Cómo declararse en bancarrota en Estados Unidos

Declararse en bancarrota es un recurso legal muy común cuando el monto de las deudas sobrepasan la capacidad de pago de una persona o una empresa. Para cada caso y circunstancia, existen modalidades diferentes estipuladas en el Código de Quiebras de los Estados Unidos.

Declararse en bancarrota en Estados Unidos tiene sus consecuencias a largo plazo y estas son de gran alcance. Por lo tanto, no es una decisión que deba tomarse a la ligera. En este artículo te mostraremos todo lo que debes saber sobre cómo declararse en bancarrota en Estados Unidos así como sus consecuencias y el impacto que puede tener en tu vida financiera.

¿Qué es la bancarrota?

La bancarrota es el procedimiento legal que involucra a una persona o empresa que no puede pagar las deudas pendientes. El proceso de quiebra comienza con una petición presentada por el deudor, que es lo más común, o en nombre de los acreedores, que es menos común. Se miden y evalúan todos los bienes del deudor, y los bienes pueden utilizarse para pagar una parte de la deuda pendiente. Declararse en bancarrota en los Estados Unidos se maneja en un tribunal federal bajo las reglas del Código de Quiebras de los Estados Unidos.

La bancarrota ofrece a un individuo o a una empresa la oportunidad de empezar de nuevo perdonando deudas que simplemente no pueden ser pagadas, mientras que ofrece a los acreedores la posibilidad de obtener alguna medida de reembolso basada en los bienes del individuo o de la empresa disponibles para la liquidación. En teoría, la capacidad de declararse en quiebra puede beneficiar a la economía en general al dar a las personas y a las empresas una segunda oportunidad de acceder al crédito al consumidor y al ofrecer a los acreedores una medida de reembolso de la deuda. Una vez finalizado con éxito el procedimiento de quiebra, el deudor queda liberado de las obligaciones de deuda contraídas antes de presentar la solicitud de quiebra.

Sigue leyendo: Consecuencias de declararse en bancarrota en Estados Unidos

Tomar la decisión de declararse en bancarrota

Considera otras opciones

La bancarrota debe ser tu último recurso. Antes de declararte en bancarrota, prueba todas las otras opciones disponibles para pagar tus deudas. Habla con tus acreedores y trata de negociar una quita o un plan de pago más conveniente. Alternativamente, puedes intentar vender tus bienes para cubrir la deuda.

Podrías consultar con una organización de asesoramiento crediticio sin fines de lucro para que te ayuden a poner en orden tus cuentas y ver si de esa manera puedes evitar la bancarrota.

Analiza tu deuda

Ciertos tipos de deuda no pueden ser cancelados o borrados, incluso si te declaras en bancarrota. Clasifica toda tu deuda y calcula cuánto cae en las categorías que no pueden ser absueltas. Si la mayor parte de su deuda no puede ser eliminada, entonces es posible que la quiebra no sea la opción correcta para ti. Ten en cuenta que cada estado tiene disposiciones específicas para los bienes que están exentos de la quiebra. Asegúrate de verificar la ley estatal. Los siguientes tipos de deuda no pueden ser eliminados en una quiebra:

  • Pensión alimenticia
  • Manutención de niños
  • Las deudas que surgen después de que presentas la quiebra
  • Algunas deudas contraídas en los seis meses anteriores a la declaración de quiebra
  • Préstamos obtenidos fraudulentamente
  • Deudas por daños personales por conducir en estado de embriaguez
  • Deudas por lesiones intencionales y dolosas a personas o bienes
  • Algunos préstamos estudiantiles
  • Algunos impuestos
  • Préstamos garantizados, ya que los prestamistas pueden ejecutar su capital

Sigue leyendo: Cómo buscar registros de bancarrota de forma fácil y rápida

Bienes exentos de incautación

Si bien el procedimiento de quiebra tratará de embargar y vender tus bienes de valor para pagar a los acreedores, hay algunos bienes que están protegidos por la ley estatal. Los bienes exentos dependerán del tipo de bancarrota que estés solicitando y de las leyes de tu estado. Los bienes pueden estar completamente protegidos o protegidos hasta un cierto valor. Por ejemplo, puede haber una exención de $5,000 para los automóviles, lo que significa que puedes conservar un automóvil de $4,000 pero no uno de $20,000.

