¿Cómo invertir en oro? 5 maneras de comprar y vender

Cuando los tiempos son difíciles y la bolsa de valores o los bienes raíces se vuelven inestables, los inversionistas, incluso los principiantes, suelen invertir en oro para resguardar el poder adquisitivo de su dinero. Si te fijas, un renovado interés por el oro comenzó a crecer a principios del año 2020, es decir, cuando estalló la pandemia de COVID-19 y se emitieron las primeras alarmas de recesión. ¿Por qué? Porque los inversionistas estaban buscando un lugar más adecuado para su capital.

Los ahorristas e inversionistas tienen una relación muy estrecha con el oro por varias razones, incluyendo su durabilidad y estabilidad. Esto va mucho más allá de lo que suelen ofrecer ciertos securities, como las acciones o los bonos. De hecho, el oro se percibe como un bien valioso que se puede guardar en una caja fuerte o de seguridad, a pesar de que no produzca flujo de caja.

Algunos ven el oro como una protección contra la inflación, dado que les preocupan las acciones federales para estimular la economía, como la bajada de intereses a casi cero, y que el gasto público pueda aumentar la inflación.

¿Por qué a los inversionistas les encanta el oro?

Según Juan Carlos Artigas, Director de Investigación para las Inversiones del World Gold Council, el oro tiene un historial comprobable de retorno a la inversión, liquidez y correlación inversa, haciéndolo un grandiosa opción diversificadora. Estas cualidades son especialmente importantes para los inversionistas:

  • Retorno: El oro se desempeña mejor que las acciones y los bonos en las situaciones más volátiles, es decir, en tiempos de crisis; aunque no siempre los vence.
  • Liquidez: Si estás comprando ciertos tipos de bienes relacionados al oro, puedes convertirlos en dinero fácil y rápido cuando lo necesites.
  • Correlación inversa: El oro no se desenvuelve igual a las acciones y a los bonos del mercado, lo que significa que cuando estos bajan, el oro sube, y viceversa.

Además, el oro ofrece otras ventajas potenciales:

  • Diversificación: Como el oro no está correlacionado a otros activos, esto puede ayudar a diversificar los portafolios, haciendo que sea menos riesgosa la inversión.
  • Resguardo defensivo del valor: Los inversionistas muchas veces se repliegan cuando perciben amenazas a la economía, haciendo inversiones defensivas y el oro es perfecto para ello. 
Estas son algunas de las ventajas más grandes del oro, pero ¡cuidado! Invertir en oro es como todo: no está exento de riesgos. Aunque el metal precioso se desempeña muy bien ante una crisis financiera, no siempre emite señales de compra. Como el oro en sí no produce flujo de caja, es difícil determinar cuándo el precio se encuentra por debajo de su valor. Este no es el caso de las acciones. Recuerda que las compañías publican constantemente ciertos indicadores, incluyendo sus ganancias.

Como el oro no produce flujo de caja, para poder obtener ganancias, los inversionistas deben confiar en que alguien pagará más por el metal de lo que ellos pagaron en un principio. Contrariamente, hay quienes prefieren invertir en las empresas mineras. ¿Por qué? Porque los dueños de estas compañías obtienen ganancias no solo por el incremento del precio del oro en el mercado, sino también por su mismísimo negocio que, al estar relacionado al metal, hace que sus ganancias se eleven por los cielos. Como ves, hay más de una forma de invertir y de ganar dinero con el oro.

¿Cómo invertir en oro? 5 formas de comprar y vender

Aquí te mostramos cinco formas diferentes para entrar en el negocio del oro y algunos de los riesgos que conlleva cada estrategia.

Comprar lingotes o monedas de oro

Una de las formas más satisfactorias, al menos emocionalmente, es comprar oro en lingotes o monedas. Piensa que aquí podrás tener el oro a tu disposición, así como verlo y tocarlo cuando quieras. Por supuesto, decantarse por esta opción también tiene algunas desventajas, en especial si posees una cantidad considerable, ya que tendrás que pagar para resguardarlo y asegurarlo.

Para obtener ganancias, los dueños del oro físico solo deben confiar en que el precio del oro subirá; esto a diferencia de cuando se compran acciones de empresas mineras. Recuerda que la compañía extraerá y procesará este oro y, por ende, obtendrá mayores ganancias, lo que podría aumentar aún más el retorno de tu inversión.

Hay muchas formas de comprar monedas y lingotes de oro: a través de plataformas en línea, como APMEX o JM Bullion, o acercándote a una tienda local. Las casas de empeño también podrían vender ciertos objetos de oro.

Lo importante es que te fijes en el precio del oro al momento de comprar para poder cerrar un trato justo

Nota: Quizás prefieras decantarte por las barras o lingotes en vez de las monedas, porque así no tendrás que pagar el precio adicional de coleccionista. Solo te estarías enfocando en el valor del material como tal.

Riesgos: El mayor riesgo con esta estrategia es que alguien te robe el oro. El segundo mayor riesgo es que necesites vender el oro rápidamente. Piensa que puede ser difícil conseguir a alguien que desee comprar tu oro en el mercado, especialmente si se trata de monedas y necesitas el dinero al instante. En ese caso, podrías terminar acordando un precio mucho menor al que obtendrías en situaciones normales.

Invertir en el mercado a futuro del oro

Los futuros de oro o “gold futures” son una forma de especular sobre el aumento o caída del precio del oro. Con esto incluso podrías recibir el metal físicamente, aunque no es precisamente este factor lo que motiva a los especuladores.

La mayor ventaja de invertir en el mercado a futuro del oro son las inmensas cantidades de apalancamiento que puedes usar. En otras palabras, podrás comprar muchísimo oro en futuros por una suma relativamente pequeña de dinero. Si el precio del oro se mueve en la dirección que consideras, estarás ganando mucho dinero y casi al instante.

