados Unidos.

Puedes pedir tu American Express -incluso sin número de Seguro Social- gracias a una función que lanzó el emisor en el año 2019. La unión de American Express con Nova Credit te permite aprovechar el crédito creado fuera de USA. Nova Credit traducirá tus informes crediticios y convertirá tu calificación financiera a un número equivalente. Esto te permitirá solicitar tu propia AmEx en línea.

Otra de las empresas que es bastante amigable con los inmigrantes es Jasper. La mayoría de los emisores son recelosos con los extranjeros sin crédito, pero Jasper es diferente. ¿Qué la hace distinta? Pues, que en vez de centrar toda su atención en el puntaje de crédito, evalúa otros aspectos, como el historial de empleo.

Con una Jasper Mastercard de tu lado podrás ganar hasta un 6% de reembolsos en efectivo. ¿Cómo? Recomendándosela a tus amigos. En principio, el emisor te ofrecerá un 1% de reembolsos en compras diarias, pero también te dará la oportunidad de incrementar esta tasa en un 0.5% anual (siempre que mantengas un buen comportamiento de pago y tu propio sistema de referidos). Si combinas ambas opciones, alcanzarás el tan anhelado 6% de devoluciones.

Nota: Más adelante, te dejaremos algunos consejos para crear crédito en USA. Si no puedes acceder hoy a una American Express o a una tarjeta de crédito en Estados Unidos para extranjeros (garantizada o con cofirmante) esto te servirá para hacerlo en el futuro.

¿Cómo obtener una tarjeta de crédito si eres inmigrante?

Como decíamos, la mejor manera de construir crédito en los Estados Unidos es solicitar -y usar- una tarjeta de crédito americana. Para ello, te recomendamos cumplir con algunos pasos previos:

#1 Abre una cuenta bancaria en los Estados Unidos

Incluso los emisores de las tarjetas de crédito estudiantiles necesitan saber que el solicitante tiene una cuenta bancaria en el país. Con esa cuenta, podrás pagar las facturas de tu tarjeta de crédito, invertir, ahorrar o pedir préstamos.

La idea sería abrir una cuenta corriente y otra de ahorros en el mismo banco en el que deseas pedir tu tarjeta. ¿Por qué? Pues, porque de esta manera, el agente podrá examinar tus finanzas y activos líquidos.

Consejo: Si en tu país de origen ya tenías una cuenta abierta en un banco internacional, podrías intentar abrir una nueva cuenta en el mismo banco (pero en Estados Unidos). Quizás esto te permita conseguir una tarjeta con más facilidad.

#2 Muestra el crédito y finanzas de tu país de origen

Siempre que sean positivos, claro está. Los bancos y cooperativas de crédito de USA no están obligadas a tener en cuenta un crédito extranjero; pero esto no quiere decir que no podrían considerarlo de manera extraoficial.

Consejo: Si tienes una empresa en tu país de origen, inmuebles arrendados, etc; podrías comenzar a depositar tus ganancias en tu nueva cuenta americana.

#3 No olvides tramitar tu número de identificación al contribuyente

No necesitas un número de Seguro Social para acceder a la banca norteamericana. De hecho, muchos bancos le abren cuentas a extranjeros con tan solo un pasaporte. ¿Sirve tu pasaporte para obtener una tarjeta de crédito? Lamentablemente, no. Por lo general, los bancos necesitan saber que algo te ata al país.

Si tienes un empleo en los Estados Unidos y planeas quedarte aquí durante algún tiempo, te recomendamos pedir tu ITIN en línea. El ITIN es un número de identificación federal que reemplaza el Seguro Social.

#4 Encuentra un lugar fijo para vivir

Y si es alquilado por ti, mucho mejor! Los prestamistas necesitan saber que siempre podrán encontrarte. Es por eso que los hoteles, moteles, posadas y Airbnbs no servirían. Puedes firmar un contrato como arrendatario o roommate sin crédito. Lo importante es 1) que sea un contrato legal y 2) que te comprometas a largo plazo.

Nota: Pídele a tu arrendador que reporte los pagos del alquiler a los principales burós de crédito del país. Así, podrás ir construyendo tu crédito por otro lado.

