¿Qué es la Reserva Federal de los Estados Unidos y cuál es su rol?

La Reserva Federal o Fed es uno de los sistemas bancarios más importantes del mundo. Este sistema es implementado en Estados Unidos y básicamente se encarga de controlar la política monetaria del país. No obstante, la Fed también tiene instrucciones de supervisión sobre las demás instituciones bancarias que hacen vida en los diferentes estados del país. Esto con el propósito de alcanzar la estabilidad financiera y, por supuesto, fomentar el crecimiento.

Desde su nacimiento en 1913, la Reserva Federal de los Estados Unidos se ha posicionado como una de las más relevantes del planeta. Siendo quizás el único equivalente actual el Banco Central Europeo, que es el que rige en la Zona Euro. Pero vamos a ver más en detalle qué es la Reserva Federal de los Estados Unidos y cuál es su rol fundamental

¿Qué son las reservas de un Banco Central?

Los países del mundo cuentan con un Banco Central, que no es más que la institución que se encarga de emitir los billetes y de distribuir el dinero de una nación o de un bloque de naciones, como es el caso de la Unión Europea. Desde ahí, se dictan las políticas monetarias macroeconómicas que regirán su economía. 

En palabras más simples, es el Banco Central quien tiene el deber de producir los billetes y las monedas que utilizan los consumidores como efectivo. Pero sus funciones no terminan ahí. También tienen la obligación de controlar la cantidad de dinero que se mueve a diario en el mercado. 

Por lo general, los Bancos Centrales son autónomos del Poder Ejecutivo y se rigen por sus propios estatutos y una serie de metas financieras que trascienden a quien esté en el poder. Por ende, podría decirse que los Bancos Centrales tienen un impacto fundamental en la inyección de liquidez de cualquier sistema económico y también en la inflación o deflación de la economía.

Ahora bien, las reservas de un Banco Central no son más que una serie de depósitos de capital que respaldan su balance. Esto las convierte en uno de los indicadores económicos más importantes en materia de finanzas. Porque, podría decirse, que engloban todo el dinero que posee una nación.

Generalmente, las reservas se mantienen en monedas fuertes, como el euro o el dólar, pero también podría regirse por el patrón oro

¿Qué es la Reserva Federal de los Estados Unidos?

El sistema bancario de los Estados Unidos es lo que se conoce como la Reserva Federal o la Fed -Federal Reserve System- que es considerada una de las instituciones más poderosas del país y del mundo. Sus responsabilidades son varias, pero las principales incluyen:

  1. Establecer las tasas de interés.
  2. Administrar la oferta monetaria.
  3. Regular los mercados financieros.

La Fed también actúa como prestamista, al menos como último recurso. Una de las últimas veces en las que la Fed actuó como un ente financiador fue en la crisis financiera del 2008. Pero también hay ejemplos más recientes, como en la época de pandemia por la  COVID-19.

Dado su poderío, la Fed siempre ha sido un centro de controversia. Algunos economistas han argumentado que sus políticas son demasiado agresivas y que podrían desatar un período de inflación o que controla la economía a través del establecimiento de burbujas financieras atadas a activos -como los bienes raíces- mientras que otros apoyan a la Fed y afirman que favorece tanto al mercado financiero como a la estabilidad de los trabajadores del país.

Nota: El Banco Central también es uno de los organismos que forman parte del gobierno de los Estados Unidos y aunque su independencia -o la falta de ella- siempre ha causado tensiones en el país, podría decirse que estas se han exacerbado después de la llegada de Donald Trump al poder.

¿Qué función cumple la Reserva Federal en Estados Unidos?

Durante la mayor parte del siglo XIX, Estados Unidos no tuvo un Banco Central que le sirviera como prestamista de último recurso. Esto dejó al país vulnerable al pánico financiero y a las corridas bancarias. En respuesta a este escenario, el Congreso aprobó -y el presidente Woodrow Wilson aprobó- la Ley de la Reserva Federal en 1913, que fue la norma que creó el Sistema de Reserva Federal conformado por doce bancos regionales público-privados. 

