¿Cómo refinanciar mi casa?

Refinanciar una casa es un movimiento financiero que podría beneficiarte. Gracias a esta herramienta, muchas personas han logrado disminuir el tiempo en que terminan de pagarla y las cuotas mensuales, así como reducir las tasas de interés o mejorar sus condiciones de pago.

A continuación, te mostraremos qué es refinanciar una casa y un paso a paso que te servirá de guía para saber cómo refinanciar tu casa.

Cómo refinanciar mi casa

¿Qué es refinanciar una casa?

Refinanciar una casa es cambiar tu préstamo hipotecario actual por uno nuevo. En la mayoría de los casos, esto involucra un nuevo capital y tasa de interés. Los prestamistas pueden usar la nueva hipoteca para pagar la anterior, por lo que tendrás solo un préstamo de casa y un pago mensual.

¿Por qué refinanciar una casa?

Seguramente te estarás preguntando “¿Por qué refinanciar una casa?“ Y la respuesta es bastante simple. Existen una gran variedad de ventajas que podrías obtener al hacerlo. Vamos a verlas con mayor detenimiento.

  • Reduce tu pago mensual. Al refinanciar una casa, podrías tener acceso a pagos mensuales más económicos y a una tasa de interés más baja. Sin embargo, podrías pagar más dinero en intereses a largo plazo.
  • Recibe más dinero. Cuando refinancias una casa, es posible obtener un préstamo más elevado que el valor del préstamo. Si esto ocurre, tu nuevo prestamista podría darte un cheque por la diferencia. Esto se conoce como cash-out refinance.
  • Paga tu préstamo más rápido. Al refinanciar una hipoteca a 30 años por un préstamo a 15 años, puedes pagar tu hipoteca rápido y por adelantado. Como resultado, podrás pagar menos intereses durante la vida útil del refinanciamiento.
  • Olvídate del seguro de hipoteca. Si tienes suficiente home equity, puedes refinanciar tu casa y dejar de pagar tu PMI Insurance o seguro de hipoteca. Esto es especialmente importante si tienes un préstamo FHA, ya que esta sería la única forma de cancelar el PMI de una hipoteca.
  • Cambia de un préstamo ajustable a uno fijo. Los préstamos ajustables pueden aumentar sus tasas de interés a lo largo del tiempo. Los préstamos con tasa fija se mantienen. Refinanciar una casa podría darte estabilidad financiera a largo plazo.

¿Cómo refinanciar mi casa?

El refinanciamiento suele ser menos complicado que el proceso de adquirir una hipoteca. Sin embargo, muchos de los pasos son similares. Y aunque es difícil determinar cuánto tiempo demora la aprobación del refinanciamiento, normalmente toma entre 30 y 45 días. A continuación, te mostraremos un paso a paso del proceso de refinanciamiento.

1. Introduce tu solicitud para refinanciar una casa

El primer paso para refinanciar una casa es ver los tipos de refinanciamiento que existen. De esta manera, podrás seleccionar el que más se acomoda a lo que estás buscando.

Al aplicar a un refinanciamiento, tu prestamista te pedirá la misma documentación para solicitar una hipoteca que introdujiste la primera vez. En este sentido, verán tus ingresos, activos, deudas, puntaje de crédito y demás aspectos que les permitirá determinar si cumples con los requisitos para refinanciar tu casa y pagar el préstamo. Algunos de los documentos que te pedirán son los siguientes.

Tu prestamista también podría necesitar los documentos de tu pareja si tienes cónyuge, así como un estado de propiedad comunitario. Si eres autoempleado, te pedirán documentación relacionada a tus ingresos, como las devoluciones de impuestos de los últimos dos o tres años.

Aunque muchas personas no lo saben, no es necesario refinanciar con el mismo prestamista que emitió la primera hipoteca. Si eliges a otro prestamista, éste pagará tu préstamo actual y terminará tu contrato actual. Por esta razón, no debes tener miedo de buscar y comparar las tasas de interés de los prestamistas, la disponibilidad y los puntajes de satisfacción de la clientela.