Los bienes comunes protegidos son los automóviles, los anillos de boda y tu casa.

Algunos estados pueden ofrecer exenciones «comodines» que le permiten conservar cualquier otro bien de valor hasta un cierto monto.

El capítulo 13 del código de bancarrota te permite conservar todos tus bienes, pero puedes reducir tu responsabilidad ante los acreedores vendiendo bienes de valor significativo.

Sigue leyendo: ¿Qué pasa si me declaro en bancarrota?

La bancarrota no exime de la deuda

Un cofirmante se compromete a pagar tu deuda en caso de que no puedas pagarla. Por ejemplo, tu padre puede haber firmado un préstamo de auto para ti cuando te graduaste de la universidad porque tenías poco o ningún crédito. Sin embargo, si te declaras en bancarrota, el cosignatario de tu préstamo sigue estando legalmente obligado a pagar tu deuda. Por ejemplo, tu padre o madre tendrá que pagar todo o parte de ese préstamo, incluso si te declaras en bancarrota.

Diferentes tipos de bancarrota

El código de quiebras de los Estados Unidos identifica varios tipos de quiebras diferentes. Estas son usualmente referidas por su capítulo en el código de bancarrota de los Estados Unidos.

Los individuos y las empresas pueden solicitar el Capítulo 7. La propiedad puede ser liquidada para pagar a los acreedores. La deuda garantizada puede ser eliminada, o tienes la opción de permitir que la propiedad sea embargada o pagar al acreedor una suma global igual al valor actual de la propiedad. Tus ingresos deben estar por debajo de un cierto nivel para calificar para el Capítulo 7.

El capítulo 13 también se conoce como bancarrota de los «asalariados». Bajo el Capítulo 13, si tienes una fuente de ingresos confiable, puedes proponer un plan de pago a tus acreedores que les devuelve el dinero en los próximos tres a cinco años. Tus deudas deben ser inferiores a $1,149,525 en deudas garantizadas y a $383,175 en deudas no garantizadas. Ten en cuenta que la cantidad que reciben los acreedores se establece en función de tus ingresos después de la quiebra, no en función de la cantidad de la deuda.

Los municipios, tales como ciudades, pueblos, aldeas, distritos fiscales, servicios públicos municipales y distritos escolares pueden reorganizarse bajo el Capítulo 9.

Las empresas pueden reorganizarse en virtud del capítulo 11 o liquidarse en virtud del capítulo 7.

El capítulo 12 es similar al capítulo 13. Está reservado para las empresas en las cuales el 80% o más de la deuda es por la operación de una granja familiar o similar.

Sigue leyendo: ¿Si me declaro en bancarrota también afecta a mi esposa?

Las consecuencias de la bancarrota

El impacto de la bancarrota sobre tu crédito está determinado en gran medida por qué tan bueno sea tu puntaje de crédito. Si es alto, probablemente recibirá un gran golpe y caerá significativamente. Si tu crédito ya es bastante malo, la bancarrota podría no bajar mucho tu puntaje.

Cuantas más cuentas se asocien a la presentación, mayor será el impacto en tu puntuación crediticia.

Si presentas el Capítulo 7 u 11, permanecerá en tu informe de crédito por hasta 10 años. Si solicitas el Capítulo 13, puede permanecer en tu informe por hasta siete años.

Una bancarrota bajo el Capítulo 11 permanecerá en el informe crediticio de la empresa, no en el del propietario, a menos que se presente una bancarrota personal.

Qué es bancarrota capítulo 7

Considera contratar a un abogado especializado en bancarrotas

Para declararse en bancarrota en Estados Unidos, no es necesario contratar un abogado, pero te lo recomendamos. Presentar una solicitud de quiebra es un proceso muy complicado y rara vez puedes tener éxito sin la ayuda de un abogado. Hay servicios legales gratuitos disponibles para aquellos que no pueden pagar un abogado. Comunícate con la Asociación Americana de Abogados o la Corporación de Servicios Legales.

La presentación sin un abogado se llama presentación ‘pro se’. Si decides presentar la solicitud pro se, el tribunal puede permitir que personas que no son abogados te ayuden. Sólo pueden ayudarle con el papeleo. No pueden responder a preguntas legales o proporcionar asesoramiento jurídico. Como no te representan, no pueden firmar nada en tu nombre ni recibir pago por los honorarios del tribunal.

