¿Qué es un préstamo VA? Todo lo que necesitas saber

Cuando una persona llega a ese punto de su vida en el que desea comprar una casa, notará que pagarla de contado podría ser muy difícil. Por supuesto, el grado de dificultad varía dependiendo de muchos factores, entre ellos, el tipo de empleo. Por ejemplo, por lo general, adquirir una vivienda suele ser mucho más difícil para los veteranos o los militares en ejercicio.

¿Te suena familiar? Afortunadamente, si eres un veterano y quieres comprar tu casa soñada tienes una opción diferente al resto. Hablamos de una hipoteca especialmente diseñada para ti: el préstamo VA (garantizado por Veterans Affairs).

Vamos a ver más de cerca qué es un préstamo VA y cómo funciona para que puedas evaluar si esta es la mejor alternativa para adentrarte al mercado inmobiliario.

¿Qué es un préstamo VA?

¿Qué es un préstamo VA?

El préstamo VA es un tipo de financiamiento hipotecario que, aunque es emitido por los prestamistas privados, está respaldado por el Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos. Gracias a este sistema tan bien establecido, los veteranos de los Estados Unidos, los miembros en servicio activo y sus cónyuges o viudos pueden acceder a la compra de una casa o vivienda propia.

Los préstamos VA son una iniciativa que surgió como parte del proyecto de ley GI del año 1944, pero desde su aparición, se han vuelto cada vez más populares, en especial en los últimos años. Vamos a darte algunos datos para que te hagas una idea: en el primer trimestre del 2019, el 8% de las compras de viviendas del país se hicieron a través de un préstamo VA. ¿El atractivo de este tipo de financiamiento? Que es bastante fácil calificar y no requiere de un pago inicial.

¿Cómo funciona un préstamo VA?

Los préstamos hipotecarios VA son uno de los dos préstamos no convencionales (o del gobierno) disponibles en la actualidad. En sí, no funcionan exactamente como las hipotecas clásicas que otorgan los bancos. ¿Por qué? Porque, como dijimos antes, están garantizados por el gobierno.

¿Qué significa que sean préstamos garantizados por el gobierno? Pues que, en caso que caigas en incumplimiento, el gobierno se compromete a reembolsarle al prestamista una parte del préstamo. Lo mismo sucederá si te enfrentas a una ejecución hipotecaria.

Dado que los bancos asumen un riesgo mucho menor al tener al gobierno como una especie de fiador -algo que no ocurre con un préstamo hipotecario convencional- los requisitos de elegibilidad de préstamos VA son relativamente fáciles de cumplir. Solo en el 2018, el VA garantizó 610,513 préstamos para compras y refinanciamientos.

¿Cuáles son los requisitos para obtener un préstamo VA?

Si estás pensando en comprar una vivienda y deseas aplicar a este préstamo, deberás cumplir con los requisitos específicos que le impone el VA al personal militar. Generalmente, serás elegible si caes en alguna de estas tres categorías:

  • Eres un miembro del servicio activo o un veterano licenciado con honores que prestó 90 días consecutivos de servicio en tiempos de guerra o 181 días de servicio en tiempos de paz.
  • Has servido durante más de seis años en la Guardia Nacional o en la Selected Reserve.
  • Eres cónyuge de un miembro del servicio del ejército o de la armada que murió en el cumplimiento de su deber. 

Para entrar en el proceso de solicitud, necesitarías un Certificado de Elegibilidad (COE, por sus siglas en inglés). Esto le demostrará a los prestamistas hipotecarios que calificas para un préstamo VA. ¿Dónde solicitar un COE? Puedes pedir tu certificado en línea visitando la página web oficial del VA, solicitarlo por correo postal o por medio de tu prestamista.

¿Cuáles son los beneficios de los préstamos VA?

A continuación, te detallaremos algunas de las características y beneficios clave de un préstamo VA:

1. No es necesario pagar la inicial de una casa

Los préstamos VA son uno de los pocos préstamos hipotecarios sin enganche que están disponibles hoy en día en el país. En 2018, cerca del 50% de las casas compradas con un préstamo VA fueron adquiridas sin el pago de una inicial.

2. No hay montos máximos

El monto del préstamo VA no tiene límites máximos, pero sí hay un límite a la responsabilidad que asume el gobierno. En el 2019, el VA garantizó un máximo del 25% (hasta $121,087) del monto de un préstamo hipotecario, lo que corresponde a un préstamo máximo de $484,350.60. Todo lo que sobrepase ese monto, no fue garantizado por el VA. ¿Suena peligroso? Puede llegar a serlo si no tienes cómo pagar.

3. No se requiere un PMI

No tendrás que adquirir un Seguro Hipotecario Privado (PMI). Como los préstamos están respaldados por el gobierno, puedes despedirte del PMI. El PMI puede variar entre el 0.5% y el 2.25% de tu préstamo. Esto quiere decir que -por ejemplo- si pidieras un préstamo hipotecario de $200,000 con una tasa PMI del 1%, tendrías que pagar $166 adicionales en las mensualidades de tu hipoteca, haciendo que sea más onerosa.

4. No hay puntaje de crédito mínimo

Sin embargo, debes tener en cuenta que los prestamistas suelen buscar prestatarios con una puntuación de crédito de 620 o más. Esto no nos parece extraño porque es una práctica común en la banca tradicional, pero pensamos que el puntaje de crédito ideal debería ser de cero. ¿Por qué? Porque esto significaría que el solicitante no reporta deudas. Afortunadamente, si tu puntaje de crédito cambia en el camino, esto no afectará la tasa de APR porque es fija.

