Cómo obtener una licencia para un negocio en casa

En tiempos de crisis es necesario renovarse. Lo mismo pasa cuando una persona está iniciándose en el mundo de los negocios. Muchos dan sus primeros pasos como negociantes iniciando un proyecto desde casa. Puede ser de cualquier cosa que imagines: venta de productos caseros para amigos y familiares, venta de productos de limpieza o incluso de maquillaje. En todos los casos, obtener una licencia para un negocio en casa puede ser muy beneficioso.

Algunos de ellos incluso diseñan algo innovador para diferenciarse del mercado y, al mismo tiempo, brindarle una solución efectiva a un problema común. ¿Te suena la bandita de cartón que le ponen al café en Starbucks para que no se quemen los dedos? Como la mayoría de los consumidores suelen ser (al menos al comienzo) amigos y familiares, es comprensible que, en este punto, nadie piense en administrar un negocio y mucho menos en conseguir una licencia comercial.

Sin embargo, podría decirse que este sería el próximo paso para poder extender tu audiencia y, por supuesto, ganar un poco más de dinero. Piensa que lidiar con un negocio sin licencia puede ser problemático. Si las autoridades se enteran, podrían sancionarte con multas o quizás llevar el caso hasta la justicia.

Por eso lo mejor sería que, si estás decidido a iniciarte en el mundo de los negocios, lo hagas bien desde el comienzo. A fin de cuentas, es fácil obtener una licencia para un negocio en casa: bastará con llenar un formulario y pagar una pequeña tarifa.

¿Necesito una licencia comercial para mi negocio en casa?

Puede que sí. La mayoría de las localidades y condados exigen la tramitación de una licencia comercial para llevar a cabo determinados negocios. Algunos condados todavía no exigen licencias (mucho menos para negocios en casa) pero es posible que, en el futuro, todos lo hagan. 

Aunque podría ser molesto, verás que, desde el punto de vista del consumidor, una licencia es más que un requisito, porque:

  • Le da a entender que su gobierno local sabe lo que estás haciendo y que, en caso de problemas con el producto, podrá responsabilizarte. Además, si las autoridades conocen tu producto y te han dado una licencia, quiere decir que no hay nada malo con lo que vendes, al menos a simple vista, ¿cierto?
  • Como emprendedor, estarás contribuyendo al crecimiento y desarrollo de tu ciudad o condado. Piensa que tus ventas también ayudarán a la localidad a financiar ciertos proyectos, como una nueva escuela o esa biblioteca que siempre has querido para tus hijos.

Beneficios de tener un negocio en casa con licencia

Por supuesto, todas las ventajas de esa licencia que quieres tramitar no se las llevará el condado o la ciudad. Tú también podrías beneficiarte de ellas.

Y es que, manejar un negocio doméstico debidamente registrado te ofrecerá tranquilidad y la validación de los demás. Eso se traduce en más ventas y, por supuesto, en menos estrés para ti. Pero lo mejor de todo es que tener esa licencia registrada también te permitirá acceder a préstamos comerciales, abrir tu propia cuenta bancaria comercial, entre otros.

Nota: Comenzar desde temprano tu relación con la banca podría ayudarte a hacer crecer tu negocio con rapidez. Piensa que el dinero que obtengas de un préstamo, por ejemplo, podría servirte para acondicionar tu cochera y convertirla en un taller, comprar un horno industrial para tus cupcakes o invertir un poco en publicidad.

¿Cómo obtener una licencia para un negocio en casa?

Sobre este tema, ¡te tenemos una muy buena noticia! Obtener una licencia comercial suele ser fácil, rápido y, contra todo pronóstico, asequible. Para averiguar qué requisitos necesitas para tramitar la licencia, debes visitar la página web de tu condado o ciudad y hacer clic en la sección de “pequeñas empresas”. Quizás corras con tanta suerte que puedas completar todo el registro en línea en un par de minutos.

En la página web de la Administración de Pequeños Negocios de Estados Unidos (U.S. Small Business Administration) encontrarás recursos valiosos sobre los tipos de licencia que están disponibles en 50 estados del país y cuáles son sus requisitos.

Eso sí. Te recomendamos que antes de solicitar una licencia comercial, tengas un nombre comercial para tu negocio y determines cuál será su estructura de funcionamiento.

Aunque los pasos para obtener una licencia varían de un estado a otro, generalmente, se resumen en los siguientes:

  1. Entra al sistema en línea o llama a la oficina que se encarga de las licencias comerciales en tu ciudad o condado. Así, podrás saber cuál es el procedimiento exacto que debes seguir.
  2. Completa el formulario con la información de tu negocio en casa. Sé tan específico como puedas.
  3. Paga una tarifa de presentación. Esta tarifa suele situarse entre los $25 y los $50. Como ves, es bastante asequible.
Cómo obtener una licencia para un negocio en casa

¿Qué otros registros o permisos podrías necesitar?

