¿Qué es la FDIC (Federal Deposit Insurance Corp) y cómo funciona?

La FDIC (Federal Deposit Insurance Corp) es una agencia gubernamental diseñada para proteger a los consumidores y al sistema financiero de los Estados Unidos. La FDIC es más conocida por el seguro de depósitos, con el que  ayuda a los clientes a evitar pérdidas cuando un banco quiebra. 

Breve historia de la FDIC

La FDIC fue creada por la Ley Glass-Steagall de 1933. Su objetivo era prevenir las quiebras de bancos durante la Gran Depresión. En aquel momento, con el pánico bancario, algunas quiebras de bancos se convirtieron en una bola de nieve.

Muchos bancos habían invertido los fondos de los depositantes en el mercado de valores, que se derrumbó en 1929. Cuando los depositantes se enteraron, todos se apresuraron a retirar los depósitos de sus bancos.

Los fondos que no fueron invertidos en valores se utilizaron para hacer préstamos a un tipo de interés rentable. La ganancia les permitía pagar intereses sobre los depósitos. Durante la crisis llegó un momento en que los bancos no tenían suficiente dinero disponible para satisfacer las demandas de los depositantes que corrían a retirar su dinero. Como resultado, muchos quebraron.

Tantos bancos habían cerrado en 1933 que el presidente Franklin D. Roosevelt declaró un feriado bancario para detener el pánico. El 6 de marzo, tres días después de tomar posesión del cargo, cerró todos los bancos de EE.UU. El Congreso aprobó la Ley de Emergencia Bancaria el 9 de marzo para restaurar la confianza antes de que los bancos reabrieran. Esto sentó las bases para el FDIC.

La Ley de Banca de 1935, también conocida como Glass-Steagall, designó a la FDIC como una agencia oficial del gobierno. Desde entonces, la FDIC señala que «ningún depositante ha perdido ni un solo centavo de los fondos asegurados como resultado de una quiebra».

FDIC: Seguro de depósito

Cuando depositas fondos en un banco, probablemente asumes que el dinero está seguro. Allí es difícil que alguien lo robe, además no será destruido si tu casa se quema. Adicionalmente, los bancos tienen sistemas de seguridad y planes de respaldo que son virtualmente imposibles de superar para cualquier individuo con malas intenciones.

Dentro de su operativa habitual, los bancos invierten los depósitos de los clientes para obtener ingresos. Así pueden pagar los intereses de las cuentas de ahorro, los certificados de depósito (CD) y otros productos. Estas inversiones incluyen préstamos a clientes y otras operaciones más complejas.

Los bancos normalmente invierten de manera conservadora, pero cualquier inversión conlleva la posibilidad de perder dinero. Si las inversiones de un banco generan sistemáticamente pérdidas, es posible que la institución no pueda satisfacer las demandas de los clientes que desean utilizar el dinero que han depositado en el banco. Cuando eso sucede, el banco quiebra.

Si tu cuenta está asegurada por la FDIC, en caso de una quiebra bancaria, tendrás resguardo. La FDIC te compensará, reemplazando tus fondos o enviándote el dinero.

Sin embargo, la cobertura de la FDIC tiene límites. Ciertos tipos de cuentas no están aseguradas, y las que lo están solo será hasta un monto de $250,000 por depositante y por banco. Eso sí, puedes obtener cobertura adicional en el mismo banco dependiendo de varios factores, uno de ellos es la titularidad de las cuentas, pero de esto hablaremos más adelante.

FDIC: Protección a las cuentas

Gracias al seguro de la FDIC, no es necesario ir corriendo al banco y tratar de sacar los fondos asegurados antes de que el banco se hunda. Sin embargo, siempre existen excepciones. Posiblemente querrás tener fondos líquidos disponibles en otro lugar si el proceso de quiebra del banco toma algo de tiempo. Además, si tienes fondos no asegurados en el banco porque has depositado más de la cantidad máxima (250.000 dólares por depositante individual) te estás arriesgando.

