Cómo empezar un negocio de préstamos por mal crédito

Empezar un negocio de préstamos para personas con mal crédito abre todo un nicho de consumidores que quieren obtener algún tipo de préstamo, pero que podrían no ser elegibles bajo los programas de préstamos tradicionales

El mal crédito es relativo y varía tanto entre los prestamistas como entre las industrias de préstamos. Por ejemplo, es más fácil para alguien obtener un préstamo para un auto con una puntuación FICO de 480 que obtener una hipoteca.

Si te interesa abrir una compañía de préstamos de este tipo, es necesario que definas los tipos de préstamos que deseas ofrecer y que obtengas los permisos adecuados para tu negocio.

Primero paso: Elige un nicho

Aunque puedes establecer un negocio de préstamos que ofrecezca una amplia gama de servicios como préstamos personales, de automóviles, y de vivienda, es prudente que establezcas un nicho primero. Una vez que lo hagas, concéntrate en obtener la licencia correcta y en construir una base de clientes, todo lo cual mientras te expandes a otras áreas.

El nicho de mercado que escojas es de suma importancia, ya que determina desde dónde vas a comenzar. Por ejemplo, los negocios de préstamos privados personales no requieren una licencia, pero están limitados por las leyes estatales de usura; los préstamos para automóviles están regulados por la Oficina de Protección Financiera del Consumidor; y las hipotecas están reguladas por el Sistema Nacional de Licencias Hipotecarias.

Segundo paso: Encuentra financiación para tu negocio

Si planeas prestar dinero, necesitarás una buena cantidad de capital cuando empieces tu negocio; por lo tanto, tu plan de negocios debe indicar de dónde planeas obtener este capital. Además, también necesitarás el plan de negocios para atraer inversores y prestamistas que puedan ayudarte a iniciar.

Cómo prestarás dinero a un grupo de personas de alto riesgo, tendrás que ser capaz de convencer a tus inversores de que podrás recuperar los préstamos. Por ello, te recomendamos que revises y estudies los casos de otros prestamistas con el objetivo de aprender lo que hicieron para cobrar los pagos y seguir siendo rentables. Establece una serie de métodos que sean eficaces y conviertelos en tu política de negocio, documenta esas políticas en tu plan de negocios, y asegurarle a los posibles prestamistas e inversores que estás preparado para trabajar con cualquier tipo de cliente y situación.

Tercero paso: Registra el negocio

Los préstamos son una industria altamente regulada, así que debes registrar adecuadamente tu nuevo negocio en el estado donde planeas operar. Deberás registrar la entidad comercial, ya sea una compañía de responsabilidad limitada o una corporación, en la Secretaría de Estado.

Al hacerlo, deberás pagar las tasas de registro, que varían de un estado a otro, y luego obtendrás un número de identificación fiscal del sitio web del Servicio de Rentas Internas (IRS o Internal Revenue Service) utilizando el formulario SS-4. Estos dos elementos son básicos para registrar cualquier negocio legalmente y son necesarios para la concesión de licencias, permisos locales, establecimiento de cuentas bancarias, y obtención de créditos comerciales.

Cuarto paso: Obtén la licencia correcta

El Sistema Nacional de Licencias Hipotecarias (NMLS, por sus siglas en inglés) es el organismo regulador y de licencias para todos los prestamistas hipotecarios. No importa si vas a proporcionar préstamos a personas con crédito perfecto o pobre, de todas maneras tendrás que completar todas las clases de pre-licencia y tomar el examen del NMLS. Después de que apruebes el examen, podrás otorgar préstamos. Otra cosa que también debes hacer para empezar con tu negocio de préstamo para personas con mal crédito es ingresar al sitio web del NMLS y completar un formulario MU1.

Cualquier persona en la industria de los préstamos hipotecarios, comerciales y personales, debe cumplir con todos los antecedentes y verificaciones de crédito. También se requieren las huellas dactilares. Si planeas hacer más que sólo préstamos, es necesario que también apliques en tu estado para convertirte en un “Mortgage Loan Originator”. En este caso, debes utilizar la lista de verificación proporcionada por el NMLS de tu área.

Organismos reguladores

Los principales servicios que los prestamistas ofrecen a las personas que tienen mal crédito incluyen los programas de préstamos asegurados por el gobierno federal, como por ejemplo los préstamos de la Administración Federal de la Vivienda, para el cual se requiere que los solicitantes tengan un puntaje FICO de 500. Otro servicio popular son los préstamos subprime, los cuales tienen un mayor riesgo y tasas de interés más altas, y es ofrecido para aquellas personas con una puntuación FICO por debajo de 500.

