Cómo funciona la protección de crédito: consumidores vs negocios

Puede que, como propietario de una pequeña empresa, te hayas dado cuenta de que utilizas una combinación de productos similares a los de la banca personal, como préstamos, tarjetas de crédito y tarjetas de débito. Sin embargo, la protección de crédito funciona de manera diferente para cada tipo de cliente bancario.

Como quizá hayas notado, las versiones comerciales de esos productos, si bien son similares, funcionan de forma diferente; en especial cuando se refiere a términos como a la protección al consumidor. Tanto es así que la mayoría de los reglamentos y normas relacionadas con los derechos financieros no se aplican a las cuentas comerciales, sino a las personales.

¿Quieres saber de qué tratan estas diferencias? Te dejamos seis protecciones que tienen actualmente los consumidores, pero que no se extienden a las PYMES (Pequeñas Y Medianas Empresas) del país.

1. Tasas de interés y APR

La Ley TILA (Truth In Lending Act) es la norma que le exige a los prestamistas que divulguen la tasa de porcentaje anual (APR o Annual Percentage Rate) de sus productos de crédito, como préstamos, líneas de crédito rotativas y tarjetas de crédito. Esta tasa simplificada le ayuda a los consumidores a evaluar cuál será el costo de su crédito o cuánto tendrán que pagar por tener una deuda con el banco. Este APR debe ser publicado en la solicitud, e incluso en muchas de las imágenes de publicidad.

¿Cómo se maneja este tema en las pequeñas empresas? Lamentablemente, los préstamos para pequeños negocios no están cubiertos por esta norma. ¿Cómo podría afectarte esto? Es posible que los bancos y prestamistas utilicen términos para describir el costo del crédito que podrían ser más confusos.

Nota: Si no entiendes el costo del préstamo y cuántas tarifas aplicará el banco, cómo se computan los intereses, entre otros elementos; ¡no firmes el contrato! Asegúrate de verificar cómo y cuánto te cobrará el banco antes de asumir un compromiso financiero. Recuerda: la tasa de un préstamo comercial no debe confundirse con el APR. Pero si tienes la tasa a la mano, y con algunos datos extra, podrías calcularlo tú mismo en casa.

2. Protección contra fraudes en tarjetas de crédito

Si alguien usa la tarjeta de crédito de un consumidor sin su consentimiento, la Ley de Transferencia Electrónica de Fondos (EFTA, por sus siglas en inglés) limita su responsabilidad. ¿Qué quiere decir esto? Que el consumidor solo será responsable de los primeros $50 de cargos fraudulentos, siempre que el titular le notifique al banco dentro de los primeros 60 días del fraude. Si la denuncia se interpone, la institución financiera deberá investigar el caso y culminar la investigación dentro de los 10 días hábiles siguientes a la denuncia y, de ser positiva, acreditar los fondos a la cuenta del consumidor.

¿Hay protección de crédito o protección contra fraudes para pequeñas empresas? Pues, el uso fraudulento de las tarjetas de crédito comerciales no está reflejado en la normativa de EFTA. De hecho, los propietarios de las PYMES solo tienen 24 horas para denunciar el mal uso o uso fraudulento de su tarjeta de crédito. Algunos emisores incluso incluyen disposiciones de “responsabilidad cero” en caso de fraudes, y no solo con tarjetas de crédito, sino también en el uso de las tarjetas de débito.

Nota: No todos los emisores trabajan con estas políticas. Algunos ofrecen seguros y medidas de protección de crédito o antifraudes por el pago de una tarifa mensual o anual adicional. Verifica si tu banco facilita alguna de estas opciones y estudia su contratación. Independientemente de lo que escojas, configura alertas de seguridad para identificar a tiempo cualquier transacción sospechosa que se realice y revisa periódicamente los movimientos de tus cuentas y tarjetas.

Cómo funciona la protección de crédito
Cómo funciona la protección de crédito

3. Informes de crédito gratuitos

Según la Ley Federal de Informes de Crédito (FCRA o Fair Credit Reporting Act), los consumidores tienen derecho a una copia anual gratuita de su informe de crédito en los principales burós del país, es decir, Equifax, TransUnion y Experian; además de otras agencias especializadas en informes de crédito.