Los Estados Unidos tienen 90 distritos de quiebra, cada uno con un tribunal de quiebras. Cada estado tiene al menos uno o más distritos.

Sigue leyendo: Cómo refinanciar mi casa después de una bancarrota

Asegúrate de poder calificar para la bancarrota capítulo 7

Para solicitar la bancarrota del Capítulo 7, tus ingresos deben estar por debajo de un cierto nivel. Si te sobra algún ingreso después de pagar tus gastos mensuales, entonces debes presentar el Capítulo 13 y hacer arreglos para pagar a tus acreedores. 

Haz la «prueba de medios» para saber si calificas para el Capítulo 7. Completa los tres formularios para tomar la prueba de medios de vida. Tus respuestas en el primer formulario determinan si es necesario o no que completes los otros dos.

Descarga el formulario 22A-1 de la página web de la Corte de los Estados Unidos. El formulario te lleva a través de los pasos para calcular tus ingresos y compararlos con los ingresos medios en tu estado para el mismo tamaño de hogar. Si tus ingresos están por debajo de la media del estado, entonces calificas para el Capítulo 7. De lo contrario, continúa con el formulario 22A-2.

Descarga el formulario 22A-2 del sitio web de la Corte de los Estados Unidos. El formulario te lleva a un análisis más profundo de tus ingresos para determinar si calificas para el Capítulo 7.

Completa el formulario 22A-1Supp para determinar si estás exento de la comprobación de recursos económicos porque puede pasar que la mayoría de tus deudas sean por gastos de negocios o que vengas de un servicio militar reciente.

Llena los formularios de bancarrota

Una vez que sepas qué capítulo del código de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos puedes aplicar, entonces estás en condiciones de llenar los formularios de bancarrota pertinentes.

En los formularios, deberás enumerar todos tus bienes, deudas, ingresos y gastos para el tribunal. Debes completar un gran paquete de formularios. Puedes descargarlos del sitio web de la Corte de los Estados Unidos.

Todas las deudas deben ser listadas para ser descargadas; el no listar una deuda puede significar que continúe después de la bancarrota.

Presenta los formularios de bancarrota

Presentar los formularios comienza oficialmente tu caso. Si contratas un abogado, él o ella presentará los formularios por ti. Si te representas a ti mismo, entonces puedes llevarlos a la corte de bancarrota tú mismo.

Fideicomisario de bancarrota

El tribunal te asignará un fideicomisario cuando presentes los formularios. El fideicomisario trabaja en nombre de tus acreedores. Esta persona es responsable de verificar la información de tus documentos de bancarrota. El fideicomisario también revisa los bienes que posees y determina cuánto puedes conservar. Cada estado tiene reglas que rigen qué bienes están exentos de liquidación en una quiebra bajo el Capítulo 7. El fideicomisario determina esto para tu caso y liquida cualquier propiedad no exenta.

Un juez de quiebras preside el tribunal de quiebras. El juez de quiebras dictamina sobre asuntos como la elegibilidad y las descargas. Un deudor rara vez tiene que comparecer ante el juez de quiebras. Gran parte del proceso es administrativo y lo lleva a cabo el fideicomisario fuera del tribunal.

Asesoramiento crediticio y educación para deudores

Cualquier persona que se declare en bancarrota es obligada a recibir asesoramiento crediticio y educación para deudores. La asesoría crediticia se hace antes de solicitar la bancarrota. La educación del deudor se realiza después de la quiebra. Los certificados de finalización deben presentarse ante el tribunal antes de que las deudas puedan ser canceladas. Las organizaciones que proveen estos servicios deben ser aprobadas por el Programa de Fideicomisarios de los Estados Unidos.

Consulta el Departamento de Justicia para encontrar una lista de agencias de asesoría crediticia aprobadas y cursos de educación para deudores.

