¿Puedo retirar mi 401(k) por divorcio?

Las cuentas 401 (k) están catalogadas como una buena reserva para la jubilación. A fin de cuentas, le dan la oportunidad al trabajador de hacer aportes de su cheque de pago, de deducir ese monto de los aportes de los impuestos, de ganar dinero con las inversiones e intereses compuestos y de elevar esa cifra al máximo, siempre que el empleador iguale las contribuciones de los empleados. Si estás por atravesar un divorcio, debes saber todo acerca de retirar lo que te corresponde de tu 401(k).

Las cuentas 401 (k) está sujeta a algunas reglas y requisitos fiscales, como por ejemplo, una multa o penalidad del 10% del monto retirado si la distribución se realiza antes del límite de edad mínimo permitido -que es de 59 años y medio de edad- y el pago de los impuestos sobre la renta federales y estatales que corresponda. 

Pero quizás es ante los eventos más desafortunados o inesperados de la vida que las personas piensan si deberían echarle mano a los fondos ahorrados en sus cuentas. Por ejemplo, puede que te preguntes: “¿puedo retirar mi 401(k) por divorcio?” Pues, no es tan recomendable, en especial porque en algunos estados del país ese fondo -hasta cierto punto- formaría parte de la propiedad conyugal.

¿Puedo retirar mi 401(k) por divorcio?

¿Qué es la sociedad conyugal en el matrimonio?

La sociedad conyugal, también conocida como propiedad conyugal, comunidad conyugal o comunidad de gananciales, es el conjunto de bienes, activos y deudas (sí, hablamos de patrimonio en su máxima expresión) que se han adquirido después de la fecha del matrimonio. Ahora bien, ¿la cuenta 401 (k) puede formar parte de esta comunidad conyugal? Sí, al menos si las leyes de tu estado lo permiten. 

Aquí pueden pasar dos escenarios. El primero, que hayas abierto tu cuenta después de casarte. Si vives en un estado en el que las cuentas 401 (k) se consideran propiedad conyugal, entonces la mitad de ese dinero le pertenecería a tu esposo o esposa. El segundo, sería que la cuenta 401 (k) se abrió antes del matrimonio, pero se siguieron haciendo aportes después de la fecha de la unión legal. En este caso, ese excedente acumulado después del matrimonio formaría parte de la comunidad conyugal. 

Nota: Si tú o tu empleador -o ambos- han hecho contribuciones a tu cuenta 401 (k) durante el matrimonio, esos montos se consideran como propiedad conyugal durante el proceso de divorcio. Los retiros anticipados que se realicen para darle al excónyuge lo que le corresponde estarán sujetos a impuestos y estos impuestos también formarán parte de la propiedad marital. Por ende, tanto los activos como las ganancias y deudas se dividen de a por mitad. 

¿Puede mi cónyuge retirar dinero de mi 401 (k)?

No necesariamente. Un cónyuge o excónyuge no puede retirar dinero de tu cuenta 401 (k) sin tu consentimiento expreso o sin una orden judicial que lo autorice a hacerlo, por ejemplo, en caso de una manutención vencida. Pero vamos a ver esto con más detalles.

Tanto las contribuciones que tú realices como las que haga tu empleador formarán parte de la propiedad conyugal siempre que se hayan efectuado durante el matrimonio. Lo mismo aplicará al interés y al crecimiento que se acumule desde la fecha de la boda hasta la fecha del divorcio. Las contribuciones y el crecimiento anterior al matrimonio son tuyos y, por tanto, no pertenecen a la comunidad de gananciales.

Entonces, si estás ante un divorcio y realizas un retiro anticipado, te enfrentarás a un problema adicional además del pago de impuestos y de las penalidades habituales, es decir, el pago de la multa del 10%. ¿Por qué? Porque tu cónyuge tendrá derecho a una parte de lo que acabas de retirar de la cuenta, a menos que puedas demostrar que lo gastaste en beneficio de la familia.

¿Qué quiere decir esto? Que si usas el dinero para fines personales, deberás compensarle a tu cónyuge pagándole el activo que le corresponda según la división de bienes que haya arrojado el proceso de divorcio.

¿Qué pasa si, en vez de un retiro, pido un préstamo a mi 401 (k)?

Las distribuciones de tu cuenta 401 (k) antes de los 59 años y medio de edad están sujetas a una multa por retiro anticipado del 10%. Además, tendrás que incluir el monto retirado en tu declaración de impuestos. Si el retiro ocurre antes del divorcio, el propietario de la cuenta, es decir, tú, se llevará la mayor parte del pago de los impuestos y de las sanciones

¿Qué otra opción tienes? Pedirle prestado dinero a la cuenta 401 (k). Según la Ley Federal, puedes pedir hasta $50,000 o el 50% de tu saldo con derechos adquiridos en calidad de préstamo, pero tendrás que devolverlo con intereses durante el período que establezca el administrador, por lo general, cinco años. 

De lo contrario, tendrás que pagar la multa por retiro anticipado y los impuestos sobre ese saldo que quede adeudado. 

Nota: Hay una excepción a estos límites. Si el saldo de la cuenta 401 (k) es inferior a los $10,000, podrás pedir prestado el total de la cuenta. 

Situación COVID-19:

En el mes de marzo de 2020, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, firmó la Ley CARES y con ello se flexibilizaron algunas de las reglas por las que se rigen las cuentas 401 (k) y otros planes de jubilación. Si quieres saber más sobre los nuevos límites, préstamos, etc.; puedes echarle un vistazo a nuestra publicación “Retirar el 401(k) sin penalidad por Coronavirus, ¿es posible?

Cuidado: Si pides un préstamo y cambias de trabajo antes de pagarlo por completo, tendrás que devolverlo antes de una fecha determinada o, en caso que no puedas hacerlo, pagar la multa y los impuestos sobre la renta sobre el monto adeudado. Si le das parte de los fondos del préstamo a tu cónyuge antes del divorcio, tendrás que incluir este dato en las negociaciones sobre la división general de la propiedad conyugal. 

¿Qué le pasa a mi 401 (k) durante la división de la propiedad conyugal?

Por lo general, lo mejor que puedes hacer ante un divorcio es dejar tu cuenta 401 (k) intacta, al menos hasta que la sentencia de divorcio y el acuerdo de separación de bienes sea definitiva. ¿Por qué? Porque los retiros realizados de conformidad con una sentencia de divorcio o con un acuerdo de conciliación en la disolución matrimonial están libres de multas y, en ocasiones, hasta libres de impuestos. 

Y es que, el tribunal emitirá una orden de relaciones domésticas calificadas, conocida como QDRO, que le indicará al administrador de tu plan que le transfiera la porción que le corresponde a tu excónyuge, posiblemente a una cuenta IRA a su nombre o a través de un pago en cheque o en efectivo. 

Siempre que los retiros se realicen en conformidad con la QDRO, no tendrás que pagar impuestos ni multas. Si tu cónyuge toma el dinero en efectivo, no tendrá que pagar la multa del 10%, pero sí los impuestos sobre la renta. Y de querer transferirlo a una cuenta 401 (k) propia, solo podrá hacerlo si trabaja para tu mismo empleador. 

401 (k) y divorcios: otros factores a considerar

Algunos administradores de los planes 401 (k) no aprobarán un retiro anticipado sin el consentimiento del cónyuge propietario, incluso si está casado y parte del fondo le pertenece a su marido o esposa. Si crees que este no es tu caso y que tu cónyuge podría intentar hacer un retiro sin tu consentimiento, habla con tu abogado para que pida una congelación temporal de la cuenta de inversión. 

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!