Comprar carro usado a crédito en USA

Al iniciar un proceso de compra de un vehículo, es común invertir la mayor parte del esfuerzo en encontrar el carro ideal, dejando la búsqueda de financiación solo para el final. Pero deberías hacer al revés. Para comprar un carro usado a crédito en USA primero define el presupuesto del que dispones y la financiación que puedes obtener. Esto te ayudará a calcular cuánto puedes pagar y qué tipo de automóvil debes buscar. 

Conseguir el vehículo correcto es importante; sin embargo, averiguar cómo pagarlo y conseguir un préstamo son también partes críticas del proceso de compra de un carro.

Índice del Artículo

Lo que debes saber antes de comprar un carro usado a crédito en USA

Sólo algunos pueden comprar un carro usado en USA pagando de contado el precio total. Por lo tanto, es probable que necesites obtener un préstamo, ya sea para cubrir el costo total del vehículo o una parte sustancial del mismo.

No obstante, es importante que sepas que un mal acuerdo de financiamiento en la compra de un carro puede obligarte a pagar más de lo que deberías cada mes o arruinar tu historial de crédito por años.

Si quieres comprar un carro usado a crédito en USA ten en cuenta que el pago del préstamo es sólo una parte del costo de ser dueño de un auto, también debes asumir los gastos de mantenimiento, combustible y seguro. La cuota debe ajustarse lo mejor posible a tu presupuesto para que puedas pagar el saldo lo más rápido posible.

Averigua todo primero

Es común que los compradores de automóviles pospongan la idea de buscar asesoría financiera hasta que están en la oficina de financiamiento de un concesionario de automóviles. Eso es lamentablemente, el camino seguro hacia un problema financiero. 

En cambio, los compradores analíticos saben exactamente cuánto pueden pagar por un vehículo y tienen un plan para financiar su nueva compra antes de acercarse al concesionario.

Si no te preparas con anticipación, es posible que termines aceptando el financiamiento del concesionario. Ellos no se verán obligados a mejorar las condiciones de crédito que te han ofrecido o las características del vehículo si no presentas mejores ofertas. En cambio, si saben que tienes otras opciones, harán todo lo posible por mejorar los términos para poder cerrar la venta.

Con respecto al vehículo, asegúrate que satisfaga tus necesidades, que el consumo de combustible sea el adecuado, que puedas conducir el número de millas que necesitas y, en definitiva, que tenga la funcionalidad necesaria para tu estilo de vida. 

Cómo comprar carro usado a crédito en USA: Una guía paso a paso

  1. Aprende el lenguaje de los préstamos – Conoce todos los términos financieros que probablemente se usarán cuando estés buscando un préstamo para tu carro.
  2. Obtén tu puntaje crediticio y entiende por qué es importante – Ten claro cuál es tu puntaje crediticio y por qué es importante cuando vas a financiar un carro.
  3. Encuentra un buen acuerdo de financiamiento – Aprende dónde y cómo obtener financiamiento de autos que puedas pagar.
  4. Solicita un préstamo de auto de la manera correcta – Aprende los pasos para solicitar un préstamo de auto.
  5. Mira las ofertas de financiamiento del concesionario – Compara tu préstamo de auto preaprobado con las diferentes ofertas de los concesionario de autos.
  6. Finaliza el trato, firma los documentos del préstamo y cierra el acuerdo.
  7. Debes saber que hay unos pasos adicionales después de tener el préstamo para automóviles: conoce lo que sucede después de finalizar el trato.

1. Aprende el lenguaje de los préstamos

Hay algunos términos esenciales que debes entender antes de comenzar tu búsqueda de financiamiento de automóvil. A continuación te presentamos algunos de los más importantes:

Préstamo o financiamiento 

Para comprar carro usado a crédito en USA se necesita un préstamo. El mismo es un contrato entre tú y un prestamista en el que acuerdan darte el dinero para comprar un automóvil nuevo o usado y tú aceptas devolver el dinero en un plazo de tiempo determinado. A menos que consigas un acuerdo de financiamiento con una tasa del 0%, tendrás que pagar intereses cada mes sobre el saldo del préstamo. La tasa de interés se especificará en los documentos del préstamo.

Recuerda que hasta que pagues completamente el préstamo, el prestamista retendrá el título de propiedad del vehículo.

Interés o cargo por financiamiento

El interés es el costo de pedir prestado el dinero al prestamista. Se expresa como una tasa de interés (APR o Annual Percentage Rate). El interés cubre los costos del prestamista y le proporciona un margen de ganancia.

Durante varios años, las tasas de los préstamos para automóviles estuvieron cerca de mínimos históricos. Luego, comenzaron a subir lentamente hacia un rango más normal.

La tasa porcentual anual que pagarás se ve afectada por una multitud de factores, incluyendo algunos que puedes controlar y otros que no. Tu historial crediticio, la duración del préstamo que estás buscando e incluso el tipo de vehículo que vas a comprar, pueden afectar significativamente la tasa que te pedirán que pagues. Cada prestamista puede ofrecer tasas de interés significativamente diferentes para la compra del mismo vehículo.

Plazo del préstamo para automóvil

El plazo corresponde al tiempo acordado para devolver el dinero prestado y se expresa normalmente como un número de meses. Los plazos de 36 a 48 meses fueron bastante comunes en otra época. Sin embargo, a medida que los autos se han vuelto más caros, los préstamos con plazos de 60 a 72 meses o incluso más largos son los más solicitados. Para que entiendas realmente el número de años que te llevará pagar el vehículo divide el plazo entre 12.

Los préstamos más largos significan más riesgo para los prestamistas, por lo que normalmente tienen tasas de interés más altas.