Asistir a la reunión del 341

Tendrás que asistir a una reunión formal de acreedores, que suele tener lugar en las oficinas de tu fideicomisario. Esta reunión con los acreedores se conoce como la reunión 341, refiriéndose a la sección 341 del código de bancarrota de los Estados Unidos. Esto requiere que los deudores se enfrenten a los acreedores para que puedan responder a las preguntas sobre sus deudas y propiedades. La reunión se llevará a cabo aproximadamente un mes después de que presentes la solicitud. Durante la reunión, el fideicomisario te hará preguntas sobre tu deuda y por qué te estás declarando en bancarrota. Es aquí donde se concretarán los arreglos para vender tus bienes no exentos. También, se hacen arreglos para la propiedad prometida como garantía en los préstamos garantizados. Si tienes dudas sobre el proceso, asegúrate de hablar con tu abogado antes de asistir a la reunión.

Sigue leyendo: Préstamos FHA luego de bancarrota: requerimientos, tiempos de espera y más

Qué es bancarrota capítulo 13

Asegúrate de poder calificar para la bancarrota capítulo 13

Lee los siguientes ítems para saber si estás capacitado para solicitar el capítulo 13 de la ley de quiebras de los Estados Unidos:

  • Las empresas no pueden solicitar el Capítulo 13, incluso si eres un propietario único. 
  • Debes tener una cierta cantidad de ingresos disponibles. 
  • Tus deudas garantizadas no deben exceder los $1,149,525. 
  • Debes estar al día con tus impuestos sobre la renta. 
  • Debes probar que has declarado tus impuestos federales y estatales de los últimos cuatro años.

Llena los formularios de bancarrota

Los formularios del Capítulo 13 son los mismos que los del Capítulo 7. Descárgalos del sitio web de la Corte de los Estados Unidos. Enumera todos tus datos financieros. Indica tus ingresos. Valora tus bienes. Introduce tu plan de reembolso.

Presenta los formularios de bancarrota

Presenta tus formularios de bancarrota en la corte. Un fideicomisario será designado por el tribunal para que analice tu caso. Sin embargo, ten en cuenta que el fideicomisario representa a tus acreedores, no a ti. El trabajo de esta persona es verificar tu información, verificar que no haya fraude y administrar los procedimientos de bancarrota.

Asistir a dos audiencias

Dentro del mes posterior a la presentación de la quiebra, asistirás a una reunión con tus acreedores. El fideicomisario organizará esta reunión. Aquí responderás a las preguntas sobre tu deuda y negociarás los términos de tu plan de pago. Poco después, asistirás a una audiencia de confirmación con un juez de la quiebra que confirmará o no tu plan de pago.

Qué significa un descargo de quiebra

Si se te concede un descargo de quiebra, ya no estás legalmente obligado a pagar algunos tipos de deudas. Esta es una orden permanente. Los acreedores no pueden tomar ninguna otra acción en tu contra para cobrar la deuda. No pueden comunicarse contigo para reclamarte la deuda. No pueden tomar ninguna acción legal contra ti. Lo que sí puede suceder es que haya alguna objeción al descargo, normalmente se concede automáticamente. Los acreedores, los deudores y sus abogados reciben copias de la orden de liberación.

Cuándo se puede producir el descargo

Esto puede variar dependiendo del tipo de bancarrota para la que te presentes. El tribunal puede negar un descargo si el solicitante no completa los cursos de asesoría crediticia y educación sobre deudas. En algunos casos, se pueden conceder exenciones de estos requisitos si el deudor está incapacitado o en servicio militar activo.

En un caso del Capítulo 7, el descargo puede ocurrir dentro de los 60 días de la primera reunión 341, lo que normalmente es aproximadamente cuatro meses a partir de la fecha en que el deudor se declara en bancarrota. Puede tomar más tiempo si un acreedor presenta una queja objetando la rehabilitación o una moción para desestimar el caso.

En los casos del capítulo 13, el tribunal concede el descargo después de que el deudor haya completado todos los pagos acordados. Dado que estos planes de pago duran de tres a cinco años, el descargo puede tardar varios años en ser concedido.

Prepárate para afrontar las deudas que no pueden ser liquidadas

Los tipos de deuda que pueden ser liquidadas varían dependiendo del tipo de bancarrota presentada. El Congreso determina los tipos de deudas que no pueden ser liquidadas. Estas decisiones se basan en la política pública.

Las categorías de deuda que no pueden ser canceladas incluyen algunos impuestos, manutención del cónyuge o de los hijos, deudas por lesiones personales, préstamos estudiantiles y deudas por conducir bajo la influencia de sustancias psicoactivas.

