¿Qué es y qué significa forbearance? La indulgencia en las deudas

Hay muchos factores que podrían hacer que las personas caigan en un problema financiero, desde un despido hasta una crisis económica. Por ejemplo, la pandemia de COVID-19 ha causado estragos en decenas de países a nivel mundial, incluyendo Estados Unidos. La bolsa cayó estrepitosamente y después se volvió bastante volátil e inestable. La tasa de desempleo aumentó vertiginosamente en todos los continentes, el sistema sanitario se vio sobrepasado por la cantidad de contagios y el consumo se desplomó ante la pérdida de las fuentes de ingresos de los ciudadanos. Es en este contexto que sería útil conocer qué significa forbearance.

Ante este escenario, es normal que una persona esté ante una situación muy difícil en la que no sabe qué hacer. Tiene deudas que no puede pagar, necesita el dinero para pagar su alquiler y comprar los víveres, y todavía no consigue empleo. Justamente en emergencias como estas, los prestamistas podrían ser indulgentes, algo que se conoce financieramente como forbearance. Pero, ¿qué es exactamente esto? ¡Vamos a verlo!

¿Qué es y qué significa forbearance?

Cuando un prestamista le permite a un prestatario suspender temporalmente los pagos de algún tipo de préstamo, está siendo indulgente. A esto se le conoce en el mundo financiero como forbearance. Ahora bien, hay varios tipos de forbearance; así como situaciones en las que puede implementarse. Normalmente, el forbearance es más común en los préstamos estudiantiles, pero no son los únicos en los que puede aplicarse.

Nota: Desde el 13 de marzo de 2020 hasta el 30 de septiembre de 2020, los prestatarios federales de préstamos estudiantiles están sujetos a un forbearance administrativo. Esto le permitirá a los ciudadanos suspender temporalmente los pagos mensuales de su préstamo. Eso sí: si el ciudadano desea y tiene cómo pagar, puede hacerlo sin problemas.

¿Qué es y qué significa forbearance?

¿Cómo funciona el forbearance?

El forbearance es más o menos simple. Supongamos que pides un dinero prestado y después tienes dificultades para pagarlo. En ese caso, puedes pedirle a tu prestamista que sea indulgente contigo. Los tipos de dificultades tienen bastante peso en este punto y van desde una emergencia médica hasta una discapacidad sobrevenida permanente, pérdida de empleo, desempleo temporal, un desastre natural, un proceso de divorcio y similares. Si el prestamista considera que de verdad estás pasando por un muy mal momento, te otorgará un aplazamiento para que puedas ponerte al día con tus pagos en el futuro.

Como ves, hay dos factores que caracterizan al forbearance. El primero, el carácter sobrevenido e inesperado de tu emergencia y, el segundo, que es una especie de “perdón” o negociación temporal. El período de forbearance varía dependiendo del prestamista. Sin embargo, suele tener un máximo de tres años. 

¿Cómo te puede ayudar el forbearance? Pues, el prestamista podría decidir:

  • Extender el plazo del préstamo.
  • Posponer los pagos del préstamo.
  • Reducir los pagos del préstamo.

Estos términos deben negociarse entre el prestamista y el prestatario antes de que se otorgue el forbearance. 

Nota: Una de las características más importantes del forbearance es que los prestatarios deben tener en cuenta que tendrán que pagar los intereses que se devenguen sobre su deuda durante el período de indulgencia. Si no lo hacen, el interés se agregará al capital del préstamo haciendo que el monto a pagar se incremente.

¿Cuáles son los tipos de forbearance?

Depende del tipo de préstamo que hayas solicitado, habrán varios tipos de forbearance. Por lo general, hay tres clases de indulgencia:

Indulgencias de préstamos estudiantiles

Los préstamos estudiantiles representan la categoría de préstamos más propensa a recibir solicitudes de indulgencia. Y es que, la deuda de los préstamos estudiantiles en los Estados Unidos se ha convertido en una de las más onerosas del continente, lo que hace que muchos de los antiguos estudiantes no puedan pagar su préstamo o tengan dificultades para hacerlo.