5. Asistencia frente a una ejecución hipotecaria

El VA siempre le ofrece asistencia a los prestatarios que se enfrentan a una posible ejecución hipotecaria. Los técnicos especialistas en préstamos que trabajan en la agencia pueden negociar con los prestamistas en nombre de los prestatarios que tienen problemas para pagar su hipoteca. Así, podrías evitar perder la casa.

6. No hay penalización por pagos anticipados

Esto significa que no te multarán si pagas tu préstamo antes del tiempo acordado.

7. Puedes solicitar estos préstamos más de una vez 

No es necesario comprar una vivienda por primera vez para obtener el préstamo VA. Siempre y cuando pagues el préstamo VA cada vez que lo solicites, puedes utilizar este beneficio una y otra vez.

8. Tu historial pesa menos

La bancarrota y la ejecución hipotecaria no afectarán tus posibilidades. Si te has declarado en quiebra o has experimentado una ejecución hipotecaria, todavía puedes calificar a un préstamo VA. Solo tendrás que esperar dos años desde la fecha de quiebra o ejecución hipotecaria.

¿Cuáles son las desventajas de un préstamo VA?

El préstamo VA suena muy bien hasta ahora, ¿cierto? Pero si profundizas un poco más, encontrarás algunas desventajas, tal como en cualquier otro tipo de préstamo disponible en el mercado:

1. Una inicial «cero» te deja vulnerable

Piensa que solo basta un pequeño cambio en el mercado inmobiliario para que tu préstamo VA se convierta en una hipoteca underwater, es decir, que debas más por tu casa que su valor entero en el mercado. ¿Qué puedes hacer en un caso como este? 1) Quedarte con la propiedad hasta que el mercado se recupere o 2) sufrir una pérdida financiera si necesitas salir de ella de inmediato.

2. Tendrás que pagar una cuota de financiación por el préstamo VA

 Y esta oscila entre el 1.25% y el 3.3% del monto. Veámoslo en un ejemplo: un préstamo de $300,000 requerirá un pago que puede ir de $3,750 a $9,900. La comisión, por lo general, está incluida en el préstamo y esto aumentará tu pago mensual. Por ende, sumará intereses durante el término del financiamiento. Además, también es posible que debas calcular con cuidado los gastos de apertura que cobrará el prestamista. 

3. La baja tasa de interés del préstamo VA es engañosa

Si bien las tasas de interés de los préstamos VA en las hipotecas de 30 años son iguales o inferiores a las de los préstamos convencionales; ninguno de los dos instrumentos financieros te beneficia. ¿Por qué? Porque ambos te terminarán costando más de la cuenta, esto en términos de intereses. Piensa que un préstamo hipotecario de 15 años es mucho mejor, ya que no tendrás que pagar tanto.

4. Es sólo para vivienda principal o para refinanciamiento

Un préstamo VA solo sirve para comprar o construir una residencia principal o para refinanciar un préstamo ya existente. Así que puedes olvidarte de comprar una propiedad de inversión o una casa de vacaciones con esta opción. (Esto no necesariamente es del todo malo. Recuerda que comprar una propiedad de inversión o una casa vacacional sin inicial y 100% financiada suele ser una decisión errada porque elevará tus deudas innecesariamente).

5. No podrás comprar cualquier cosa

Solo ciertas propiedades son elegibles para los préstamos VA. Los terrenos desocupados o de cooperativas, por ejemplo, no califican. 

¿Vale la pena solicitar un préstamo VA? Comparación con una hipoteca tradicional

Si comparas un préstamo VA con una hipoteca convencional, verás que, a pesar de los beneficios, a veces es mejor optar por la segunda opción. Dependiendo del que elijas, tendrás una mejor tasa de interés -alrededor del 3.6%- y tampoco tendrías que pagar por un PMI. Si estudias esta opción, verás que con esta modalidad, te ahorrarás miles de dólares en intereses.

Veamos qué pasaría si decidieras ahorrar el 20% del valor de la vivienda como inicial (para una casa de $200,000) y optaras por una hipoteca convencional a tasa fija por un plazo de 15 años. Después, comparemos los números obtenidos con un préstamo VA de igual término y tasa de interés:

DescripciónPréstamo VA 

(15 años al 4%)

Hipoteca a tasa fija

(15 años al 4%)

Costo de la vivienda$200,000$200,000
Inicial del préstamo$0$40,000
Comisión de financiamiento$4,300$0
Monto total del préstamo$204,300$160,000
Intereses totales (15 años)$67,713$48,156
Monto total a pagar$272,013$208,156

Con un préstamo hipotecario convencional a una tasa fija del 4% por un período de 15 años, el total de intereses pagados será de $48,156, es decir, casi $20,000 dólares menos de lo que pagarías en el supuesto caso de elegir el préstamo VA.

Cuando tomas en cuenta el monto del préstamo, la comisión de financiamiento y el interés total a pagar, el costo total del préstamo VA asciende a $272,013. Así que, tendrías que pagar más en el transcurso de 15 años, esto en comparación con una hipoteca clásica. Piensa en todo lo que podrías hacer con ese dinero que te ahorrarías.

¿Nuestra conclusión? Los préstamos VA pueden ser una buena opción para los veteranos por su bajo umbral de requisitos, pero esto no quiere decir que sean la alternativa más económica para tu bolsillo. Recuerda que, al no tener que pagar una inicial, el monto total del préstamo será mucho más alto y a esto deberás añadirle también la comisión del prestamista, que generará intereses a lo largo del plazo de la hipoteca. 

De ser posible, opta por un préstamo hipotecario de 3-4% de interés fijo, paga el 20% de la inicial y escoge por un plazo corto. 15 años es más que suficiente para pagar tu casa por completo.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!