¿Qué significa APR y cómo funciona?

Que significa APR
12
min de lectura

Compromiso editorial

Si bien no somos asesores financieros, nos esforzamos por ayudarte a tomar decisiones financieras más inteligentes. Aunque nos adherimos a una estricta integridad editorial, este post puede contener referencias a productos publicitados. Aquí tienes una explicación de cómo ganamos dinero.

Mas información

Lo que debes saber

APR (Tasa Efectiva Anual) indica el costo real anual de fondos en productos financieros.

Existen diferentes tipos de APR según el producto financiero, como préstamos o tarjetas de crédito.

El puntaje crediticio influye directamente en la determinación del APR; un puntaje más alto suele resultar en un APR más bajo.

APR, en inglés, Annual Percentage Rate (tasa efectiva anual), es una tarifa agregada que puede influir en el cuánto pagarás por tu préstamo o cuenta de cheques. Entender qué significa APR y cómo funciona te permitirá saber cuál es el mejor crédito para ti.

Eso sí, debes tener en cuenta que existen diferentes tipos de APR y cómo su naturaleza puede variar si estamos hablando de un banco o tarjetas de créditos. Por eso, en este artículo explicamos en qué consiste este concepto y todo lo que debes saber sobre él.

Noticias Relacionadas

¿Qué significa APR?

El APR es una tasa de interés o tarifa generada por una cierta cantidad de dinero en el transcurso de un año. En pocas palabras, es el costo real anual de los fondos obtenidos o manejados a través de diferentes productos financieros.

En ese sentido, es un número expresado en porcentaje que permite comparar el gasto necesario para la apertura, uso o mantenimiento de productos de inversión, tarjetas de crédito o préstamos de diferentes tipos.

Ahora bien, el concepto de APR puede variar levemente en función a si se hace referencia al APR de un préstamo personal, hipotecario, ingresos derivados de una inversión o la adquisición de una cuenta corriente y su respectiva tarjeta.

¿Cómo funciona el APR?

La tasa porcentual anual es presentada como una tasa de interés mediante un porcentaje, la cual incluye ciertas tarifas y costos que se derivan del mismo crédito. Dichos costos varían según el tipo de producto financiero con el que se esté trabajando.

De esa forma, el APR puede incluir tarifas de procesamiento u originación, gastos de tasación, penalización y de otro tipo, siendo esto una de sus principales características.

Debes tener en cuenta que, por lo general, la tasa de porcentaje anual implica por sí sola diversos cargos, teniendo en consideración la tasa de interés, mientras que esta última solo indica la tasa que se debe pagar por el crédito.

Así, es más efectivo analizar la conveniencia de un determinado crédito o producto financiero en función al APR que a la tasa de interés, ya que la primera indica la acumulación de costo total del préstamo, cuenta corriente o inversión.

En el caso de las inversiones y los ingresos generados por las mismas, la tasa de porcentaje anual no incluye la capitalización de los intereses que se haya dado en el transcurso del año.

Nota: Ya sea un préstamo o tarjeta de crédito, deberás ser informado sobre el APR a cobrar. Con respecto a los préstamos, es un dato que debe ser divulgado por los prestamistas y en relación a las tarjetas, se debe informar antes de firmar un contrato.

Tipos de tasa de porcentaje anual

En la actualidad podrás encontrar diferentes tipos de APR, los cuales se implementan según la clasificación de producto financiero. Así, los principales tipos de tasas de porcentaje anual, especialmente en bancos para préstamos de diversos tipos, son:

  • APR fijo: No varía mientras que esté vigente el préstamo y, en caso de que exista un cambio en la misma, deberás ser notificado con anterioridad por la institución.
  • APR variable: Varía en función de una tasa de interés índice. Si esta aumenta, también lo hace la APR, por lo que incrementa el valor final del préstamo con el tiempo.

Tipos de APR para tarjetas de crédito

Con respecto a las tarjetas de crédito, existen más tipos de APR, los cuáles se establecen con relación a las transacciones que realices y tus hábitos de gastos. Entre ellos resalta:

  • APR de compra: Aplica a todas las compras realizadas que sean nuevas con tu tarjeta de crédito. Destaca por incluir un período de gracia.
  • APR de anticipo en efectivo: Es una tasa de interés implementada para el adelanto de efectivo a través de una tarjeta de crédito, lo cuál implica diferentes tipos de efectivo.
  • APR por transferencia de saldo: Es otra tasa de interés que aplica para todas las transacciones de saldo entre tarjetas. No tiene período de gracia, por lo que es cobrada al momento de realizar la transacción.
  • APR de penalización: Es aquella se cobra ante el incumplimiento de las condiciones contractuales de la tarjeta, como lo puede ser un pago atrasado. En ese caso, el monto total de la tasa de porcentaje anual puede llegar a incrementarse.
  • APR introductorio: Consiste en una tasa de interés más baja aplicada a las nuevas tarjetas de crédito en función a ciertas condiciones. Son muchas las tarjetas que vienen con un 0% de APR temporal.

¿Qué es el APR de una tarjeta de crédito?

El APR de una tarjeta de crédito consiste en una tasa de interés aplicada durante un determinado ciclo de facturación por el saldo en tu cuenta. Lo más común es que se incluyan varios APR a la tarjeta y que la mayoría, sino todos, sean variables.

Así, los APR que se apliquen a tu cuenta de cheques y tarjeta puede cambiar de manera significativa dependiendo de cómo la uses: las compras que realices con ella, el tipo de transacciones, si te has atrasado con el pago o no.

