Cómo funciona un lease de auto

El lease de un auto es una buena alternativa si comprar uno no es lo más conveniente para ti. Básicamente, estás alquilando un automóvil por un período acordado en lugar de comprarlo directamente, y en ciertas ocasiones se tiene la opción de comprar el vehículo después de que finaliza el lease. 

Si estás considerando alquilar un automóvil, es sin duda importante que comprendas cómo funciona, así como sus desventajas y desventajas, y otros detalles más. 

¿Qué es exactamente el lease de un auto?

Para explicar esto primero empecemos por lo básico. Un arrendamiento, alquiler, o lease, es una transacción mediante contrato en el que una parte transmite el uso de algo (una parcela de tierra, edificio, servicio u otro objeto) a otra parte por un período de tiempo específico a cambio del pago de dinero, generalmente de forma periódica.

Y en el caso del lease de un auto, el objeto que es alquilado para su uso es, evidentemente, un vehículo. Ahora bien, es posible confundir un lease con un crédito para adquirir un automóvil, ya que en ambos casos se hacen pagos periódicos por el vehículo

Sin embargo, y como seguramente ya puedes haber concluido, la diferencia fundamental es que con un crédito los pagos tienen una duración limitada después de la cual te quedas con el auto; mientras que con un lease el derecho al uso del vehículo finaliza después de este período, a menos que el contrato tenga la opción de compra.

Sigue leyendo: Préstamos de dinero por título de carro: 3 cosas que debes saber antes de pedir uno

Ventajas y desventajas del lease de un auto

Los conductores que prefieren arrendar en lugar de comprar tienden a hacerlo por un par de motivos. Primero, pueden conducir un vehículo más nuevo que permanece bajo garantía durante todo el período de arrendamiento y, por lo tanto, rara vez requiere algo más que mantenimiento de rutina.

Segundo, los pagos mensuales por un vehículo arrendado son normalmente más bajos que los de un vehículo comprado. Esto se debe a que los pagos de arrendamiento se basan en la depreciación del valor del vehículo en el transcurso del período de arrendamiento en lugar del valor total del vehículo. Como resultado, los conductores pueden arrendar un vehículo que sea más bonito y caro por menos precio que uno que se adquiere mediante un crédito.

Sin embargo, no todo es buenas noticias. También hay desventajas que hay que tener en cuenta. Una es que, en términos generales, es muy probable terminar gastando más dinero en el lease de un auto que comprándolo, sobre todo si es por un largo período de tiempo.

Otra desventaja es que al final del período de arrendamiento, el arrendatario debe entregar el vehículo (o comprarlo a través de un acuerdo de opción de compra) y retirarse sin ningún tipo de capital o ganancia. 

Entonces, ¿qué opción es la mejor? Esto depende de tus necesidades y preferencias específicas como conductor.

Sigue leyendo: ¿Cómo calcular un leasing?

Alquilando un auto: Guía paso a paso

Primer paso: Investiga y conoce la terminología de alquiler de automóviles

Los lease de auto pueden considerarse una alternativa de bajo compromiso a la propiedad del vehículo. Pero los arrendamientos de automóviles vienen con muchos términos y condiciones.

La mayoría de los arrendamientos limitan la cantidad de millas que puedes conducir y te cobrarán por excedentes o cualquier daño notable cuando devuelvas el vehículo. Y devolver el automóvil arrendado antes de tiempo también puede ser costoso. 

Mientras determinas si el lease de un auto es lo más adecuado para tu situación, también querrás verificar tu crédito, ya que es posible que necesites un “crédito saludable” para arrendar un vehículo. Según Experian, las compañías de arrendamiento generalmente buscan puntajes FICO® de 700 o más (en una escala con un rango entre 300 y 850), lo que se considera como un buen puntaje de crédito.

Si después de hacer tu investigación concluyes que lo mejor para ti es arrendar un auto, asegúrate de aprender la terminología de arrendamiento que probablemente encontrarás cuando empieces a buscar opciones. Por eso, hemos recopilado una lista de los términos más comunes. 

Arrendador/arrendatario

El arrendador es la compañía que te otorga el arrendamiento, generalmente el fabricante del vehículo o un concesionario de automóviles. El arrendatario eres tú, la persona que alquila el vehículo.      

Valor residual

Cuando comienza el lease del auto, el arrendador determinará un valor futuro para el vehículo, el cual se conoce como valor residual. Este dato es importante, porque ayuda a determinar tu pago mensual. Un valor residual alto significa que el arrendador espera una menor depreciación durante la vida del arrendamiento, lo que a menudo indica que el vehículo retendrá mejor su valor.      

Cargo por alquiler

Este es el costo principal de arrendar un automóvil y se paga cada mes en conjunto con la depreciación del vehículo. Esto es similar al interés. Algunos otros componentes del pago mensual pueden incluir la amortización, el impuesto a las ventas o al uso y cualquier tarifa miscelánea.      

Tarifa de disposición

Si devuelves el vehículo al final del contrato, es posible que debas pagar esta tarifa, que ayuda al arrendador a prepararse para vender el vehículo y puede cubrir costos como limpieza, tarifas de almacenamiento, costos administrativos y más.      

