Cómo refinanciar un carro

Al refinanciar tu carro, básicamente adquieres un nuevo préstamo para pagar el saldo del préstamo anterior. Aquí te mostraremos cómo es el proceso para refinanciar tu carro de una manera segura.

Pero, ¿por qué deberías hacerlo? Bueno, hay muchas razones. Por ejemplo, tal vez tu crédito haya mejorado y puedas calificar para una tasa de interés más baja, o tu situación financiera sea mejor que antes y quieras eliminar al consignatario de tu préstamo original. 

Tienes que considerar las posibles ventajas, ya que al refinanciar tu carro puedes obtener mejores términos y tasas que se ajusten más a tus necesidades financieras actuales así como a tus planes a largo plazo.

Sigue leyendo: ¿Cuál es el mejor seguro de autos en Estados Unidos?

¿Qué es refinanciar un carro?

Refinanciar un auto es el proceso de sacar un nuevo préstamo para reemplazar un préstamo existente. El préstamo refinanciado es un nuevo contrato, típicamente con otro prestamista, que te da la oportunidad de acordar diferentes términos. En muchos casos, el prestatario refinanciará para ahorrar dinero en intereses u obtener un pago mensual más cómodo.

¿No estás satisfecho con tu préstamo automotriz actual? Entonces tal vez es hora de considerar la refinanciación

Como ya hemos explicado, el principio detrás de la refinanciación de préstamos para automóviles es simple: adquieres un nuevo préstamo para pagar el saldo de tu préstamo existente. Si tienes dificultades con una tasa de interés alta o un pago mensual imposible, la refinanciación podría ser la clave para encontrar términos mejores y más favorables.

Además, refinanciar tu carro también puede ayudarte a reducir la cantidad de pagos mensuales al alargar el plazo del reembolso, o a ahorrar gracias a la nueva tasa de interés, que será más baja.

Pero primero lo primero: Determina si refinanciar tu carro es la opción para ti

Si bien la refinanciación de un carro puede ofrecer muchos beneficios, no es la única opción que tienes, así que antes de iniciar el proceso hazte estas preguntas.

¿Hay una multa por pago anticipado?

Si tu préstamo actual tiene una multa por pago anticipado, puede que no valga la pena intentar refinanciar. Una multa por pago anticipado significa que se te cobrará una tarifa por pagar el préstamo antes de tiempo.

¿De qué honorarios serás responsable?

Podría haber tarifas necesarias para volver a registrar el vehículo y transferir el título después de la refinanciación. Estas tarifas varían según el estado, así que debes investigar cuánto vale hacerlo donde vives.

¿El saldo de tu préstamo es más alto que el valor del vehículo?

Kelley Blue Book ofrece recursos y herramientas para averiguar el valor de autos usados. Si el monto pendiente del préstamo es mayor que el valor de mercado del automóvil, es posible que tengas problemas para obtener la aprobación de un nuevo préstamo, o que veas poca diferencia en los términos del nuevo préstamo que te vayan a ofrecer. Algunos prestamistas podrían permitirte transferir el saldo pendiente de tu préstamo actual al nuevo, pero ten en cuenta que esto solo aumentará tu deuda general.

¿Qué tan viejo es tu auto?

Los prestamistas pueden tener restricciones en cuanto a si aceptan refinanciar un automóvil. Por ejemplo, algunos no permitirán refinanciar autos con más de ocho años o 100.000 millas.

De hecho, algunos prestamistas ni siquiera considerarán refinanciar un automóvil viejo. Capital One, por ejemplo, solo refinancia préstamos para vehículos que tienen siete años o menos. Por lo tanto, si tu automóvil es relativamente nuevo y no ha perdido su valor, ahora podría ser un buen momento para refinanciarlo.

¿Ha mejorado tu crédito?

Si tu crédito ha mejorado, la refinanciación podría resultar en una tasa de interés más baja, lo que podría ahorrarte dinero en intereses durante la vida del préstamo. Pero si tu crédito no ha mejorado en absoluto, puede ser difícil que obtengas una tasa más baja, a menos que las tasas de interés hayan bajado desde que obtuviste el préstamo en primer lugar. Ahora bien, si no estás seguro sobre cuál es tu situación crediticia, verifica tus informes.

¿Cuánto podrías ahorrar realmente si decides refinanciar tu carro?

La respuesta a esta pregunta depende totalmente de tu situación particular, pero supongamos que el saldo actual de tu préstamo es de $ 20.000 dólares a una tasa de interés del 6% con un plazo de pago de cinco años (60 meses).