La opción más inteligente es procurar un préstamo lo más corto posible, en función de tu presupuesto. Con un préstamo más corto podrás evitar realizar dos desembolsos fuertes en el futuro. Por un lado, las cuotas del préstamo y por otro, las reparaciones que surgen con el envejecimiento del vehículo.

Un préstamo largo te podría llevar a una encrucijada en la que debas decidir entre usar el dinero para pagar las reparaciones o para pagar la cuota mensual del coche.

Principal

El principal del préstamo corresponde al saldo del préstamo. Cuando estás comenzando con el financiamiento, será el monto total del préstamo. A medida que hagas los pagos mensuales, el principal se reducirá. Con cada pago, una parte se destinará a los intereses y el resto a pagar el principal.

Pago inicial

Un pago inicial es la cantidad de dinero que aportas cuando realizas la compra del carro. Puede ser un pago de contado, un intercambio (entregar el carro mas viejo) o ambos. La cantidad que tendrás que financiar es la diferencia entre el precio del auto y la cantidad del pago inicial. Por ejemplo, al comprar un carro usado de 40.000 dólares a crédito y hacer un pago inicial de 10.000 dólares, tendrás que financiar 30.000 dólares.

Pago mensual o cuota mensual

Cada mes, tendrás que hacer un pago que incluye una porción de capital y una de interés del préstamo. Los pagos mensuales serán iguales y tendrán una fecha de vencimiento específica.

Para definir los pagos mensuales de un préstamo se debe aplicar un cálculo relativamente sofisticado, ya que pagarás un poco menos de intereses cada mes, a medida que el saldo del préstamo disminuye. 

Es importante que analices el costo del auto más el costo total de los intereses cuando compares los préstamos para carros. Concentrarse en el pago mensual y en el número de meses que pagarás. La tasa de interés por sí sola no te dará una imagen completa del costo total del vehículo.

2. Conoce tu puntuación de crédito y entiende por qué es tan importante

Tu puntaje crediticio es una imagen instantánea que habla sobre tu solvencia y tu capacidad para pagar el préstamo de un auto (o cualquier otro tipo de crédito). Es esencialmente la información de tu informe de crédito reducido a un puntaje de tres dígitos. Los números más altos indican que hay una buena posibilidad de que un prestatario pague un préstamo, mientras que los números más bajos muestran una mayor probabilidad de incumplimiento de pago. 

En realidad, siempre tendrás varios puntajes de crédito porque las compañías de informes de crédito utilizan diferentes métodos para determinar los puntajes. Las tres principales agencias de crédito son Experian, TransUnion y Equifax. A veces, tu puntuación de crédito se denominará calificación crediticia o puntuación FICO, aunque la puntuación FICO es sólo un tipo de puntuación crediticia disponible para los prestamistas. Mientras que la mayoría de los modelos van de 300 a 850 puntos, algunos usan otras escalas. Los puntajes de cada modelo no son directamente comparables con los demás modelos.

Si tienes un puntaje crediticio alto, obtener un préstamo de carro con una tasa de interés baja es más fácil que si tienes un puntaje bajo. Los consumidores con puntajes más bajos tendrán más dificultades para obtener un préstamo y pagarán una tasa de interés más alta por él. Por lo general, si tienes un empleo estable y una puntuación de 720 o superior en la mayoría de las escalas, no deberías tener ningún problema para obtener financiación.

Factores que afectan tu puntaje de crédito

La gran pregunta es: ¿qué se incluye en un informe crediticio? Los dos factores más importantes son tu historial de pagos puntuales y si has estado en mora o no en alguna obligación financiera. Cuanto más a menudo te hayas retrasado, más puntos se deducirán de tu puntuación. Si un prestamista ha tenido que cancelar un saldo que dejaste sin pagar, tendrás una marca negativa en tu crédito durante varios años.

De cuánto crédito dispones

Lo que también afecta tu informe es la cantidad de dinero que debes en comparación con la cantidad de crédito que tienes disponible. Si estás utilizando el 90% del crédito que tienes disponible, tu puntuación de crédito se verá perjudicada más que si sólo utilizas el 30% del crédito disponible. Si estás considerando cerrar alguna tarjeta de crédito, debes esperar hasta que obtengas el préstamo del carro. El cierre de tarjetas de crédito reduce tu disponibilidad de crédito y aumenta el porcentaje de tu crédito que está en uso, por consiguiente perjudica tu puntuación. 

La antigüedad de tus cuentas abiertas

Menos crítica, pero aún significativa, es la antigüedad de las cuentas que tienes abiertas y cuándo ocurrió la última actividad en ellas. A los prestamistas les gusta ver estabilidad, y si hay muchas aperturas de cuentas recientes, tu puntaje crediticio se reducirá significativamente. Los informes también reflejan la mezcla de tipos de crédito, las cuentas rotativas como las tarjetas de crédito tienen un peso diferente en el puntaje que las cuentas a plazos como los pagos de automóviles.

Tu necesiadad de tomar préstamos

Por último, el puntaje reflejará los intentos recientes de obtener un crédito. Cada vez que un prestamista pide un puntaje para tu solicitud, ésto afectará un poco a la baja tu puntaje. Sin embargo, cuando las consultas se realizan durante un período corto de tiempo y para el mismo tipo de actividad, como un préstamo para un auto nuevo, se tratan como una sola solicitud y no tendrán un gran efecto en tu puntaje.

En la mayoría de los casos, tu puntaje crediticio no incluirá tu historial de pago con las compañías de servicios públicos o de telefonía celular. Recientemente, la oficina de crédito Experian comenzó a ofrecer un servicio que agrega el historial de pago de esos tipos de facturas a tu puntaje crediticio. Optar por el programa eleva el puntaje crediticio de los participantes en un promedio de más de 10 puntos, según la compañía. 