Oportunidad de opción de compra

Como el nombre lo dice, esto se refiere a la opción de comprar el vehículo después de que termina el leasing. Por lo general, el contrato de arrendamiento indicará el precio de compra desde el principio, o este se discutirá de acuerdo a parámetros como un manual específico de autos usados o el valor de mercado del mismo.      

Sigue leyendo: Las 10 mejores compañías de seguros de autos

Segundo paso: Establece un presupuesto

Ahora, querrás calcular cuánto puedes permitirte para determinar cuánto puedes gastar en un pago mensual de arrendamiento. También es importante que determines cuánto dinero tienes disponible para cosas como un pago inicial y cualquier tarifa adicional de la que puedas ser responsable en el momento de arrendar el automóvil.

A continuación te damos algunas tarifas y opciones de seguro que debes tener en cuenta. 

Cobertura de desgaste

Si conduces con mucha frecuencia optar por la cobertura de desgaste podría ser una buena inversión para ti. Puedes pagar fácilmente esta cobertura por adelantado, y luego, al final del contrato, si el auto presenta ciertos daños por desgastes no se te cobrará nada. Todo lo cual dentro de los límites del contrato, naturalmente. Por ello, te recomendamos que verifiques con la compañía de arrendamiento para ver qué incluiría esta protección en tu leasing. De hecho, algunas compañías cubren hasta $ 5.000 en cargos por finalización de arrendamiento. Si esta opción te parece atractiva, asegúrate de incluirla en tu presupuesto.

Seguro integral y de colisión 

Cuando alquilas un automóvil, es más que probable que tengas que comprar ciertos tipos específicos de cobertura. En este orden de ideas, un seguro integral puede cubrir el costo de reparar o reemplazar el vehículo en caso de un incidente, incluyendo robo, incendio u otros sucesos que se escapan de tus manos.

La cobertura de colisión es similar a la integral, pero tiene como objetivo cubrir los costos de reparación o reemplazo del automóvil si se daña en un accidente con otro vehículo u objeto.

Seguro GAP

Muchos arrendadores también requerirán que tengas un seguro GAP, el cual puede ser incluido como costo adicional en el contrato, y de no ser así deberás pagarlo por separado. Esto es algo que varía de un arrendador a otro.

Tercer paso: Limita tu búsqueda y visita concesionarios

Con esta información en mano, ya puedes ir a visitar un concesionario de automóviles y ver qué opciones están dentro de tu rango de precios.

Ahora bien, debes ver autos como si objetivo fuese comprar uno, ya que se aplican muchas de las mismas reglas: Pruébalo, considera los pros y los contras, y encuentra uno que te guste lo suficiente como para estar dispuesto a cuidarlo durante la duración del alquiler.

Sin embargo, es posible que no todos los automóviles estén disponibles para arrendamiento. Dado que los automóviles arrendados generalmente terminan siendo vendidos, los concesionarios tienden a ofrecer para alquiler sus marcas y modelos más populares. En consecuencia, si deseas un modelo específico o con ciertas características, es posible que no puedas obtenerlo mediante leasing.

A veces, los fabricantes de automóviles ofrecen ofertas especiales de arrendamiento, por lo que puede ser útil buscar dichas ofertas en línea.

Sigue leyendo: Los mejores préstamos para autos si tienes mal crédito

Cuarto paso: Negocia los términos del leasing

Es común pensar que solo se puede negociar cuando se está comprando un vehículo, pero la realidad es otra. Cuando se alquila un auto, términos como el millaje, el costo del vehículo y la tasa de interés del contrato de arrendamiento son negociables. Lo que, sin duda alguna, podría ayudarte a obtener un trato que se adapte mejor a tus necesidades y presupuesto.

Una vez que hayas seleccionado un vehículo y llegues a un acuerdo sobre los términos del contrato, es hora de hacer el papeleo. Si aprueban tu solicitud, recibirás un contrato que formaliza el acuerdo entre tú y la compañía de arrendamiento, en el cual se describe el uso del vehículo y tus obligaciones. 

A medida que revises el contrato, querrás tomar nota de tu pago mensual, el monto adeudado al momento de la firma, de qué mantenimiento serás responsable (y quién lo paga) y las tarifas adeudadas, como la tarifa de disposición y la tarifa de adquisición y límites de kilometraje. 

También debes confirmar si el contrato es de tipo cerrado o abierto. Con un contrato de arrendamiento cerrado, luego de devolver el automóvil ya no tendrás más responsabilidades: Generalmente no se paga ninguna cantidad adicional a menos que haya exceso de millaje o desgaste en el automóvil, y si todo está en orden puedes olvidarte de todo el asunto. 

Pero con un contrato abierto, tú y el arrendador acuerdan al inicio del alquiler lo que creen que valdrá el auto al final del contrato (es decir, el valor residual). Luego, cuando finaliza el leasing, deberás pagar cualquier diferencia entre el valor residual y el valor «realizado» o de mercado.

Sigue leyendo: Comprar carro usado a crédito en USA

Quinto paso: ¡Cuida el auto!