La Fed de New York, que es el responsable o, mejor dicho, el corazón de la vida financiera de la nación, ha sido considerada la primera y una de las más importantes del país. Desde ahí, se dirigen las mesas de negociación de la Reserva Federal y se ayuda a Wall Street a crecer o a mantenerse estable. Además, la Fed de New York también se encarga de supervisar el mayor grupo de activos del país. 

Hoy por hoy, la Fed tiene la tarea de administrar la política monetaria de los Estados Unidos, regular a las compañías bancarias y a otras instituciones financieras; y monitorear el riesgo sistémico del sistema financiero. La Junta de Gobernadores -conformada por siete miembros- tiene su sede en Washington DC y actualmente es dirigida por el presidente de la Fed, Jerome Powell. 

Cada uno de los miembros de la junta es nombrado por el presidente por un período de catorce años y su nombramiento está sujeto a la confirmación del Senado. La Junta de Gobernadores forma parte, al mismo tiempo, de una junta más grande, que es el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC). En esta última junta se incluyen a cinco de los doce presidentes de los bancos regionales de forma rotativa. La FOMC es la responsable de establecer las tasas de interés y de administrar la oferta monetaria. 

Históricamente, la Fed ha sido impulsada por un doble mandato: primero, mantener los precios estables y segundo, lograr el pleno empleo de los ciudadanos. La definición de este último punto es debatida por muchos economistas, pero normalmente se considera que un pleno empleo equivale a tener una tasa de desempleo que rodee el 4% o el 5% como máximo. Para alcanzar estas metas económicas, la Fed utiliza una palanca, que es la compra o venta de bonos del Tesoro de los Estados Unidos en el mercado abierto. Esto es lo que les permite influir en las tasas de interés.

Por ejemplo, la compra de bonos de la Reserva Federal pone más dinero en el sistema financiero del país. Por tanto, esta acción reduce el costo de los préstamos e influye directamente en las tasas de interés. Al mismo tiempo, la Fed puede otorgar préstamos con descuentos a los bancos estadounidenses para aumentar la oferta monetaria.

Sigue leyendo: ¿Qué es el FedLoan?

¿Cómo se creó la Reserva Federal?

Tal como se dijo anteriormente, la Fed se creó en el año 1913 a través de la promulgación de la Ley de Reserva Federal de los Estados Unidos. Su creación respondió, básicamente, a contrarrestar un ambiente financiero sumamente difícil en el que se percibía un alto índice de inestabilidad económica.

¿Cuáles son los 12 bancos de la Reserva Federal de Estados Unidos?

La Fed está conformada por 12 bancos en total que están situados en las ciudades más importantes -económicamente hablando- del país: Atlanta, Boston, Chicago, Cleveland, Dallas, Filadelfia, Kansas City, Minneapolis, New York, Richmond, San Francisco y St Louis. Estos doce bancos representan a doce distritos relevantes, cada uno de ellos con su propio Banco de la Reserva Federal. 

De todos ellos, el más grande -por su valor- es el Banco de la Reserva Federal de New York con activos valorados en $4,490 millones en el año 2015. El tamaño de cada distrito es el factor determinante de la elección de los bancos miembros.

¿Dónde se encuentra la Reserva Federal de Estados Unidos?

La sede como tal de la Reserva Federal se ubica en Washington, DC. Desde ahí, la Fed es dirigida por su presidente actual, que es Jerome Powell.

Sede de la Reserva Federal de Estados Unidos
Sede de la Reserva Federal de Estados Unidos

¿Qué hace el presidente de la FED?

Pocos funcionarios en Washington tienen el poder y la autonomía con los que cuenta el presidente de la Reserva Federal. Normalmente, el presidente es el encargado de actuar como portavoz del banco central, negocia con el Ejecutivo y el Congreso, y controla la agenda de la Junta y las reuniones de la FOMC. 

Los analistas e inversionistas siempre están pendientes de los anuncios que realiza el presidente de la Fed. Pero sus declaraciones también tienen un impacto que va más allá de las fronteras. De hecho, los mercados mundiales reaccionan de forma inmediata a los anuncios del presidente y, por supuesto, a los cambios en la tasa de interés del país.

