¿Qué es un HELOC y cómo funciona?

Se le llama HELOC (siglas en inglés de Home Equity Line Of Credit) a un crédito sobre el capital de la vivienda que permite a los propietarios solicitar dinero prestado contra el capital que han amortizado. Los HELOCs pueden ofrecer flexibilidad en los préstamos pero tienen limitaciones.También conllevan el riesgo de una ejecución hipotecaria y pueden requerir mucha disciplina.

Ya sea que necesites actualizar tu cocina o arreglar un techo con goteras, un proyecto de mejora o realizar una reparación en tu casa, probablemente no será barato llevarlo a cabo.

El costo promedio de una remodelación de cocina es de entre 25,800 y 42,000 dólares, según el Estudio de Tendencias de Cocinas de Houzz del 2018. Y si necesitas reemplazar tu techo, el costo promedio de 7,211 dólares, según los datos de HomeGuide en diciembre del 2019.

A menos que tengas esa cantidad de dinero disponible en tu cuenta bancaria, probablemente necesitarás pedir un préstamo para poder hacer esa remodelación o reparación. Tal vez quieras considerar una línea de crédito sobre el valor líquido de la vivienda o HELOC, que te permite pedir un préstamo sobre el monto que ya has amortizado de tu casa.

Así como una línea de crédito, el HELOC permite flexibilidad tanto para pedir prestado como para devolver el dinero. Pero es importante que los prestatarios tengan mucha disciplina cuando se trata de sacar fondos y pagar a sus prestamistas.

Sigue leyendo para aprender más sobre los HELOC y algunas de sus alternativas.

¿Cómo funciona un HELOC?

En su forma más simple, un HELOC funciona como una tarjeta de crédito. Puedes pedir dinero prestado hasta un cierto límite de crédito establecido por el prestamista y luego devolver las cantidades prestadas junto con los intereses. Esta opción puede ofrecer más flexibilidad, incluso puedes retirar y hacer pagos diarios o semanales, si es necesario.

¿Qué determina el límite de crédito de un HELOC?

El límite de crédito de un HELOC depende de varios factores, incluyendo tu crédito y tus deudas pendientes pero se determina, en gran medida, por el valor de mercado de tu casa y la cantidad que debe en su hipoteca.

Por ejemplo, si eres propietario de una vivienda valorada en 400.000 dólares y todavía debes 300.000 dólares en tu primera hipoteca, entonces el valor de tu vivienda es de 100.000 dólares. Los bancos suelen limitar la cantidad que puedes pedir prestada a no más del 85% del valor de tasación de tu casa menos lo que debes aún de tu hipoteca.

En este caso, la cantidad máxima que podrás pedir prestada es de 40.000 dólares. Así es como se calcula, asumiendo que no hay otros gravámenes sobre tu casa:

  • Valor de mercado de la casa: $400.000
  • 85% del valor de la casa: 340.000 dólares
  • Restando el saldo de la hipoteca: $340.000 – $300.000
  • Posible línea de crédito: 40.000 dólares

¿Cómo se utilizan los fondos de HELOC?

Si te aprueban para un HELOC, los prestamistas pueden permitirte retirar dinero durante un tiempo fijo conocido como período de retiro.

Una vez que tu período de retiro haya terminado, el prestamista puede permitirte renovar la línea de crédito. Si no es así, es posible que tengas que devolver el monto pendiente de una vez o durante un período de tiempo, lo que se denomina período de devolución.

¿Cuál es la duración de un HELOC?

La duración de un HELOC varía, pero podría durar hasta 30 años (a menudo con un período de retiro de 10 años y un período de reembolso de 20 años). Mientras que los prestatarios pueden elegir retirar el dinero disponible inmediatamente, los prestamistas pueden estructurar los HELOC como relaciones a largo plazo.

¿Hay algún cargo adicional?

Establecer tu HELOC podría costar cientos de dólares en honorarios. A continuación te presentamos algunos:

  • Tasas de evaluación
  • Tasas de solicitud
  • Cargos por adelantado, como puntos
  • Honorarios del abogado
  • Honorarios de búsqueda de títulos
  • Preparación y presentación de la hipoteca
  • Cuota anual
  • Los honorarios de la transacción.
Muchos de los términos y honorarios de HELOC son determinados por el prestamista. Por este motivo es recomendable investigar estos detalles antes de entrar en cualquier acuerdo. Algunas condiciones podrían incluso estar abiertos a la negociación.

No olvides que también pagarás intereses. Mientras que la mayoría de los HELOCs ofrecen tasas de interés variables, también pueden ofrecerse con tasas iniciales, que suelen ser más bajas que las tasas normales pero son temporales. Debes buscar y comparar.

Los riesgos de un HELOC

Existen varios riesgos con los HELOC, pero uno de ellos es muy claro. Debido a que utiliza tu propiedad como garantía, el incumplimiento de los pagos podría resultar en la pérdida de tu casa.

Los bancos han puesto límites a la cantidad que puedes pedir prestada para minimizar el riesgo de pérdidas, pero éste sigue existiendo si no puedes hacer los pagos requeridos.