Bajo el Capítulo 13 y no en otro, algunas deudas pueden ser liquidadas: entre ellas se incluyen algunos impuestos, algunas deudas por lesiones personales y deudas de acuerdos de propiedad durante un divorcio. Los demandantes también pueden solicitar una exención por dificultades económicas si no pueden completar los pagos planeados debido a circunstancias fuera de su control.

El descargo no está garantizado

Los acreedores pueden objetar y bloquear un descargo presentando una queja en el tribunal de quiebras. Esto se conoce como un procedimiento adversario. El tribunal puede negar un descargo si retrasas o dificultas el procedimiento. Por ejemplo, no recibirás un descargo si no proporcionas los documentos adecuados, no completas los cursos educativos requeridos, ocultas o destruyes deliberadamente registros, propiedades o cometes perjurio.

Un descargo puede ser revocado si se determina que fue obtenido de manera fraudulenta. Esto suele ocurrir dentro del año siguiente al descargo.

Considera pagar algunas deudas que entraron en el descargo

Puede elegir pagar algunas deudas que han sido canceladas. Las deudas del descargo no pueden ser ejecutadas legalmente, pero puedes pagarlas voluntariamente. Por ejemplo, si le debes dinero a un familiar, puedes optar por pagar esa deuda. También puedes querer pagar una deuda a alguien cuya opinión es importante para ti. Un ejemplo serían las deudas por tratamiento médico de un médico de familia.

Guarda copias del descargo

Guarda todos los documentos y decisiones de la corte en tus archivos. Esto te ayudará a probar que las deudas han sido canceladas en caso de que los acreedores intenten cobrar las deudas antiguas. Los acreedores pueden reclamar si alegan que las deudas fueron canceladas de forma deshonesta, por lo que tener los papeles para probar la decisión del tribunal puede ser útil.

Sigue leyendo: ¿Qué es y qué significa forbearance? La indulgencia en las deudas

Recuperándote de la bancarrota

Crea un presupuesto

Desarrolla un presupuesto mensual con un plan de gastos realista. Paga todas tus cuentas a tiempo. Cíñete a tu presupuesto a toda costa. Evita acumular más deudas. Ahorra para establecer un fondo de emergencia que te ayude a enfrentarte a los gastos inesperados.

Establece pagos automáticos para ayudarle a pagar tus cuentas a tiempo.

Simplifica tu estilo de vida

Adopte un estilo de vida más simple. Reduce tus gastos de vida todo lo que te sea posible. Intenta pagar menos por los comestibles y la vivienda. Compra artículos sólo con dinero en efectivo. Si presentaste el Capítulo 13, entonces estás viviendo dentro de un presupuesto designado por la corte mientras trabajas para pagar las deudas. No podrás obtener una tarjeta de crédito o un préstamo de auto sin el permiso del tribunal.

Consigue una tarjeta de crédito asegurada.

Establece una tarjeta de crédito asegurada depositando una determinada cantidad de dinero en una cuenta bancaria, esto ayuda a limitar tus gastos. Carga pequeñas cantidades a esta cuenta cada mes. Paga la cuenta a tiempo y según lo acordado. Las tarjetas de crédito aseguradas ayudan a reconstruir el crédito. Algunas tarjetas pueden recompensar los pagos responsables aumentando el límite de gastos sin requerir un depósito adicional.

Cómo la bancarrota afecta tu crédito

Es posible recuperarse con éxito de la quiebra más rápido de lo que se piensa. Es posible que aún estando en bancarrota califiques para un préstamo hipotecario de la FHA. Seguirás recibiendo ofertas de tarjetas de crédito. Todavía podrás obtener otros préstamos, como préstamos para automóviles, a una tasa razonable. La quiebra permanece en tu informe de crédito hasta por 10 años. Sin embargo, tu puntaje crediticio puede recuperarse rápidamente si haces todos tus pagos a tiempo.

Revisa tu informe de crédito

Puedes solicitar un informe de crédito gratis cada año. Revisa tu informe de crédito y comprueba si hay errores. Asegúrate de que las deudas que ya no debes no aparezcan en la lista. Busca saldos incorrectos. Revisa las deudas que no son tuyas. Si encuentras un error, presenta un reclamo en la agencia de informes de crédito y reúne pruebas para demostrar el error que cometieron.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!