Para que no tengas dudas si tu dinero está asegurado, averigua en este enlace si tu banco está asegurado por la FDIC. La mayoría lo está, pero vale la pena comprobarlo.

Ten en cuenta que las cooperativas de crédito no están cubiertas por el seguro de la FDIC. En cambio, reciben una protección muy similar respaldada por el gobierno bajo el Fondo Nacional de Seguro de Acciones de Cooperativas de Crédito (NCUSIF).

¿Qué está cubierto y que no está cubierto por la FDIC?

El seguro de la FDIC se aplica a los depósitos en los bancos que son miembros, incluyendo los fondos depositados en:

El seguro de la FDIC no cubre:

  • El contenido de las cajas de seguridad 
  • Inversiones en acciones, bonos o valores del Tesoro como las notas T
  • Inversiones en fondos cotizados en bolsa o en fondos mutuos del mercado monetario
  • Los productos de seguros, como las anualidades

Nota: Los puntos no cubiertos por la FDCI no se consideran depósitos aunque los hayas adquirido a través de tu banco.

El seguro de la FDIC tampoco cubre el robo, ya sea por fraude, robo de identidad o robo de un banco. Sin embargo, los bancos suelen tener garantías que los aseguran contra este tipo de pérdidas por robo, incendio, inundación, malversación y otros eventos que pueden hacer que el dinero desaparezca.

La ley federal te protege de la mayoría de los fraudes y errores en tus cuentas, pero debes actuar rápidamente para obtener una protección total.

FDIC: Límites de cobertura y mecanismos de cobertura

El seguro de la FDIC no es ilimitado. Al tener demasiado dinero en un banco o en una cuenta, puedes quedar expuesto. El límite de 250.000 dólares es independiente para cada banco en el que tengas una cuenta. Por lo tanto, si tienes una cantidad de dinero que sobrepasa el límite establecido puedes aprovechar la política de cobertura de la FDIC utilizando varios bancos o estructurando adecuadamente sus cuentas dentro de un solo banco.

Para obtener más de $250,000 de cobertura en un banco, reparte el dinero entre diferentes titularizaciones o registros. Por ejemplo, el dinero de tu cuenta individual sujeta a impuestos está separado del dinero de tu cuenta de jubilación individual (IRA). Para saber si tus activos se encuentran cómodamente bajo los límites máximos de cobertura, utiliza la herramienta de estimación electrónica de seguro de depósitos (EDIE o Electronic Deposit Insurance Estimator).

Por ejemplo, ¿qué pasa si tienes 250.000 dólares en tu cuenta individual y 250.000 dólares en tu IRA en el mismo banco? Si bien podría parecer que estás por encima del límite de $250,000, podrías estar totalmente cubierto debido a la forma en que están tituladas estas cuentas. Sin embargo,  ten cuidado de no sobrepasar el límite. 

Cómo maximizar la cobertura FDIC

Si tienes una cantidad de dinero que excede los límites te recomendamos analizar cómo puedes protegerte y solicitar asesoría en caso de ser necesario. Para maximizar la cobertura de la FDIC, utiliza estrategias para repartir tu dinero entre diferentes bancos y diferentes titulares de cuentas.

1. Servicio de Registro de Cuentas de Certificado de Depósito (CDARS o Certificate of Deposit Account Registry Service)

CDARS es una red de bancos que te permite repartir tu dinero. Abrirás una cuenta en un banco (posiblemente en el mismo banco que ya usas), y si éste participa en el CDARS, tus fondos excedentes irán a otros bancos asegurados por la FDIC. Permanecerá por debajo de los límites de cobertura en cada banco y verás tus activos en un estado de cuenta. Pregunta a tu banco si participa en CDARS.

2. CDARs intermediados

Los certificados de depósito intermediados son ofrecidos por intermediarios financieros como los asesores financieros. Al comprar CDs asegurados por la FDIC de varios bancos en tu cuenta de corretaje, puedes mantenerte por debajo de los límites de cobertura.