Esto puede incrementarse en tiempos de crisis mundial. A fin de cuentas, los recién graduados tienen menos experiencia que los candidatos que ya llevan tiempo en el sector laboral y, por ende, podrían tener que enfrentarse a más dificultades para encontrar trabajo. De hecho, las últimas estadísticas publicadas sobre este asunto -que son del 2013- indican que el 32% de los préstamos estudiantiles nunca tuvieron una nota de forbearance, mientras que los demás sí. 

Del total de préstamos, el 48% entraron en un tiempo de indulgencia de 18 meses y el 20% estuvieron en suspensión por más de 18 meses. En mayo de 2018, más de 2.5 millones de exalumnos le solicitaron un forbearance a sus acreedores.

Nota: Los antiguos alumnos universitarios deben tener claro que durante un período de forbearance, aún serán responsables del pago de los intereses y que es preferible irlos pagando mes a mes que dejar que se acumulen. Piensa que la tolerancia de tu prestamista no debe ser una forma de posponer indefinidamente el pago de tu préstamo estudiantil y que tampoco es una fórmula para poder rebajar las cuotas o convertir tu préstamo en uno más asequible para tu bolsillo. Los forbearance solo deben solicitarse ante una emergencia.

Nota: Hay dos tipos de indulgencia para aquellos estudiante universitarios que pagaron su carrera a través de un préstamo estudiantil:

  • La primera, es el forbearance discrecional o general. Este está disponible para casi cualquier persona que presente cualquier tipo de dificultad financiera. Este tipo de indulgencia debería ser tu último recurso.
  • La segunda, es el forbearance obligatorio. La indulgencia obligatoria ocurre cuando un estudiante o, mejor dicho, antiguo estudiante, está en la Guardia Nacional y se encuentra en cumplimiento de sus funciones; participa en un programa de residencia médica o pasantía; o si el pago mensual del préstamo es más del 20% de sus ingresos mensuales.

Indulgencia de préstamos hipotecarios

Las personas que tienen una hipoteca activa sobre su casa y tienen en la actualidad dificultades financieras para pagarla debido a una enfermedad inesperada u otras razones de peso similares pueden ser elegibles para la declaratoria de un forbearance por parte de su prestamista. Los bancos y otras instituciones financieras que ofrecen hipotecas entienden que los propietarios podrían encontrarse en medio de una situación muy difícil que no podían prever y que les da razones legítimas para solicitar la indulgencia del acreedor.

En este caso, deberás consultar con tu prestamista si cumples con los requisitos generales para pedir la indulgencia temporal, además de concretar cuánto durará el tiempo de la indulgencia, a cuánto se reducirá el pago mensual de la hipoteca y cuánto tendrás que pagar en intereses. Es posible que, ante este escenario, debas ceder ante el prestamista aceptando una tasa de interés más alta. 

No obstante, piensa que el forbearance -incluso a una tasa de interés más alta que la anterior- te daría la oportunidad de evitar la ejecución hipotecaria de tu casa. Además, no tendrá un impacto negativo en tu puntaje de crédito y esto es algo muy importante a tomar en cuenta.

Nota: Al finalizar el periodo de indulgencia, deberás pagar el capital adeudado, los intereses, los impuestos y el seguro de tu hogar tal como lo indique tu acuerdo de forbearance. 

Indulgencia de tarjetas de créditos

Durante la Gran Recesión de los años 2008-2009, las tasas de incumplimiento de las tarjetas de crédito llegaron casi a las nubes. De hecho, este factor aumentó al 10% que, aunque no se vea tan alto, realmente lo es. Recientemente, esta tasa de incumplimiento está subiendo de nuevo. Esto se debe, principalmente, a los efectos de la pandemia del coronavirus.

La falta de pagos y los recargos por mora tienen un efecto muy perjudicial en el puntaje de crédito. ¿Lo peor? Este tipo de notas suele ser una de las más duraderas en el informe de una persona. No obstante, podría haber una luz al final del túnel. Piensa que muchos prestamistas y bancos que emiten tarjetas de crédito cuentan con programas especiales de forbearance que podrían ofrecerte un alivio si tienes serias dificultades. 

Para averiguar qué programa está disponible, debes llamar o acudir al banco y pedir una cita con un asesor de crédito. 

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!