Cómo encontrar y arreglar los errores de tu informe de crédito

Los consumidores americanos tienen derecho por ley a una copia gratuita de su informe de crédito de Experian, TransUnion y Equifax cada año. La ley no exige a las compañías que proporcionen tu puntuación de crédito, aunque suelen estar disponibles de forma gratuita en muchos emisores de tarjetas de crédito y en los sitios web de los prestamistas.

El peor momento para descubrir que hay problemas con tu crédito es cuando te has decidido por un vehículo, y estás tratando de hacer la compra. Muchos compradores no tienen ni idea de su crédito hasta que están sentados en la oficina de finanzas del concesionario, lo que les lleva a aceptar un pésimo trato financiero.

Mucho antes de comenzar el proceso de compra de automóviles, es recomendable que obtengas copias de tu informe y lo revises en detalle para identificar cualquier error e información negativa. Solicitar tus propias copias de los informes cada año no afecta  tu puntuación como lo hace una investigación de un prestamista.

Los errores pueden tardar en corregirse, y es posible que necesites varios meses de pagos puntuales en todas tus cuentas para aumentar tu puntuación de forma apreciable. Si estás pensando hacer varias compras importantes que requieran un buen crédito, como coches o una casa, es recomendable escalonarlas para que no afecten demasiado a tu puntuación crediticia. Hagas lo que hagas, no empieces a cerrar tarjetas de crédito al azar en un intento de aumentar tu puntuación de crédito. Hacerlo puede aumentar tu porcentaje de utilización de crédito y bajar tu puntaje en lugar de aumentarlo.

¿Qué suelen mirar los prestamistas?

Tu edad, ingresos, estado civil, dirección o empleo no figuran en tu puntuación, aunque tu prestamista puede pedirte esa información en la solicitud de préstamo y utilizarla en la medida en que esté legalmente permitido.

Más allá de la información contenida en tu informe de crédito, el prestamista evaluará tu capacidad para pagar el préstamo: ¿Tienes el flujo de efectivo para hacer tus pagos mensuales? ¿Cuál es tu renta mensual? Querrán saber acerca de tus ingresos, tus fuentes y cuán estable es tu empleo.

Por ejemplo, si has tenido el mismo trabajo durante 10 años y recientemente has empezado otro, tu historial laboral demuestra estabilidad. En cambio, si has tenido 14 trabajos este año eso podría ser una señal de alerta para el prestamista.

A partir de la información de tu informe de crédito y de tu solicitud de préstamo para compra de carro, el prestamista calculará tu proporción de deuda a ingresos. Si debes demasiado en comparación con tus ingresos, es probable que te pidan que pagues una tasa de interés más alta, que tomes un préstamo más corto, que hagas un pago inicial más alto o que aceptes un préstamo más pequeño. Si las cifras están fuera de lugar, el prestamista puede rechazar tu solicitud por completo.

El prestamista también considerará la calidad de tu garantía. En el caso de un préstamo para la compra de un carro, la garantía será el carro para el cual te están prestando el dinero. Mantendrán el título de propiedad de la garantía hasta que pagues el préstamo. A los compradores que piden más dinero que el valor de contado del vehículo se les puede solicitar que paguen una tasa de interés más alta o que acepten un plazo más corto.

Relación préstamo-valor

¿Por qué el monto de la financiación sería mayor que el precio de compra al comienzo del préstamo? El caso más común es cuando los compradores todavía deben dinero por su coche actual y deciden comprar uno nuevo. Al pasar el saldo del préstamo anterior al nuevo préstamo, se crea una relación préstamo-valor (LTV o Loan-To-Value) que es superior al 100%. Aunque se hace todo el tiempo, es una forma poco inteligente de comprar un coche. La mejor opción es esperar hasta que el saldo del préstamo actual esté pagado y solo después buscar un nuevo vehículo. Ahora bien, si eres de los que considera muy importante tener siempre un carro nuevo, tal vez debas considerar el arrendamiento financiero para disfrutar siempre autos último modelo, así tendrás la posibilidad de intercambiar tu vehículo cada pocos años.

3. Encontrar un buen acuerdo de financiación

Si quieres comprar carro usado a crédito en USA, prepárate para ver una variedad de tasas de interés. Las mismas dependen de varias condiciones, por ejemplo, la demanda del mercado, tu solvencia, cuánto estás pidiendo prestado en comparación con el valor del vehículo (la relación préstamo-valor) tu apetito por el riesgo, entre otros. Con un poco de paciencia, es fácil encontrar tasas competitivas y ofertas promocionales con términos generosos.

¿Dónde se puede conseguir un crédito en USA para comprar un carro usado?

Al igual que se debe comparar un vehículo en varios concesionarios, se debe también comparar entre varios prestamistas para encontrar las mejores condiciones cuando se financia un carro.

Nunca antes los compradores de automóviles habían tenido tantas opciones de préstamo e información sobre tasas como tienen hoy en día. Además de poder obtener préstamos directamente de las financiadoras de fabricantes de autos, puedes acceder a créditos en USA para comprar un carro usado a través de grandes bancos nacionales, pequeños bancos comunitarios, cooperativas de crédito, compañías financieras y bancos que operan sólo en línea.

Los bancos tradicionales

Los grandes bancos nacionales son las instituciones financieras que todos conocemos por su nombre, incluyendo Bank of America, Wells Fargo, Capital One y Chase. Tienen miles de sucursales en cada rincón del país. Sus operaciones de préstamo son sofisticadas y ofrecen amplios recursos de préstamo en línea. De todas formas, puede que no sean la mejor opción si necesitas ayuda en el proceso de préstamo.

Bancos comunitarios

Los bancos comunitarios tienden a tener desde una sucursal hasta unas pocas docenas, ubicadas en áreas geográficas más pequeñas. Puede que no tengan todas las sucursales y servicios de los bancos nacionales pero, probablemente, te resultará más fácil hablar con un representante local si necesitas un poco de ayuda para obtener un préstamo.

