Seguro de vida con ahorro: ¿Es una buena inversion?

Hay muchos tipos de planes de seguro de vida en el mercado, pero en general se dividen en dos categorías: Permanente y a plazo. El seguro de vida con ahorro refiere a uno de estos y lo explicaremos en este artículo.

Cuando escuchas a los asesores financieros y, más a menudo, a los agentes de seguros de vida que abogan por los seguros de vida como una inversión, se refieren al componente de valor en efectivo de los seguros de vida permanentes y a las formas en que puedes invertir y pedir prestado este dinero.

Muchos asesores financieros recomiendan no contratar un seguro de vida permanente debido a los elevados honorarios de gestión y comisiones de los agentes, y en su lugar repiten la frase común «adquiera un seguro a término e invierta la diferencia». Este consejo se basa en el hecho de que el seguro de vida a plazo suele ser considerablemente menos costoso que el seguro de vida permanente, lo que deja dinero libre para otras inversiones que pueden ofrecer un mejor rendimiento.

Pero en algunas situaciones, un seguro de vida permanente puede ser una inversión inteligente. En consecuencia, es válido preguntarse: ¿En qué situación(es) tiene sentido invertir en un seguro de vida, y cuándo no vale la pena adquirir un seguro de vida? Echemos un vistazo a algunos de los argumentos más populares a favor de invertir en un seguro de vida permanente y cómo se compara con otras posibilidades de inversión.

Ideas principales

  • Que un seguro de vida sea o no una buena inversión para ti depende de tus finanzas individuales así como de la duración de la cobertura que necesites.
  • La porción de inversión del seguro de vida permanente crece libre de impuestos. También puedes pedir prestado contra el valor en efectivo para comprar una casa o pagar los gastos de la universidad de tus hijos, libre de impuestos igualmente.
  • Alternativamente, con el seguro de vida a plazo, todos tus pagos se destinan a un beneficio futuro que se otorga a tus beneficiarios luego de tu deceso, sin valor en efectivo y, por lo tanto, sin componente de inversión; esto significa primas pequeñas a cambio de un gran beneficio final.

Sigue leyendo: ¿Por qué no es obligatorio tener un seguro de vida en la hipoteca?

Ventajas y desventajas del seguro de vida permanente

El seguro de vida permanente tiene un componente de inversión, y permite a los asegurados acumular un valor en efectivo.

Hay muchos argumentos a favor de usar un seguro de vida permanente como inversión o lo que llamamos seguro de vida con ahorro. Sin embargo, muchos de estos beneficios no son exclusivos del seguro de vida permanente. A menudo se pueden obtener de otras maneras sin pagar los altos gastos de gestión y las comisiones de los agentes que vienen con el seguro de vida con ahorro. A continuación te presentamos algunos de los beneficios más ampliamente defendidos de un seguro de vida permanente.

Se obtiene un crecimiento con impuestos diferidos

Esto significa que no pagas impuestos sobre los intereses, dividendos o ganancias de capital del componente de valor en efectivo de tu póliza de seguro de vida hasta que retires las ganancias. Sin embargo, también puedes aprovechar los beneficios fiscales con una serie de cuentas de jubilación diferentes, incluyendo IRA, 401(k) y 403(b).

Si estás maximizando tus contribuciones a estas cuentas año tras año, invertir en un seguro de vida permanente por razones de impuestos puede tener sentido.

Es posible mantener la mayoría de las pólizas hasta los 120 años, siempre y cuando se paguen las primas

Otro beneficio que se promociona del seguro de vida con ahorro sobre el seguro de vida a término es que no se pierde la cobertura después de un número determinado de años. Una póliza a plazo termina cuando llegas al final de tu plazo, que para muchos asegurados está en sus 60 años.

Pero para cuando tengas 120 años, ¿quién necesitará el beneficio por muerte? Lo más probable es que para ese entonces las personas que originalmente incluiste como beneficiarios del seguro (cónyuge e hijos) sean autosuficientes o también hayan fallecido. Sin embargo, si prevés que las personas dependerán económicamente de ti más allá de la duración de una póliza a plazo típico (por ejemplo, un hijo discapacitado), este beneficio puede ser lo mejor para ti.

Puedes pedir prestado contra el valor en efectivo

Si necesitas dinero para comprar una casa o pagar la universidad de uno de tus hijos, puedes pedir un préstamo contra el valor en efectivo de una póliza de seguro de vida permanente.

