¿Puedo comprar un carro fuera de mi estado?

¿Vives en Texas y deseas comprar un carro en otro estado? ¿O tal vez viven en New York y quieres comprar un carro en California? No importa donde vivas, cruzar las fronteras estatales para comprar un carro puede ser una grandiosa forma de ahorrar dinero.

Piensa que en otros estados hay ofertas atractivas o vehículos a un precio más bajo que puedes aprovechar. Si el único obstáculo que ves a la hora de comprar un carro en otro estado es el procedimiento de compra, ¡no te preocupes! Aunque es posible que difiera un poco del que estás acostumbrado, es más simple de lo que piensas.

Así que, si estás analizando esta alternativa, ya sea porque deseas visitar un estado vecino para comprar tu vehículo o piensas comprarlo por Internet, esta guía te puede servir. Aquí recogemos algunas de las preguntas y respuestas más comunes sobre cómo comprar un carro o vehículos en otro estado, incluyendo cómo traerlo a tu casa, si necesitas registro, qué impuestos debes pagar y si estás obligado a efectuar inspecciones de seguridad.

Lo que debes considerar antes de comprar un carro fuera del estado

Comprar un carro en otro estado que no es donde resides no es tan simple como adquirir uno a la vuelta de tu casa. Toma en consideración que la transacción es distinta y que tendrás que hacer algunos procedimientos extra para poder recorrer las calles de tu ciudad sin temor a ser amonestado.

¿Esto te preocupa? ¡No debería! Conocer de antemano lo que debes hacer cuando vas a comprar un carro en otro estado te ayudará a determinar si es o no una buena idea.

¿Cómo comprar un carro en otro estado de Estados Unidos?

Registrar el vehículo

Para que un conductor pueda circular con su carro con tranquilidad, debe realizar el procedimiento de registro del vehículo ante la oficina del Departamento de Vehículos a Motor (DMV o Department of Motor Vehicles) de su estado de residencia. Para ello, deberás presentar el número de identificación del vehículo (VIN o Vehicle Identification Number) y el formulario de verificación. Así, el órgano correspondiente podrá descartar que se trate de un carro robado.

Recuerda: Si planeas conducir hacia tu estado, puede que necesites un registro temporal. Si compras el carro en un concesionario, es posible que el agente de ventas te ayude con el papeleo. Pero si le compras el carro directamente al propietario, necesitarás realizar el trámite por tu cuenta. Para ello, entra en la página oficial de la oficina del DMV estatal y descarga los requisitos.

Pagar el impuesto sobre las ventas

El impuesto sobre la venta se paga directamente en el estado en el que registres el carro. Si estás pensando comprar un vehículo en un estado que no cobra impuestos de venta (como Montana, Alaska, New Hampshire, Oregon o Delaware) y registras el carro ahí, ya sea porque decidiste mudarte, porque estás trabajando en ese estado o porque el estado en el que vives no requiere el registro del vehículo, entonces podrás ahorrarte ese dinero. 

¿Nuestra recomendación? Antes de aventurarte a comprar un vehículo fuera del estado de tu residencia, consulta con el Departamento de Vehículos Motorizados si debes registrar el carro o si puedes hacerlo en el lugar de la compra. Aprovecha también para preguntar dónde debes pagar los impuestos sobre la venta y qué pasa si compras un carro en un estado exento de impuestos.

Tramitar el seguro del vehículo

Dependiendo de la póliza de seguro que tengas actualmente, puede que necesites solicitar una cobertura para tu nuevo carro antes de comprarlo. Algunas compañías de seguro ofrecen extensiones a los vehículos, al menos siempre y cuando se le notifique con antelación, es decir, antes de la compra del vehículo.

Pero recuerda: no todas las empresas aseguradoras ofrecen esta extensión. También puede suceder que la aseguradora lo permita, pero solo si te cambias a una póliza superior. Tramitar el seguro de vehículo también te ayudará en caso que estés financiando la compra, ya que los prestamistas suelen exigirle al nuevo propietario un seguro de responsabilidad civil para otorgarles el crédito.

¿Qué información necesito darle a mi compañía de seguros para recibir una cotización?

