¿Cómo invertir tu dinero del 401K?

Cuando hablamos del retiro, ningún tema es más importante que el 401(k). Aunque existen otras opciones que te darán dinero durante tu edad dorada, lo más probable es que una gran parte del dinero provendrá de esta cuenta. Y si ya escogiste esta opción, a continuación te contamos cómo puedes invertir sabiamente tu dinero del 401K.

El primer paso siempre será encontrar el dinero para ahorrar en la cuenta. Pero después, debes pensar dónde invertirlo, considerando los posibles riesgos que traerá el futuro, y es precisamente este el punto en el que la mayoría de las personas tiene problemas. De acuerdo a una encuesta de Charles Schwab, más de medio millón de titulares de planes 401(k) quisieran que fuera más fácil elegir las inversiones correctas.

Y con toda la razón. Después de todo, nadie sabe lo que depara el futuro y podría ir bien o podría no irte tan bien como lo esperas. Sin embargo, existen formas de combatir esto, las cuales te mostraremos más adelante.

Ahora bien, para poder invertir, lo más importante es entender cómo funciona el 401(k) y cuáles son las reglas del juego.

¿Cómo invertir tu dinero del 401K?

¿Qué es el 401(K)?

Aunque el plan 401(k) fue originalmente diseñado para convertirse en el principal de vehículo de inversiones de retiro para los trabajadores en Estados Unidos, el declive de los planes de pensiones desde los años 80 ha forzado a los planes 401(k) a cumplir con ese rol. La principal consecuencia de la mayoría de los nuevos trabajadores es que la carga más grande de ahorrar para un retiro ahora se encuentra mayormente en esta herramienta financiera.

Los 401(k) ayudan en el proceso de garantizarte un beneficio tributario, ya que en principio te ayudan a diferir una porción de tu salario pre-impuestos y, por el otro lado, te permite hacer compound libre de impuestos sobre tus ahorros.

A lo largo de este proceso también tendrás que pagar impuestos a los ingresos por las distribuciones que tengas. Y, si tu empleador te lo permite, el nuevo Roth 401(k) le da una vuelta a este proceso, removiendo tus beneficios fiscales desde un primer momento y permitiéndote tomar las distribuciones libres de impuestos más adelante.

¿Cuáles son los planes del 401(k)?

Aunque los fondos mutuales son algunas de las opciones de inversión más comunes en el 401(k), algunas empresas ya están comenzando a ofrecer ETFs. Hay distintos tipos de fondos mutuales y algunos de ellos van desde los más conservadores hasta los más agresivos. Normalmente, estos se encuentran bajo distintos nombres, como conservadores, balanceados, moderados o de valor. Sin embargo, todas las grandes firmas usan palabras similares para nombrarlos.

Fondos conservadores

Los fondos conservadores son los que intentan evitar los grandes riesgos. En este sentido, normalmente ofrecen opciones como bonos de alta calidad y otras inversiones seguras. Al colocar tu dinero aquí, el valor crecerá de forma controlada, predecible y lenta. Además, raramente perderás el dinero que coloques, a menos que ocurra una catástrofe global.

Fondos de valor

Estos van dirigidos a los rangos de riesgo medio, invirtiendo en compañías sólidas y estables que tienen un valor menor al que deberían. Normalmente, estas corporaciones pagan dividendos, pero se espera que crezcan modestamente, por lo que las ganancias no serán tan grandes y, al mismo tiempo, el riesgo tampoco lo será.

Fondos balanceados

Los fondos balanceados añaden algunas opciones a la mezcla, las cuales incluyen inversiones riesgosas y no tan riesgosas -como bonos y acciones en la bolsa. El término moderado normalmente se refiere al riesgo involucrado en la titularidad de las inversiones.

Fondos de crecimiento agresivo

Los fondos de crecimiento agresivo normalmente están buscando a las nuevas compañías que podrían crecer rápidamente, como el nuevo Apple o Tesla. Sin embargo, debes tener cuidado porque así como te podrías hacer más rico más rápido, también te puedes hacer más pobre si no es correctamente invertido. De hecho, con el tiempo, los fondos pueden variar ampliamente entre grandes ganancias y grandes pérdidas.

Fondos especializados

Si observamos las opciones anteriores, existen una infinidad de variaciones. Muchas de estas normalmente se encuentran en fondos especializados, los cuales invierten en mercados emergentes, nuevas tecnologías, utilidades o compañías farmacéuticas. Cuando hablamos de fondos especializados, estos se encargan de invertir específicamente en uno de ellos.