#6 Solicita una tarjeta de crédito para extranjeros

Si ya tienes un lugar para vivir, un empleo y tu ITIN, ¡estás listo para solicitar una tarjeta de crédito! Te recomendamos que analices varias opciones antes de dar el primer paso. Puedes pedir una tarjeta American Express o Jasper -que es mucho más amigable con los extranjeros- o una tarjeta para personas sin crédito.

Hay un truco para hacerte con una tarjeta de crédito tradicional en los Estados Unidos. ¿Cuál? Acudir al banco con un cofirmante. Si tienes un amigo cercano o familiar con visa en USA o nacionalidad americana, esto podría hacer la diferencia.

Otra opción -distinta a la del cofirmante- es pedirle a alguien cercano que tramite una extensión de su tarjeta de crédito y que te agregue como usuario autorizado. En este caso, no serás titular, pero tu crédito se verá beneficiado.

¿Las tarjetas de crédito aseguradas son una buena opción para inmigrantes?

De hecho, sí. Si el banco no aprueba tu solicitud para una tarjeta de crédito clásica -y pedirle a alguien que sea tu confirmante no es una opción- puedes tramitar una tarjeta asegurada. Para ello, tendrás que dejar un depósito de seguridad y autorizar que el banco bloquee los fondos momentáneamente.

Después de unos seis meses de pagar mes a mes las facturas de tu tarjeta, el banco la convertirá en una tarjeta tradicional y te devolverá el dinero que dejaste como depósito.

Nota: Los prestamistas se sienten más seguros con las tarjetas de crédito garantizadas porque el depósito reduce el riesgo de impago de los consumidores sin crédito. Si tienes suficiente dinero -unos $300 o más- y no puedes obtener una tarjeta por la vía clásica, esta es una buena opción para ti.

Recuerda: ¿Necesitas una alternativa a las tarjetas de crédito garantizadas? Intenta pedir una tarjeta departamental, preferiblemente, de circuito abierto. Por lo general, las tiendas minoristas suelen tener requisitos de elegibilidad mucho más bajos que los de una institución bancaria.

¿Estás pidiendo tu primera tarjeta de crédito en Estados Unidos? ¡Sigue estos consejos!

Obtener tu primera tarjeta de crédito americana es un gran logro porque te ayudará a crear crédito con mayor rapidez. Pero, ¡espera! Para poder cumplir tus metas, necesitas asegurarte de un par de cosas:

Que el emisor reporte a los principales burós del país

Como tu principal objetivo es comenzar a construir tu historial crediticio, de nada te serviría tener una tarjeta que no reporte a las principales agencias de crédito del país. Por tanto, te conviene que, antes de entregar tu solicitud o al recibir el plástico, te asegures de que el emisor reportará tus pagos puntualmente.

Que puedas pagar las tarifas de la tarjeta

Sí. Para crear crédito necesitas 1) una tarjeta y 2) usar tu tarjeta. Pero recuerda: para poder utilizar tu tarjeta, tendrás que pagar ciertas tarifas accesorias. Una de ellas es la tasa de interés o APR.

Un APR del 0% sería lo ideal, pero es posible que no lo logres a la primera. Otra es la tarifa anual de mantenimiento. Preferiblemente, escoge una opción que no supere los $40 anuales. ¿Qué otros montos deberías considerar?

  • Las tarifas de transferencias de saldo. Lo más recomendable sería mantenerse entre un 3% y un 5% del monto transferido.
  • Las tarifas de transacciones en el extranjero. Puedes guiarte por el porcentaje anterior o -mucho mejor- elegir una tarjeta que no cobre nada por usar la tarjeta fuera del país.

¿Cuánto tiempo tarda pasar de una tarjeta garantizada a una tarjeta de crédito clásica?

Esto depende de la institución bancaria, pero -por lo general- hablamos de 6 meses a 1 año. Trata de usar tu tarjeta con frecuencia y de pagar la deuda a tiempo. Si combinas estas claves con otras, como construir crédito con el alquiler y no retrasarte con las facturas de los servicios públicos, construirás un puntaje tan sólido como una roca.

