Adelantos de efectivo con tarjeta de crédito: cómo funciona

Los adelantos de efectivo con tarjeta de crédito te permiten obtener dinero de un cajero automático rápidamente. Pero hay un inconveniente, normalmente se cobran fuertes comisiones y altos tipos de interés por estas operaciones bancarias, lo que significa que debes usarlas sólo si es absolutamente necesario.

¿Puedo sacar dinero del cajero automático con mi tarjeta de crédito? La respuesta es ¡Sí! La mayoría de las tarjetas de crédito permiten retirar dinero en efectivo en un cajero automático. Pareciera ser una buena noticia, pero es mejor que conozcas algunos detalles sobre estos adelantos de efectivo antes de usarlos.

Adelantos de efectivo con tarjeta de crédito: cómo funciona

Un adelanto de efectivo con tarjeta de crédito es realmente un tipo de préstamo a corto plazo, muy diferente a los retiros de efectivo que se realizan con una tarjeta de débito.

Los adelantos de efectivo suelen tener tarifas muy altas. Peor aún, durante una verificación de crédito, los adelantos de efectivo pueden indicar a los prestamistas que estás siendo irresponsable con el dinero. En verdad, deberías evitar usar cualquier cosa que no sea tu tarjeta de débito en un cajero automático.

Sin embargo, si estás seguro de que necesitas un adelanto de dinero en este mismo instante, sigue nuestras instrucciones paso a paso. Primero, te recomendamos que comprendas cómo funciona exactamente un adelanto de dinero y por qué es una mala idea utilizarlos. A continuación haremos un repaso de los motivos.

Ahora bien, si prefieres evitar un adelanto de dinero, no te preocupes, hay muchas alternativas, como las transferencias de saldos bancarios, los préstamos personales y más.

¿Qué es un adelanto de efectivo?

Un adelanto de efectivo es un préstamo a corto plazo que implica el uso de tu tarjeta de crédito para retirar dinero en efectivo.

Puedes obtener un adelanto de efectivo en la mayoría de los cajeros automáticos o en una institución financiera.

Los adelantos de efectivo se tratan de manera diferente a la típica transacción con tarjeta de crédito. En la mayoría de ellos se cobra una comisión inicial que es un porcentaje del total del efectivo solicitado, con una comisión mínima si tu retiro es pequeño.

Por los adelantos de efectivo también se suele cobrar tasas de interés mucho más altas que las compras normales con tarjeta de crédito. Por lo general, no tienen períodos de gracia y comienzas a incurrir en cargos por intereses de inmediato.

Naturalmente, hay un límite en la cantidad de dinero que puedes retirar. Deberías poder encontrar esa información en los términos de tu tarjeta, junto con otros detalles sobre el límite de crédito.

Razones por las que los adelantos de efectivo son una mala idea

Altos honorarios por realizar la transacción 

Normalmente, tendrás que pagar una comisión en función de la cantidad de dinero que pidas prestado. Los términos del contrato de la tarjeta de crédito suelen decir algo así como «10 o 5% de la cantidad de cada adelanto en efectivo, lo que sea mayor». Eso significa que te cobrarán una tarifa plana de 10 dólares cuando pidas prestado hasta 200 dólares, o el 5% de la cantidad si es más de 200 dólares.

No hay período de gracia

Cuando realizas una compra con la mayoría de las tarjetas de crédito, generalmente, la compañía de la tarjeta no empezará a cobrar intereses de inmediato. En un adelanto de efectivo con tarjeta de crédito es diferente, cuando pides prestado dinero en efectivo a la compañía de la tarjeta de crédito, comienzan a cobrarte intereses inmediatamente, por lo que los gastos financieros se acumulan muy rápido.

Altas tasas de interés

Aunque no son tan altas como en otras opciones de crédito, como los préstamos de día de pago, por ejemplo, la APR (tasa porcentual anual) de los adelantos en efectivo suele ser mucho más alta que en las compras normales con tarjeta de crédito. Te puedes conseguir tasas alrededor del 25%. Recuerda, no hay período de gracia. Así que empezarán a cobrar intereses con esta tasa alta inmediatamente.

Mala señal para los prestamistas 

Si la compañía de la tarjeta de crédito ve que estás usando adelantos en efectivo, podrías ser señalado como un prestatario arriesgado. Ellos saben que la gente usa adelantos de efectivo cuando están desesperados. Si lo consideran arriesgado, es posible que no puedas obtener líneas de crédito más altas o buenos términos con ese banco en el futuro. Incluso, podrían aplicar una tasa de interés más alta a tu saldo en el futuro, o cerrar tu cuenta.