Obtener una licencia para un negocio en casa, en algunos casos, es tan solo el comienzo, ya que (dependiendo del ramo comercial al que te dediques) podrías tener que tramitar otras licencias y permisos. Para ayudarte, hemos creado una lista con las licencias comerciales y requisitos más populares del mercado:

DBA

Son las siglas de «Doing Business As», es decir, un nombre de fantasía. Si el nombre de tu empresa es poco elegante o muy complejo como para poder hacer negocios con él, puede que necesites tramitar un nombre ficticio. Este registro es fácil de hacer y suele estar sujeto al pago de una tarifa que, en raras ocasiones, supera los $25.

Licencias ocupacionales

Muchos estados del país regulan  ciertos tipos de negocios más que otros. Por ejemplo, es posible que necesites un permiso para vender alimentos, para trabajar con personas (en una guardería, para ofrecer terapia, etc.) o para ofrecer servicios relacionados con el sector financiero. Busca qué tipo de licencias ocupacionales hay en tu estado y ahí sabrás si tu objeto comercial encuadra en cualquiera de ellas.

Permiso del Departamento de Salud

Si vendes alimentos hechos en casa o te has lanzado al agua con un negocio de catering, es posible que necesites un permiso del Departamento de Salud. Además del permiso, tendrás que cumplir con una serie de reglas de salubridad, como almacenar los ingredientes adecuadamente y por separado de los víveres de tu hogar.

Permiso o exención de zonificación

La zonificación dicta qué tipos de establecimientos pueden existir en las distintas zonas de tu ciudad, pueblo o condado. En la mayoría de los casos, las áreas residenciales no admiten negocios. Sin embargo, esto no tendría por qué afectarte de entrada, ya que si tu negocio no necesita una señalización, no aumenta el tráfico de la zona o ni requiere la utilización de productos peligrosos, podrías obtener una exención. Para tener esta exención en tus manos, ponte en contacto con el departamento de zonificación de tu ciudad o condado para averiguar qué papeles necesitas llevar, de ser el caso. ¡No dejes de cumplir con este paso! Piensa que el incumplimiento conlleva a la imposición de altas tarifas y sanciones que, en algunos casos, podrían llevar tu negocio a cerrar sus puertas.

Impuestos de IVA para la Unión Europea

¿Exportas tus bienes a la Unión Europea? Incluso si tienes una pequeña tienda en línea, cuando los consumidores de la UE compran tus productos, debes aplicarles el IVA y también enterarlo al fisco. ¿Nuestra recomendación? Evítate este procedimiento usando un proveedor de pagos que cobre y pague los impuestos por ti, como Amazon Pay o ClickBank.

Número de identificación del empleador (EIN o Employer Identification Number)

Un EIN o FEIN es como el número de seguro social para empresas. Este número es completamente gratis y podrás obtenerlo en línea en la página del IRS (Internal Revenue Service) en un par de minutos. Las empresas unipersonales no necesitan uno, pero sería recomendable que lo tramites para no tener que usar tu número de seguro social en fines comerciales. Las LLC y otras estructuras comerciales suelen tramitar un EIN, especialmente si tienen empleados.

Permiso para trabajar con impuestos sobre la venta

Si tu negocio en casa tiene una meta (vender productos tangibles) y tu estado es uno de tantos que recauda impuestos sobre la venta, deberás obtener una licencia a través del contralor de impuestos o de la oficina de impuestos de tu estado. Esto te permitirá aplicar y presentar el impuesto sobre la venta de tus productos y pagarlos en línea.

En resumen, cómo obtener una licencia para un negocio en casa

Hay muchos negocios que puedes iniciar en casa, desde la venta y arreglo de flores hasta el diseño de páginas web. Incluso podrías tener una pequeña tienda en línea, hacer tortas y pasteles de cumpleaños y mucho más. Aunque podrías hacer todo esto con ayuda de una página web o a través de una red social, como Facebook o Instagram, es preferible que tramites una licencia comercial.

Piensa que, haciéndolo, podrás abrir tu propia cuenta comercial y comenzar una buena relación con la banca. Esto te permitiría solicitar una tarjeta de crédito comercial o pedir un préstamo para expandirte en el futuro. Además, formalizar tu negocio te dará un nombre legal y podrás promocionar tus productos o servicios con una denominación DBA, que es mucho más atractiva para los consumidores.

El trámite de las licencias es fácil y rápido, y en la mayoría de los casos, no pasa de los $50. Puede que, por el tipo de negocio que llevas a cabo, tengas que hacer un par de pasos extra, como tramitar un EIN para tu negocio o pagar impuestos sobre la venta. Pero, ¡no pienses en eso! Solo imagina las ganancias.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!