Fondos Target-Date

Sobre la base de tu posible fecha de retiro, podrías buscar un fondo target-date, los cuales se especializan en maximizar tus inversiones a lo largo del tiempo para que puedas lograr el fondo de retiro que esperas. Honestamente, esta no es una mala idea, considerando que los fondos suelen ser más agresivos al principio y se van volviendo conservadores a medida que pasa el tiempo. Sin embargo, es recomendable que le eches un vistazo a las tarifas, puesto que algunos de ellos se encuentran muy por encima del promedio.

¿Cuánto dinero deberías invertir?

Si todavía te queda un largo trayecto para retirarte y estás luchando con problemas del presente, podrías pensar que tu plan 401(k) no es precisamente una prioridad. No obstante, la combinación de employer match y los beneficios fiscales hacen que el tema sea irresistible.

Cuando estás comenzando, tu meta debería ser conseguir un pago mínimo en tu 401(k). Ese mínimo debería ser el monto que califica para el full match de tu empleador. Para obtener los ahorros de impuestos completos, debes contribuir con una contribución máxima anual.

Últimamente, la mayoría de los empleadores contribuyen con un poco menos de 50 centavos por cada dólar que coloca el empleado, es decir, 6% de tu salario. Esto es un bono de salario del 3%. Además, estás reduciendo tus ingresos federales tributables cuando contribuyes con el plan.

A medida que se aproxima tu fecha de retiro, también podrías comenzar a acumular un mayor porcentaje de tu ingreso. Considerando que el horizonte del tiempo no está tan lejos, el valor en dólares es probablemente mucho más grande que en tus primeros años, incluso si consideramos la inflación y el aumento de ingresos. Para el año 2020 y 2021, los contribuyentes pueden ingresar hasta $19,500 de sus ingresos pre-impuestos, mientras que las personas mayores de 50 años pueden contribuir con $6,500 adicionales.

Además de esto, a medida que se acerca tu retiro, puedes comenzar a reducir tus impuestos marginales contribuyendo con el plan 401(k) de tu compañía. Cuando te retires, tus impuestos podrán caer, permitiéndote extraer tus fondos con un menor porcentaje de tasación tributaria.

¿Qué pasa si tengo ingresos bajos?

El gobierno federal promueve tanto los ahorros de retiro que ofrece beneficios adicionales para las personas de bajos ingresos -y no son tan bajos. Este se llama Saver’s Tax Credit, el cual incrementa tus devoluciones o reduce los impuestos que debes hasta por un 50% de los primeros $2,000 ($4,000 si introduces impuestos como casado de forma conjunta) que coloques en tu plan de retiro -bien sea 401(k), IRA, Roth IRA o cualquier otro plan similar.

Este descuento es adicional a los beneficios fiscales regulares de estos planes. El tamaño del porcentaje depende en gran medida del adjusted gross income del año fiscal al que se refiere.

NOTA: Los límites para el Crédito de Impuestos de Ahorro fueron aumentados en el 2021. Los contribuyentes solteros y las personas casadas que introducen sus impuestos de forma separada deben ganar un máximo de $33,000, mientras que las parejas casadas que introducen sus impuestos de forma conjunta tienen un límite de $66,000. En cuanto a las cabezas de hogar, este fue aumentado a $49,500.

¿Cuáles son las mejores formas de invertir mi retiro 401k?

En sí, el proceso de invertir dinero del 401K no debe ser difícil, ya que las empresas normalmente ofrecen una serie de planes a los cuales te puedes afiliar y ellas se encargan de hacer todo el trabajo pesado. Sin embargo, existe un gran trabajo de preparación que debes realizar antes de seleccionar el que más se adapta a lo que estás buscando. Veamos los factores que debes conocer antes de invertir el dinero en tu 401K.

Toma en cuenta el riesgo

Aunque algunas personas piensan que invertir el dinero es muy arriesgado, existe un mayor riesgo en no invertirlo. A fin de cuentas, tu dinero se puede devaluar si no inviertes tus ahorros de retiro.

Por ejemplo, supongamos que tienes $10,000. Si no inviertes este dinero, esta misma cantidad podrá comprar solo la mitad de su valor después de 30 años, tomando en cuenta la inflación. Pero, si inviertes tu dinero del 401(k) por un retorno del 7% anual, tendrás $75,000 para el momento en que decidas retirarte -y eso es sin contar las contribuciones.

Claramente, la mejor decisión es poner el dinero a trabajar. Pero, ¿cómo puedes hacerlo?