Por el contrario, si pones dinero en un plan de jubilación con ventajas fiscales, como un 401(k), y quieres sacarlo para un propósito distinto de la jubilación, es posible que tengas que pagar multas. Además, algunos planes de jubilación, como el 457(b), dificultan o incluso imposibilitan la extracción de dinero para tales fines.

Dicho esto, generalmente es una mala idea poner en peligro tu jubilación y usar el dinero que has reservado para ese fin. Además, cuando pides prestado dinero de tu póliza de seguro permanente, se acumularán intereses hasta que lo devuelvas, y si mueres antes de devolver el préstamo, tus beneficiarios recibirán un beneficio menor al que habías planeado en un principio.

Puedes obtener beneficios acelerados si te enfermas

Puedes recibir entre el 25% y el 100% del beneficio por fallecimiento de tu póliza de seguro de vida permanente antes de morir si desarrollas una afección específica como un ataque al corazón, un derrame cerebral, cáncer invasivo o insuficiencia renal en fase terminal.

Sigue leyendo: ¿Qué es la regla 50/30/20 para ahorrar con éxito?

El lado positivo de los beneficios acelerados, como se les llama, es que puedes usarlos para pagar tus cuentas médicas y posiblemente disfrutar de una mejor calidad de vida en tus últimos meses.

El inconveniente es que tus beneficiarios no recibirán el beneficio completo por muerte que pretendías cuando contrataste la póliza en primer lugar. Además, es posible que tu seguro médico ya proporcione suficiente cobertura para tus facturas médicas (lo que también puede tener un costo adicional).

Importante: Los beneficios acelerados no son exclusivos de los seguros de vida permanentes; algunas pólizas a término también los ofrecen.

Ventajas y desventajas del seguro a término

Las pólizas a plazo funcionan de manera similar a otros tipos de seguros que puedes tener, como el seguro de automóvil; pagas dinero cada mes (durante un cierto período de tiempo o plazo, de ahí el nombre), y si algo malo sucede (en este caso, la muerte temprana) se paga un beneficio.

Cuando compras una póliza a término, todas tus primas son destinadas a asegurar un beneficio por fallecimiento para tus beneficiarios. El seguro de vida a término, a diferencia del seguro de vida permanente, no tiene ningún valor en efectivo y por lo tanto no tiene ningún componente de inversión. Si todavía estás vivo cuando el plazo termina, la póliza simplemente caduca y ni tú ni tus beneficiarios obtienen ningún beneficio.

Sin embargo, puedes pensar en el seguro de vida a plazo como una inversión en el sentido de que estás pagando relativamente poco en primas a cambio de la tranquilidad de saber que, en caso de que fallezcas, tus seres queridos recibirán un beneficio por fallecimiento relativamente grande.

Ejemplo de seguro de vida a término

Una mujer de 30 años no fumadora y con excelente salud podría obtener una póliza a término de 20 años con un beneficio por muerte de 1 millón de dólares por 480 dólares al año. Si esta mujer muere a los 49 años después de pagar las primas durante 19 años, sus beneficiarios recibirán 1 millón de dólares libres de impuestos cuando ella pagó sólo 9.120 dólares. El seguro de vida a término proporciona un incomparable retorno de la inversión en caso de que tus beneficiarios tengan que utilizarlo.

Dicho esto, proporciona un rendimiento negativo de la inversión si te encuentras entre la mayoría de los asegurados cuyos beneficiarios nunca presentan un reclamo. En ese caso, habrás pagado un precio relativamente bajo por la tranquilidad y podrás celebrar el hecho de que sigues vivo.

Ejemplo de seguro de vida permanente

¿Y si la misma mujer descrita anteriormente hubiera comprado un seguro de vida permanente en su lugar? Por una póliza de seguro de vida entera de la misma compañía de seguros, podría esperar pagar 9.370 dólares anuales. Entonces, ¿cuánto valor en efectivo acumularía por ese costo extra?

Después de cinco años, el valor en efectivo garantizado de la póliza es de 19.880 dólares, y habrá pagado 46.850 dólares en primas.

Luego de 10 años, el valor en efectivo garantizado de la póliza es de 65.630 dólares, y habrá pagado 93.700 dólares en primas.