Banca online

Los bancos que operan sólo por Internet no tienen sucursales físicas y muchos ofrecen  los mismos servicios de los grandes bancos nacionales. Ally Bank es un ejemplo de un banco en línea que trabaja en estrecha colaboración con los concesionarios de automóviles para que la compra y la financiación de tu coche sea una experiencia agradable.

Los fabricantes de automóviles

La mayoría de los fabricantes de automóviles tienen opciones de financiación, conocidas como compañías financieras cautivas. Aunque ofrecen préstamos tradicionales para automóviles, también financian las llamadas ofertas de financiación especiales del fabricante de automóviles y no encontrarás ningún otro prestamista que te ofrezca un interés del cero por ciento u otras tasas que estén muy por debajo del promedio del mercado.

Cooperativas de crédito

Las cooperativas de crédito son diferentes a los demás prestamistas. Estas organizaciones son propiedad de sus propios miembros. En lugar de proporcionar ganancias a los accionistas, las cooperativas de crédito sin fines de lucro devuelven su exceso de ingresos a los miembros en forma de tasas de interés más bajas en los préstamos y tasas más altas en las cuentas de ahorro.

Su tamaño varía desde operaciones minúsculas de una sola persona hasta instituciones masivas que rivalizan con el tamaño de algunos bancos nacionales. No todas las cooperativas de crédito (también conocidas como uniones de crédito) están abiertas a todos los consumidores. Puedes encontrar cooperativas de crédito para afiliarte en la siguiente direccion:  MyCreditUnion.gov.

Financieras

Las compañías de financiamiento proveen fondos para las compras de los consumidores, incluyendo automóviles. Aunque prestan dinero como otras instituciones financieras, la mayoría no acepta depósitos. En muchos casos, las compañías financieras ofrecen servicios especializados a tipos específicos de clientes, como los que tienen créditos de alto riesgo.

Concesionarios de automóviles

Por lo general, los concesionarios de automóviles no prestan dinero ellos mismos; sino que actúan como agentes de algunos prestamistas, como bancos, cooperativas de crédito y compañías financieras. Obviamente, los prestamistas los compensan por hacerlo. La financiación que te proponen en un concesionario, por lo general, incluye un buen rendimiento para el prestamista, en lugar de ofrecerte el mejor trato.

Cuando los autos no se venden tan rápido como los fabricantes de automóviles quisieran, frecuentemente, ofrecen incentivos para acelerar el ritmo de las ventas. Algunos de los más comunes son las ofertas de financiación a bajo interés o sin interés, que no pueden ser igualadas por los bancos y otros prestamistas. Obtener un préstamo de automóvil de cero por ciento significa que no pagarás ni un centavo en intereses durante la vigencia del préstamo.

¿Cómo comparar diferentes ofertas de préstamos?

No se debe elegir un préstamo de automóvil pensando únicamente en el pago mensual o en una buena tasa de interés. En lugar de eso, debes calcular y tener claro el costo total del vehículo, incluyendo la cantidad de interés que pagarás durante la vida del préstamo.

En internet existen varias calculadoras de préstamo que funcionan muy bien. Para obtener tu pago mensual estimado deberás introducir en la calculadora el número de meses del plazo del préstamo, tu tasa de interés y la cantidad que estás financiando. La herramienta determinará el interés que tienes que pagar y te mostrará el pago mensual. Luego debes tomar el pago mensual, multiplicarlo por el número de meses del préstamo y sumar tu pago inicial. De esta manera podrás calcular el costo total del vehículo (sin incluir otros cargos e impuestos).

Ejemplo:

Imaginemos que quieres comprar a crédito un carro usado como una camioneta Ford F-150 modelo full con un precio de 44.000 dólares. Digamos que pagas 4.000 dólares de entrada, así que estarás financiando los 40.000 dólares restantes. Un prestamista te ofrece un préstamo a 72 meses con una tasa de interés del 4.75%.

Introduce estos números en una calculadora de préstamos para autos y el resultado será un pago mensual de $640. Luego, multiplica el pago mensual de $640 por los 72 meses que estarás pagando, finalmente agrega la cantidad que pagaste por adelantado y verás que el costo total de tu camioneta es de $50,080.

En circunstancias como estas resulta muy útil conocer las matemáticas. Digamos que el concesionario también te ofrece un préstamo a 60 meses con una tasa de interés del 4,5%. Al pasar los números por la calculadora de pagos, se ve un salto significativo en tu pago mensual a $746. Sin embargo, el costo total del préstamo es de 48.760 dólares. Al obtener un préstamo más corto (un año menos), te ahorrarás unos $1.300.

Ten en cuenta que muchas calculadoras de préstamos para automóviles tienen algún error de redondeo. Por este motivo, los números que muestran podrían no ser exactamente iguales a los documentos del préstamo.

Elige el plazo más corto que puedas permitirte

Lo ideal es comprar un carro usado con el plazo de crédito más corto posible según tus posibilidades. Si bien un préstamo a largo plazo puede conllevar un pago más bajo, también es probable que incluya tasas de préstamo más altas y un costo general más alto. Si el préstamo es muy largo es probable que el vehículo se deprecie más rápido de lo que disminuye el saldo del préstamo.

Cuando el monto del préstamo es mayor que el valor del vehículo, tienes un patrimonio negativo. Si eres víctima de un robo de auto o tu vehículo es destruido, ten presente que serás responsable de pagar el saldo total del préstamo y cualquier pago que recibas del seguro. Y, con frecuencia, no cubrirá el monto total.