Los consumidores también tienen derecho a un informe de crédito gratuito en casos de “denegaciones”, es decir, situaciones especiales, como que la solicitud de un préstamo sea rechazada, la tasa de interés fijada sea la más alta del banco, la persona está desempleada y se encuentra en la búsqueda de un nuevo empleo o si su informe de crédito tuvo una corrección a causa de fraude.

Pero, ¿pasa lo mismo en el caso de las PYMES? No. Cuando se trata de las pequeñas empresas, no hay leyes que le exijan a las agencias de crédito que le proporcionen copias gratuitas de sus informes de crédito comerciales. No obstante, esto no quiere decir que no haya maneras de conseguir un informe de crédito comercial gratuito para tu empresa. Algunas plataformas como Nav, Creditsafe y Credit.net cuentan con opciones sin costo para pequeños negocios.

4. Protección de las tarjetas de crédito

La Ley CARD (también conocida como Credit CARD Act) del 2009 establece varias protecciones para el titular personal de una tarjeta de crédito. Estas protecciones incluyen la limitación de las multas y la obligatoriedad de comunicarle a los consumidores sobre los cambios en las tarifas, intereses y comisiones con al menos 45 días de anticipación.

¿Existen estas protecciones también para las empresas que sean titulares de una tarjeta de crédito comercial? No. La Ley CARD no cubre las tarjetas de crédito comerciales, lo que puede causarle algún tipo de indefensión a las empresas, en especial a las más pequeñas. ¿Qué pasa en estos casos? Los bancos y emisores pueden modificar los términos y condiciones de las cuentas y de las tarjetas de crédito cuando lo deseen, aplicar tasas de interés más altas sin aviso previo, etc.

Nota: Algunos emisores de las tarjetas de crédito para negocios han adoptado voluntariamente ciertas medidas de protección para las empresas. Asegúrate de leer los términos y condiciones de la tarjeta de tu negocio para saber si tu banco trabaja con condiciones como estas. 

Recomendación: Para evitar cargos e intereses innecesarios, configura el pago del mínimo de tu tarjeta para que se realice de forma automática. Así, siempre estarás al día.

5. Información en caso de rechazo de créditos o préstamos

Si a un consumidor le rechazan una solicitud de crédito o un préstamo, le cobran un APR más alto o nota que su línea de crédito o cuenta bancaria ha sido cerrada por el banco, tiene derecho a pedir ciertos detalles de los motivos por los que se tomaron estas “acciones adversas”. ¿Dónde están estas regulaciones? Principalmente en la FCRA y en la Ley de Igualdad de Oportunidades de Crédito (ECOA o Equal Credit Opportunity Act). ¿Qué pueden pedir los consumidores? 

  • Una declaración sobre el rechazo de la solicitud o el cierre de la cuenta.
  • Las razones específicas por las que el banco o emisor ejecutó esta acción. (Por escrito)
  • Información sobre cómo solicitar una copia gratuita de su informe de crédito, siempre que corresponda.
¿La protección establecida por la FCRA se aplica también a las empresas? No. Sin embargo, la ECOA sí cuenta con cierta asistencia para los propietarios de las pequeñas empresas. Las compañías que tengan ingresos anuales valorados en $1,000,000 o menos, pueden solicitarle al acreedor información sobre por qué su crédito fue rechazado.

Consejo: Lee atentamente la solicitud de tu tarjeta de crédito y solicítale más información al emisor o prestamista en caso que tu aplicación sea denegada. Este documento describirá el procedimiento que debes hacer, desde el inicio.

6. Actualización gratuita del puntaje de crédito

Si una solicitud o aplicación de algún consumidor fue rechazada por un mal puntaje de crédito, la persona tiene derecho a pedir una copia de su récord crediticio que incluya el rango de su puntaje y los cuatro factores principales que lo afectan para poder corregirlo, subsanarlo o tomar cualquier otra decisión.

¿Pasa lo mismo en el caso de las pequeñas empresas? Realmente, no. Los dueños de las PYMES no tienen derecho a esta actualización del puntaje. Para acceder a ella, tendrán que pagar una tarifa. Sin embargo, y tal como pasa con los informes de crédito gratuitos, pueden pedir copias gratis en Nav o MyCreditSave.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!