Para obtener una cotización y comparar diferentes coberturas, necesitarás enviarle cierta información a las compañías aseguradoras, como, por ejemplo:

  • Marca 
  • Modelo
  • Año del carro
  • Número de serie
  • Características de seguridad y de protección antirrobo 

También es posible que debas informarle a la aseguradora sobre cuántas millas planeas conducir al año con tu nuevo carro. Así, te emitirán un presupuesto ajustado a tu caso particular.

Verificar las emisiones contaminantes

Cada estado trabaja con sus propios niveles de emisiones contaminantes. ¿Qué quiere decir esto? Que un carro que pase la verificación de emisiones en un estado, puede ser rechazado en otro. California tiene las normas más estrictas en materia de emisiones y varios estados están siguiendo su ejemplo.

Si vives en California, comprueba que el vehículo que quieres comprar está certificado en el estado, ya que esto te asegurará que el modelo que tienes en mente cumple con las normas contra la contaminación que se han establecido a nivel local.

Ventajas y desventajas de comprar un carro fuera del estado

Antes de comprar un nuevo vehículo en otro estado, es importante que analices los beneficios e inconvenientes. Veamos algunos:

Ventajas

Si estás interesado en un modelo exótico o raro, comprar un carro fuera de los límites de tu localidad podría ser justo lo que necesitas para conseguirlo. Cuando expandas tu búsqueda hacia otros estados, encontrarás unidades de varios colores o de distintos precios. De hecho, la ubicación de los vehículos suele influir muchísimo en el precio porque este se ajusta al costo de vida del estado de origen. Esto te permitirá ahorrar dinero, en especial si estás corto de presupuesto. Para que los gastos asociados no te tomen de sorpresa, recuerda calcular los impuestos sobre la venta y el costo de la registración.

Desventajas

El principal inconveniente de comprar un carro fuera del estado es que el proceso puede ser más complicado que adquirirlo en un concesionario local. ¿Por qué? Porque cada estado tiene sus propios requisitos en cuanto a impuestos de venta, registro y emisiones, y tendrás que averiguarlos para hacer una compra inteligente. También tendrás que preguntar si puedes llevarte el vehículo a tu estado de origen conduciendo o si necesitas tramitar un registro temporal para hacerlo

Si el estado de compra está muy lejos de tu casa, es posible que debas pagar el envío. No olvides pedir una cotización de envío de vehículos antes de tramitarla, ya que, de lo contrario, podrías perder todo el dinero que has ahorrado con la compra.

Consejos para comprar un carro fuera de tu estado

Si quieres comprar un coche fuera de tu estado de residencia, asegúrate de hacer un viaje para verlo en persona antes de realizar el pago. Piensa que, si decides no hacerlo, podrías descubrir que el vehículo tiene algunos defectos, en especial si es usado.

Por eso lo mejor es trasladarse al concesionario o al lugar de venta para ver el carro en persona. Examina la carrocería para descartar que tenga algún defecto de pintura o abolladuras. También puedes solicitar el historial del carro o pedirle a un mecánico local que le haga una revisión. Así estarás seguro de que el vehículo de tus sueños está en buen estado.

Si no quieres trasladarte y prefieres comprar el carro en línea, escoge tiendas reconocidas que trabajen con una política de reclamos eficiente. Carvana, por ejemplo, le ofrece a los compradores un período de prueba de siete días. Esto te dará la oportunidad de conducir el vehículo, verlo en persona o inspeccionarlo para confirmar que no hay ningún problema con la compra y, en caso de que los haya, podrás pedir la devolución de tu dinero.

Eso sí: si piensas hacer un trato con alguna de estas empresas, es importante que leas las advertencias, lo que conocemos como “letra pequeña”.

En conclusión, todo lo que debes saber sobre comprar un carro en otro estado

Como ya se expuso, comprar un carro fuera de tu estado de residencia es una oportunidad perfecta para conseguir el modelo de tus sueños sin gastar más de la cuenta. Pero es necesario que todo el que quiera hacerlo, planifique con antelación la compra. Esto incluye examinar las leyes del estado de origen y el de tu residencia, pedirle una extensión al seguro y averiguar cuánto cuesta el envío, en caso de requerirlo.

Si compras por Internet, es importante que lo hagas en sitios web de confianza que te ofrezcan períodos de prueba o que trabajen con una buena política de devolución. No olvides sumar los impuestos de venta al costo del vehículo, así como el gasto que tendrás que hacer para su registración. Solo así sabrás si comprar ese carro es un buen negocio.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!