Otro peligro del financiamiento a largo plazo es que, a medida que tu carro envejece, es probable que requiera reparaciones más frecuentes y costosas que pueden ocurrir después del vencimiento de la garantía del fabricante. No querrás quedar atrapado en una situación en la que tengas que pagar una costosa factura de reparación mientras sigues haciendo los pagos mensuales del préstamo. Un préstamo a corto plazo te permite culminar tus pagos más cerca del momento en que terminan las garantías del fabricante de vehículos.

La importancia de un anticipo

Si haces un pago inicial significativo, comprar un carro usado a crédito puede ser una gran idea después de todo.

Primero, al dar un anticipo o cambiar el auto viejo por uno nuevo, obtendrás un préstamo más pequeño que si tuvieras que financiar la totalidad del nuevo vehículo. Eso significa que puedes acortar el plazo del préstamo, reducir tu pago mensual o ambas cosas. Como tendrás una relación préstamo-valor más baja, el prestamista también puede darte una mejor tasa de interés.

Otro beneficio de hacer un buen pago inicial es que tendrás menos probabilidades de tener un patrimonio neto negativo en el préstamo. Esto significa que si tu vehículo es robado o declarado como pérdida total por tu compañía de seguros, el pago del seguro del auto probablemente cubrirá el saldo total del préstamo y probablemente te alcance el dinero para el pago inicial de un auto de reemplazo.

También debes planear algunos pagos, como la licencia y, en la mayoría de los estados, también tendrás que pagar impuestos cuando compres un auto. Lo recomendable es pagarlos por adelantado ya que incluirlos en la cantidad financiada aumenta la probabilidad de que no te alcance el dinero para el préstamo.

Lo mismo ocurre con cualquier complemento costoso que el concesionario pueda intentar venderte. En la mayoría de los casos, el vendedor te dirá que comprar cada accesorio sólo te costará unos pocos dólares al mes. Al pedirle sus precios de contado, verás el costo real de los artículos y podrás compararlos con productos similares disponibles fuera del concesionario. Al igual que los impuestos y las tasas, los complementos costosos rara vez agregan valor al auto. Por el contrario, aumentan la relación préstamo-valor y el costo total del vehículo.

4. Solicitar un crédito de forma correcta para comprar carro usado en USA 

Lo primero que debes hacer es solicitar el préstamo del carro a varios prestamistas. Esto llevará un poco de tiempo y tendrás que proporcionar tu información personal a varias instituciones de préstamo. Si tus solicitudes las realizas en un plazo de varios meses, cada una de ellas reducirá tu puntuación crediticia en unos pocos puntos. Házlo en un período corto y las agencias de informes crediticios verán las solicitudes múltiples como una sola solicitud.

Es fundamental que tengas una buena oferta de financiación antes de visitar el concesionario. Es conveniente que lo hagas unas semanas antes de visitar el concesionario para tener una oferta preaprobada en el bolsillo antes de comenzar el proceso de compra del carro. Esto hará que las consultas que se hagan a las agencias de crédito no afecten tu puntuación de crédito. Si no tienes un paquete de financiación preaprobado, el concesionario sentirá que no tiene competencia y te verás obligado a conformarte con cualquier acuerdo de financiación que te ofrezca. Si tienes una preaprobación, no te sentirás presionado a aceptar un trato que no sea favorable para ti.

Cuando llenes tus solicitudes de préstamo, se te pedirá mucha información sobre tus finanzas e historial de empleo. Es imperativo que tus respuestas e información sean precisas y completas para evitar problemas en el futuro. El hecho de proporcionar información incompleta o falsa no sólo puede causar que tu solicitud de préstamo sea rechazada, sino que también puede ser motivo para que el prestamista ponga inmediatamente tu préstamo en estado de incumplimiento y exija el pago completo.

¿Puedo obtener un préstamo de carro si soy autónomo?

Comprar un carro usado a crédito por cuenta propia también es posible. Aunque necesitarás presentar más información financiera para demostrar tu solvencia que un empleado con un sueldo o salario tradicional.

Los prestamistas de automóviles probablemente pedirán información detallada sobre el flujo de caja, la estabilidad de tu negocio y tus activos. Como los trabajadores autónomos no pueden presentar una prueba de empleo y un sueldo fijo, el prestamista puede exigirles que hagan un pago inicial mayor o que acepten términos de préstamo más exigentes. 

¿Qué hago si me rechazan para un préstamo de carro?

Los rechazos de préstamos suceden todo el tiempo, aunque puede ser impactante y frustrante cuando te sucede a ti. Un rechazo significa que un profesional de préstamos no cree que tu seas capaz de pagar el préstamo. A veces a largo plazo, ser rechazado puede evitar que te metas en un mal préstamo. Cualquier prestamista que prometa que aprobará a alguien, independientemente de su situación financiera, es probablemente un prestamista que está dispuesto a comprometerte en una deuda con muy malas condiciones y que finalmente no podrás pagar.

Los rechazos de préstamos se producen por muchas razones y el prestamista está obligado por ley a decirte por qué fuiste rechazado. Puede ser tu historial de crédito, o puedes estar pidiendo más dinero del que tu solicitud de préstamo indica que puedes devolver. Si fuiste rechazado debido a un error en tu informe, probablemente puedas arreglarlo en un tiempo razonablemente corto.

En lugar de buscar otro prestamista con estándares menos estrictos, es una buena idea analizar la razón del rechazo y reevaluar lo que estás pidiendo. A pesar de las promesas que hacen en su publicidad algunos concesionarios, es fundamental que evites la tentación de comprar en alguno de ellos con la figura de «compre aquí pague aquí». Pueden  amarrarte a un préstamo con condiciones difíciles, de las que luego sería extremadamente costoso salir.

¿Qué pasa si tienes mal crédito?