Reducción de la utilización del crédito 

El saldo del adelanto de efectivo se suma a la deuda de la tarjeta de crédito. Esta deuda aparece en tus informes de crédito. Por lo general, cuanto más alta sea la deuda de tu tarjeta de crédito en comparación con el total de tu crédito disponible, más baja será tu puntuación de crédito. Si ya tienes saldos altos en tus tarjetas de crédito en comparación con tus límites de crédito, entonces los adelantos de efectivo pueden tener un  impacto negativo en tus puntuaciones de crédito.

¿Funcionará mi tarjeta de crédito en un cajero automático?

Casi todas las tarjetas de crédito te permiten pedir prestado dinero en forma de adelantos de efectivo, pero recuerda que no es una buena idea. Después de todo, los cargos y las altas tasas de interés son una de las formas en la que los emisores ganan dinero, como puedes ver en este ejemplo.

Al leer el contrato de la tarjeta revisa si ves un APR de adelanto de efectivo o una tasa de adelanto de efectivo. Esto significa que, probablemente, puedas obtener un adelanto de efectivo con esa tarjeta. Podría parecerse a algo como esto:

 

 

También puedes revisar el extracto de tu tarjeta de crédito. Si ves información sobre una línea de crédito de adelanto de efectivo o un límite de crédito para adelantos de efectivo, esta es la cantidad máxima de efectivo que puedes sacar. Es importante entender todo esto antes de que retires mucho dinero. El límite de crédito de los adelantos de efectivo suele ser menor que el límite de crédito de su tarjeta para las compras regulares.

 

adelantos de efectivo 2

 

Si no tienes a mano los términos de tu tarjeta de crédito o un estado de cuenta, puedes llamar al número de teléfono que aparece en el reverso de tu tarjeta para preguntar si tu cuenta permite adelantos en efectivo y también para conocer su límite máximo.

De lo contrario, siempre que tengas suficiente crédito disponible podrás continuar retirando dinero, lo único que te impediría acceder a un adelanto de efectivo es que no supieras el número PIN (Personal Identification Number)de tu tarjeta de crédito.

¿Cómo saber el PIN de mi tarjeta de crédito?

En cuanto al PIN, es probable te lo hayan dado cuando recibiste tu nueva tarjeta de crédito por correo, o que hayas tenido la opción de crear tu propio PIN personalizado en línea o por teléfono.

Si tu tarjeta de crédito cuenta con la función de chip y PIN (las tarjetas con chip y PIN no son tan utilizadas en los Estados Unidos, pero son muy comunes en Europa), es posible que puedas utilizar el mismo PIN que utilizarías para las compras, aunque el PIN de los adelantos en efectivo podría ser diferente. Pónte en contacto con el emisor para obtener más información.

Si no estás seguro de la situación de tu PIN, no hay por qué preocuparse. Dependiendo  del emisor de la tarjeta, es posible que puedas iniciar sesión en el portal de la cuenta en línea o mediante una aplicación móvil para crear un PIN, solicitar uno nuevo o ver el que actualmente tienes activo. Ten en cuenta que es probable que el acceso inmediato a tu PIN puede no ser posible por razones de seguridad.

Como alternativa, siempre puedes llamar al número de teléfono de asistencia al cliente que figura en el reverso de tu tarjeta de crédito para solicitar ayuda.

¿No quieres invertir tiempo y esfuerzo en obtener tu PIN? Es posible que puedas solicitar  un adelanto en efectivo visitando un banco asociado al emisor de tu tarjeta de crédito, aunque la disponibilidad de este servicio depende del emisor. Tendrás que mostrarle al cajero tu tarjeta y una identificación válida emitida por el gobierno.

Nota importante: Las compras de giros postales normalmente cuentan como adelantos en efectivo ya que el emisor de la tarjeta ve esta operación como una compra de un equivalente de efectivo. Eso significa que te cobrará un cargo y comenzarás a acumular intereses inmediatamente, por lo que no recomendamos la compra de giros postales con tarjetas de crédito. Dicho esto, se puede deducir que algunas tarjetas son mejores para ese propósito que otras.

¿Cómo puedo obtener dinero de un cajero automático con una tarjeta de crédito?

¿De verdad sigues pensando en pedir un adelanto de dinero? Te recomendamos que no lo hagas, probablemente más adelante tú mismo nos agradecerás este consejo. Pero si aún así piensas hacerlo, te guiaremos en cada paso del proceso a continuación.

