¿Qué es la SEP IRA?

Una cuenta IRA de pensión simplificada para empleados o SEP IRA, es un tipo de cuenta IRA tradicional que permite a los trabajadores autónomos y a los propietarios de pequeñas empresas ahorrar hasta $57,000 en 2020 ($56,000 en 2019) para la jubilación. Pero las reglas de contribución significan que estos planes tienden a ser mejores para las empresas con pocos o ningún empleado.

Aunque el término SEP IRA podría parecer una sopa de letras nada fácil de deletrear: La primera parte significa pensión de empleado simplificada; la segunda, cuenta de jubilación individual.

Es una cuenta de jubilación que ofrece beneficios fiscales a los empresarios y autónomos que ahorran dinero para el futuro.

La parte «simplificada» no es una mentira: Una SEP IRA es una cuenta de jubilación básica, muy parecida a una IRA tradicional. Las contribuciones al SEP IRA son deducibles de impuestos y las inversiones crecen con impuestos diferidos hasta la jubilación, cuando las distribuciones son gravadas como ingresos.

¿Quién puede abrir una SEP IRA?

En general, las cuentas SEP IRA  son mejores para los trabajadores autónomos o los propietarios de pequeñas empresas con pocos o ningún empleado.

A continuación explicamos el por qué: Si tienes empleados que el IRS (Internal Revenue Service) considera participantes elegibles en tu plan, debes contribuir en su nombre, y esas contribuciones deben ser un porcentaje igual a su compensación personal. Los participantes elegibles son empleados que tienen 21 años o más, que han trabajado para ti durante tres de los últimos cinco años y que han ganado al menos $600 de tí en el último año.

Si deseas guardar el 15% de tu compensación para tí mismo, también debes aportar el 15% de la compensación de ese empleado a su plan. Los empleados controlan sus propias cuentas y también son dueños de ellas.

Debido a esa regla que requiere contribuciones iguales como un porcentaje de la compensación, una SEP IRA es, generalmente, mejor para los trabajadores autónomos o propietarios de pequeñas empresas con pocos o ningún empleado.

¿Cuánto puedo contribuir?

Aquí es donde el SEP IRA se distingue de un IRA tradicional. Una IRA regular te permite ahorrar 6.000 dólares cada año (es el máximo anual tanto en 2020 como en 2019; es de 7.000 dólares si tiene 50 años o más). Con un IRA SEP, puedes acumular casi 10 veces esa cantidad, o hasta $57,000 en 2020 y hasta $56,000 en 2019.

Sin embargo, hay mucha letra pequeña. Los límites de contribución anual de la SEP IRA no pueden exceder ninguno de los siguientes puntos:

  • 25% de la compensación
  • 57.000 dólares en 2020, 56.000 dólares en 2019, o 55.000 dólares en 2018

El primer límite, el 25% de la compensación, es también el límite de cuánto puedes contribuir por cada empleado elegible. El monto de la compensación que puedes usar para calcular el límite del 25% está limitado a $285.000 en 2020, $280.000 en 2019 y $275.000 en 2018. No hay contribución de recuperación a la edad de 50 años o más para las IRA SEP.

Puedes combinar una SEP IRA con una IRA tradicional o Roth IRA.

Si eres un empleado que estás cubierto por una IRA SEP, las contribuciones del empleador no reducen el monto que puedes aportar a una IRA para tí, pero el monto de tu contribución a la IRA tradicional que tú puedes deducir puede ser reducido en ciertos niveles de ingresos más altos, debido a la combinación de ambos planes.

¿Cuáles son los pros y los contras de una SEP IRA?

Pros:

  • Un alto límite de contribución de hasta 57.000 dólares en 2020 y 56.000 dólares en 2019.
  • Fácil de instalar y administrar.
  • Puede combinarse con un IRA tradicional o un IRA Roth.
  • Las contribuciones son deducibles de impuestos, incluso las que se hacen a las cuentas de los empleados. Puedes deducir la menor de sus contribuciones o el 25% de la compensación, sujeto al tope de compensación ($285.000 en 2020; $280.000 en 2019). Si trabajas por cuenta propia, tu deducción es del 25% de los ingresos netos del trabajo por cuenta propia.
  • Flexibilidad: No tiene que comprometerte a contribuir cada año.

Contras:

  • No hay contribución para ponerse al día para los ahorradores de 50 años o más.
  • No hay versión Roth, lo que significa que no puedes optar por pagar impuestos sobre las contribuciones ahora y tomar las distribuciones libres de impuestos en la jubilación, como puede hacerlo eligiendo una IRA Roth.
  • Aportaciones proporcionales requeridas para cada empleado elegible si contribuye por sí mismo.
  • Al igual que los IRA tradicionales y los 401(k), los IRA SEP requieren distribuciones mínimas a partir de los 72 años de edad.
  • También como una IRA tradicional, las distribuciones antes de la edad 59,5 se gravan como ingresos y están sujetas a una penalización del 10%, a menos que el motivo de la distribución satisfaga una de las excepciones de retiro anticipado.

¿Cómo puedo abrir una SEP IRA?

Es fácil abrir una cuenta SEP IRA en línea. El primer paso es elegir un proveedor de cuenta. Ahora presentamos nuestras principales opciones para los mejores proveedores de cuentas IRA.

A continuación, el IRS describe tres pasos para configurar tu SEP IRA:

  1. Crear un acuerdo formal por escrito. Puedes hacerlo con el formulario 5305-SEP del IRS o a través de tu proveedor de cuenta.
  2. Proporciona a los empleados elegibles información sobre la SEP IRA. Puedes darles una copia del formulario 5305-SEP del IRS u obtener información similar a través de su proveedor de cuentas.
  3. Establece cuentas IRA SEP separadas para cada empleado elegible con el proveedor de la cuenta.

¿Cómo invierto mi SEP IRA?

Una vez que hayas abierto la cuenta, puedes elegir entre las inversiones que ofrece el proveedor de la cuenta, una selección que normalmente incluye acciones, bonos y fondos de inversión.

Es posible abrir una IRA en un banco, pero generalmente se limitará a invertir en Certificados de Depósito, que suelen ofrecer un rendimiento menor que un grupo diversificado de acciones y bonos.

Una vez que la cuenta esté abierta y financiada, querrás ajustar tus inversiones de acuerdo con tu edad, la edad de jubilación prevista y la tolerancia al riesgo. Si eres bastante fuerte ante los vaivenes del mercado y suficiente tiempo hasta la jubilación, tu selección de inversiones debería inclinarse hacia las acciones, específicamente los fondos de índice de acciones, que siguen un segmento del mercado y mantienen una mezcla diversa de acciones dentro de ese segmento.

Cuanto menos tiempo tengas hasta la jubilación, y menos paciencia tengas para una caída del mercado, más querrás destinar a bonos y fondos de bonos. También puedes comprar fondos indexados para bonos.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!