Por otro lado, la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB o Consumer Financial Protection Bureau), es la encargada de evaluar las empresas interesadas en otorgar préstamos de automóviles y programas de arrendamiento. Las compañías de financiamiento de autos pueden negociar préstamos para bancos y uniones de crédito o proveer financiamiento independientemente. El seguro de brecha, así como las garantías extendidas, son otros elementos que se pueden agregar a los préstamos durante el financiamiento.

Esta no es una prueba típica por la que pasa el prestamista, sino que es una revisión de las directrices y procedimientos de suscripción, divulgación y publicidad. El CFPB revisa los contratos de compraventa y de origen y los sistemas de respaldo, asegurando la privacidad y las prácticas de préstamo.

Investiga las leyes contra la usura

Las leyes contra la usura para los préstamos privados varían de un estado a otro, y algunos estados limitan el número de préstamos y el tipo de interés total. Por ejemplo, en Arizona no se puede cobrar más del 10 por ciento, mientras que en Delaware el límite está fijado a un cinco por ciento por encima de la dde descuento federal.

Establece tus pautas de préstamo y financiación

Empezar tu propia compañía de préstamos no significa necesariamente que tengas que tener todo el dinero tú mismo. Por ello, es esencial que establezcas relaciones con bancos, cooperativas de crédito, concesionarios de autos, e inversores. Abarcar más de un área del mundo de los créditos te será de gran ayuda para encontrar el producto adecuado para un cliente específico.

Una vez que encuentres la financiación para tu negocio, establece las directrices para ofrecer tus servicios y otorgar préstamos. Por ejemplo, si vas a otorgar préstamos de la FHA (Federal Housing Administration), las pautas deben adherirse a las reglas de la FHA. Si estás otorgando préstamos para automóviles a personas con mal crédito, establece tus parámetros de acuerdo a la puntuación FICO, los requisitos de deuda e ingresos, así como los umbrales que ajustan las tasas y los costos de originación. Te recomendamos que hagas una especie de manual con todas las pautas, para que así puedas asegurarte de que trates cada solicitud de manera justa.

Tu norte: Las buenas prácticas comerciales

Independientemente del tipo de préstamos que ofrezcas, cualquier publicidad y condiciones de préstamo deben cumplir con las normas y reglamentos. Por ejemplo, debes proteger siempre los datos personales y privados de tus clientes. Además, analiza cada solicitud de préstamo objetivamente, y no dejes que las relaciones personales se interpongan en la decisión que tomes, evitando así cualquier práctica injusta o discriminatoria.

Por otro lado, estudia detalladamente los fundamentos de la Ley de Informes Crediticios Justos, la Ley de Veracidad en los Préstamos, la Ley de Igualdad de Oportunidades Crediticias, y la Regla de Precios Basados en el Riesgo. Seguir estas normas te ayudará a mantenerte en línea con todas las regulaciones en vigor.

Bonus: 6 maneras de financiar tu nuevo negocio de préstamos por mal crédito

1. Pide un préstamo bancario

En los últimos años las normas de préstamo se han vuelto mucho más estrictas, pero bancos como J.P. Morgan Chase y Bank of America han destinado fondos adicionales para préstamos a pequeñas empresas. Así que, ¿por qué no intentarlo?

2. Aprovecha tu 401(k)

Si estás desempleado y piensas en empezar tu propio negocio, esos fondos que has acumulado en tu 401(k) a lo largo de los años pueden parecer bastante tentadores. Y gracias a las disposiciones del código tributario, puedes aprovecharlos sin penalización si sigues los pasos correctos. 

Lo que tienes que hacer es bastante simple, pero legalmente complejo, por lo que necesitarás a alguien con experiencia en la creación de una corporación C y el plan de jubilación apropiado para transferir tus activos de jubilación. Recuerda que vas a invertir tus fondos de jubilación, lo que significa que si las cosas no salen bien, no sólo perderás tu negocio, sino también tus ahorros.

3. Atrae un inversor ángel

Cuando se trata de atraer a un ángel inversor, todas las viejas reglas de disuasión se aplican: ser sucinto, evitar la jerga, tener una estrategia de salida. Pero la confusión económica de los últimos años ha hecho que un juego de por sí complicado se volviera aún más difícil. Por eso, a continuación te dejamos algunos consejos para que puedas captar el interés de un ángel inversor.