Riesgos: El apalancamiento para los inversionistas del mercado a futuro es una espada de doble filo. Si el oro va en tu contra, estarás forzado a pagar grandes sumas de dinero para mantener el contrato, o de otra forma el broker cerrará la posición. De manera que, aunque el mercado del futuro te permita hacer grandes cantidades de dinero en poco tiempo, te lo puede quitar igual de rápido. 

En términos generales, el mercado a futuro está diseñado para inversionistas sofisticados. Para entrar en él, necesitarás un broker que se encargue de realizar el trading de futuros. Pregúntale muy bien a tu broker de confianza por esta opción, ya que no todos se especializan en este servicio.

Entrar en el mundo de los ETFs de oro

Si no quieres correr el riesgo de tener oro en calidad de inversión en tu casa o en una caja de seguridad, entonces comprar un ETF (Exchange Traded Fund) o fondo cotizado que le haga seguimiento del precio del commodity sería una grandiosa alternativa. Las tres ETFs más grandes del mundo incluyen a la SPDR Gold Trust, al iShares Gold Trust y al Aberdeen Standard Physical Swiss Gold Shares ETF. La meta de los ETFs como estos es efectuar un cálculo que toma en cuenta el desempeño del oro en el mercado menos la relación de gastos anuales. Para que te hagas una idea, esta relación fue del 0.4%, 0.25% y 0.17% (respectivamente) para el mes de mayo de 2020.

El beneficio más grande de tener un ETF en lugar de un lingote es que podrás venderlo al valor del mercado. Puedes hacer la transacción de tus fondos en el día que prefieras, siempre que el mercado esté abierto y te parezca un buen trato. En consecuencia, los ETFs de oro son más líquidos que el oro físico en calidad de inversión y te dan la facilidad de encargarte de todo el proceso de compraventa desde la comodidad de tu hogar o desde cualquier otro lugar en el que te encuentres.

Riesgos: Los ETFs te dan acceso total al precio del oro. Si su valor aumenta o cae, tus fondos también lo harán. A esto deberás restarle también el costo de la transacción. Como sucede con las acciones, el oro puede ser volátil, aunque no siempre sea así. 

Beneficios: Otro aspecto que deberás considerar es que con los ETFs no tendrás que encargarte del oro físico. Por tanto, podrás librarte de los riesgos que supone comprar el oro físico, como la falta de liquidez, la dificultad para obtener el valor total de tu inversión y los costos del almacenaje junto al mecanismo de resguardo y aseguramiento del bien.

Negociar acciones de empresas mineras

Otra forma de aprovechar las ventajas de la subida de los precios del oro es invertir en las empresas mineras que explotan o producen el material. Muchas personas consideran que esta es la mejor alternativa para los inversores porque también podrán obtener ganancias de otras maneras. Primero, si el valor del oro aumenta, las ganancias de las empresas de minería también lo hará. 

Segundo, la compañía minera tiene la capacidad de aumentar la producción con el tiempo, creando un efecto de mayor ganancia. Así que, con esta opción, tienes dos formas de ganar y eso es mejor que depender de una sola

Riesgos: Si prefieres invertir en acciones individuales, necesitas entender cómo funciona el negocio. Hay un sinfín de empresas mineras que se enfrentan a grandes riesgos. Por lo tanto, querrás tener mucho cuidado al seleccionar a un jugador de esta industria. Lo mejor es que te mantengas alejado de las empresas pequeñas y de aquellas que todavía no estén trabajando en una mina. Finalmente, toma en cuenta que, siendo una acción, la volatilidad siempre será un riesgo.

Comprar ETFs que poseen acciones de empresas mineras

Si no quieres o no tienes el tiempo de indagar mucho en las compañías mineras de oro, entonces puede que decantarte por un ETF tenga más sentido. Las ETFs especializadas en la minería de oro te expondrán a las empresas más importantes del mercado. Como estos fondos están diversificados a lo largo del sector, no te dolerá mucho si una de las compañías mineras cierra el año con un mal desempeño.

Los más grandes en este sector incluyen a VanEck Vector Gold Miners, VanEck Vector Junior Gold Miners y iShares MSCI Global Gold Miners ETF.

La relación de gastos de estos ETFs fue de 0.52%, 0.53% y 0.39% respectivamente, para el mes de mayo de 2020. Con estos ETFs accederás a las ventajas de poseer acciones individuales en las empresas mineras y a la seguridad de la diversificación

Riesgos: Aunque las ETFs diversificadas te protegen contra el mal desempeño de una compañía, no te protegerán contra los cambios que afectan a toda la industria, como la caída sostenida de los precios del oro. ¿Nuestra recomendación? Ten mucho cuidado al seleccionar el fondo: no todos son iguales. Algunos trabajan con mineras bien establecidas, mientras que otros integran a las más jóvenes y arriesgadas del mercado.

En resumen, ¿cómo invertir en oro?

Invertir en oro no es para todo el mundo. Por eso hay algunos inversionistas que mantienen su apuesta en los negocios con flujo de caja en lugar de confiar en alguien más para pagar por el metal precioso. Esa es una de las razones principales por las cuales personajes legendarios como Warren Buffet no recomiendan invertir en oro. Piensa que comprar acciones y fondos es bastante sencillo, esto sin contar con su liquidez. Si apuestas por esta movida, podrás cambiar tu posición por dinero en cualquier momento que lo necesites.

¿Deseas invertir en oro, pero tienes poco dinero? Una aplicación móvil de inversión podría ser la solución. Algunas de ellas permiten entrar en el mundo del metal precioso de forma fácil y rápida.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!