Una vez que hayas firmado el contrato de arrendamiento y te hayas marchado del concesionario, debes cuidar bien tu automóvil. Recuerda, podrías ser responsable de todos los daños y perjuicios que sucedan durante el plazo de arrendamiento.

En este orden de ideas, obtener una cobertura y protección adicionales para los pisos y asientos de tu automóvil recién arrendado puede no ser una mala idea. Después de todo, querrás mantener tu vehículo con el mejor aspecto posible para evitar cualquier cargo adicional.

También tendrás que mantenerte al día con el mantenimiento de rutina, ya que no hacerlo podría costarte al final del contrato.

¿Las buenas noticias? Algunos contratos de arrendamiento de automóviles incluyen mantenimiento, por lo que no tendrás que pagar más.

Finalmente, si es posible, conserva el vehículo durante todo el plazo del leasing. Si cancelas tu contrato antes de tiempo, es posible que debas pagar un cargo por cancelación anticipada, que generalmente es la diferencia entre el monto del pago del alquiler y el valor del vehículo. Y este cargo, fácilmente, puede alcanzar los miles de dólares.

Sexto paso: Entiende tus posibilidades y opciones después de que termine el leasing

Una vez que se acerca el final del plazo de arrendamiento, querrás comprender cuáles son tus opciones. Puedes devolver el vehículo, comprarlo (si está permitido en el contrato), obtener otro vehículo arrendado, o simplemente comprar un automóvil completamente diferente.

Dos o tres meses antes de que finalice el leasing

Dependiendo de los términos del contrato, es posible que tengas varias opciones cuando este finalice, incluida la compra directa para conservar el automóvil u obtener un vehículo nuevo. También es posible que esté la opción de extender el contrato.

Este es un buen momento para reevaluar tu presupuesto y ver qué hay en el mercado y qué tipo de ofertas pueden estar disponibles para ti.

Si estás considerando comprar el automóvil después de que finalice el contrato, deberás conocer el precio de opción de compra del vehículo. Por lo general, esto se indica como un monto fijo en dólares en tu contrato de arrendamiento o será determinado por el valor justo de mercado del vehículo en una guía de autos usados.

También deberás programar una inspección de finalización. Puede haber alguna variación en este proceso, dependiendo del arrendador, pero esto generalmente será de 60 a 90 días antes de que el contrato finalice y determinará si es necesario hacer alguna reparación al vehículo antes de devolverlo.

También debes encargarte de cualquier reparación o mantenimiento que pueda necesitar el auto, como reparar el parabrisas o comprar llantas nuevas. También debes asegurarte de que el auto conserva todos sus accesorios, como juegos de llaves, alfombrillas, llanta de repuesto o equipo de carga.

Muchos fabricantes tienen listas de verificación disponibles en línea que detallan su cronograma de devolución y lo que implica la inspección del vehículo. También incluyen lo que se considera normal en comparación a un “desgaste excesivo”.

Si estás pensando en comprar el auto, dos o tres meses antes del final del contrato es un buen momento para que hables con el arrendador al respecto.

Sigue leyendo: ¿Conviene comprar un auto con tarjeta de crédito?

Un mes antes de que finalice el leasing

Ahora es el momento de programar la inspección, si aún no ha tenido lugar, y encontrar una fecha y hora para devolver el vehículo arrendado.

Si deseas comprar el auto, este es el momento de comenzar a buscar préstamos para automóviles. De esta manera, podrás poner en orden la financiación y tener una experiencia de compra sin problemas. 

El día antes de que finalice el leasing

Puede sonar obvio, pero no olvides tus artículos personales en el automóvil. Cosas como los abridores de puertas de garaje, transmisores de peaje y permisos de estacionamiento se olvidan fácilmente.

Tampoco hará daño darle al automóvil un buen lavado y aspirado. Limpia el interior y presta especial atención a las manchas. ¿El objetivo? Darle al auto la mejor apariencia posible antes de la inspección final.

Último día del leasing 

Este es el momento cuando dejarás tu auto para siempre, si esa es la decisión que tomaste, claro está. ¡Y no olvides entregar la llave de repuesto!

Verifica con el arrendador que todo esté en orden. Puede que tengas que firmar documentos como una declaración de divulgación del odómetro. Por eso, asegúrate de que se hayan cumplido todos los términos del contrato. 

En conclusión

El lease de un auto es un proceso de varias etapas que conlleva muchas responsabilidades. La primera es informarse y comprender cómo funcionan los arrendamientos y los contratos.

Si bien cada arrendador de autos es diferente en la forma en que maneja los leasings, las devoluciones y los cargos, hay elementos comunes que pueden ayudarte a comprender cómo arrendar un automóvil de manera exitosa y eficiente.

Consejo

Una excelente manera de tener una idea de cuáles serán todos los costos del lease de un auto es utilizar una calculadora de arrendamiento, la cual puedes encontrar en muchos sitios web especializados, como edmunds.com y bankrate.com. También puedes leer nuestro artículo sobre cómo calcular un leasing. Y no lo olvides: Todos los costos y la mayoría de los términos son negociables.

Sigue leyendo: 

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!