  1. Piensa en otras opciones: Aunque sea repetitivo, los adelantos de efectivo no son una gran idea. Otras opciones son las tarjetas de crédito con una tasa de interés anual del 0% para compras y préstamos personales con baja tasa de interés anual.
  2. Asegúrate de que tu tarjeta permite adelantos en efectivo: Consulta los términos de tu tarjeta, consulta en línea o en un estado de cuenta el límite de adelantos en efectivo o llama al número de teléfono que aparece en el reverso de tu tarjeta de crédito para averiguarlo.
  3. Comprueba tu límite de adelantos de efectivo: Asegúrate de saber cuánto efectivo puedes retirar mediante este tipo de transacción. Normalmente, puedes ver esto en un estado de cuenta o puedes llamar al número de teléfono que aparece en el reverso de tu tarjeta. También puede haber un límite diario de adelantos de efectivo.
  4. Busca o configura tu PIN: Puede que lo hayas recibido con tu tarjeta por correo. Si no es así, probablemente tendrás que solicitarlo al emisor del plástico ingresando  en la cuenta de tu tarjeta por internet o llamando al número de teléfono que aparece en el reverso de tu tarjeta. Podrías esperar de 7 a 10 días hábiles para configurar el PIN.
  5. Debes entender bien los términos y las tarifas de los adelantos en efectivo de tu tarjeta para evitar sorpresas incómodas: Los adelantos de efectivo pueden ser costosos, así que debes saber muy bien en qué estás metido.
  6. Piensa en tu plan de reembolso: Piensa en cuándo devolverás el adelanto de efectivo y haz las cuentas para calcular cuánto dinero extra pagarás por el efectivo que recibes.
  7. Obtén el adelanto de dinero: Si has decidido seguir adelante, busca un cajero automático, inserta tu tarjeta e introduce tu PIN cuando se te pida. En lugar de seleccionar «Cuenta corriente» o «Ahorro» como lo harías normalmente con un retiro de efectivo, deberías poder elegir otra opción, como «Adelanto de efectivo» o «Tarjeta de crédito». Recuerda, es posible que se te cobren un cargo por usar el cajero automático (además del cargo por transferencia de saldos) si estás en una red diferente a la de tu institución financiera.
  8. Devuelve el adelanto de dinero tan pronto como puedas: Empezarás a acumular cargos por intereses inmediatamente, así que si no empiezas a hacer los pagos de la tarjeta de inmediato, la deuda podría salirse de control.

Ejemplo de un escenario de adelanto de efectivo con tarjeta de crédito

Hagamos los cálculos para un hipotético adelanto de dinero. A continuación presentamos las suposiciones de este ejemplo:

  • Estás haciendo el adelanto de efectivo en el primer día de tu ciclo de facturación.
  • El APR de adelanto de efectivo de tu tarjeta es de 24.99% (este es un típico APR de adelanto de efectivo).
  • La parte de la tarifa del anticipo de efectivo del acuerdo del titular de la tarjeta dice: «O bien 10% o 5% de la cantidad de cada anticipo de efectivo, lo que sea mayor».
  • Tienes un ciclo de facturación de 30 días.
  • Tu compañía de tarjeta de crédito aumenta los intereses de los adelantos de efectivo diariamente.

Haces un retiro $1,000 en un cajero automático con tu tarjeta el primer día del ciclo de facturación.

Inmediatamente, se te cobrará la tarifa de adelanto de efectivo. Como el 5% de 1.000 dólares son 50 dólares (eso es más de 10 dólares), inmediatamente debes 1050 dólares. Es posible que también tengas que pagar un cargo por el cajero automático si éste no está en de la red de tu banco, lo que añade unos cuantos dólares a la cantidad que ahora debes.

Nota Importante: Hablando de las tasas de los cajeros automáticos, te damos un consejo útil que puede ahorrarte mucho dinero con el tiempo si sueles retirar dinero en efectivo de forma regular: Charles Schwab tiene una cuenta corriente especial gratuita que reembolsa todos los cargos del cajero automático a fin de mes. Está conectada a una cuenta de corretaje, pero no tienes que usarla. Una vez abierta la cuenta, obtendrás la tarjeta de débito Schwab Bank Visa® Platinum para simplificar los retiros sin cargos.

Continuando con nuestro ejemplo, revisemos qué pasa con el APR que corresponde al tipo de interés anual. Para nuestro ejemplo el APR es del 24,99%, puedes calcular el interés diario dividiendo la APR por el número de días del año: 0,2499/365 es 0,00068, por lo que el interés diario es del 0,068%.

Esto significa que por cada día que pase, se te cobrará un 0.068% adicional de la cantidad total, además de lo que ya debes.

Eso puede parecer un porcentaje bajo, pero al final de tu primer ciclo de facturación deberás un extra de $19.91 sólo por intereses. Cuando añades eso a la cuota de adelanto de efectivo y a la cantidad que pediste prestada, debes un total de $1,069.91 al final del mes.

Así, por esos $1,000 de efectivo que retiraste, terminas pagando $69.91 adicionales en intereses y cargos después de un mes. Piénsalo, ¡Son casi 7 meses de una suscripción de Netflix!

