Cómo ahorrar dinero para comprar un carro

Comprar un carro (sin importar el modelo) es, además de un transporte confortable que podrás usar cuándo quieras, una inversión. El único problema es el precio. Piensa que la adquisición de un vehículo representa desembolsar un monto importante de dinero. ¿Qué quiere decir esto? Que, lamentablemente para muchos, tener su propio carro no será fácil y económico. Por eso, aquí te mostraremos cómo ahorrar para comprar tu próximo carro y que no te duela tanto.

Según los últimos informes publicados por Experian, el precio promedio de un vehículo nuevo en Estados Unidos puede alcanzar con facilidad los $32,000. Puede que en este punto pienses que no hay problema alguno, ya que podrías comprar un carro usado. Pero quizás te desanime un poco saber que, el precio de este tipo de vehículos según el mismo informe, es de $17,000.

Por supuesto, esto no quiere decir que debas renunciar a tu sueño de contar con un vehículo propio. Lo único que debes hacer es prepararte, investigar y organizarte para la compra. Puedes comenzar, por ejemplo, explorando los distintos modelos que hay en el mercado y echándole un vistazo a tu presupuesto mensual para saber cuánto podrías terminar pagando mensualmente según tu fuente de ingresos.

Una vez que sepas con cuánto dinero podrías contar, sabrás qué rango de precios es el que funciona para ti. 

Consejo: Para disminuir tu obligación financiera mensual, esto en caso que prefieras pedir un préstamo, lo ideal sería que le entregues al banco una inicial importante. Para conseguir esta inicial puedes ahorrar, vender tu vehículo usado, o decantarte por una combinación de ambas alternativas. Normalmente, la idea sería que puedas cubrir el 20% del valor del carro -cuando se trate de un modelo nuevo- o un 10% en caso que sea usado.

Nota: Si prefieres comprar un vehículo usado, ¡no te olvides de revisar el historial del carro! 

¿Por qué deberías ahorrar para comprar un carro?

Puede que la respuesta sea un poco obvia, pero no necesariamente. Muchas personas piensan que, como el banco puede darles un préstamo a mediano plazo con una inicial bastante baja, esa sería la mejor alternativa. La parte negativa de esta opción es que esto te dejaría con una cuota mensual de pago demasiado alta que afectaría en gran medida la forma en que te desenvuelves económicamente.

Piensa que, mientras más dinero puedas pagar de inicial, menos dinero tendrás que pedirle prestado al banco. Esto, por supuesto, se traduce en cuotas más cómodas de pagar, es decir, cuotas mensuales más accesibles.

Al tener un préstamo de vehículos con cuotas mensuales tan bajas, podrías utilizar ese dinero sobrante para pagar otras obligaciones o invertir en algo más. Ejemplos de ello serían pagar la renta de tu casa o la cuota de la hipoteca, pagar más rápido tu último préstamo estudiantil o estar al día con la tarjeta de crédito.

Nota: Mientras más altas sean las cuotas mensuales, más difícil será tomar acciones si surge una emergencia financiera. En otras palabras, si no das una inicial lo suficientemente alta, podrías retrasarte en el pago de las cuotas y perder la propiedad del vehículo por impago, por ejemplo. ¿Lo peor? Tal como lo sospechas, esta situación afectará muchísimo tu puntaje crediticio y tu capacidad para pedir préstamos en el futuro.

Si puedes pagar el carro de contado, ¡fantástico! Sería mejor decantarse por esa opción en vez de pedirle un préstamo a tu banco o cooperativa de crédito de confianza. De hecho, de acuerdo a un informe publicado por Experian en el primer trimestre del año 2019, aproximadamente el 44% de los vehículos en Estados Unidos son comprados sin ningún tipo de financiamiento, es decir, de contado.

Cómo ahorrar dinero para comprar un carro

¿Cómo ahorrar dinero para comprar un carro?

Si recientemente has tenido problemas mecánicos con tu carro actual y ya no puedes esperar más para reemplazarlo por un modelo más nuevo, es posible que no tengas tanto tiempo disponible para ahorrar. Lo mejor, en este caso, sería ver si puedes reparar tu vehículo y ganar un poco de tiempo para prepararte, ya sea para adquirir un carro nuevo o un modelo usado.

Pero, ¿cómo deberías hacerlo? Como en toda inversión, tu estrategia ganadora debe centrarse en la preparación. Si quieres saber cómo ahorrar dinero para comprar un carro, te dejamos algunos consejos de seguida:

#1 Establece tu propio presupuesto

Es difícil medir cuánto puedes pagar por tu nuevo vehículo si todavía no le has echado un vistazo a tus números, es decir, a tus ingresos, deudas y gastos diarios. Por eso el primer consejo para poder ahorrar para la compra de tu próximo vehículo es repasar tu presupuesto y la cantidad de obligaciones financieras que sueles adquirir mes a mes. Aquí se incluye todo, desde el pago del alquiler o de la cuota de tu hipoteca hasta las facturas mensuales, las compras de alimentos y los préstamos estudiantiles.

Otro consejo que deberías implementar es hacerle un seguimiento cercano a los gastos para que tengas una idea de cuánto dinero inviertes al mes en tus compras en el supermercado, en las salidas al cine, en los restaurantes, en la cafetería de la esquina, etc. Incluso no estaría de más evaluar si puedes recortar algunos gastos, como la suscripción del gimnasio. Podrías, por ejemplo, cambiarte a un plan más económico de Internet o suspender por un tiempo la suscripción de Amazon Prime, Netflix, etc.