La respuesta es colocar tu dinero en un fondo suficientemente cuidadoso como para que te garantice un retorno apropiado. En otras palabras, debes invertirlo de forma que los riesgos disminuyan.

Las acciones, también conocidas como equities, son la forma más arriesgada de invertir, mientras que los bonos y otras formas de inversión fija suelen ser menos riesgosas. Así como no puedes mantener tu dinero en efectivo toda la vida, tampoco es bueno dejarte llevar por los espectaculares retornos de inversión que ofrecen las compañías más nuevas.

En lugar de ello, lo mejor es hacer una ruta a seguir que indique montos de riesgo apropiados y que te mantengan en la dirección correcta a largo plazo.

Sigue leyendo: ¿Qué es un buen retorno anual de un fondo mutual?

Considera tu edad

Aunque muchas personas suelen pasar este factor por alto, lo cierto es que puede ser bastante importante. La realidad es que no se trata de la edad en sí misma, sino de la cantidad de años que todavía quedan de inversión efectiva.

Como regla básica, las personas más jóvenes pueden invertir un mayor porcentaje de sus fondos en fondos riesgosos, mientras que las personas mayores deben reducir los riesgos. Al hacer esto, en el mejor de los casos, los fondos pagarán una gran cantidad de dinero; mientras que en el peor de los casos, todavía quedará tiempo para recuperar las pérdidas, considerando que la edad de retiro se encuentra bastante lejos.

A medida que el tiempo avanza y se acercan a la edad de retiro, las personas deben reducir la titularidad de fondos riesgosos y moverse hacia los fondos más saludables. En un escenario ideal, los inversores mayores han acumulado esas grandes ganancias en un lugar seguro, mientras que siguen acumulando dinero para el futuro.

Los sistemas de inversiones tradicionales tienen algunas reglas internas en las que el porcentaje de valor invertido en la bolsa debe ser igual a un rango que varía entre 100 o 120 menos la edad. Últimamente se toma 120 como punto inicial, considerando que la expectativa de vida se ha incrementado en los tiempos modernos y proporciona un resultado más preciso.

Sin embargo, Mark Hebner, fundador y presidente de Index Fund Advisors y quien propone esta revisión, no recomienda confiar únicamente en esta metodología. También sugiere usar una encuesta de capacidad de riesgos para asesorar mejor el ratio de acciones y bonos de los inversores.

Si quieres algún otro incentivo, los expertos recomiendan invertir 10% de los ingresos actuales como una forma fácil de calcular cuánto se debe guardar para el retiro. También sugieren colocar un 15% para recuperar el tiempo perdido, en caso de que hayas estado contribuyendo menos o si necesitas recuperarte de alguna recesión o problemática global.

Piensa en la cantidad de dinero que necesitas para tu retiro

En términos generales, muchos asesores financieros recomiendan tener suficiente dinero guardado en los fondos de retiro, así como en otras fuentes de ingreso -como el seguro social o en la pensión. De esta forma, puedes reemplazar el 80% de tus ingresos antes de la edad de retiro.

Si has determinado cuánto dinero recibirás por otras fuentes de ingreso, puedes usar un estimado conservador de 5% o 6% anual en retornos de inversión por tu 401(k) para averiguar la cantidad de balance que vas a necesitar generar el ingreso adicional, de manera que puedas lograr ese 80%.

Otra forma rápida para saber el monto estimado que necesitarás tener ahorrado es tomar tus ingresos pre-retiro y multiplicarlos por 12. Por ejemplo, si haces $50,000 al año y estás considerando el retiro, deberías tener aproximadamente $600,000 ahorrados en tu 401(k).

Pero si quieres tener una forma más segura e integral de saber esto, podrías utilizar una de las múltiples calculadoras de retiro que hay en internet. Muchas -si no todas- las instituciones financieras que gestionan planes 401(k) ofrecen herramientas de cálculo en línea e interactivas que indican todo lo que necesitas saber sobre tu retiro. Esto te permitirá asumir y automáticamente calcular los ahorros requeridos para lograr tus metas.

Normalmente, estas empresas también cuentan con representantes que conocen sobre el tema y que te podrán guiar a lo largo del proceso. Es recomendable que aproveches estos recursos si los tienes disponibles, especialmente si no tienes un asesor financiero que te ayude en este tema.

