¿Cómo refinanciar mi casa después de una bancarrota y cuándo hacerlo?

Cómo refinanciar mi casa después de una bancarrota
10
min de lectura

Compromiso editorial

Si bien no somos asesores financieros, nos esforzamos por ayudarte a tomar decisiones financieras más inteligentes. Aunque nos adherimos a una estricta integridad editorial, este post puede contener referencias a productos publicitados. Aquí tienes una explicación de cómo ganamos dinero.

Mas información

Lo que debes saber

Refinanciar una casa después de una bancarrota es posible, pero se deben cumplir ciertos requisitos como el tiempo de espera y la reconstrucción del historial de crédito.

El tiempo de espera para refinanciar varía según el tipo de bancarrota y el tipo de préstamo, oscilando entre dos y siete años.

Refinanciar puede ser beneficioso si se puede reducir la tasa de interés, se necesitan cuotas mensuales más pequeñas, o se quiere usar el home equity para pagar otras deudas.

La buena noticia es que sí puedes refinanciar tu casa después de una bancarrota. Para ello, deberás cumplir con el tiempo de espera, reconstruir tu historial de crédito, conseguir a un prestamista especializado y, si todo sale bien, cerrar el préstamo.

No obstante, no siempre es una buena idea refinanciar tu propiedad luego de haber pasado por una bancarrota. Los costos de cierre y la posible pérdida de home equity pueden dificultar tu proceso de recuperación financiera.

Noticias Relacionadas

Aprende aquí cuáles son los pasos para refinanciar tu casa después de una bancarrota, cuáles son las ventajas y desventajas de hacerlo y cuándo puede ser una buena opción.

1. Cumple con el tiempo de espera

Para poder refinanciar tu casa después de una bancarrota deberás de cumplir con el período de espera. No obstante, la cantidad de tiempo dependerá de varios factores, como el tipo de bancarrota, si hay circunstancias atenuantes y del tipo de préstamo que tengas.

Nota: El período de espera comienza a correr una vez que un tribunal resuelva o desestime tu bancarrota. No desde el momento en el que haces la presentación.

Capítulo 7

Cuando te declaras en bancarrota del Capítulo 7, debes esperar entre dos a cuatro años antes de poder refinanciar tu casa. Esto dependerá del tipo de préstamo que tengas:

  • Respaldado por el gobierno. Si tienes un préstamo FHA o VA, deberás esperar al menos dos años. Puedes reducir el tiempo a un año si las circunstancias que te llevaron a declararte en bancarrota son atenuantes.
  • Convencional. En este caso deberás esperar al menos 4 años después de la fecha de descarga o desestimación para refinanciar tu casa.
  • Jumbo. Dado que estos préstamos son más grandes, el período de espera para refinanciar es de al menos siete años.

Capítulo 13

Si te declaraste en bancarrota del Capítulo 13, los tiempos de espera para refinanciar tu deuda pueden variar de dos a cuatro años dependiendo del tipo de préstamo y si la bancarrota fue descargada o desestimada:

  • Convencional. Es necesario esperar al menos dos años después de la descarga o cuatro años si la bancarrota fue desestimada.
  • Respaldado por el gobierno. Es posible hacerlo antes de la descarga de la bancarrota, pero debes demostrar un año de pagos a tiempo. Esto aplica para préstamos FHA, VA y USDA.
  • Jumbo. Deberás esperar al menos siete años antes de poder refinanciar el préstamo de tu casa.
Nota: En el caso de una bancarrota de Capítulo 13, las deudas solo se descargan una vez que cumples con todos los requisitos del plan de pago.

2. Revisa tu informe de crédito

Tras declararte en bancarrota, deberás seguir un estricto plan para lograr reconstruir tu crédito y no querrás ningún tipo de información errónea en tu informe crediticio que puede dificultar aún más el camino. Chequea tu historial en AnnualCreditReport.com.

Si encuentras cualquier información imprecisa en tu reporte, asegúrate de disputarlo comunicándote con las agencias de crédito.

3. Trabaja en tu puntaje de crédito

Aprovecha el tiempo de espera antes de poder refinanciar tu casa para trabajar en recuperar tu puntaje de crédito. Puedes hacerlo pagando todas tus facturas a tiempo, manteniendo el saldo de la tarjeta de crédito bajo y evitando solicitar nuevo crédito.

Mejorar tu credit score es ideal porque, cuando llegue el momento de refinanciar tu casa, tener un buen puntaje te ayudará a calificar a mejores condiciones a pesar de tu historial con una bancarrota.

4. Busca un prestamista

Aunque pueda ser difícil encontrarlos, hay prestamistas que trabajan específicamente con personas que han presentado una bancarrota. No ocultes tu historial a tu prestamista; es preferible ser honesto desde un principio.