Consejo: Calcula cuánto dinero te queda en tu presupuesto para la cuota mensual de tu próximo carro. Esto te ayudará a determinar si estás bien encaminado o, por el contrario, necesitas una fuente extra de ingresos o quizás recortar un poco los gastos, ya sea para poder ahorrar para la inicial o para pagar las cuotas mensuales del préstamo.

Nota: Recuerda que no deberías gastar más del 15% de tus ingresos netos en las cuotas mensuales de tu vehículo.

#2 Comienza a ahorrar de forma automática

Si no tienes una cuenta de ahorros todavía, sería bueno abrir una. Cuando estés en el banco, pregunta por las cuentas de ahorro de alto rendimiento porque este tipo de cuentas trabaja con tasas de interés mucho más competitivas y, a la vez, están sujetas a recargos y comisiones más bajas.

Separar tu cuenta de ahorros de tu cuenta corriente, te permitirá hacerle un seguimiento a cuánto dinero tienes exactamente para la inicial de tu próximo carro. Piensa que, si solo tienes una cuenta bancaria (y es corriente) implementar una modalidad de ahorro podría ser mucho más difícil de hacer para ti.

Nota: Cuando abras tu cuenta de ahorros, solicítale al banco que te programe una deducción automática cada vez que recibas dinero. Puedes establecer un porcentaje específico para ello. Así, cada vez que tu empleador te deposite el dinero de la nómina, el banco apartará automáticamente un monto específico y lo transferirá a tu cuenta de ahorros. 

Hacer esto podría darte una imagen más clara de las opciones a las que podrás acceder en el futuro y también te ayudará a convertir tus ahorros en una especie de “capital invisible”. Si no lo ves, no podrás gastártelo, ¿cierto?

#3 Busca un segundo empleo o una nueva fuente de ingresos

Si lo que recibes por tu trabajo a tiempo completo solo te alcanza para pagar tus facturas del mes, podrías considerar también tener un trabajo adicional para ahorrar dinero y comprar tu carro. No pienses solo en un segundo empleo tradicional. Podrías, por ejemplo, vender en línea un producto manufacturado por ti mismo, trabajar como asistente virtual, hacer delivery en tu tiempo libre o pasear los perritos de otras personas.

Ganar un poco de dinero adicional, aunque no lo pienses así ahora, podría ayudarte ¡y mucho! Entre otras cosas (como ofrecerte la oportunidad de darte algunos gustos ocasionales) te permitirá ahorrar más para la inicial del carro, pedir menos dinero prestado en el banco y, en consecuencia, reducir el monto de tus cuotas mensuales.

Consejo: Si quieres saber qué puedes hacer en tu tiempo libre para ganar dinero extra fácil y rápido, ¡examina estas opciones! Puedes optar por invertir un monto pequeño de dinero o trabajar en línea. ¡Éxito!

#4 Disminuye tus gastos adicionales

Si tu presupuesto actual no te permite ahorrar mucho para un carro, analiza cómo puedes disminuir los gastos o -mucho mejor- eliminarlos por completo. Eso no significa que lo harás de forma permanente, pero piensa que tiene sentido que reduzcas los costos, al menos temporalmente.

Por supuesto, esto no tiene por qué cambiar por completo tu estilo de vida. Podrías, por ejemplo, dejar de utilizar la tarjeta de crédito para hacer compras innecesarias; aprovechar los descuentos, recompensas y puntos de afiliación; pagar el combustible de contado; hacer ejercicio al aire libre o cambiarte momentáneamente a otras marcas. 

Recuerda que en los supermercados podrías encontrar productos que son prácticamente iguales a esos que te gustan, pero con una diferencia: ¡cuestan menos!

#5 Cambia o vende tu carro

Dar tu carro como parte de pago para ayudarte a financiar el modelo que tienes en la mira puede ser una buena idea, ya que te ayudará a disminuir el monto que tendrás que pagar por tu próximo vehículo. Para maximizar ese dinero que recibirás por tu antiguo mejor amigo de cuatro ruedas, compara las ofertas que te hagan los distintos concesionarios. 

Investiga también cuál es el valor aproximado de tu carro en varias plataformas en línea -como Edmunds y Kelley Blue Book– y piensa si ese precio que te están ofreciendo es tan razonable como parece o si, por el contrario, te convendría más vender el vehículo por tu cuenta.

Nota: ¡Ten cuidado con el monto de diferencia entre el precio que te dará el concesionario por tu carro viejo y el que tendrás que pagar en calidad de préstamo! A esta cifra se le conoce como valor neto negativo y podría ser bastante peligrosa para ti, en especial si no analizas cuánto tendrás que terminar pagando mes a mes por estar inmerso en la emoción del momento.

En resumen, cómo ahorrar dinero para comprar un carro

Si tienes el tiempo -y los recursos- para ahorrar dinero para tu próximo vehículo, ¡aprovéchalos! Piensa que pagar una inicial alta en la compra te permitirá tener un préstamo de dinero más pequeño y más fácil de pagar mes a mes. Si, sabemos que ahorrar podría ser un poco frustrante, pero esa sensación se irá apenas comiences a hacerlo y, por supuesto, cuando veas los resultados cada vez que revises el saldo de tu cuenta de ahorros. 

¿Nuestra recomendación? Para no tirar la toalla antes de tiempo, divide tu meta financiera en varios hitos fáciles de alcanzar. Este simple truco podría ayudarte a volver a estar detrás del volante antes de que te des cuenta.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!