No puedes acceder a una tarjeta de crédito para indocumentados, ¿qué hacer?

Si trataste de pedir una tarjeta de crédito en Estados Unidos sin éxito, ¡no te desanimes! Eso sí: si no tienes número de Seguro Social -e independientemente de tu estatus migratorio- tramita un número ITIN cuanto antes. Recuerda que sin un número de identificación fiscal es muy difícil -por no decir imposible- crear crédito en este país.

Además, no te olvides que hay otras maneras de crear crédito en el país. No son tan rápidas como las tarjetas, pero son igual de eficientes. La idea es que implementes algunas de ellas y, en unos cuantos meses, vuelvas a hacer la solicitud en el banco.

#1 Nunca te retrases con el alquiler

Al firmar el contrato de arrendamiento, pídele al propietario que informe de tus pagos a los principales burós de crédito del país. De esta manera, pagar el alquiler a tiempo te ayudará a comenzar a construir tu calificación crediticia.

#2 Paga tus facturas de servicios públicos

Trata, en lo posible, de tener un par de servicios públicos a tu nombre; como el Internet o el teléfono fijo. Pagar tus facturas diarias a tiempo también te ayudará a construir crédito en el país. Eso sí: no te olvides de pedirle al proveedor que informe tus pagos a las agencias de crédito.

#3 Pide un préstamo garantizado

Hay varios préstamos garantizados para inmigrantes que podrían ayudarte con tu crédito. Por lo general, los requisitos de elegibilidad son bastante simples de cumplir.

Sí, puede que las tasas de interés sean más altas que las de un banco o cooperativa de crédito, pero al menos reportarán tus pagos a las centrales de riesgo. Puedes pedir un monto pequeño para comenzar y después avanzar a montos más grandes.

Al principio, tendrás que dejar una cantidad fija de garantía, pero no te preocupes: si pagas a tiempo, liberarán el dinero. Ya en los próximos préstamos que pidas, no tendrás que dejar ningún monto a cambio.

#4 No te endeudes más de la cuenta

En especial si estás recién llegado al país. Ningún ciudadano, inmigrante o no, debería tratar de vivir más allá de sus posibilidades. Concéntrate en tus metas financieras y deja los lujos de lado. De esta manera, tus deudas no crecerán como la espuma y podrás pagarlas a tiempo.

#5 Pide una tarjeta de crédito alternativa

¿Las tarjetas de crédito alternativas no son iguales a las tarjetas garantizadas? De hecho, no. En este caso, no necesitarás dejar un depósito de seguridad en el banco o pasar por un largo proceso de aprobación.

Si te decantas por esta opción, el emisor determinará tu solvencia económica haciendo caso omiso al puntaje de crédito. ¿Qué tendrá en cuenta? Tu nivel educativo, tu empleo actual y los saldos promedios de tus cuentas bancarias.

Jasper es una opción que ya te presentamos, pero queremos dejarte otra que podría ser mucho más atractiva para ti, en especial si estás en la universidad. Hablamos de Deserve EDU Mastercard for Students; una tarjeta que no necesita de Seguro Social ni de historial crediticio en Estados Unidos.

Esta tarjeta está sujeta a una tarifa anual de mantenimiento de $0 e incluso le permite al usuario canjear jugosas recompensas.

#6 Usa la tarjeta de crédito de tu país

Mientras tu tarjeta americana está en camino, puedes usar el plástico que ya tienes en la billetera (es decir, la tarjeta de crédito de tu país de origen). Eso sí: te recomendamos que revises con lupa el tipo de cambio y las tarifas adicionales que recargará el banco por completar transacciones en el extranjero.

Consejo: Si no tienes una tarjeta de crédito, ni siquiera en tu país de origen, usa tu tarjeta de débito americana. Aunque tener una tarjeta de débito no te ayudará a elevar tu puntaje, todavía tienes opciones. ¿Ejemplos? Alquilar un apartamento y pedirle al arrendador que reporte tus pagos a los principales burós del país, pagar tus facturas a tiempo, etc.

Sigue leyendo:



Artículos relacionados:

Deja un comentario

Créditos en USA