Qué son «las 5 C» del crédito

Las 5 C del crédito es un sistema utilizado por los prestamistas para medir la solvencia de los posibles prestatarios. El sistema pondera cinco características del prestatario y las condiciones del préstamo, tratando de estimar la posibilidad de incumplimiento y, en consecuencia, el riesgo de una pérdida financiera para el prestamista. Las cinco C del crédito provienen de las siguientes palabras en inglés: character (carácter), capacity (capacidad), capital (capital), collateral (garantía) y conditions (condiciones).

Información clave:

  • “Las 5 C” del crédito es un sistema utilizado por los prestamistas para medir la solvencia de los posibles prestatarios, que consiste en cinco características. 
  • La primera C es el carácter reflejado por el historial de crédito del solicitante.
  • La segunda C es capacidad: la relación entre la deuda y los ingresos del solicitante.
  • La tercera C es capital,  la cantidad de dinero que tiene el solicitante.
  • La cuarta C es la garantía (collateral, en inglés): un activo que puede respaldar el préstamo.
  • La quinta C es condiciones, el propósito del préstamo, la cantidad involucrada y las tasas de interés prevalecientes.

Lo más básico de las cinco C del crédito

El método de las cinco C del crédito para evaluar a un prestatario incorpora medidas tanto cualitativas como cuantitativas. Los prestamistas pueden examinar los informes crediticios, las calificaciones crediticias, los estados de ingresos y otros documentos pertinentes a la situación financiera del prestatario. También consideran la información sobre el propio préstamo.

1. Las 5 C del crédito: Carácter – Character

Aunque se habla del carácter, la primera C se refiere más específicamente al historial de crédito: la reputación o el historial de un prestatario para pagar sus deudas.

Esta información aparece en los informes de crédito del prestatario. Generados por las tres principales agencias de crédito (Experian, TransUnion y Equifax). Los informes de crédito contienen información detallada sobre cuánto ha pedido prestado un solicitante en el pasado y si ha pagado los préstamos a tiempo. Esos informes también contienen información sobre cuentas de cobro y quiebras, y conservan la mayor parte de la información durante siete a 10 años.

Los prestamistas también pueden revisar un informe de gravámenes y sentencias, como LexisNexis RiskView, para evaluar más a fondo el riesgo de un prestatario antes de emitir una nueva aprobación de préstamo.

Los datos de estos informes ayuda a los prestamistas a evaluar el riesgo crediticio del prestatario. Por ejemplo, FICO (antes conocida como Fair Isaac Corporation), una destacada empresa de evaluación de créditos, utiliza la información que se encuentra en el informe crediticio de un consumidor para crear una puntuación crediticia, una herramienta que los prestamistas utilizan para obtener un panorama rápido sobre la solvencia de una persona antes de examinar los informes crediticios. Las puntuaciones FICO oscilan entre 300 y 850 y están diseñadas para ayudar a los prestamistas a predecir la probabilidad de que un solicitante pague un préstamo a tiempo.

Otras empresas como Vantage, que también proporcionan información a los prestamistas, han creado un sistema de puntuación gracias a la colaboración de Experian, Equifax y TransUnion.

Muchos prestamistas tienen un requisito mínimo de puntuación de crédito antes de que un solicitante pueda tener derecho a la aprobación de un nuevo préstamo. Los requisitos de puntuación crediticia mínima variarán de un prestamista a otro y de un producto de préstamo a otro.

La regla general es que cuanto más alta sea la puntuación de crédito de un prestatario, mayor será la probabilidad de recibir una aprobación. Los prestamistas también confían regularmente en las puntuaciones de crédito como medio para establecer las tasas y las condiciones de los préstamos. El resultado suele ser ofertas de préstamos más atractivas para los prestatarios que tienen un crédito entre bueno y excelente.

2. Las 5 C del crédito: Capacidad – Capacity

La capacidad mide la posibilidad del prestatario de pagar un préstamo comparando sus ingresos con sus deudas recurrentes y evaluando la relación entre la deuda y los ingresos (DTI o debt-to-income).

Los prestamistas calculan la DTI sumando los pagos mensuales totales de la deuda del prestatario y dividiéndolos por los ingresos mensuales brutos del prestatario. Cuanto menor sea el DTI de un solicitante, mayor será la posibilidad de calificar para un nuevo préstamo.