SaldoTasa de interésPago mensualPlazo de pago
$ 20.0006%$ 38760 meses

Suponiendo que realices los pagos mensuales, el préstamo terminará costándote un total de $ 3.196 en intereses cuando todo esté dicho y hecho. Ahora, supongamos que puedes refinanciar y reducir esa tasa de interés al 3,5% para el mismo período de cinco años.

SaldoTasa de interésPago mensualPlazo de pago
$ 20.0003,5%$36460 meses

 En este caso, tu pago mensual bajaría a 364 dólares, y pagarías un total de 1.830 dólares en intereses. En este caso, refinanciar tu auto te ahorraría $ 23 por mes, y la gran suma de $ 1.366 durante la vida del préstamo. Al ver estas cifras, sin duda que vale la pena refinanciar.

Requisitos para refinanciar un auto

Si decides avanzar con la refinanciación de tu auto, deberás reunir algunos documentos e información antes de poder comenzar el proceso. A continuación, te presentamos qué tipos de documentos serán necesarios.

Los requisitos para refinanciar un auto son:

  • Información personal
  • Prueba de ingresos
  • Información sobre el préstamo actual
  • Información sobre el carro

Información personal

Es posible que necesites información como tu número de Seguro Social, tu dirección y cuánto pagas por concepto de deudas y alquileres.

Prueba de ingresos

Los prestamistas quieren saber que podrás pagar tu préstamo, así que es posible que necesites presentar un recibo de pago o una declaración de impuestos. También es probable que proporciones documentación sobre tu historial de empleo.

Información sobre el préstamo automotriz

Es posible que necesites conocer el saldo de tu préstamo automotriz actual, así como la información de ese prestamista. También te será útil conocer tu tasa de interés y la duración del préstamo. 

Información sobre el auto

Querrás tener a mano la marca, el modelo, el kilometraje y el año. El número de identificación del vehículo, o VIN, a menudo se puede encontrar en la esquina inferior del parabrisas del lado del conductor, aunque la ubicación exacta puede variar según la marca y el modelo del automóvil.

Considera aplicar por una precalificación

Tómate tu tiempo para investigar tus opciones y ver para qué ofertas podrías calificar. Solicitar la precalificación puede ser un buen lugar para comenzar. Para obtener la precalificación, el prestamista revisará cierta información, como tu crédito y tipo de vehículo. La precalificación generalmente se considera una consulta flexible, que no dañará tu crédito por sí sola. Sin embargo, no es una garantía de aprobación, por lo que si decides solicitar el préstamo, este será un proceso aparte.

Consulta con varios prestamistas y compara las tasas de interés, los términos del préstamo, así como el costo total de los mismos. Averigua si alguno de los préstamos califica para un descuento de pago automático, ya que optar por esta opción puede reducir la tasa de interés y ayudar a garantizar que no olvides un pago, lo cual termina siendo un beneficio tanto para ti como para el prestamista.

Ahora bien, puedes verte tentado a elegir una oferta con un plazo de pago más largo, lo que podría resultar en un pago mensual más bajo. Pero ten en cuenta que terminarás pagando más en intereses y aumentando la posibilidad de que, eventualmente, termines en la misma situación que te llevó a refinanciar.

Sobre todo, considera la razón principal por la que deseas refinanciar y si los términos de cada préstamo abordan esta necesidad. Al hacer tu investigación debes pensar que estás buscando la mejor oferta.

Haciendo la solicitud para refinanciar un auto

Una vez que hayas hecho tu investigación y recopilado toda la información, es momento de tomar una decisión e iniciar el proceso de solicitud.

En primer lugar, deberás completar una solicitud de refinanciamiento del prestamista que hayas escogido, y es aquí donde la documentación que recopilaste puede ser útil, ya que es posible que debas adjuntarla en la solicitud. Ahora bien, este primer paso contará como un “hard inquiry” o consulta de crédito duro, por lo que tu puntuación crediticia bajará. La buena noticia es que serán solo unos pocos puntos, así que no debes preocuparte.

Si te aprueban tu préstamo, deberás firmar toda la documentación que el prestamista te proporcione, entre ellos un documento donde aparecen todos los detalles del préstamo. Es buena idea que guardes una copia de este último papel, ya que incluirá información sobre cuándo vencen tus pagos, el monto mínimo que deberás pagar cada mes, así como tus opciones de pago.