El presidente de los Estados Unidos es quien designa al presidente de la Fed. Este último, controla su propio presupuesto y es, en su gran mayoría, independiente y autónomo frente a los caprichos y decisiones del Congreso. Una vez que el cargo sea confirmado por el Senado -y siempre que el funcionario nombrado lo acepte- la presidencia de la Fed se separa del control de la Casa Blanca, ejerciendo así una independencia total. 

Los últimos presidentes de la Fed, incluyen los siguientes:

  • Paul Volcker (1979-1987). Nombrado por el presidente Jimmy Carter, Volcker, anterior jefe de la Fed de New York, asumió el cargo en una época turbulenta, financieramente hablando. La inflación era, en aquel entonces, de dos dígitos y el crecimiento económico se había ralentizado al máximo. Este período en términos financieros se conoció como los años de estanflación. Para combatir la inflación, Volcker restringió la oferta de dinero en la economía. De esta manera, se llevó a las tasas de interés a su nivel más alto en la historia del país. Para que te hagas una idea, las tasas de interés se situaron en un 20%. Si bien el resultado inmediato fue una recesión y una alta tasa de desempleo, muchos economistas afirman que su decisión fungió como una especie de terapia de choque que preparó el escenario para el auge económico de la década de 1980. El presidente Ronald Reagan reemplazó a Volcker en 1987, esto después de varios desacuerdos sobre el aumento de la deuda estadounidense, la imposición de altas tasas de interés y el período de regulación financiera.
  • Alan Greenspan (1987-2006). Reagan nombró a Greenspan, un economista ex asesor de la Casa Blanca, que pasaría a cumplir cinco períodos como presidente de la Fed manteniéndose así bajo el mandato de cuatro presidentes diferentes. Greenspan se conoce como el halcón de la inflación y fue un escéptico de la regulación gubernamental. A menudo, a él se le atribuye el liderazgo de la economía de los Estados Unidos a partir de 1990. Sin embargo, a raíz de la crisis financiera de 2008, muchos expertos criticaron a Greenspan. Pensaban que su política de no regulación fue lo que permitió la negociación de productos financieros riesgosos, haciendo que se creara la burbuja inmobiliaria en un primer momento.
  • Ben Bernanke (2006-2014). Nombrado por el presidente George W. Bush. Bernanke se mantuvo en el mandato de la Fed por dos períodos que son, quizás por coincidencia, unos de los peores de la historia. Estamos hablando de la crisis de 2008 y sus consecuencias, algo que se conoció como la Gran Recesión. Su respuesta agresiva incluyó 1) reducir las tasas de interés a cero. 2) apoyar a las instituciones financieras que estaban al borde del colapso, y 3) bombear billones de dólares a los mercados financieros para respaldar la liquidez y los préstamos. El presidente Barack Obama volvió a nombrar a Bernanke para su segundo mandato. Se dice que esta decisión fue la causante de evitar un colapso económico total.
  • Janet Yellen (2014-2018). Después de que Bernanke anunciara su retiro en 2013, Obama eligió a Yellen, una economista muy preparada egresada de la universidad de Yale y la primera mujer en la historia en dirigir el banco central de los Estados Unidos. Antes de convertirse en presidente, Yellen emitió advertencias tempranas sobre el colapso de la vivienda y presionó por implementar una política monetaria más agresiva para reducir el desempleo. Durante su mandato, fue cuando Estados Unidos pudo recuperar el mercado laboral. A Yellen también se le atribuye el primer aumento de las tasas de interés en casi una década.
  • Jerome Powell (2018 – presente). Aunque no es una regla escrita, los nuevos presidentes de los Estados Unidos casi siempre vuelven a nombrar al antiguo presidente de la Fed para un segundo mandato, independientemente del partido. Sin embargo, después de que el primer mandato de Yellen se venció en el mes de febrero de 2018, Trump la reemplazó con Powell, un empresario importante y reconocido en el mundo financiero que ya había sido gobernador de la Fed. Aunque Trump criticó las políticas de “dinero fácil” de Yellen durante su campaña de 2016, Powell inicialmente siguió su plan para aumentar lentamente las tasas de interés. Sin embargo, al igual que el presidente, Powell se ha mostrado escéptico sobre algunas de las regulaciones de la Reserva Federal. Como dato curioso, Trump ha amenazado varias veces con despedir a Powell alegando que no está haciendo suficiente por la economía americana. Pero no está claro si el presidente de los Estados Unidos tiene el poder para hacerlo.