Cada prestamista es diferente, pero muchos prestamistas prefieren que el DTI de un solicitante sea de alrededor del 35% o menos antes de aprobar una solicitud de nueva financiación.

Cabe señalar que a veces los prestamistas también tienen prohibido conceder préstamos a consumidores con un DTI más alto. Por ejemplo, para tener derecho a una nueva hipoteca, normalmente se requiere que el prestatario tenga un DTI del 43% o menos para garantizar que pueda afrontar cómodamente los pagos mensuales del nuevo préstamo, según la Oficina de Protección Financiera del Consumidor. Además de examinar los ingresos, los prestamistas tienen en cuenta el período de tiempo que el solicitante ha estado empleado en su trabajo actual y su estabilidad laboral.

3. Las 5 C de Crédito: Capital

Los prestamistas también consideran cualquier capital que el prestatario aporte para una inversión. Un pago inicial por parte del prestatario disminuye la posibilidad de incumplimiento.

Por ejemplo, recibir una hipoteca será más fácil para los prestatarios que pueden hacer el pago inicial de una casa. Incluso las hipotecas especiales diseñadas para hacer que la propiedad de la vivienda sea accesible a más personas. Como los préstamos garantizados por la Administración Federal de Vivienda (FHA o Federal Housing Administration) y el Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos (VA o Veterans Affairs), los cuales requieren que los prestatarios hagan un pago inicial de entre el 2% y el 3,5% de sus viviendas. Los pagos iniciales indican el nivel de seriedad del prestatario, lo que puede hacer que los prestamistas se sientan más cómodos para aprobar el crédito.

El tamaño del pago inicial también puede afectar las tasas y condiciones del préstamo. En términos generales, cuando se hacen pagos iniciales más grandes se obtienen mejores tasas y condiciones. En el caso de los préstamos hipotecarios, por ejemplo, un pago inicial del 20% o más debería ayudar a un prestatario a evitar el requisito de adquirir un seguro hipotecario privado adicional (PMI o Private Mortgage Insurance).

4. Las 5 C del crédito: Garantía – Collateral

La garantía puede ayudar a un prestatario a obtener préstamos. Le da al prestamista la seguridad de que si el prestatario no cumple con el préstamo, podrá recuperar el dinero a través de la garantía.

Por lo general, la garantía es el objeto por el cual se pide prestado el dinero: Los préstamos para automóviles, por ejemplo, están garantizados por los coches, y las hipotecas están garantizadas por las casas. Por esta razón, los préstamos respaldados por una garantía se conocen también como préstamos garantizados o deuda garantizada.

Generalmente, se consideran menos riesgosos para los prestamistas. Como resultado, los préstamos que están garantizados por alguna forma de garantía se ofrecen comúnmente con tasas de interés más bajas y mejores condiciones en comparación con otras formas de financiación no garantizada.

5. Las 5 C de crédito: Condiciones – Conditions

Las condiciones del préstamo: su tasa de interés y el monto del capital, influyen en el deseo del prestamista de financiar al prestatario. Las condiciones pueden referirse a la forma en que el prestatario pretende utilizar el dinero.

Considera el caso de un prestatario que solicita un préstamo de automóvil o un préstamo para mejoras en el hogar. Es más probable que un prestamista apruebe esos préstamos debido a su propósito específico, en lugar de un préstamo de firma, que podría utilizarse para cualquier cosa. Además, los prestamistas pueden considerar condiciones que están fuera del control del prestatario, como el estado de la economía, las tendencias de la industria o los cambios legislativos pendientes.

Conclusión

Entender las Cinco C es importante para poder acceder al crédito que necesitas y hacerlo al menor costo. Cualquier debilidad en una de las áreas puede afectar dramáticamente tus posibilidades de conseguir financiamiento y sus condiciones.

Si te niegan un crédito o te ofrecen tasas exorbitantes, puedes usar tus conocimientos sobre “las 5 C” del crédito para hacer algo al respecto. Trabaja para mejorar tu puntaje crediticio, ahorra para un pago inicial más grande o paga parte de tu deuda pendiente.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!