Paga el préstamo anterior y comienza a hacer los pagos del nuevo préstamo

Dependiendo del prestamista, este puede o no encargarse de gran parte de la transición del préstamo anterior al nuevo. Por ejemplo, tu nuevo prestamista podría pagar tu préstamo anterior. Sin embargo, asegúrate de comunicarte con el prestamista anterior para obtener la confirmación de que la deuda ha sido pagada en su totalidad. Una vez que el préstamo original haya sido cancelado, puedes concentrarte en hacer pagos puntuales de tu nuevo préstamo cada mes, lo que eventualmente te ayudará a aumentar tu crédito.

¿Dónde puedo refinanciar mi auto?

Básicamente, cualquier prestamista que ofrezca tasas y tarifas competitivas vale la pena. Para muchos prestatarios, un banco local o una pequeña cooperativa de crédito es una gran opción. Estas instituciones tienden a ofrecer tasas bajas y, a menudo, son más flexibles sobre el tamaño del préstamo y los problemas crediticios. Los prestamistas en línea son otra buena opción que debes tomar en cuenta.

¿Cuándo es buen momento para refinanciar un auto?

Cuando tu salud crediticia ha mejorado

Tus puntajes de crédito son uno de los factores que determinan la tasa de interés de tu préstamo automotriz. Por lo tanto, si tus puntajes han aumentado desde que compraste el automóvil y has realizado los pagos a tiempo, es posible que obtengas una mejor tasa, lo que, como ya hemos mencionado anteriormente, podría ahorrarte cientos de dólares durante la vigencia del préstamo.

En este sentido, los prestamistas pueden usar tus puntajes FICO® o puntajes de crédito base para determinar tu solvencia. Pero sin importar cuál sea usado, para los prestamistas unos buenos puntajes pueden ser señal de que no tendrás problemas para pagar el préstamo, por lo que te ofrecerán una tasa más baja.

Cuando tu auto no ha perdido valor

En términos generales, es más fácil encontrar un prestamista que trabaje contigo cuando tu automóvil vale más que el saldo restante del préstamo.

Los automóviles nuevos pueden perder aproximadamente el 20% de su valor original dentro del primer año, y un promedio de 15% a 25% cada uno de los próximos cuatro años, de acuerdo a Carfax. Entonces, el tiempo es esencial.

¿Qué tan difícil es refinanciar?

Cada prestamista tiene sus propios requisitos, pero uno que debes tener en cuenta es el kilometraje.

LendingClub, por ejemplo, solo refinanciará un vehículo personal con menos de 120.000 millas. Pero para algunos prestamistas, un menor kilometraje podría significar mejores tasas. Navy Federal Credit Union, por ejemplo, ofrece préstamos con tasas tan bajas como 2.99% a noviembre de 2019, pero solo para vehículos que no han registrado más de 7,500 millas.

Además, ten en cuenta que algunos prestamistas pueden no refinanciar préstamos para la marca o modelo de tu vehículo. Por ejemplo, si conduces un Oldsmobile, Daewoo, Saab, Suzuki o Isuzu, no puedes calificar para un préstamo de refinanciamiento de automóviles a través de Capital One.

Consejos para refinanciar tu auto con éxito

Al igual que cualquier préstamo para automóvil, un préstamo para refinanciar un carro depende completamente de tu situación particular. Por ello, a continuación te presentamos algunos consejos enfocados a que tu proceso transcurra sin problemas:

  • Un puntaje de crédito de al menos 600 es de gran ayuda cuando estás considerando refinanciar.
  • Mostrar responsabilidad financiera también ayuda, como tener préstamos de automóviles pasados que aparezcan pagados en tus informes de crédito, y/o una hipoteca al día.
  • Asegúrate de tener toda la información lista cuando te sientes a hablar con un prestamista. Esto significa conocer el saldo actual de tu préstamo, tasa anual equivalente (APR o Annual Percentage Rate) y plazo, así como la información de tu vehículo, incluida la edad, el millaje y el VIN.
  • Esperar el mayor tiempo posible después de la firma de tu préstamo original puede ser una ventaja también, ya que te da más tiempo para mejorar tu puntaje de crédito.
  • Consulta con tu prestamista primero. Aunque la refinanciación generalmente se realiza con un nuevo prestamista, es posible que el prestamista original acceda a refinanciarte.

Sigue leyendo: ¿Conviene comprar un auto con tarjeta de crédito?

En conclusión

Refinanciar un carro puede ser una excelente manera de encontrar un nuevo préstamo para automóviles que se adapte a tus necesidades. Al tomarte el tiempo para recopilar información clave y hacer tu investigación, puedes obtener mejores términos de préstamo que a la larga te permitirán ahorrar, especialmente debido a las tasas más bajas. Si no estás seguro de si una refinanciar es tu mejor opción, considera otras posibilidades para reducir el pago de tu préstamo para automóvil.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!