Hay otro riesgo con los HELOC: tu prestamista puede tener la capacidad de reducir o congelar tu línea de crédito. Por lo general, los prestamistas sólo hacen esto si hay pagos atrasados, cambios en el patrimonio de tu casa o en medio de una crisis financiera, pero sigue siendo una posibilidad que vale la pena considerar.

Incluso cuando se las arreglan para evitar problemas personales imprevistos, los prestatarios de HELOC podrían tener que lidiar con tendencias del mercado.

La tasa de interés de un HELOC suele ser variable y puede cambiar. Está a menudo ligada a la tasa de interés preferencial y puede ser afectada por los cambios en el mercado durante la vida del HELOC.

Sin embargo, puede haber límites a esa incertidumbre, como un tope periódico (un límite a los cambios de la tasa en un momento dado) o un tope de por vida (un límite a los cambios de la tasa durante el plazo del préstamo).

Algunas alternativas a un HELOC

Si estás considerando un HELOC pero no estás seguro de que esa sea la solución correcta para ti, aquí tienes algunas alternativas a considerar.

Préstamos sobre el capital de la vivienda

Los préstamos sobre el valor de la vivienda y los HELOC tienen similitudes. Pero es necesario que sepas que estos dos productos son en realidad diferentes. Y algunas de estas diferencias podrían determinar qué opción podría ser mejor para cubrir tus necesidades.

Incluir tabla en este lugar

HELOCPréstamo sobre el valor de la casa
EquidadAprovecha el capital de la viviendaAprovecha el capital de la vivienda
GarantíaLa casa es la garantíaLa casa es la garantía
FondosDisponibles hasta el límite de crédito durante el período de retiro para acceder a los fondos que necesitesPagado en una suma global, por adelantado
Tasa de interésGeneralmente, una tasa variableGeneralmente, una tasa fija
PagosLos pagos se realizan sólo sobre la cantidad prestada una vez que los fondos son retiradosLos pagos son realizados periódicamente durante un límite de tiempo

Los HELOC y los préstamos sobre el capital de la vivienda son similares: ambos implican pedir prestado contra el capital de la vivienda y usar la propia vivienda como garantía. Las diferencias entre un HELOC y un préstamo sobre el valor líquido de la vivienda pueden parecer pequeñas; sin embargo, pueden ser cruciales a la hora de endeudarse.

Por ejemplo, un préstamo sobre el valor líquido de la vivienda no permite una línea de crédito rotativa como un HELOC. En cambio, se obtiene el monto del préstamo como una suma global por adelantado y se va devolviendo poco a poco durante un tiempo (más los intereses) mediante un programa de pago establecido. Esta estructura puede ser útil para las personas que saben exactamente cuánto dinero necesitan y cuándo podrán devolverlo.

Un préstamo sobre el valor líquido de la vivienda también suele tener un tipo de interés fijo, que puede proporcionar más seguridad. Esto puede permitirte realizar una mejor planificación al elaborar un presupuesto o plan de pago del préstamo. Como desventaja, la estabilidad de esa tasa fija, generalmente, implica una tasa más alta que la que puedes obtener en un HELOC.

Refinanciación del efectivo

Una refinanciación de efectivo también implica pedir dinero prestado contra el valor de tu casa, pero requiere una refinanciación completa de tu hipoteca en lugar de establecer un acuerdo paralelo.

Esta puede ser una buena manera de consolidar deudas o financiar los mismos tipos de gastos que estás buscando pagar con un préstamo HELOC o con un préstamo sobre el valor de la vivienda. Pero también podría dejarte con una tasa de interés más alta en tu hipoteca y la obligación de pagar los gastos de cierre.

Préstamo personal

Si no quieres consumir el capital de tu casa o usarla como garantía, entonces podrías  considerar un préstamo personal.

Aunque los préstamos personales garantizados implican la aportación de alguna garantía, puedes aportar otros activos y no tu casa, como una cuenta de ahorros o un auto. Los préstamos garantizados pueden ofrecer términos y condiciones de calidad a las personas con buen crédito que no quieren arriesgarse a perder su casa. También puedes considerar un préstamo personal no garantizado, que no está respaldado por una garantía.

Sin embargo, los préstamos no garantizados tienen una desventaja: los prestamistas los consideran más riesgosos que los préstamos garantizados, por lo que es probable que te cobren una tasa de interés más alta.

Conclusión

Antes de solicitar o gestionar un HELOC, considera para qué lo necesitarás. Si planeas usar un HELOC para mejoras en el hogar, piensa en establecer un presupuesto y ahorrar para las mejoras a lo largo del tiempo, en lugar de pedir dinero prestado.

Elabora un presupuesto y asegúrate de que los pagos mensuales se ajustan a tu estilo de vida.

Si no tienes tiempo para ahorrar y quieres pedir dinero prestado, considera también otras opciones de financiación como un préstamo personal o un préstamo sobre el valor líquido de la vivienda. Toma en cuenta las cuotas, los programas de pago y las tasas de interés para tomar la mejor decisión financiera para usted.

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!