Añade experiencia

Ver algunas canas en tu equipo directivo ayudará a aliviar los temores de los inversores sobre la capacidad de tu empresa para hacer frente a una situación difícil. Incluso un asesor no remunerado, pero con mucha experiencia, podría aumentar tu credibilidad.

No seas un seguidor de la moda

¿Comenzaste tu empresa porque te apasiona tu idea o porque quieres aprovechar la última tendencia? Los ángeles pueden notar la diferencia y no prestarán mucha atención a aquellos cuyas empresas son esencialmente esquemas de enriquecimiento rápido.

Debes saber lo que estás haciendo

Necesitarás evaluaciones de mercado, análisis de la competencia, y sólidos planes de marketing y ventas si esperas llegar a alguna parte con un ángel. Incluso las empresas jóvenes necesitan demostrar un conocimiento experto del mercado en el que están a punto de entrar, así como la disciplina para seguir con su plan de negocios.

Mantente en contacto

Un ángel puede no estar interesado en tu negocio de inmediato, especialmente si no tienes un sólido historial como empresario exitoso. Para combatir esto, debes buscar una forma de mantenerlos al tanto de los grandes acontecimientos, como una venta importante.

4. Asegura un préstamo de la Small Business Administration (SBA)

Con los bancos renuentes a tomar cualquier riesgo con su propio dinero a raíz de la crisis crediticia, los préstamos garantizados por la Small Business Administration se han convertido en una opción popular

De hecho, los fondos para apoyar los descansos especiales en las tasas y garantías de los préstamos respaldados por la SBA se han agotado en varias ocasiones. Y aunque los préstamos respaldados por la SBA están abiertos a cualquier pequeña empresa, hay una serie de requisitos, incluyendo:

  • Según la ley, la SBA no puede garantizar préstamos a empresas que pueden obtener el dinero que necesitan por su cuenta. Así que primero tienes que solicitar un préstamo por tu cuenta a un banco u otra institución financiera y ser rechazado.
  • Para calificar como una pequeña empresa, tu compañía debe cumplir con la definición del gobierno de una pequeña empresa para su industria respectiva.

Tu negocio puede necesitar cumplir otros criterios dependiendo del tipo de préstamo.

Después de determinar que tu negocio cumple con los requisitos, debes solicitar un préstamo comercial de una compañía financiera que procese los préstamos de la SBA, ya que la institución no los otorga directamente. En este sentido, los requisitos de los bancos pueden ser más estrictos.

5. Recauda dinero de tu familia y amigos

Acudir a la familia y a los amigos es la forma más común de financiar un nuevo negocio. Pero cuando conviertes a tus seres queridos en acreedores, arriesgas su futuro financiero y pones en peligro importantes relaciones personales. 

Un error clásico es acercarse a los amigos y la familia antes de que un plan de negocios formal esté en su lugar. Para evitar cualquier situación problemática, debes proporcionar proyecciones financieras formales, así como una evaluación basada en pruebas de cuándo tus seres queridos volverán a ver su dinero. Además, también permite a tus inversores saber que tomas su dinero en serio. 

Por otro lado, debes considerar seriamente cómo se estructurará el acuerdo. ¿Les pagarás interés? ¿En cuánto tiempo les devolverás lo adeudado? Tal vez lo más importante es que necesitas hacer hincapié en el riesgo que implica prestarte el capital. Ofreceles un plan de negocios sólido, pero recuérdales que hay muchas posibilidades de que pierdan su dinero. Es mejor mencionarlo por adelantado a la tía Gladys que en la cena de Acción de Gracias, ¿no crees?

6. Consigue un micropréstamo

La falta de un historial de crédito, de una garantía, o la imposibilidad de obtener un préstamo a través de un banco no significa que nadie te prestará. Una opción sería solicitar un micropréstamo, el cual es un préstamo para pequeñas empresas de 500 a 35.000 dólares. 

Los micropréstamos suelen ser tan pequeños que los bancos comerciales no se molestan en ofrecerlos. Por lo tanto, en lugar de un banco necesitas recurrir a un microprestamista, el cual es una organización sin fines de lucro que funciona de manera diferente a los bancos. 

Los microprestamistas ofrecen préstamos más pequeños, normalmente requieren menos documentación que los bancos, y a menudo aplican criterios de suscripción más flexibles. Los micropréstamos, en realidad, están dirigidos para nuevas empresas o para un negocio existente que se enfrenta a una falta de capital. ¡Es decir, justo tu situación!

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!