Los compradores con mal puntaje de crédito también pueden comprar carros usados a crédito pero, probablemente, se les exija que paguen tasas de interés más altas, que su pago inicial sea mayor y que acepten un plazo de préstamo más corto. Por lo general, la razón por la que te niegan un préstamo o te ofrecen malas condiciones es porque estás tratando de comprar un carro demasiado caro para tu perfil crediticio.

Si un prestamista en línea o un gran banco nacional te rechaza, considera la posibilidad de hablar con una cooperativa de crédito más pequeña o un banco comunitario. Allí, es más probable que puedas contar tu caso a una persona real. Aunque no puedan darte el préstamo que buscabas, pueden ayudarte a diseñar un plan para avanzar y brindarte asesoramiento a lo largo del camino. Algunos prestamistas ofrecen programas de segunda oportunidad para ayudar a los compradores que hayan tenido problemas en el pasado a encontrar opciones de financiación y mejorar su imagen crediticia.

Algunos prestatarios son rechazados porque su historial de crédito no es lo suficientemente largo para que el prestamista evalúe su solvencia. Obtener una tarjeta de crédito y pagar cada mes puede ayudarte a construir tu historial de crédito. También puedes buscar prestamistas que ofrezcan programas para prestatarios primerizos.

El peligro de co-firmar un préstamo de auto

Si tienes pésimas puntuaciones de crédito, una solución es encontrar a alguien con un excelente puntaje de crédito y hacer una firma conjunta  del préstamo.

Una persona con un gran historial de crédito puede prestar su reputación a alguien con un crédito deficiente para ayudarle a calificar para un préstamo. Sin embargo, rara vez es una buena idea para el consignatario porque están haciendo algo más que sólo presentar su reputación para obtener un préstamo. Están prometiendo pagar el saldo total del préstamo si el prestatario principal no paga.

Si el prestatario principal hace un pago tardío, esto se reduce a una marca negra en los informes de crédito de ambos firmantes. Para obtener el préstamo se requiere un análisis de crédito, lo que reducirá el puntaje de cada consignatario en unos pocos puntos, y la carga de deuda adicional reducirá sus puntajes aún más.

Las firmas conjuntas son aceptadas muy rara vez y uno de estos pocos casos es cuando se ayuda a un joven conductor a comprar a crédito un carro usado de bajo costo. No hay mucho riesgo financiero para el consignatario, y el préstamo ayudará al nuevo prestatario a construir un historial de crédito para futuros emprendimientos.

Si piensas firmar como consignatario en un préstamo de auto, debes hablar con un abogado. En la mayoría de los estados, ser cofirmante y copropietario no es lo mismo. Si apareces en el título como copropietario, serás responsable de pagar cualquier multa. Sin embargo, también podría ayudarte a quitarle el auto al otro cofirmante si éste no hace los pagos del préstamo a tiempo. La única forma fácil de salir de un préstamo de coche co-firmado es pagando el saldo total o refinanciar el saldo a un préstamo de coche nuevo con uno de los nombres solamente.

Analiza la letra pequeña de los préstamos

Nunca debes firmar los documentos de un préstamo de coche nuevo o usado sin revisarlos antes, debes asegurarte de que estén exactos y completos. Con la emoción de la compra de un carro nuevo o usado, es fácil saltarse este paso, pero lo haces a tu propio riesgo. Los documentos de préstamo de coche son acuerdos legales complejos y toman algún tiempo para ser revisados. 

En primer lugar, debes asegurarte de que los documentos reflejen con exactitud el acuerdo que has discutido con el prestamista (o el vendedor, si te estás financiando a través de un concesionario de automóviles). Presta especial atención a la tasa de interés, la duración del préstamo y la cantidad que estás financiando. Asegúrate de que no se hayan incluido montos no discutidos con anterioridad en la cantidad financiada. 

Debes asegurarte de que no haya términos que impidan usar tu auto como tu quieres. Algunos prestamistas y compañías financieras, por ejemplo, restringen a los compradores el uso de sus carros para empresas de traslado de usuarios como Uber o Lyft. Otros prestamistas exigen que la financiación de un automóvil se otorgue como un préstamo comercial, con normas de suscripción mucho más estrictas. Si usas tu vehículo para un propósito restringido, el prestamista puede exigir el pago inmediato y completo del préstamo.

Evita los tratos que incluyen penalidades por pago anticipado. Con ellos te cobran una comisión si quieres pagar el préstamo antes de tiempo. Esta restricción hace que sea más caro cambiar de vehículo antes de terminar de pagar el actual o refinanciar el préstamo con una oferta menos costosa.

5. Mira cuidadosamente las ofertas de financiación de los concesionarios

Si estás decidido a comprar un carro usado a crédito, luego de haber investigado qué financiación se adapta a tu situación financiera, y de tener un financiamiento preaprobado en mano, comienza la parte más divertida, la compra de coches. Saber que ya tienes un plan de financiación te ayudará a eliminar mucho estrés y podrás concentrarte en la negociación de un buen precio para tu nuevo vehículo y en un trato justo. 

Comprar un carro usado a crédito es simplemente una transacción de negocios, nada más y nada menos. Tú quieres el mejor precio mientras que ellos quieren la mayor ganancia. Un trato justo, por lo general, se encuentra en el punto medio.

Métodos de los concesionarios

En general, los vendedores de coches quieren agrupar los tres componentes de la compra (el precio del coche, el valor de tu vehículo antiguo y la financiación) en un paquete bonito y limpio. Tú, por otro lado, quieres que cada uno de esos componentes sea tratado como una transacción individual. Puedes hacerlo de varias maneras diferentes.