Después de 20 años, el valor en efectivo garantizado de la póliza es de 181.630 dólares, y habrá pagado 187.400 dólares en primas.

Pero después de 20 años, si hubiera comprado a plazo por 480 dólares al año e invertido la diferencia de 8.890 dólares, con un rendimiento anual medio del 8%, tendría 480.806 dólares antes de impuestos.

«Claro», dices, «pero la póliza de seguro de vida permanente con ahorro garantiza su devolución. No se me garantiza un 8% de retorno en el mercado”. Eso es cierto. Pero incluso si la mujer descrita anteriormente hubiera puesto los 8.890 dólares extra al año en una cuenta de ahorros con un 1% de interés, tendría 208.671 dólares después de 20 años, que sigue siendo más que el valor en efectivo garantizado de la póliza permanente de 181.630 dólares.

Reglas a seguir

Ahora que tienes un conocimiento básico de los seguros de vida, podemos esbozar algunas reglas generales para determinar si debes considerar el seguro de vida permanente con ahorro como una inversión.

La primera regla es que si no necesitas un seguro, entonces no adquieras uno. Simplemente no hay razón para pagar el costo del seguro si no lo necesitas. Y cuanto más viejo eres, más enfático se vuelve el «no».

Recuerda, cuanto más viejo seas, más te costará asegurarte. Maximiza tus planes de jubilación con impuestos diferidos y contribuye a un plan de ahorro universitario 529 si necesitas fondos para la universidad. Si te gusta la tributación de la póliza de seguro de vida, entonces invierte tus dólares de jubilación en un Roth 401(k) o en un Roth IRA, si calificas. Las contribuciones se hacen con dólares después de impuestos y los retiros calificados generalmente están libres de impuestos, al igual que la póliza de seguro de vida, pero sin los costos asociados a estos.

Considera otras opciones

Una vez que hayas puesto un tope a tus planes de retiro, puedes considerar una anualidad de impuestos diferidos. Si bien hay cargos en estos planes que no existen en una acción, un bono o un fondo mutuo, esos cargos no suelen ser tan altos como los costos de seguro dentro de una póliza de seguro de vida permanente con ahorro.

Si necesitas un seguro, una póliza de valor en efectivo puede ser ventajosa, ya que pagarás el costo del seguro, ya sea que compres una póliza a término o una permanente. Pero antes de asignar fondos a una póliza de valor en efectivo, maximiza las contribuciones a tus planes 401(k) y/o IRA. Y si estás quieres ahorrar para la educación de tus hijos, nada es mejor que un plan de ahorro universitario 529. Si, después de contribuir con las cantidades máximas a estos planes, todavía tienes un exceso de efectivo para invertir, entonces, ciertamente considera una póliza de vida con valor en efectivo. Incluso puedes mezclar y combinar una póliza a plazo con una póliza de valor en efectivo.

Advertencia importante

Si necesitas una cobertura de seguro más allá de los 20 o 30 años que puedes obtener a través de un seguro a término, entonces una póliza permanente es la única opción. Esto, sin embargo, no tiene nada que ver con las cualidades de inversión de la póliza, sino con la estructura de la misma.

Si lo que quieres o necesitas es proporcionar cobertura a un dependiente independientemente de cuando mueras, entonces ninguna póliza de seguro a término en el mundo puede proporcionar lo que estás buscando. Por ejemplo, puede que quieras proporcionar un beneficio por fallecimiento para un niño con necesidades especiales, tanto si mueres a los 50 como a los 90 años. Esa necesidad sólo puede ser cubierta por una póliza de seguro de vida permanente.

Si necesitas un seguro de vida y tienes mucho dinero para invertir, la obtención de una póliza de vida con valor en efectivo puede tener sentido para ti como parte de una estrategia de inversión más amplia. Sin embargo, sé cauteloso. El seguro de vida permanente y los impuestos sobre la renta son complejos. Siempre debes buscar el consejo de profesionales calificados en seguros e impuestos para ayudarte a tomar la mejor decisión posible.

En conclusión

Usar un seguro de vida permanente como inversión podría tener sentido para ciertos individuos de alto poder adquisitivo que buscan minimizar los impuestos sobre el patrimonio. Sin embargo, para la persona promedio comprar a término e invertir la diferencia es usualmente la mejor opción.

Sigue leyendo: 

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!