Ten en cuenta que el significado de APR puede variar dependiendo del producto financiero al cual se está haciendo referencia, especialmente cuando se trata de préstamos personales de un banco.

¿Qué es APR en bancos?

Ahora bien, el APR en bancos es el costo del financiamiento al año por el monto total de un préstamo otorgado, el cual incluye tasas de interés, tarifas y otros cargos que puedan aplicarse al mismo en forma de porcentaje.

Se aplica a préstamos de automóvil, personales o hipotecarios, en los cuales existe por lo general un solo APR, que puede ser fijo o variable dependiendo del tipo de préstamo que solicites. Tienden a incluir tarifa del prestamista, gastos del seguro y costos de cierre.

Las tasas y tarifas agregadas son diferentes para cada tipo de préstamo, por lo que a su vez el APR aumenta o disminuye según el mismo y sus condiciones.

A diferencia de las tarjetas de crédito, el APR en bancos es un concepto que incluye diferentes tipos de cargos y no consiste solamente en las tasas de interés. Esto como consecuencia de que existe la presencia de un prestamista.

¿Cómo calcular el APR?

El proceso para calcular el ARP es diferente si se desea realizar el cálculo en relación a una tarjeta de crédito o un banco. Para las primeras, la tasa de porcentaje anual se calcula de la siguiente manera:

  • Conoce cuál es la tarifa periódica diaria: Para ello debes dividir el APR de tu tarjeta entre 365 (cantidad de días en el año). El resultado será tu tasa de interés diaria.
  • Multiplica la tarifa diaria por el saldo: Tendrás que multiplicar el resultado del paso anterior por el saldo disponible actual en la tarjeta. Esto te indicará un cargo de APR promedio al día.
  • Calcula el APR mensual: Deberás multiplicar el cargo diario de APR por el número de días que tenga el mes o el promedio de estos que es 30.44. El número final será el cargo que tienes de APR cada mes.

Por otro lado, para calcular la tasa de porcentaje anual de un préstamo debes saber cuál es la tasa de interés y todos los cargos adicionales que se estén aplicando al préstamo, el saldo del mismo, así como el plazo o período de vigencia. Una vez sepas eso, debes:

  1. Sumar la tasa de interés y todas las tarifas
  2. Dividir la suma por el monto total del préstamo
  3. Dividir el resultado del paso anterior entre el número de días en el plazo
  4. Multiplicar el resultado de esa división por el número de días al año
  5. Multiplicar el número final por 100.

¿APR y APY son lo mismo?

La tasa de porcentaje anual no es lo mismo que el APY (rendimiento porcentual anual en español). Ten en cuenta que este último se fundamenta en el interés compuesto, es decir, consiste en una tasa de rendimiento en función al capital y su capacidad de generar intereses.

En un préstamo podrás encontrar tanto el APY como el APR. Sin embargo, la tasa de rendimiento porcentual tiende a ser más elevada que la tasa de porcentaje anual, una brecha que puede aumentar según los períodos de capitalización y su duración.

Al solicitar un préstamo podrás encontrar que ambos conceptos pueden representar la misma tasa de interés. Sin embargo, una de las principales diferencias entre el APR y el APY es que el primero considera la generación de interés y el otro los gastos totales del préstamo.

¿Cuál es un buen APR?

Se considera que una buena tasa de porcentaje anual es aquella que esté por debajo del promedio entre todas los préstamos, así como las tarjetas de crédito del mercado. Los APR de cada uno varían según el tipo de préstamo o tarjeta que selecciones.

En algunos casos, cuando se trata de tarjetas de crédito y préstamos encontrarás que algunas compañías ofrecen APR del 0%, aunque estas son introductorias y solo son válidas por tiempo limitado. Transcurrido este plazo, deberás pagar un APR regular.

Al evaluar qué tan buena es una APR debes considerar que las tasas de interés para tarjetas de crédito tienden a ser más altas que las de préstamos. Como resultado, incluso si tienes un buen puntaje crediticio, todavía será difícil acceder a una APR por debajo del promedio.

¿Cómo se determina el APR?

Al momento de determinar el APR, ya sea de una tarjeta de crédito o de un préstamo, se tiene en cuenta como factor principal el puntaje crediticio de la persona. Por ejemplo, mientras más alto sea tu FICO score, más baja será la tasa de porcentaje anual aplicada.

En detalle, la compañía o institución bancaria a la que asistas evaluará tu historial de crédito y actividad crediticia previa. Se te solicitará acceso a tu reporte crediticio para ello.

Si tienes bajo puntaje de crédito, una actividad crediticia no saludable financieramente o un historial con etiquetas negativas como “delinquency” obtendrás ARP más altas. También puede suceder que encuentres otras tarifas a montos más elevados.

Si aumentan esas tarifas tendrás como resultado tasas de porcentaje anuales más altas o, en el caso de los préstamos, tarifas de originación, cierre, entre otras elevadas, teniendo como resultado un APR por encima del promedio en el mercado.

Sobre el autor

Rosmar desde 5 años trabaja como redactora y creadora de contenido. En Créditos en USA se especializa en crear contenido sobre préstamos y finanzas personales para latinos en Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

En esta página

Noticias destacadas

¡Únete a nuestro Newsletter!

Subscríbete a nuestra lista de mails y noticias actuales

¡Únete a nuestro Newsletter!

Subscríbete a nuestra lista de mails y últimas noticias.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.