Aunque no quieres ser deshonesto con el vendedor, tampoco estás obligado a contarle todo. Puedes decir que no estás seguro de cómo vas a pagar el coche y que no has decidido si vas a cambiar tu antiguo modelo o no. Cuanto más tiempo los mantengas enfocados en el precio que pagarás por el auto, mejor

Al obtener una aprobación previa para tu financiacion, le estás presentando al concesionario una barrera que debe superar si quiere obtener también la financiación de tu compra.Ten a mano una calculadora de pagos de automóviles en tu smartphone para que puedas calcular el coste total del vehículo en función de cualquier otro acuerdo que intenten negociar contigo. Los concesionarios obtienen una parte sustancial de sus ingresos con la financiación y querrán obtenerla con tu operación.

Probablemente, presentarán tu solicitud a muchos prestamistas diferentes con la esperanza de encontrar uno que te ofrezca un mejor trato que el que ya tienes y que al mismo tiempo les proporcione algún beneficio a ellos. Los concesionarios tienen acceso a los programas de incentivos de los fabricantes de automóviles que los prestamistas externos no tienen. Algunos de esos programas se anuncian y los puedes encontrar en diferentes páginas de ofertas de autos nuevos y usados, mientras que otros sólo son conocidos por los concesionarios y los fabricantes de autos.

Consideraciones al vender tu auto

Puedes fijar el valor de tu carro antiguo vendiéndolo tú mismo a un particular o a otro concesionario. Como mínimo, debes investigar su valor para tener esa información por escrito cuando visites al concesionario. Asegúrate de que cualquier precio que te ofrezcan cuando vayas a comprar un carro usado a crédito sea cercano al valor de mercado. Si te dan mucho más dinero por el auto de lo que arroja tu investigación, probablemente estén compensando la diferencia en alguna otra parte del trato.

6. Finalizar el trato para comprar carro usado a credito en USA

Una vez que hayas negociado un acuerdo que sea aceptable tanto para ti como para el vendedor, es hora de firmar los documentos. Es imperativo que leas todos los documentos para asegurarte de que coinciden con los términos que se acordaron y que no incluyen nada que no se haya definido con anterioridad. Si ves algo diferente de lo acordado o espacios en blanco, insiste en que se corrijan o se completen antes de firmar los documentos. Si el oficial de finanzas te dice que sigas adelante y firmes, que los arreglaran más tarde, debes declinar educadamente y declarar que sólo los firmará cuando estén correctos.

Una práctica común de algunos concesionarios de automóviles se llama «spot delivery» o financiación de yo-yo. Crees que has finalizado todo el proceso para comprar tu nuevo auto, pero varios días después recibes una llamada diciendo que hay un problema con la financiación y que tienes que volver a la sala de reuniones para firmar más papeles. Muchas veces, el acuerdo de financiación del nuevo papeleo será bastante más caro que el contrato que acordaste inicialmente.

Lo que realmente sucede en estos casos es que el concesionario entrega el auto antes de que se complete el papeleo del préstamo con la financiadora. Algunas veces, el acuerdo de financiación no se cumple. En otros casos, la entrega del yo-yo es una estrategia para que te enamores del vehículo antes de descubrir que te costará más de lo que creías.

Qué hacer si surgen inconvenientes con la financiación

Hay dos maneras de evitar los problemas de financiación. Primero, nunca dejes al concesionario hasta que todo el papeleo esté completo, incluyendo la aprobación de tu préstamo. Segundo, ten una oferta preaprobada aceptable de un prestamista externo antes de ir al concesionario. De esa manera, si la financiación del concesionario falla, puedes volver a la oferta original del prestamista.

Si te llaman de nuevo al concesionario, puedes hacer lo siguiente: Obtenen un nuevo préstamo de un prestamista externo. Si puedes encontrar una oferta de préstamo que se acerque o sea mejor que la ofrecida originalmente por el concesionario, lleva esa precalificación al concesionario. Es importante que no tardes mucho para que tu nueva solicitud de crédito sea vista por las agencias de crédito como la misma transacción que la anterior.

Aunque tienes el derecho de hacerlo, pocos compradores son capaces de resistir la presión de no firmar un préstamo de coche más caro, ya que se han enamorado de su nuevo coche. Pero si no estás de acuerdo sólo tienes que devolver el coche al concesionario y deshacer el trato. Todo es más complicado si hubiera un intercambio, pero también se puede hacer. Por supuesto, pocos concesionarios querrán hacer eso, así que probablemente encuentren una mejor financiación para ti. 

7. Sigue los pasos adicionales después de tener el préstamo del auto

Ahora lograste comprar tu carro usado a crédito. Sin embargo, debes seguir unos pasos adicionales para mantener la buena relación con tu prestamista.

El seguro

En primer lugar, debes comprar un seguro de carro para proteger tu nuevo automóvil, según los requisitos de tu institución financiera. Evidentemente el prestamista espera que la póliza de seguro cumpla con los límites necesarios para que él esté cubierto si algo le sucede al vehículo. Si no presentas un seguro que cumpla los requisitos del prestamista, él debe conseguirlo por ti. En ese caso, puede que el seguro sea más costoso y el monto te lo cobrarán a ti.

Ten en cuenta que el seguro que tu prestamista requiere a menudo excederá los límites exigidos por la ley estatal. Los límites de seguro legal están diseñados para cubrir a las personas a las que puedas lesionar o a la propiedad de otras personas a las que puedas dañar. Y el seguro requerido por tu prestamista está diseñado para proteger el vehículo, que es la garantía del préstamo.

Por lo general, los prestamistas te exigirán que tengas un seguro de colisión y uno contra todo riesgo que puedan cubrir el valor del automóvil. Pueden o no estipular el monto del deducible de estas coberturas. Antes de comprar un seguro, es mejor verificar con tu prestamista para tener la seguridad de que estás comprando la cobertura adecuada.