2. Congela tu tasa de interés

Una vez que el préstamo de refinanciamiento es aprobado, podrían darte la opción de congelar tu tasa hipotecaria. De esta forma, no cambiará antes de que se cierre el trato.

Los “rate locks” o congelamiento de tasas suelen durar entre 15 y 60 días. Sin embargo, el período de tiempo exacto depende de varios factores, como tu ubicación, el tipo de deuda y el prestamista. También podrías obtener una mejor tasa si optas por un congelamiento corto, ya que el prestamista no tendrá que competir con el mercado por tanto tiempo.

NOTA: Si el trato no se cierra antes de que finalice el período de congelamiento, podrías requerir una extensión de congelamiento de tasas y esto cuesta dinero.

Tu prestamista también podría darte la opción de una tasa flotante. Esto significa que no congelarás la tasa de interés antes de firmar el préstamo. Si tomas esta opción, podrías conseguir una mejor tasa, pero también te arriesgas a conseguir una más elevada.

En algunos casos, podrías tomar la opción de tasa flotante hacia abajo o “float-down”, lo cual combina lo mejor de ambos mundos. No obstante, si te parece que la tasa de interés es buena al momento de aplicar, generalmente lo mejor es congelarla.

3. Underwriting

Una vez que entregues tu solicitud, tu prestamista comenzará con el proceso de underwriting. Durante este proceso, tu prestamista de hipoteca verificará tu información financiera y el historial de la propiedad, y se asegurará de que todo lo que has entregado es correcto.

Además de los documentos, tu prestamista verificará otros detalles relacionados a la propiedad, como el momento en que compraste la propiedad o si tiene un lien sale, así como hará una tasación sobre el valor de la casa.

El valor de la casa es sumamente importante porque le permitirá determinar las opciones que están disponibles para ti. Si estás refinanciando la propiedad para hacer un cash-out, la valoración de la propiedad determinará cuánto dinero podrás obtener, por ejemplo.

Sigue leyendo: Cómo refinanciar mi casa después de una bancarrota

4. Valoración de la casa

Cuando negociaste tu casa, seguramente tuviste que tasar el valor de la propiedad. Lo mismo sucederá si deseas refinanciar una casa. El prestamista se encargará de este proceso. Un perito visitará tu propiedad y recibirás un estimado del valor de tu casa.

Para prepararte para la valoración, debes asegurarte de que tu casa se vea lo mejor posible. Por eso, lo mejor es que organices y limpies tu casa, así como deberías hacer las reparaciones menores necesarias. También es buena idea que hagas una lista con las mejoras del hogar que has realizado desde que la compraste para que se la puedas mostrar al tasador.

Si el valor de la casa es el mismo o superior al monto del préstamo que quieres refinanciar, entonces el proceso de underwriting estará completo. Tu prestamista te contactará para enviarte los detalles de cierre.

En caso contrario, podrías tener una hipoteca underwater. Sin embargo, puedes reducir el monto que obtendrás de refinanciamiento o puedes cancelar tu aplicación. Otra opción puede involucrar poner algo de dinero adicional de tu bolsillo y seguir bajo el mismo trato.

5. Cierra el préstamo para refinanciar casa

Una vez que haya finalizado el underwriting y la tasación de la casa, es momento de cerrar el trato. Antes de firmar, tu prestamista te enviará un documento llamado “Closing Disclosure”. Este te indicará los números finales del préstamo.

Los últimos detalles del refinanciamiento suelen ser más rápidos que cuando compras una casa. El cierre normalmente es firmado por las personas del préstamo y el título, así como por un representante de la nueva compañía prestamista.

Al cerrar el trato, revisarán por última vez los detalles del préstamo y firmarán los documentos requeridos. En este momento, pagarás los costos de cierre y comenzarás a aplicar el refinanciamiento. Si tu prestamista debe dinero porque estás haciendo un cash-out refinance, recibirás los fondos después del cierre.