¿Cómo ha evolucionado el papel regulador de la Reserva Federal?

La competencia regulatoria de la Reserva Federal se expandió constantemente durante la década de los ‘90. Y es que, justo a finales de los ‘90 la industria bancaria estadounidense cambió drásticamente. Esto en virtud de una ley de 1999 que legalizó la fusión de los valores, seguros e instituciones bancarias, y que le permitió a los bancos combinar operaciones minoristas y de inversión. Hay que tomar en cuenta que estas dos funciones se habían separado previamente a través de la Ley Glass-Steagall de 1933.

Estos cambios hicieron a la Fed responsable de garantizar la solvencia de los bancos y de hacer cumplir disposiciones, tales como: requisitos mínimos de capital, protecciones al consumidor, leyes antimonopolio y políticas contra el lavado de dinero

Fue la crisis financiera de Estados Unidos -que se expandió hasta convertirse en una crisis económica mundial a partir del año 2008- la que destacó el riesgo sistémico que se presumía estaba incrustado en el sistema financiero de la década hasta plantear ciertas preguntas, es especial sobre la supervisión de la Reserva Federal. Algunos economistas señalan que la derogación de Glass-Steagall fue el gatillo que ocasionó la caída. Lo cual permitió que instituciones demasiado grandes para quebrar asumieran niveles de riesgo bastante peligrosos.

Estamos hablando de esos nuevos tipos de valores que se basaron en los préstamos de vivienda con calificaciones de riesgo elevada. Esto trajo como consecuencia que el gobierno federal tuviera que intervenir con una inyección de billones de dólares. Estos se utilizaron como rescate de ciertas instituciones para evitar el colapso total del sistema financiero.

Este debate continuó posteriormente para determinar si los cambios regulatorios y las políticas a nivel monetario de la Fed tuvieron incidencia en la crisis. Y es que, además de la derogación de Glass-Steagall, los reguladores a principios de la década de los 2000 le permitieron a los bancos asumir niveles de deuda excesiva, mantuvieron una regulación gubernamental demasiado laxa y hasta ciertas brechas en la supervisión de aquellos bancos que eran demasiado grandes para quebrar en caso de desastre.

Algunos críticos sostuvieron que la crisis también fue posible gracias a las políticas sostenidas que mantuvo la Fed para que las tasas de interés no subieran con los años. Estos expertos juzgan a la Reserva Federal bajo la popular regla de Taylor -formulada por el economista de Stanford, John Taylor- que dice, a grandes rasgos, que las tasas de interés deben elevarse cuando la inflación o las tasas de desempleo son altas.

Taylor y otros economistas han argumentado que la decisión del presidente de la Fed (Greenspan) de mantener las tasas de interés bajas durante un período de crecimiento económico contribuyó en la creación de la burbuja inmobiliaria. ¿Por qué? Porque hizo que los préstamos hipotecarios fueran extremadamente atractivos y económicos para los consumidores, alentándolos a endeudarse más allá de sus posibilidades.

Por su parte, Greenspan atribuyó esta política a su creencia de que la economía de los Estados Unidos enfrentaba un riesgo muy alto de deflación. Esta posible disminución de los precios sería causada por un ajuste de la oferta de crédito.

¿Qué hizo la Fed en tiempos de la Gran Recesión?

Al igual que otros bancos centrales, la Fed recortó de inmediato las tasas de interés para impulsar los préstamos y fomentar otras actividades económicas. A finales del año 2008, la Fed redujo las tasas de interés casi a cero y en ese nivel permanecerían hasta el año 2015. 

A diferencia de otros bancos centrales, incluyendo al Banco Central Europeo, la Fed decidió no aplicar tasas de interés negativas, ya que pensó que ese movimiento de -prácticamente- cobrarle a los bancos por mantener sus fondos en la Reserva Federal para estimular los préstamos, no tendría mucho efecto.