3. Titulación de cuentas

Como se mencionó anteriormente, puedes mover tus fondos excedentes a otro banco asegurado por la FDIC y tener una cuenta de 250.000 dólares en dos o más bancos. También puedes cambiar el nombre o el título de tus cuentas. Si excedes los límites de cobertura de tu banco, piensa en colocar las cuentas a nombre de cada miembro de la familia o en crear una cuenta conjunta con dos o más personas.

Cambiar el título de la cuenta también significa un cambio de propiedad de los fondos. Este cambio podría tener importantes consecuencias fiscales para ti y la persona nombrada. Además, puedes ponerte en riesgo de perder tus activos si cambian las circunstancias del otro titular de la cuenta.

Habla con un abogado, un contador y cualquier miembro de la familia afectado antes de empezar a hacer cambios de titularidad de la cuenta.

4. Cuentas de fideicomiso

El traslado de fondos a una cuenta fiduciaria también puede aumentar el límite total en un banco, en particular si el fideicomiso tiene múltiples beneficiarios. Por ejemplo, podrías considerar la posibilidad de establecer un fideicomiso revocable formal o informal, que te permitiría estar asegurando por un máximo de 250.000 dólares por cada uno de los cinco beneficiarios. La cobertura también está disponible para más de cinco beneficiarios, con sujeción a ciertas normas y limitaciones.

Financiación del seguro de depósito FDIC

Además de proteger tu dinero, la FDIC es un fondo de seguro. Como cualquier fondo de seguro, esto genera una gran bolsa de dinero que puede ser usado para cubrir pérdidas bancarias. Todo ese dinero proviene de los bancos asegurados y de las ganancias que el mismo fondo genera. Los dólares de los contribuyentes no van al fondo, aunque el FDIC podría recurrir al apoyo de los contribuyentes en el peor de los casos.

Para proporcionar la financiación, los bancos asegurados por la FDIC pagan primas al fondo. Evidentemente, con numerosos bancos pagando primas, el costo de las quiebras bancarias se comparte y se reparte a lo largo del tiempo. Esa situación se podría ver como un peligro al alentar a los bancos a tomar riesgos innecesarios, sabiendo que hay un fondo que resolverá la situación si esta complica. Por lo dicho anteriormente, la FDCI tiene una cantidad de condiciones y exigencias que deben cumplir los bancos regulados para estar respaldados por ella.

Aunque es autofinanciado, el seguro de la FDIC suele considerarse además «garantizado por el gobierno». La suposición es que el Tesoro de los EE.UU. intervendría si el fondo de seguro de la FDIC se quedara sin dinero.

Fusiones y cobertura en el marco de la FDIC

Presta atención a las noticias sobre fusiones de bancos y rescates de bancos en quiebra. ¿Qué pasa si tienes cuentas en el Banco A y el Banco B, y los dos bancos se fusionan? Si hay una quiebra bancaria manejada por la FDIC, la cobertura de seguro a menudo tratará tus depósitos como si estuvieran en instituciones separadas pero solo por un período corto de tiempo. Sin embargo, antes de que ese período termine, es posible que desees trasladar tus activos a otro lugar para mantenerte dentro de los límites de la cobertura.

Cómo obtener tu dinero después de una quiebra

Si tu banco asegurado por la FDIC quiebra, la FDIC actuará e intentará vender los préstamos y las cuentas de depósito de tu banco a un banco financieramente sólido o estable. Si la venta se lleva a cabo, tu cuenta será trasladada al banco solvente. Si la venta no se realiza, la FDIC te enviará un cheque por la parte asegurada de tus cuentas que califiquen. Y si por alguna razón la FDIC necesita más información tuya, recibirás correspondencia por correo.

En la mayoría de los casos, las quiebras bancarias son breves y sin incidentes para los clientes. Tus cheques no rebotarán, puedes ir al cajero automático y usar tu tarjeta de débito sin interrupción. Además, tus cuentas siguen pagándose electrónicamente. Es posible que tengas que esperar unos días o semanas para retirar dinero, aunque realmente lo normal es que no tengas que esperar en lo absoluto.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!