Una vez que todos los documentos sean firmados, tendrás la opción de cancelar el proceso en un plazo de 3 días. Después de este período de gracia, no podrás ejercer tu derecho a rescindir del contrato.

¿Cuánto cuesta refinanciar una casa?

El costo total de refinanciar una casa depende de varios factores, como tu prestamista y el valor de tu vivienda. Sin embargo, normalmente suele encontrarse entre el 2% y el 6% del valor de tu préstamo. Lo bueno de refinanciar es que no tienes que pagar los gastos de tu bolsillo, dado que las tarifas de refinanciamiento por mercado adverso han sido eliminadas.

En algunos casos, también es posible obtener un refinanciamiento sin costos de cierre. Esto significa que no tendrás que poner dinero. Sin embargo, toma en cuenta que en estos casos los costos suelen ser pagados a lo largo de la vida del préstamo en forma de una tasa de interés más elevada.

¿Cuándo deberías refinanciar una casa?

Hay muchos factores que debes pensar al momento de decidir si deberías refinanciar una casa. Considera las tendencias del mercado, incluyendo las tasas de interés, así como tu salud financiera y tu puntaje de crédito. También es buena idea que calcules tu refinanciamiento para que veas qué condiciones puedes aceptar.

También es importante que compares otras opciones con el refinanciamiento. Por ejemplo, una modificación de préstamo podría cambiar las condiciones de tu contrato, aunque podría tener un impacto negativo en tu puntaje de crédito. También podrías pensar en un segundo crédito hipotecario o una ayuda económica para pagar la hipoteca, si lo que quieres es obtener liquidez.

¿Refinanciar una casa afecta el crédito?

Cuando un dueño de casa quiere refinanciar una casa, el prestamista realiza una verificación de crédito dura y pide un reporte de crédito completo para verificar el historial. Este proceso puede reducir el puntaje de crédito, pero solo por un período de tiempo corto.

Siempre que no abras nuevas cuentas de tarjeta de crédito y continúes pagando las deudas que tienes, tu puntaje de crédito podría recuperarse en unos pocos meses.

Sigue leyendo:

Puntuación:
Cuenta de ahorro para niños en Bank of America

Tanto para ayudar a tus hijos a abrir sus propias cuentas como para ahorrar en su nombre, te explicamos aquí Leer más

tiempo pagar un sobregiro
¿Cuánto tiempo tengo para pagar un sobregiro?

Si te encuentras en el punto en que debes pagar un sobregiro bancario, esto es, cuando tienes más obligaciones con Leer más

cuentas de ahorro para niños
Las mejores cuentas de ahorro para niños

Las cuentas de ahorro para niños son una buena forma de enseñarles a tus hijos sobre la responsabilidad financiera. Las Leer más

Cómo abrir una cuenta de cheques en Bank of America
¿Cómo abrir una cuenta de cheques en Bank of America?

A continuación te mostramos todo lo que necesitas saber para abrir una cuenta de cheques en Bank of America. Se Leer más

Qué es una Credit Union
Qué es una Credit Union o unión de crédito y cómo se diferencia de los bancos tradicionales

Las Credit Union o unión de crédito ofrecen una alternativa a los bancos tradicionales y otras sociedades diseñadas para el Leer más

Credit Union Vs Bancos
Credit Union Vs Bancos: ¿Cuál te conviene?

Al momento de abrir tus cuentas financieras es probable que no sepas si hacerlo con un banco o con una Leer más

Redactor en Créditos en USA

¡Hola! Soy Daniel D'Amato, redactor de contenidos para CreditosenUSA.com. Tras escribir más de 300 publicaciones, me especializo en ayudar a la comunidad latina en Estados Unidos. Si tienes dudas sobre ayudas, finanzas personales, créditos y préstamos, seguros, inversiones, hipotecas, bancos o impuestos, no dudes en contactarme.

Deja un comentario