Sin embargo y en vez de ello, la Fed siguió una política poco ortodoxa, conocida como la flexibilización cuantitativa o QE, que se refiere a la compra a gran escala de activos, incluyendo bonos del Tesoro, valores respaldados por hipotecas y otras deudas. Entre 2008 y 2014, el balance de la Reserva Federal se disparó de unos $900 mil billones a más de $4.5 billones. Esto fue después de que el banco central realizará varias rondas de compra de activos.

El objetivo de la QE era estimular aún más los préstamos y se implementó cuando todas las demás herramientas de política monetaria se habían agotado. Se pensaba que esto funcionaría de múltiples formas: eliminando los activos incobrables de los balances de los bancos, aumentando drásticamente la oferta de dinero en calidad de préstamo, y señalando a los bancos e inversionistas que la Fed se había comprometido a tomar las medidas necesarias para restaurar el crecimiento.

Esta medida no estuvo exenta de críticas. De hecho, algunos economistas temen que tal aumento en la oferta monetaria pueda causar una inflación que se salga de control en los próximos años. Muchos también argumentaron que la relajación monetaria adicional no iba a funcionar tal como se había previsto. Esto porque se implementó en un momento de baja demanda en la economía.

Nota: Si bien esta inflación no se ha materializado, los resultados de la implementación de la QE todavía se debaten. Funcionarios de la Fed y otros personajes cercanos a ella dicen que la QE ayudó a estabilizar la economía, a aumentar los préstamos y a impulsar el empleo. Otros consideran que la política en sí misma fue decepcionante,  y señalan que la recuperación de los Estados Unidos ha sido demasiado lenta. Además, están preocupados de que la QE haya creado a su vez burbujas de activos y que haya beneficiado, principalmente, a los sectores más ricos del país. Otro de los temores que se tiene es que la compra de activos de la Reserva Federal haya disminuido. Porque esto contribuirá con la inestabilidad del mercado en la actualidad o en el futuro.

¿Qué es la Ley de Reforma y Protección al Consumidor Dodd-Frank de Wall Street de 2010 y cómo se relaciona con la Fed?

A raíz de la crisis financiera, el Congreso aprobó un nuevo conjunto de regulaciones, conocidas como la Ley Dodd-Frank (Ley de Reforma y Protección al Consumidor) del año 2010. La legislación buscaba reducir el riesgo sistemático a través de una amplia gama de políticas que incluyen nuevos límites para el comercio de derivados, una regulación más estricta de los bancos y una mayor protección al consumidor.

Un elemento importante de esta ley es la adopción de la regla Volcker, que justamente lleva el nombre de uno de los expresidentes de la Fed. Esta regla le prohíbe a los bancos que están respaldados por el gobierno federal dedicarse al comercio privado o hacer apuestas arriesgadas con los fondos de sus depositantes.

Dodd-Frank introdujo lo que es -en esencia- un tercer mandato oficial de la Reserva Federal, junto con sus objetivos de evitar la inflación y el desempleo, ya que expandió su poder de supervisión sobre el sistema financiero. Esto llevó a la creación del reciente Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera. Este órgano se encarga de identificar los riesgos para el sistema económico y de imponer las regulaciones cuando sea necesario.

La Fed también está ahora a cargo de vigilar más de cerca la solvencia de los bancos para garantizar que tengan suficientes reservas y así sobrevivir a una futura recesión. Todas las empresas financieras que sean lo suficientemente grandes como para representar un riesgo para la economía en general, son evaluadas anualmente a través de pruebas de estrés. Estas pruebas simulan las condiciones de una crisis económica.

Estas nuevas políticas representan la consolidación de la supervisión en Washington -anteriormente, los bancos de reserva regionales- y la Fed de New York, que son quienes tomaron la delantera en materia de regulación de los bancos a nivel territorial. 

¿Cuál es el futuro de las políticas de la Fed?

