¿Cómo maximizar tu plan 401(k)? 5 formas fáciles y rápidas de hacerlo

En este punto, ya sabrás que las cuentas 401 (k) no son tu única opción cuando se trata de ahorrar para la jubilación. Sin embargo, si tu empleador ofrece una, no está de más aprovecharla, ¿cierto? Sin embargo, es importante que sepas las tácticas que recomiendan los expertos para maximizar el saldo de tu plan 401(k).

Recuerda que, mientras más dinero tengas en tu cuenta de inversión, más se elevarán tus posibilidades de disfrutar de tus años de retiro.

¿Cómo funciona el plan 401 k?

La cuenta 401 (K) es un plan de jubilación patrocinado por los empleadores que le permite a los empleados contribuir con parte de su sueldo. En ocasiones, los empleadores igualan estas contribuciones; lo que quiere decir que si destinas $250 a tu cuenta, tu empleador pondrá otros $250. Esos $500 se irán acumulando a las demás contribuciones y generarán intereses compuestos. Por supuesto, parte del dinero se destinará a ciertas inversiones que podrían aumentar la rentabilidad de tus ahorros. 

Uno de los beneficios de la 401 (k) es que tu dinero crecerá libre de impuestos y que esas contribuciones que realices podrás restarlas a la hora de presentar tu impuesto sobre la renta. ¿Lo malo? Cuando realices tus retiros -incluso calificados- tendrás que pagar ese impuesto sobre la renta. 

¿Cómo maximizar tu plan 401(k)?

¿Cómo maximizar tu plan 401(k)?

Si esta es la pregunta que no te deja dormir por las noches, ¡no desesperes! Te daremos cinco consejos que podrían llevar el saldo de tu cuenta de jubilación al punto máximo (dentro de tus posibilidades). 

#1 Haz buenas contribuciones para poder reclamar la contrapartida de tu empleador

La mayoría de los empleadores que ofrecen un plan 401(k) suelen igualar las contribuciones de los empleados, normalmente, en diferentes grados. Si no aprovechas esto, prácticamente estarías renunciando a dinero gratis. En vez de decantarte por esto -que sería una decisión para nada acertada- averigua cuánto dinero necesitas destinar de tus propios ingresos a la cuenta 401 (k) para que tu empleador ponga el máximo posible. 

Por ejemplo, si tu empleador iguala dólar por dólar hasta el 5% de tu salario y ganas unos $60,000 anuales, eso significaría que necesitarías poner $3,000 de tu propio dinero en la cuenta para poder recibir otros $3,000 más de tu empleador, que sería el máximo permitido. 

Recuerda: Esas contribuciones equivalentes se acumularán con el tiempo. Supongamos que cada año obtienes $3,000 adicionales en tu cuenta 401 (k). En un plazo de 30 años -y siempre que las inversiones que tengas en ese plan te garanticen un 7% de rendimiento anual en promedio- solo los dólares que haya igualado tu empleador se convertirán en $283,000.

#2 Ponte al día con tus contribuciones mientras puedas

Tanto las cuentas 401(k) como las cuentas IRA le ofrecen a los ahorristas de mayor edad la opción de hacer más contribuciones para ponerse al día. Sin embargo, cuando se trata de las cuentas 401(k), estos montos límites suelen ser mucho más generosos, por así decirlo. 

Actualmente, tu límite es de $19,500, eso en caso que tengas menos de 50 años de edad. Pero, ¿qué pasa si tienes más de 50 años? En ese caso, podrás añadir un adicional de $6,500 en tu 401 (k). De hacerlo, llevarás tu contribución anual total a $26,000. Nada mal, ¿cierto?

Nota: Con una cuenta IRA, el límite adicional es de solo $1,000 para aquellos que ya hayan cumplido el límite de edad de 50 años. 

Entonces, si puedes hacer contribuciones para ponerte al día con tu 401 (k), ¡hazlo sin dudarlo! Así, estarás aprovechando una sólida oportunidad de tener un monto de dinero bastante significativo para el futuro, algo que se maximizaría aún más si esta es tu cuenta más antigua.

De hecho, piensa que poner esos $6,500 adicionales al año durante 20 años te darán $26,000 adicionales, esto en caso de que el retorno de la inversión promedio se sitúe en un 7%. 

#3 Evita todas las tarifas que reduzcan el rendimiento de tu inversión

El dinero que pongas en tu cuenta 401(k) no debe quedarse ahí, es decir, en efectivo. Lo ideal es que se convierta en una suma mayor. ¿Cómo? Con la inversión. Eso sí: ten cuidado de las inversiones que eliges. Por lo general, el administrador del plan te dará la opción de cargar parte de tu dinero en un fondo mutuo, que está sujeto a tarifas un poco más altas a la de los fondos indexados.

En este caso, te recomendamos que te decantes por los fondos indexados que lo único que hacen es tratar de igualar el desempeño de los índices que siguen en el mercado. ¿Por qué? Porque tienen un sólido rendimiento, uno que -de hecho- es superior al de los demás fondos mutuales. Además, como sus tarifas son más bajas, podría tener más sentido optar por esta opción.

Nota: Si quieres saber más sobre los fondos indexados y el retorno relativo, que es la medida que utilizan para determinar las ganancias, no dejes de ver nuestro artículo “¿Cuál es la diferencia entre retorno absoluto y retorno relativo?

#4 No juegues siempre a lo seguro

Invertir con tu 401(k) de forma muy conservadora no es recomendable. De hecho, podríamos decir que lo único que hará es frenar su crecimiento. Piensa que el rendimiento anual promedio que hemos utilizado en nuestros ejemplos -ese del 7%- se basa en una combinación de inversiones en acciones y otras más moderadas. 

Si eres muy joven, quizás deberías buscar la forma de diversificar la cartera y añadir un poco de riesgo a la ecuación. Cuando ya te falten 10 años para jubilarte, busca la forma de llevar estas inversiones un poco más arriesgadas a un sitio más seguro, como a los bonos del Tesoro, por ejemplo.

Nota: Toma en cuenta que, cuando te inscribes por primera vez en una cuenta 401 (k), es posible que tus contribuciones se inviertan en fondos predeterminados con fechas objetivo. Estos fondos eliminan muchas conjeturas de las inversiones a largo plazo, pero también podrían ser bastante conservadores. ¿Nuestra recomendación? Explora muy bien todas las opciones que te da el administrador de tu plan. 

#5 Decántate también por una cuenta Roth

En los últimos años se ha visto cómo cada vez más cuentas 401(k) ofrecen una opción de ahorro Roth. Con una cuenta Roth tienes la ventaja de que no tendrás que pagar impuestos al momento de hacer retiros. ¿Lo malo? No obtendrás esa exención de impuestos que sí tienes con una cuenta 401 (k). 

Sin embargo, no se puede negar que la oportunidad de tomar distribuciones libres de impuestos al momento de jubilarte es algo atractivo. De hecho, se podría decir que tener una Roth es una buena forma de hacer que tu proceso de jubilación sea más fácil y más económico. No estaría de más que le eches un vistazo a esta opción para poder disfrutar de unos años de retiro maravillosos. 

Nota: Si quieres conocer otros datos que te ayuden a diferenciar las diferentes cuentas de jubilación, no dejes de ver esta publicación del IRS

Recuerda: Las decisiones que tomes con tu 401(k) podrían preparar el escenario para que tengas la jubilación de tus sueños. Por tanto, te conviene hacer todo lo posible para maximizar tu plan de jubilación. Sin duda alguna, tu bolsillo te lo agradecerá cuando llegue el momento. 

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!