Decide la cantidad de riesgo con la que sientes más comodidad

Los inversores que todavía tienen décadas para seguir invirtiendo pueden tomar mayores riesgos al principio y gradualmente ir disminuyendo sus riesgos a medida que se aproxime el tiempo de retiro. Como regla, puedes restarle 110 o 120 a tu edad para conseguir el porcentaje de tu portafolio que debe estar invertido, mientras que el resto debes colocarlo en bonos de inversión.

Por supuesto, debes tomar en cuenta que esta regla no toma algunos factores en consideración, como por ejemplo tu tolerancia al riesgo. En este sentido, debes preguntarte lo siguiente: ¿si el mercado cae en 50%, tengo el estómago para soportarlo sabiendo que va a volver a subir? ¿O quizás podría cometer un error y vender?

Si eres del tipo de persona que abandona el barco con cada caída, lo mejor es buscar formas de inversión que contengan un menor riesgo. Por el otro lado, si eres de los que piensan que la vida es una y vives para la adrenalina, podrías considerar un mayor riesgo.

Sopesa tus opciones de inversión

Los 401(k) tienden a ser selecciones de pequeñas inversiones que se encuentran curadas por tu proveedor de plan y tu empleador. En este sentido, tú no serás la persona que seleccione las acciones y bonos en los que se invertirá el dinero, sino serán los fondos mutuales -preferiblemente un ETF o un fondo de inversión-, los cuales se encargan de reunir tu dinero con el de otros inversores para comprar pequeñas piezas de muchas seguridades relacionadas.

Los fondos de inversión se encuentran divididos en varias categorías. Tu 401(k) probablemente ofrecerá al menos un fondo en cada una de las siguientes:

  • Capitalizaciones grandes de USA: normalmente estas son las compañías más grandes que se encuentran en el territorio nacional.
  • Capitalizaciones pequeñas de EEUU: esto se refiere a los mercados emergentes y alternativos, como las compañías de recursos naturales emergentes e inversiones en compañías de bienes raíces -este último no se proporciona en todos los planes.
De acuerdo a las declaraciones de David Walters, un planificador financiero de Palisades Hudson Financial Group, lo mejor es colocar más dinero en las clases de activos más grandes, como las grandes capitalizaciones, y menos dinero en las pequeñas capitalizaciones, ya que no son activos que se mantendrán por grandes períodos de tiempo.

Esto significa, por ejemplo, que puedes colocar 50% de tu participación en un fondo de grandes capitales, 30% en fondos internacionales, 10% en los fondos de pequeñas capitalizaciones y distribuir el remanente entre las demás categorías.

La selección de bonos en el 401(k) tiende a ser aún más reducida, pero normalmente te ofrecerán un fondo de bonos completo. Si tienes acceso a un fondo de bonos internacionales, también podrías colocar una pequeña parte allí para diversificar tu dinero de forma más globalizada.

Minimiza los ratios de gasto

Las inversiones conllevan a ratios y tarifas de gasto, las cuales pueden variar bastante. Normalmente, esto se cobra con un porcentaje de la cantidad de dinero invertida. Podrías encontrar que tu 401(k) ofrece solo una opción en algunas de las categorías de arriba, pero cuando tienes una selección, también deberías buscar la opción más económica -normalmente son los fondos de index.

Los fondos INDEX invierten mediante el seguimiento de un índice, como el S&P500, por lo que son menos costosos que un fondo mutual, el cual se encuentra activamente manejado por un profesional. Sin embargo, tendrás que pagarle a una persona para que controle el dinero y esto no siempre se traduce en mayores ganancias.

Incluso las diferencias más pequeñas en las tarifas pueden tener un gran efecto después de largos períodos de tiempo. Por ejemplo, digamos que invertiste $100,000 y te promedió un 7% de retorno anual. Si un fondo te cobra un ratio de 0.8%, eso significa que -después de 30 años- tendrías que pagar $70,000 más en retorno de inversión que otro que cobra 0.4%.

Los ratios de gasto se muestran en la página web de cada uno de los proveedores de planes 401(k), así como el prospecto del fondo.

Sigue leyendo: Plan de jubilación: Los mejores planes de retiro en Estados Unidos

Aprende a hacer outsourcing

Si no habías entrado en este mundo o estás paralizado de miedo, probablemente te beneficie tener un poco de ayuda. Hay varias opciones que te costarán algo de dinero, pero que te podrían dar un poco más de paz mental.