Después del año 2014 (con el repunte del crecimiento del país y la caída del desempleo), la Fed intentó volver a la normalidad. Las compras efectuadas con la implementación de la QE finalizaron en ese año (2014). Aunque después de esto, la Fed no se movió para comenzar a reducir gradualmente su balance, al menos no sino hasta el 2017. La Fed también comenzó a aumentar las tasas de interés a partir del mes de diciembre de 2015. Este fue el primer aumento desde el año 2006.

Sin embargo, estos esfuerzos se interrumpieron en el 2019 porque la Fed comenzó a preocuparse por la desaceleración del crecimiento mundial y también por el aumento de las tensiones comerciales, principalmente con China. En julio de 2019, Powell anunció que reduciría las tasas de interés, que ya habían alcanzado el 2.5%. Y después de esto, se realizaron otros recortes más. Al mismo tiempo, la Fed comenzó a comprar activos nuevamente a un ritmo que se estima en $60 mil millones por mes. Esto corresponde a un intento de calmar la volatilidad de los mercados financieros.

A principios de 2020, la pandemia declarada por la OMS -conocida popularmente como la pandemia del coronavirus o COVID-19- surgió en el panorama interrumpiendo en el sistema económico americano. Esta pausa ha hecho que algunos economistas piensen que sus consecuencias podrían asemejarse a los efectos de la crisis de 2008. 

¿Cómo respondió la Fed en tiempos de pandemia? Pues, con una declaratoria de estado de emergencia que se lanzó en marzo de 2020. Redujo las tasas de interés a cero y anunció una serie de medidas para impulsar a los mercados bombeando dinero al sistema financiero. Esto incluyó la implementación de un plan inmediato para comprar activos valorizados en $700 mil millones. Además de la declaratoria de que estarían dispuestos a efectuar compras de activos ilimitadas, trayendo de nuevo el QE a la ecuación. La Fed también ha creado una gama de nuevos programas que buscan prestarle directamente dinero a las empresas.

A medida que la crisis por la COVID-19 empeora, algunos economistas han argumentado que la Fed podría tomar otras medidas inusuales, como comprar bonos del gobierno local o enviar dinero de estímulo directamente a los ciudadanos americanos. Powell ha prometido continuar con la implementación de medidas agresivas para reactivar la economía. Pero es posible que esta meta no sea muy fácil de alcanzar.

¿Cuánto dinero tiene la Reserva Federal de los Estados Unidos?

Para el cierre del año 2018, la Reserva Federal tenía $2.3 mil millones en bienes raíces. Sumados a los $3.7 trillones en libros y $1.72 trillones en moneda en circulación, lo cual es una cantidad de dinero bastante impresionante. En total, esta cifra sumaría $449.907.088.829

¿Quién supervisa los bancos en Estados Unidos?

El sistema de supervisión bancaria de los Estados Unidos es bastante complejo, ya que está estructurado de forma sectorial. ¿Qué quiere decir esto? Principalmente, que la regulación implica la puesta en marcha de distintas agencias que regulan a su vez a diferentes tipos de bancos e instituciones. No obstante y a pesar de su complejidad, trataremos de simplificar el sistema de supervisión:

  • Los bancos nacionales son supervisados por la OCC, Office of the Comptroller of the Currency.
  • Las asociaciones de ahorro y préstamo son supervisadas por la OTS, Office of Thrift Supervision.
  • Los bancos con licencia estatal no miembros de la Fed son supervisados por la FDIC, Federal Deposit Insurance Corporation.
  • Los bancos miembros y no miembros de la Fed con licencia estatal y las compañías hipotecarias independientes son regulados también por los reguladores de bancos estatales.
  • Las compañías de seguro son supervisadas por la Agencia Estatal de Seguros de los Estados Unidos.
  • Los bancos con licencia estatal miembros de la Fed son supervisados por la Fed, Federal Reserve System.
  • Las uniones o cooperativas de crédito son supervisadas por la NCUA, National Credit Union Administration.

Dato curioso: ¿Alguna vez te has preguntado cuál es el país con más deudas en el mundo? A pesar del pensamiento popular, no es Estados Unidos, sino Japón cuya deuda fiscal representa el 226.3% de su PIB. A este le siguen el Reino Unido con 110.3% del PIB, Estados Unidos con 101.8% del PIB y la Zona Euro con 100.3% del PIB. 

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!