Alternativas a los adelantos de efectivo

Ya en este punto habrás notado que no abogamos por el adelanto de dinero. Claro, que el adelanto de efectivo con tarjeta de crédito es útil si estás realmente desesperado, pero hay otras opciones que resultan más económicas, fáciles de manejar y con menos riesgos, a menos que tengas una emergencia real y además ya no tengas un fondo para imprevistos.

Hemos reunido algunas alternativas a continuación. No todos los métodos funcionan en todas las situaciones, pero podrías encontrar alguna opción que satisfaga tus necesidades financieras.

Usa una tarjeta Discover con dinero en efectivo en el momento de la compra

Algunas tarjetas de crédito Discover ofrecen una función llamada Cash at Checkout (a veces denominada «Cash Over»). Funciona de manera muy parecida a un adelanto de efectivo, pero sin la pesada cuota inicial y las tasas de interés ultra altas.

Puedes usar esta opción siempre que estés comprando en una tienda minorista elegible. Ten en cuenta que los retiros de efectivo tienen un límite de $120 por 24 horas, pero la tienda en cuestión puede tener su propio límite, así que pregunta primero.

El retiro que realices será tratado como una compra estándar, y el interés se aplicará de esta manera. Es una opción muy segura si no necesitas una cantidad grande de dinero, pero claro, solo podrás obtener dinero de esta manera si tienes una tarjeta Discover.

Las opciones de tarjetas Discover que ofrecen Cash at Checkout:

  1. Discover it® Cash Back

Nivel de crédito mínimo: Bueno

Detalles:

Cuota anual $0

APR: Ver Términos

  1. Discover it® chrome

Nivel de crédito mínimo: Bueno

Detalles:

Cuota anual $0

APR: Ver Términos

  1. Discover it® Miles

Nivel de crédito mínimo: Bueno

Detalles:

Cuota anual $0

APR: Ver Términos

Realizar una transferencia de saldo bancario con una tarjeta de 0% de APR

Las transferencias de saldos bancarios son una opción que frecuentemente se deja pasar por alto.

Esta es la idea:

Haz la solicitud de una tarjeta de crédito con una oferta de 0% de APR de transferencia de saldo. Una vez que la recibas y la hayas activado solicitas una transferencia de saldo con el emisor.

El emisor, en lugar de transferir un saldo de una tarjeta a la otra, enviará dinero en efectivo directamente a tu cuenta bancaria y lo tratará como una transferencia de saldo.

Este dinero se convierte en el saldo de la tarjeta, y lo pagarás en la APR de transferencia de saldo. Una oferta de 0% de APR hace que sea una opción bastante buena para ti.

Lamentablemente, tendrás que esperar el proceso de transferencia, y eso podría ser un problema si necesitas el dinero lo antes posible.

Obtener un préstamo personal

Los préstamos personales, al igual que los adelantos de efectivo, cobran intereses. La diferencia clave es que aunque tengas un nivel de crédito promedio, probablemente puedas obtener un préstamo personal a una tasa de interés mucho más baja que un adelanto en efectivo.

Es posible que tengas que pagar una comisión de apertura para obtener un préstamo personal, pero no siempre es así. Busca opciones de préstamo sin este tipo de comisión en caso de que sea tu opción más viable.

El principal inconveniente es que un préstamo personal es menos accesible que un adelanto en efectivo en un cajero automático, sobre todo si no estás cerca de un banco y necesita el dinero inmediatamente.

Sugerencia:

Si los manejas de manera responsable, los préstamos a plazos (incluidos los préstamos personales) pueden reforzar tu historial de pagos puntuales y la diversidad de cuentas. No hay garantía, pero esto podría ayudar a tu puntuación de crédito.

Pedir dinero prestado

Si hay alguien en quien confías, como un familiar cercano, considera pedir prestado el dinero que necesitas. A pesar de la incomodidad inicial que puedes sentir, pedir prestado podría ahorrarte mucho dinero que de otra manera tendrías que desembolsar por honorarios y cargos de intereses.

Utiliza tu cuenta corriente

Por lo general, puedes obtener dinero de tu cuenta corriente aunque no haya suficiente dinero en la cuenta para cubrir el retiro. Esto se llama sobregiro.

Tendrás que pagar comisiones por sobregiro, que suelen ser muy elevadas, pero al menos no tendrás que pagar intereses.

Devolver este adelanto en su totalidad lo antes posible es la mejor opción y lo más recomendable. En caso de que no puedas pagar inmediatamente, el sobregiro sigue siendo una opción más económica que el adelanto de efectivo con tarjeta de crédito, pero no la mejor frente a las opciones citadas anteriormente.

Atención: No podrás sobregirar tu cuenta bancaria si has suscrito la protección contra sobregiros.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!