Puedes buscar prestamistas en línea o consultar con tus amigos y familiares cualquier recomendación. Trata de conseguir al menos tres opciones para poder compararlas y quedarte con el mejor.

5. Compara las condiciones del préstamo

Solo es conveniente refinanciar tu casa si lograrás obtener mejores condiciones que el préstamo original. Compara el porcentaje de tasa anual (APR) de las opciones de refinanciamiento que conseguiste y la estructura de pagos.

La idea es que encuentres el prestamista que te ofrezca las condiciones que mejor se adapten a tus necesidades y presupuesto a largo plazo. Debes prestar especial atención a este paso, sobre todo tras una bancarrota.

6. Prepara todos los requisitos

Los requisitos para refinanciar tu casa después de una bancarrota variarán según el prestamista y las circunstancias específicas de cada caso. En general, los documentos estándares son:

  • Prueba de ingresos. Necesitarás al menos dos talones de pago más recientes y dos extractos bancarios. También es posible que necesites presentar los dos últimos Formularios W-2.
  • Credit score. Ten en cuenta que la mayoría de los prestamistas convencionales suelen exigir un puntaje de al menos 620. Si es un préstamo del gobierno, necesitarás uno de al menos 580.
  • Verificación de empleo. Solicita una carta de trabajo que indique tu puesto actual, la duración del empleo y tu salario, dado que pueden pedírtela para refinanciar tu casa.
  • Información de la hipoteca actual. Puede que te pidan dar detalles sobre tu préstamo, incluyendo tu saldo pendiente, la tasa de interés y la fecha de vencimiento.
  • Copia de descarga de la bancarrota. El prestamista puede querer comprobar que hayas completado el proceso de bancarrota. Busca todos los registros necesarios.
  • Tasación de la vivienda. El prestamista puede requerir esto para asegurarse de que la relación préstamo-valor (LTV) sea la adecuada. Antes de hacer la tasación, asegúrate de tener tu casa en las mejores condiciones posibles.

7. Solicita refinanciar tu casa después de una bancarrota

Una vez que ya has evaluado todas tus opciones de refinanciamiento y crees que es el movimiento correcto para tus finanzas, deberás pedirlo. Completa la solicitud proporcionando todos los detalles y requisitos que el prestamista te pida.

8. Cierra el préstamo

Si te aprobaron el préstamo, recibirás una divulgación de cierre en donde encontrarás la fecha en la que deberás acudir para repasar todos los detalles, firmar los documentos y pagar los costos de cierre.

Ten en cuenta que los costos de cierre pueden ser del 3% al 6% del valor de préstamo; por lo que es un costo importante que debes considerar dentro de tu presupuesto.

Ventajas y desventajas de refinanciar tu casa después de una bancarrota

Antes de decidir refinanciar tu casa, debes evaluar si es el movimiento correcto para tus finanzas. Conocer cuáles son las ventajas y desventajas te puede ayudar a tomar una decisión:

Ventajas Desventajas
Te da la posibilidad de obtener pagos mensuales más manejables. Calificar a un préstamo para refinanciar tu casa después de una bancarrota puede ser difícil.
Puedes acceder a una tasa de interés más baja, lo que puede reducir el costo del préstamo. Es posible que solo califiques para tasas de interés más altas.
Hay opciones para refinanciar y usar tu home equity para cubrir otras deudas. Los costos de cierre pueden ser una gran carga, sobre todo después de una bancarrota.

¿Cuándo es una buena idea refinanciar tu vivienda después de la bancarrota?

Aunque puedas refinanciar tu casa luego de una bancarrota, no siempre es una buena idea. Debes considerar tus circunstancias financieras actuales y cuál es el objetivo de refinanciar. En general, puede ser una buena idea cuando:

  • Puedes reducir la tasa de interés. Si esto es posible para ti, puede que refinanciar sea una buena opción. Incluso una pequeña reducción puede disminuir los costos de tu préstamo.
  • Necesitas cuotas mensuales más pequeñas. Esto puede conllevar a un aumento del costo total de la hipoteca, pero puede representar un alivio financiero a corto plazo luego de una bancarrota.
  • Quieres dinero para pagar otras deudas. Es posible que obtener un préstamo contra tu propiedad sea de las opciones más rentables. No obstante, solicitar un home equity loan o un HELOC puede ser riesgoso y debes evaluarlo con cuidado.

Sobre el autor

Andreina es Economista y cuenta con seis años de experiencia en la creación de contenido. En Créditos en USA se enfoca en crear contenido útil y claro para ayudarte a navegar con facilidad en el mundo financiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

En esta página

Noticias destacadas

¡Únete a nuestro Newsletter!

Subscríbete a nuestra lista de mails y noticias actuales

¡Únete a nuestro Newsletter!

Subscríbete a nuestra lista de mails y últimas noticias.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.