El primero es un fondo de target date, normalmente esto se encuentra en casi todos los 401(k). Estos fondos tienen un año en sus nombres y están diseñados para corresponder al año en que planificas retirarte. Si tienes 30, por ejemplo, deberías estar echándole un vistazo a los fondos que se encuentran cerca del 2050. Si colocas todo tu dinero 401(k) en estos fondos, este se encargará de diversificar por ti y automáticamente disminuir el riesgo a medida que te aproximas a ese año.

Otra opción que podría ser superior a un fondo de target date es un robo-advisor o un servicio de planificación online. Algunas de estas compañías, como Blooom, se encargan de gestionar tu 401(k) con tu proveedor existente, colocando una alocación de activos y un rebalancing automático. Los servicios de planificación ofrecen acceso a un consejero humano por un precio reducido, el cual se encargará de darte una guía integral sobre tus finanzas, incluyendo cómo invertir tu dinero del 401K.

Sigue leyendo: Cómo elegir el mejor proveedor del plan 401 K para pequeños negocios

Establece un plan y monitoréalo

Una vez que has establecido un portafolio, debes monitorear su rendimiento. Toma en cuenta que varios sectores del mercado de acciones no siempre se mueven de forma rápida o lineal. Por ejemplo, si tu portafolio tiene acciones de grandes y pequeñas capitalizaciones, es muy probable que las capitalizaciones pequeñas aumenten más rápidamente que las pequeñas. Si esto ocurre, puede que sea una buena idea volver a balancear tu portafolio, pasando las ganancias de tus pequeñas capitalizaciones a capitalizaciones grandes.

Aunque esto no parece tener mucha lógica, ya que se trata de reemplazar las acciones que mejores rendimientos tienen en tu portafolio por aquellas que tienen menores rendimientos, debes tomar en cuenta que tu meta es mantener la alocación de assets. Cuando una parte de tu portafolios crece más rápido que otras, tus inversiones se desbalancean a favor de tus inversiones con mejores rendimientos. Si tus metas financieras no han cambiado, debes rebalancear tus inversiones para mantener una estrategia de inversión segura.

Otro aspecto importante es no tocar las inversiones. Es muy sencillo y tentador tomar dinero prestado, colocando una parte de las inversiones como colateral, cuando los tiempos son difíciles. Sin embargo, esto anula tus beneficios fiscales de inversión, ya que tendrás que pagar tu préstamo con dólares que pagan impuestos. Además de eso, tendrás que pagar intereses y posiblemente recargos y tarifas por el préstamo.

De acuerdo a los expertos, se debe resistir a esta opción, ya que esto normalmente significa que debes hacer un mejor trabajo en tu planificación de reservas de efectivo, de ahorros, de gastos y generalmente de presupuestos para lograr tus metas financieras.

Algunas personas alegan que pagarte a ti mismo con intereses es una buena manera de construir un buen portafolio, pero una mejor estrategia es no interrumpir el progreso de tu vehículo de crecimiento para ahorrar a largo plazo desde un primer momento.

Transfiere tu 401(k)

La mayoría de las personas cambian de trabajo más de una docena de veces a lo largo de su vida. Si eres de los que retiras el dinero de tu cuenta 401(k) cada vez que tienes un nuevo empleo, deberías echarle un vistazo a las reglas para retirar tu 401(k), ya que esto suele ser una mala estrategia.

Si realizas un retiro cada vez que cambias de empleo, no tendrás nada cuando lo necesites realmente, especialmente porque tendrás que pagar impuestos sobre los fondos junto con una penalidad del 10% sobre el monto por tener menos de 59 años. Incluso si tu balance es muy pequeño, puedes mover ese dinero a una cuenta IRA y mantener el crecimiento de dinero.

Si tienes un nuevo trabajo, también podrás mover tu dinero de la 401(k) al nuevo plan de tu empleador, si la compañía lo permite. No importa la elección que hagas, lo importante es que realices una transferencia de tu 401(k) en lugar de retirar el dinero. De esta forma, podrás evitar los riesgos que traen consigo las penalidades.

Para finalizar

Construir independencia financiera o una pasarela para el retiro comienza por ahorrar cualquier cantidad de dinero posible. El método de pagarse a sí mismo funciona muy bien y es la única razón por la cual el plan 401(k) de los empleadores son tan buenos reuniendo dinero.

Una vez que entiendas un poco mejor la literatura financiera de las compañías, podrías interesarte en una gran variedad de opciones de inversión que el plan 401(k) tiene para ofrecer. En cualquier caso, probablemente disfrutarás viendo cómo crece tu dinero cada trimestre.

Sigue leyendo:



Artículos relacionados:

Deja un comentario

Créditos en USA