Pago de las coutas

En segundo lugar, deberías establecer un plan de pago automático que retire el dinero de tu cuenta bancaria para hacer el pago de tu cuota mensual. Algunos prestamistas ofrecen un descuento en la tasa de interés o no cobran la comisión de apertura del préstamo si estableces pagos automáticos.

Un prestamista que te ofrece el dinero de contado para que compres un auto nuevo está poniendo mucha confianza en ti. Si haces tus pagos a tiempo cada mes, te recompensará con marcas positivas en tu informe de crédito y una calificación crediticia más alta.

Sin embargo, si no haces tus pagos, pueden hacerte la vida imposible con tácticas agresivas de cobro de préstamos, información negativa en tus informes de crédito y la imposibilidad de recuperar tu auto. La falta de pago de un préstamo de auto vivirá en tu informe de crédito durante años, afectando tus posibilidades de obtener otro préstamo y haciendo que cualquier financiamiento que obtengas sea mucho más caro.

Refinanciación del préstamo de tu carro

Si tienes que comprar un carro a crédito en USA y los términos no son los mejores, debes saber que existe la posibilidad de refinanciar tu préstamo en cualquier momento, durante su plazo de vigencia. Tendrás que tener cuidado con las penalizaciones por pago anticipado, pero más allá de eso, es posible que puedas ahorrar una enorme cantidad de dinero si tu puntaje crediticio ha mejorado antes de refinanciar.

Al igual que una hipoteca, puedes refinanciar un préstamo para un carro y hay muchas razones para hacerlo. Una de las principales razones para considerar la refinanciación es  la posibilidad de mejorar las condiciones en tu préstamo, en cuanto a tasas de interés o número de cuotas.

En muchos casos, los consumidores tienen que aceptar la financiación del fabricante para poder aprovechar las ofertas de devolución de dinero (cash back deals). Tan pronto como el contrato lo permite, muchos compradores buscan hacer un refinanciamiento y de esta forma aprovechan al máximo todas las condiciones favorables, tanto la devolución de dinero como un tipo de interés asequible.

La experiencia de TransUnion

Puedes comparar tu préstamo con otros prestamistas de automóviles para ver si es posible conseguir una mejor oferta. Un estudio reciente de TransUnion muestra que muchos consumidores refinancian sus préstamos para automóviles poco después de obtener el préstamo inicial, y así ahorran una cantidad considerable de dinero durante el pago del préstamo. 

«Descubrimos que algunos consumidores, especialmente aquellos interesados en aprovechar los programas de lealtad y las opciones de paquetes, refinancian sus préstamos un día o dos después de la compra original», dijo Brian Landau, vicepresidente senior y líder de negocios automotrices de TransUnion. «Los consumidores que podrían estar pagando una tasa de interés algo más alta en los préstamos que obtuvieron a través del concesionario logran reducir esas tasas de interés o extender el plazo del préstamo a través del refinanciamiento».

El estudio de TransUnion indicó que el refinanciamiento promedio de los préstamos de autos ahorra a los clientes un 2,4%, en comparación con su tasa de interés inicial. Eso se traduce en un promedio de 52 dólares al mes en ahorros en un préstamo promedio para un auto nuevo.

«Sólo el 40% de los consumidores saben que pueden refinanciar», dice Landau.

Un mejor puntaje de crédito te conseguirá una mejor refinanciación

Otra razón para refinanciar es si tu puntaje crediticio ha mejorado bastante desde que pediste el préstamo. Después de un año de hacer los pagos puntualmente, es probable que tu puntaje crediticio haya aumentado y puedes mostrar a otros prestamistas un año de prueba y de cómo estás pagando según lo acordado.

¿Qué pasa si no puedo hacer el pago de mi carro?

A veces suceden eventos en la vida que hacen que sea imposible hacer el pago de un préstamo. Pero por suerte, hay varias maneras de evitar que te embarguen el auto y te arruinen el crédito.

Si el valor de tu vehículo es superior al saldo del préstamo, debes considerar la posibilidad de venderlo y pagar el préstamo antes de incumplir con algún pago. Entonces podrás arrendar un vehículo con pagos mensuales bajos o encontrar un auto usado de bajo costo.

¿Cómo evitar que me embarguen el auto?

Contacta a tu prestamista antes de hacer algo indebido. Si hasta ese momento tienes un excelente historial de pagos, es posible que el mismo concesionario pueda hacer un refinanciamiento con una tasa más baja o un plazo más largo para reducir tus pagos mensuales. También ten en cuenta que es más probable que encuentres una conexión personal con un prestamista más pequeño que el enfoque único de los grandes prestamistas. Algunos tienen programas de indulgencia para ayudar a los clientes que enfrentan dificultades financieras. Contar con un plan preaprobado antes de que incumplas algún pago puede evitar que te denuncien a las agencias de crédito por pagos atrasados. 

Ante una situación de impago los bancos y otros prestamistas realmente no quieren tener que devolver tu carro al concesionario. La mayoría de las instituciones financieras prefieren trabajar contigo para encontrar una solución amistosa.

Algunos prestamistas permitirán que otra persona compre tu préstamo. Sin embargo, antes de considerar esta opción, debes confirmar que realmente es posible hacerlo.

Si no te quedan opciones y tu auto va a ser embargado, es mejor cooperar con el prestamista. Mientras más tardes en entregar el carro el interés seguirá acumulándose en el préstamo hasta que recuperen el carro y lo revendan, así que cuanto antes lo tengan, menos interés se acumularán.

Entregándolo al prestamista, puedes ayudarles a evitar muchos de los costos de reposesión del auto. De otra manera, estos podrían ser añadidos al saldo del préstamo del que eres responsable. Si el saldo del préstamo excede el valor del auto, es probable que hasta que no pagues la totalidad del mismo sigas siendo el responsable por el saldo pendiente, más los costos de cobro.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!